guardias de seguridad

Diabolik lovers Lost Eden Shu Sakamaki (heaven 1) ~translation~ (Eng and Esp)

*Sorry for the mistakes, my english is very very bad~ 
For you :3c @totallydiabolik

*Esta traducción esta en español abajo de todo~

Place: Music Room.

Yui: Waah… there is nobody here..!
Shu: It’s the closing of the school, of course there is no one. …Haa, I was sleeping at the house.
Yui: But… When I said that I had forgotten a thing, you said that you would accompany me, wouldn’t you?
Yui: (The truth is that I brought him here with me but…)
Shu: It’s because it’s problematic to let you do it yourself.
Shu: I didn’t think that you’d say something as stupid as you wanted to look for something at school on a day of rest.
Shu: If I knew this was going to happen, I should have taken you home.
Yui: (He says those things but he still accompanied me here, Shu-san is very kind…)
Shu: …What are you laughing about?
Yui: N-no, nothing… kya!?

Keep reading

coikoi-fish321  asked:

JASPER! *aplaude como idiota XD* quiero ser guardia de seguridad de día aqui >:D y lo digo porque de noche me da miedo QwQ

con los del dia no hay problema, pero con los de la noche tendras que caerles bien porque envidian a los del dia XD es horrible por ahi en las noches

Jumin + Zen besando a otra chica, y MC yéndose de casa.

Más específico, george598 me pidió un HC de Jumin y Zen donde besaran a otra chica (con quienes tenían conexión de antes), MC lo ve en un programa de televisión, y sin dejar que se expliquen, se va de casa.

Un poquito de drama y angst (cosa que amo 😈) así que ¡Aquí va! Un poco largos, pero amo escribir detallado. ❤

     Jumin

  • Un nuevo proyecto había comenzado en la empresa.
  • El éxito estaba creciendo a nivel internacional, así que la figura de Jumin ya era conocida por casi todo el mundo.
  • Debido a tal éxito, decidieron buscar gente para ayudar a internacionalizar la empresa C&R.
  • Y entre todas estas personas, una bella chica para utilizar el puesto de jefa en Marketing.
  • Aquella bella chica, había estado interesada años atrás en Jumin.
  • Rumores los vinculaban anteriormente, así que fue un poco preocupante para ti.
  • “No tengo interés en ella, tu eres mi esposa ahora, mi amor”.
  • Solo te sonreía dulcemente y te repetía. Confiabas en él.
  • Todo iba bien, hasta que los rumores habían comenzado a correr en la TV.
  • “¿Jumin Han en una nueva relación”, “¿Quién es la misteriosa chica?”, “Jumin Han, el nuevo Sr. Chairman”, “¿Jumin Han con su ex?”.
  • Nunca prestaste real atención.
  • Pero todo empezó a empeorar.
  • Algunos días, tu marido no llegaba a casa tan temprano como solía hacerlo.
  • Llegaba a dormir para solo irse temprano por la mañana.
  • Cada vez más distante.
  • Un día, decidiste hacer una cena, como una cita en casa. Sin chefs, solo tú.
  • Le enviaste un mensaje diciendo que tenías preparada una sorpresa.
  • “Estoy ansioso por verla, mi amada MC… llegaré más temprano a casa”.
  • Tu sonrisa creció.
  • Horas más tarde, tenías todo listo.
  • Una hermosa mesa con solo bellas velas para iluminar el ambiente.
  • Te sentaste a esperar.
  • 2… 3 horas.
  • Pero no llegó.
  • Con el llanto atrapado en la garganta, apagaste las velas y guardaste la comida.
  • Alrededor de las 4 de la madrugada, sentiste el suave peso en la cama y a tu marido recién recostarse a tu lado a dormir.
  • Cuando despertaste temprano para pedir explicaciones, ya no estaba.
  • Desayunando lo que cocinaste la noche anterior, prendiste la TV.
  • Tu corazón se partió en pedazos.
  • “Anoche fueron vistos el empresario Jumin Han junto a una de sus empleadas, con quien compartiría un interés desde el año 2013. Al parecer decidieron retomar su relación a pesar del matrimonio en que el joven Han se ve envuelto. Las imágenes fueron tomadas luego que se les viera salir de la compañía C&R a altas horas de la madrugada”.
  • En medio de la pantalla, ambos se veían conversando alegremente.
  • Pero una imagen en especial, hizo que tus lágrimas salieran sin control.
  • Ambos estaban besándose.
  • Tu vista se nubló y las lágrimas impidieron que lograras ver el rostro de tu marido en la televisión.
  • Un rostro pálido de confusión.
  • Tomaste tus cosas, y decidiste irte de casa. Dejando tu celular y la RFA atrás.
  • Le dijiste a los guardias que irías donde tu madre, pero en realidad fuiste a alojarte a un hotel de bajo prestigio, con la esperanza de que nunca te encontrara ahí.
  • Llorando de frustración y rabia, lanzaste tu anillo de matrimonio a la pared más cercana, y solo dejaste escapar un grito de angustia.
  • 4 días más tarde, aún estabas en el hotel.
  • Sin saber donde ir, ni con quién.  
  • Un fuerte sonido retumbó en las paredes, y guardias de seguridad entraron bruscamente.
  • ¡¿QUÉ DIABLOS?!
  • Detrás de ellos, tu marido entró hecho una lío.
  • La ropa desaliñada, la pequeña barba sin afeitar y los ojos hinchados por la falta de sueño.
  • Cuando cruzó miradas contigo, te atrapó en un asfixiante abrazo.
  • “No me dejes de nuevo… te lo suplico, por favor no me vuelvas a hacer esto”.
  • Estabas estática.
  • La ira se apoderó rápidamente de ti, y solo lo empujaste bruscamente. Abriste la boca para echar un par de groserías.
  • Pero sus labios te detuvieron.
  • Pidió seriamente a los guardias que se retiraran, y te explicó todo lo ocurrido.
  • “Estábamos terminando un par de detalles del nuevo proyecto, pero hubieron problemas y no pude llegar a casa”.
  • “Yughe mal entendió la relación de trabajo que teníamos”.
  • “Puede encontrarte por que Luciel rastreó tus tarjetas de crédito”.
  • Maldito Seven. 
  • Aquella mujer había sido despedida.
  • Te explicó lo incómodo y asqueado que se sintió cuando ella lo había besado.
  • Te mostró las imágenes de lo que ocurrió después del incidente, que la prensa no mostró en la televisión.
  • Todo fue un terrible mal entendido.
  • Lanzándote a sus brazos, lo besaste rápidamente pidiendo perdón por no haber escuchado antes.
  • “Lo siento tanto, sabes que no sería capaz de algo así… tu eres mi esposa, tu eres la única a la que mi corazón le pertenece”.
  • Jumin me sonrojas.
  • “Prometo que desde ahora en adelante toda mi atención estará en ti”.

