guerra no

Tranquila, nada aquí es para ti,
pero cuando menos lo pienses,
quizá cuando ni te acuerdes,
cuando ya ni duela,
cuando no lo veas venir,
todas mis letras llevarán tu nombre
y sabrás lo qué es que un escritor te vuelva inmortal.
Él solo fue aficionado,
Yo soy de alma rota,
verás como la poesía
puede ser la mejor lección en una derrota.
—  Con cariño, saludos. Brenda Ramírez.