guion

Sé que a veces piensas que no, que no estás hecha para que alguien te demuestre cariño sincero, pero tú también tienes la culpa, caes en los mismos dramas de los pendejos que no saben estar solos. Que por más que te arregles, lo bonita siempre es un juego de disfraces, que te tendrías mejor suerte si no tuvieras que preocuparte, y como eres frágil, caes con encantos que no sabes diferenciar si son meros intentos de seducción o intenciones caballerosas de quedarse. De repente te llega la idea de que a nadie le importas, cuando eso sacuda tu cabeza, no tienes que decirme nada, sólo pararte de frente, mirarme como si vieses una luna de hielo, que yo atenderé, el llamado a tu regazo. Sé que no, no todos los días querrás compañía, que querrás estar sola, tener tus planes, tu espacio, tus proyectos, cada persona es otra persona, y a veces, muchas dentro de una sola, en la medida en que tú crees que estás loca, a mí me pareces la más equilibrada para conllevar el ritmo de esta sociedad que es relativamente absurda. Pero aquí estamos tú y yo, para hacer arte con nuestras vidas, para luchar un poco y hacernos felices, puede ser simple, puede ser confuso, puede ser que necesites más problemas en tu vida, o quieras la tranquilidad de los misterios, puede ser, pero no pienses que no rondas las horas del pensamiento de nadie. Aquí estás, en la habitación que conecta a mi corazón con las neuronas.
—  El color de los tallos, Quetzal Noah

Among his other merits:

Presented the Leadership Award of Phi Delta Kappa (1962); the National Defense Service Medal (1965); the Vietnam Campaign Medal (1967); the Vietnam Cross of Gallantry with Palm (1967); the Vietnam Service Medal (1967); Ten Air Force Air Medals (1967); Three Air Force Outstanding Unit Awards (1967, 1970 and 1972); the German Air Force Aviation Badge from the Federal Republic of West Germany (1969); the T-38 Instructor Pilot of the Month (1970); the Air Training Command Outstanding Flight Safety Award (1970); the Air Force Commendation Medal (1972); the Air Force Institute of Technology’s Mervin E. Gross Award (1974); Who’s Who Among Black Americans (1975 to 1977); the Air Force Meritorious Service Award (1978); the National Society of Black Engineers Distinguished National Scientist Award (1979); four NASA Group Achievement Awards (1980, 1981, 1989, and 2003); the Pennsylvania State University Alumni Association’s Distinguished Alumni Award (1983), the Alumni Fellows Award (1986); the USAF Command Pilot Astronaut Wings (1983); NASA Space Flight Medals (1983, 1985, 1991 and 1992); the Ebony Black Achievement Award (1983); NAACP Image Award (1983); the City of Philadelphia’s Philadelphia Bowl (1983); Who’s Who in America (1983 to present); the Pennsylvania Distinguished Service Medal (1984); the Defense Superior Service Medal (1984); three Defense Meritorious Service Medals (1986, 1992 and 1993); New York City Urban League’s Whitney Young Memorial Award; 1991 Black Engineer of the Year Award; NASA Exceptional Service Medal (1992); National Intelligence Medal of Achievement (1993); Federation Aeronautique International Komarov Diploma (1993); Legion of Merit (1993); NASA Distinguished Service Medal (1994); International Space Hall of Fame inductee (1997); U.S. Astronaut Hall of Fame inductee (2010); Air Force Institute of Technology Distinguished Alumni Award (2002); University of Houston, Clear Lake Distinguished Alumni Award (2003); The Pennsylvania Society Gold Medal (2011) and honorary doctorate degrees from Florida A&M University, Texas Southern University, Virginia State University, Morgan State University, Stevens Institute of Technology, Tuskegee Institute, Bowie State College, Thomas Jefferson University, Chicago State University, Georgian Court College, Drexel University, Kent State University, Central State University and the University of the Sciences.

All these achievements belong to one person.

Believe in yourself!

#GuionBluford

  • The Regent: So, is everything ready for tonight?
  • Guion: Oh, yeah. I thought we'd start off with soup and a light salad, and then see how we feel after that.
  • The Regent: Not the dinner. You know...
  • Guion: Oh, right. The poison. The poison for Laurent, the poison chosen especially to kill Laurent, Laurent's poison. That poison?
  • The Regent: Yes! That poison.
  • Guion: Got you covered.
  • The Regent: Excellent. A few drops in his drink, and then I'll propose a toast, and he will be dead before dessert.
  • Guion: Which is a real shame, because it's gonna be delicious.
10

Captive Prince + primary sources: Veretians

Descriptions of Vere invoke luxury and decadence, and one of the most luxurious and decadent periods in the real history of France was the reign of Louis XIV (1638-1715), known as the “Sun King”. Louis ascended the throne at the age of four upon the death of his father Louis XIII, who decreed that until his son was of age a regency council would rule on his behalf. His mother, Anne of Austria, annulled her husband’s will and made herself sole regent of France. In March 1661, at the age of 22, Louis took control of the government and shocked everyone by declaring he would rule on his own without a chief minister (Sound kind of familiar?). Art and culture flourished during Louis’ reign - he was a patron of the arts, and was notably a strong dancer who participated frequently in court ballets.