     Zen

  • Cada vez su éxito aumentaba.
  • Nuevos roles, nuevos musicales.
  • Tanto fue su éxito, que comenzó a ser solicitado para shows de TV.
  • ¡¡Era emocionante!!
  • El apoyo incondicional que le daban hacía que su sonrisa nunca se borrara.
  • Todo era perfecto, hasta que supiste el nuevo rol que debía hacer… y con quién.
  • “¡Esa chica es tu ex!”
  • “¡Sabes que es solo actuación MC! A demás, el papel que le dieron no tiene relación con el mío… puedes tranquilizarse cariño”.
  • Aliviada, decidiste aceptarlo.
  • A pesar de todo, confiabas en él.
  • Y si es como dice, esa chica no debería ni siquiera tomar su mano por actuación. ¿No?
  • Un mes después, los ensayos iban bien… pero su relación estaba un poco apagada por el constante agotamiento de Zen.
  • “Nena, ¿Qué tal si vamos a cenar mañana por la noche? Vengo a recogerte después de los ensayos, así que ponte hermosa… si es que es posible que puedas serlo más”.
  • Cuanto te amo estúpido narcisista.
  • Estabas entusiasmada… ¡La llama del amor se había encendido nuevamente!
  • Al día siguiente te pusiste el más fino y hermoso vestido que tenías.
  • Con un maquillaje bastante natural, te sentaste a esperarlo.
  • Eran las 3 a.m.
  • Nunca llegó.
  • Un par de lágrimas cayeron por tus mejillas, entre la rabia y la frustración de que te dejara plantada.
  • ¿Tal vez estaba ocupado?
  • Decidiste olvidar lo sucedido, pero aún dolida.
  • Fuiste a dormir.
  • Nunca sentiste si llegó a dormir si quiera.
  • Al siguiente día, la cama estaba tal cual la dejaste.
  • Zen no llegó a dormir.
  • No respondía tus llamadas.
  • ¿Qué sucede?
  • Saliste de casa para correr un rato y despejar tu mente, cuando la prensa te cayó como un balde de agua.
  • “¿Qué opinas respecto a lo sucedido?”, “¿Zen te dio alguna explicación?”, “¿Aún siguen juntos?”, “¿Aún vive contigo?”.
  • De un rápido portazo, entraste nuevamente a tu casa.
  • ¿Qué acaba de pasar?
  • Prendiste la TV en un intento de averiguar lo que la prensa estaba hablando.
  • Y lo viste.
  • Una enorme imagen de Zen besándose con su ex novia, la chica del nuevo musical.
  • Imagen tras imagen, un conjunto de famosos hablaban de la nueva “hazaña” de tu novio en un programa.
  • “La actual novia de Zen, MC, debe estar devastada… ”, “Si, sobre todo siento esta nueva chica su ex”.
  • Comentaban entre ellos.
  • Pero tú no oías nada.
  • Tu corazón estaba destruido y las lágrimas borraban la visión de todo lo que te rodeaba.
  • No querías saber nada sobre él.
  • Te prometió que ella no era nada.
  • Te prometió que solo era trabajo.
  • Es un completo mentiroso.
  • Tomando una maleta, echaste lo básico y un par de cambios de ropa.
  • A escondidas y casi disfrazada, evadiste a los periodistas y fuiste a casa de Jaehee.
  • Tu querida y fiel amiga.
  • Con los brazos abiertos, te recibió apenada, sabía todo lo sucedido.
  • Con el celular olvidado en el apartamente de Zen, tu comunicación con él se había cortado completamente.
  • Solo una cosa los unía.
  • Jaehee.
  • “Por favor déjame verla… te lo suplico Jaehee… ¡Todo esto es un mal entendido!”
  • “¿Por qué lo hiciste Zen? Tu carrera se irá a la basura con todo esto… pero lo más importante es que heriste a MC”.
  • “Por favor Jaehee… déjame entrar y aclarar las cosas con ella”.
  • Casi todos los días la misma conversación en la puerta de entrada de tu amiga.
  • Zen iba a diario a intentar hablar contigo, pero ella no lo permitía.
  • Casi dos semanas después, decidiste salir de la casa de Jaehee a dar una caminata.
  • Con los audífonos puestos y la música a todo volumen.
  • Uno brazo te tomó desde atrás y soltaste un grito.
  • Jaehee había corrido detrás de ti.
  • Con la voz entrecortada del cansancio, te mostró la pantalla de su celular.
  • Tu garganta se apretó y un ligero sollozo de alivio te inundó.
  • La página del fan club de Zen había investigado lo que ocurrió con la chica y subió una pequeña noticia.
  • Las imágenes del beso… eran simplemente parte del nuevo musical.
  • Te sentías tan estúpida.
  • “Solo era para el musical MC… todo fue un mal entendido”.
  • Y sin otra palabra que añadir, fuiste corriendo al departamento de Zen.
  • Pusiste las llaves en la cerradura y sentiste algo moverse del otro lado.
  • Abriste suavemente la puerta y unos fornidos brazos te envolvieron.
  • Sentiste un sollozo y la voz rota de Zen.
  • “Lo siento tanto MC… todo es un mal entendido, yo…”
  • Lo besaste suavemente.
  • “Jaehee me mostró las imágenes del musical… lo siento tanto Zen, fui una tonta en no confiar en ti… pero deberías habérmelo dicho antes”.
  • “Lo siento, lo siento, lo siento… pensé que si te decía me matarías, pero todo terminó siendo peor”.
  • Y un nuevo beso los fundió a ambos.
  • Extrañaba tanto tus labios.
  • Tu voz.
  • Tu presencia.
  • Fue un completo tonto.
  • Pero ahora estabas ahí con él, y planeaba nunca dejarte ir nuevamente. 

 Aquí está el nuevo HC, espero que les haya gustado :D ¡Muchas gracias por todo el apoyo!  ❤

❛❛ It’s your god forsaken right to be loved ❜❜

HARRY

Había pasado una semana y Eggsy aun no había dado una respuesta a Harry, la verdad es que había estado demasiado ocupado preparándose con Roxy para aquella misión y el poco tiempo en el que coincidían por las noches Eggsy estaba más dormido que despierto. Tampoco es que hubiera llegado a una decisión clara, se debatía entre lo que quería, aceptar, y lo que debía, declinar. Pero se prometió a si mismo no tardar mucho más en responder, aun y si no sabía el qué. 

Bien, Harry no había mentido con respecto a la misión pero esperaba que la presencia de Roxy allí fuera a cambiar su suerte, se equivocaba. Las cosas se pusieron feas en cuando les descubrieron en la base enemiga, su misión era entrar, recuperar el objeto robado y salir echando leches. La parte de entrar era la sencilla, y el objeto estaba ahora mismo a buen recudo en el interior de su chaqueta, salir iba a ser mucho más complicado, sobre todo cuando Roxy había caído en manos enemigas. — Maldita sea Merlín necesito ya un plano de la planta superior ¿qué demonios haces, tomar té? — espetó, con la espalda apoyada contra la pared, semi protegido tras una columna y con los disparos volando a su alrededor. Se asomó y abatió a dos de sus enemigos pero sabía que pronto estarían llegando más. 