(I’ve been putting this together for a while but what better time to post it than Captive Prince Week? I am like 7000% that Laurent is supposed to be at least in part based on Louis XIV and I am a fashion historian so enjoy some real 17th century portraits for historical inspiration!)

Un filme que sólo fue cuento

Karen quiere ser actriz, es joven, bonita, fotogénica, unas curvas naturales, unos huesitos sensuales, una mirada que debería aparecer en una pantalla, tiene buena memoria, es ingeniosa, ha practicado durante muchos años de su vida frente al espejo varios diálogos que ni cuenta se ha dado que ha desarrollado un desenvolvimiento espectacular, nadie notaría que está actuando, y eso, es uno de los propósitos de todo actor. Karen tiene que lidiar con la desaprobación familiar que condena al artista, le insisten que estudie una carrera en la que pueda encontrar un buen trabajo. Karen tiene todo para ser actriz, para llegar a la pantalla para cautivar al público, para ganar el carisma de los que atestiguarán la ovación (si es que esta llega) Karen tiene todo para ser actriz, sólo le falta una cosa, creer en sí misma, de manera que esa creencia se le funda como hierro en el corazón. Karen ha tomado la ruta 223 para ir a hacer un casting, vio la convocatoria en un cartel del centro de la ciudad, ahí está, interpretando a una mujer que padece un delirio que la convierte en una heroína para hacer justicia por las calles de la gran ciudad. Lo ha hecho muy bien, el productor es un idiota, dejará ir ese talento brutal, Karen se pasea por el Barrio Antiguo, se sienta a comer un helado, mira el insoportable consuelo de la nada, el cerro de la Silla cubierto por el venenoso aire de Monterrey, se pregunta ¿Por qué la vida es tan dura? ¿Por qué cuesta tanto llegar?…

Ricardo tiene uno de los mejores ojos para la lente de toda la ciudad y probablemente también de todo México. Ricardo vino desde Mérida, ganando ventaja en su horizonte visual tras pasar por distintas capitales, aprender de aquellos que hacían arte con la luz, se paseaba en un longboard, trabajó como mesero, ayudante de cocina, guía, fotógrafo, escribiendo artículos, se juntó con la gente hípster de la ciudad y obtuvo buenos contactos, pero el tipo es un cineasta de corazón. Ricardo puede hacer con la lente lo que Erick Clapton hacía con la guitarra. Ricardo trabaja en campañas publicitarias y vídeos informativos, algo muy limitado para todo lo que él podría ofrecer a la corriente social y cultural de nuestro siglo. Ricardo a diferencia de Karen, cree en sí mismo, esa es la confianza que le deja a uno el andar errante, sólo que no sabe por dónde comenzar, los comienzos son inciertos, a veces las cosas comienzan y uno no se da cuenta de que comenzaron, otras veces las cosas nunca comienzan y uno vive creyendo que ya comenzaron. Ricardo esta tarde quiere distraerse, trae una cámara, ha salido a sacar unas fotos para su colección, son fotos geniales porque vino a retratar lo cotidiano, lo que nadie nota un lunes por la tarde, llega al Barrio Antiguo, se sienta en una banca, delante de él, ve una chica de cabellos ondulados con un vestido rosa muy coqueto y unos tenis…

Fran regresó de Nueva York, tras seguir su sueño de convertirse en un escritor y vivir en un departamento cerca de la Quinta Avenida, sin embargo, no todo lo que es gringo es un sueño, la pasó un poco mal, buscando editores que publicaran su libro, a pesar de haber ganado unos años atrás un premio nacional por mejor novela joven, eso no le garantizó el presente victorioso del escritor que pensaba alcanzar para su edad, no siempre publicar es garantía de llegar al corazón de los lectores. Por eso creo que uno entre más palabras regale al mundo, podrá garantizar un poco inmortalidad. Fran no ha dejado de escribir, ahora lo hace mejor, con más profundidad, sus personajes tienen más vida, el hambre y ciertas adversidades le hicieron poder redactar implacablemente las pasiones y la sensibilidad. Fran ya fracasó, y muchas veces, no ha dejado de creer, un poco de esperanza es suficiente medicina para el corazón. Fran camina por la ciudad, con unos borradores, ha ido a visitar diversos pedios para publicar, camina por el Barrio Antiguo, se sienta en una banca, delante de él hay un chico con una cámara y de lado una chica muy bonita que come sin prisa un helado…

Sólo falta el natural desenvolvimiento de Karen, la confianza de Ricardo y la palabra de Fran para que estos tres genios se conecten, hablen, se entusiasmen, se sientan atraídos por la magia que resulta de las consecuencias cuando se tiene esperanza, cuando uno se resiste a pensar que nada está perdido. Si uno de los tres habla; se producirá un filme de bajo presupuesto pero de una calidad inigualable que se volverá un objeto de culto y el inicio de una merecida y triunfal carrera artística. Pero nadie hablará hoy, los tres se miran, sin sospechas, de que la situación ha decidido ponerlos ahí, esperando al más valiente.


                                                Quetzal Noah

6

black astronauts who have traveled into space [x]

–¿Y tú qué pensabas? ¿Que soy un pendejo?
–Y bueno, mira que es muy arriesgado de tu parte asumir que tú crees que yo creo algo que probablemente no había pensado y tú te sientes así, entonces proyectas tu afirmación en otros. Tal vez a nadie le interese lo que piensas que eres. No te debes tomar tan en serio. Me has hecho reír, qué ironía, me resulta muy difícil tomar en serio a alguien que no me hace reír. Reírte de ti mismo es un símbolo de inteligencia, y sé que no eres ni la mitad de pendejo de lo te crees que piensas.
—  Memorias de un músico que se convirtió en escritor, Quetzal Noah

Usuario de Tumblr destacado: Carlos Ortega Vilas

Blog: @carlosortegavilas

Ciudad: Las Palmas de Gran Canaria, España

Primera publicación: Marzo de 2015

Carlos es escritor, profesor de español —labor que ha desempeñado tanto en España como en Grecia—, corrector profesional y de estilo. Responsable entre los años 2007 y 2014 de los cursos de escritura de relato en Letra Hispánica (Salamanca), es autor de los libros Tuve que hacerlo y otros relatos (Baile del Sol, 2015) y El santo al cielo (Editorial Dos Bigotes, 2016). Sus relatos han aparecido en diversas antologías, como La lista negra: nuevos culpables del policial español (Salto de Página, 2009). Actualmente reside en Las Palmas, donde coordina los talleres de escritura creativa Fuentetaja.

¿Cuál fue tu primer contacto con la literatura como lector y después como escritor?

Yo no quería aprender a escribir —un obstáculo insalvable para aprender a leer—, así que mi primer contacto como lector fue un poco tardío con respecto a otros niños. Salvado ese obstáculo, no recuerdo un primer libro en particular, pero sí las rimas de Gloria Fuertes, una creadora luminosa que supo conectar como nadie con la infancia: nunca tomó a los niños por tontos. También recuerdo algún extracto del libro de texto —Platero y yo, quizás, fue el que más huella dejó en mí. Me pareció tristísimo—. Fui un niño solitario, de modo que los libros —y los cómics— se convirtieron en mi tabla de salvamento. Recuerdo haber devorado La isla del tesoro, Robinson Crusoe, Los viajes de Gulliver, Los tres mosqueteros, Escuela de Robinsones… La saga completa de Los cinco, de Enid Blyton, Lago Emoron, de Grigori Jódhzer, los cuentos populares rusos, plagados de criaturas excéntricas y terroríficas como Baba Yaga. Pero tal vez los dos libros más importantes de mi infancia fueron Alicia a través del espejo y La historia interminable.

Como escritor, mi primer contacto con la literatura fue a los dieciséis o diecisiete años. Me presenté a un concurso literario que organizaba mi instituto, en dos modalidades: poesía y cuento. Gané los dos premios y los publicaron. Creo que fue entonces cuando me dije por primera vez que, quizás… De todos modos, antes de aprender a leer, ya me gustaba fabular. Creo que la necesidad de contar es anterior a la de escribir.

Keep reading

Misma escena, distinto escenario

Mi vida se podria resumir en esta frase, “mismas escenas, en distintos escenarios” Tan fácil como aprenderse el guion y accion.. Ya sabes que después de las cosquillas vienen los besos,q después de ignorales vienen los celos…
Son tan inocentes que cuando me hablan creen que les creo, y a veces ni siquiera les estoy escuchando.