Lancelot se encuentra en la habitación del final de la planta. Es imposible que llegues hasta allí tu solo Galahad.— el joven bufó y recargó, con un par de movimientos certeros quizás empujando el cargador con más rabia de la necesaria hacia el arma. — ¿Estás infravalorándome? ¿Cuántos enemigos hay? — preguntó, volviendo a abatir a tres de sus atacantes y aprovechando la relativa calma para salir corriendo hacia su destino. — Treinta y ocho guardias y probablemente medidas de seguridad avanzadas. ¡Es una locura! — Eggsy chasqueó la lengua girando hacia un pasillo y deteniéndose para volver a ponerse a cubierto.  — No necesito predicciones necesito soluciones, Merlín. No voy a dejar a Lancelot. — espetó asomándose para volver a disparar.

—  Galahad, escúchame, Lancelot es una agente capacitada, la misión es-...  —  Eggsy le cortó  —  No me sueltes las mierdas de Harry. ¿Qué hay de la ventilación? ¿Puedo acceder a través de ella?  —  pidió buscando con la mirada algún acceso cercano, encontrándolo a unos metros. —  Bien, voy a hacer eso, facilitame la guía.  —  dijo pese a las quejas de Merlín al respecto.

Cuando los signos ven a su cantante favorito en persona

Aries: ¡Salgan del camino, pendejos! *empuja a todos*

Tauro: Intenta actuar normal, se le acerca a pedir una foto y se desmaya por el contacto físico

Géminis: Actúa de forma tan natural y tranquila que al final de coquetear un poco se pasan los números de teléfono

Cáncer: ¡AY NO PUEDE SER, AY NO PUEDE SER, AY NO PUEDE SER! *se pasa media hora gritando y llorando así que el cantante simplemente se va*

Leo: Hola, sí, es un placer conocerme, lo sé *coqueteo intenso*

Virgo: Pide una foto y un autógrafo, después de eso simplemente se va por dónde vino para llorar en su casa

Libra: Con una linda sonrisa lo consigue todo. Se cae por pendejo/a

Escorpio: Le pide un autógrafo, una foto, un vídeo, un beso en la mejilla y todo lo que pueda mientras siga teniendo contacto físico. Usa todo eso para presumirle a sus enemigos lo cerca que estuvo de cierto cantante

Sagitario: ¡FOLLAME! *se le tira encima y lo sacan los guardias de seguridad* 

Capricornio: Está relajado, tranquilo y es maduro, le pide un autógrafo, una foto y le roba la billetera. Para poder saber dónde vive

Acuario: Hace lo mismo que Escorpio y busca toda clase de contacto físico, solamente que lo hace por satisfacción propia. Hasta le llegó a tocar el culo

Piscis: Entre llantos y la emoción le pide un abrazo y un beso en la mejilla, pero se olvia de pedirle un autógrafo y una foto así que vuelve con el artista como puede


Originally posted by blurrry-phace

COMUNICADO DEL COLECTIVO ANTICARCELARIO VUELO DE JUSTICIA

VOLVEMOS

Nota previa:

Hoy, luego de un largo tiempo en silencio, más no en inacción, volvemos a retomar la contrainformación para dar a conocer públicamente la situación de lxs compañerxs que se encuentran prisionerxs en las cárceles del territorio dominado por el Estado $hileno. Creemos que la comunicación entre afínes es importante para construir lazos y redes que nos permitan propagar las ideas que mueven nuestrxs negros corazones, más también no podemos obviar que como Colectivo fueron necesarios momentos de reflexión, autocrítica y revisión del apañe solidario que generamos desde este pequeño frente de lucha, lo que sin duda trajo de la mano cierta interferencia en esa comunicación. Durante este tiempo hemos querido priorizar el intercambio de ideas con compas presxs, enfocándonos en aportarles cotidianamente en la digna y rebelde resistencia que logra resquebrajar el agobiante encierro, permitiéndoles evadirse aunque sea a ratos de las profundidades carcelarias. Aun así, somos conscientes de la necesidad de no sólo vivir la revuelta desde nuestras individualidades, sino que también propagarla, y el presente comunicado es un sencillo intento de aquello.

NO IMPORTA DE QUÉ LADO DEL MURO TE ENCUENTRES, ¡LA GUERRA SOCIAL NO SE DETIENE!

Porque cada día que pasa, nuestrxs compañerxs resisten entre los barrotes y muros carcelarios, en las mismísimas fauces del enemigo que pretende doblegarlxs…

Porque no somos indiferentes al encierro de nuestrxs hermanxs ni mucho menos olvidamos los golpes recibidos…

Porque cada hora, minuto y segundo cuentan si queremos hacernos parte de una ofensiva que combata al poder y la autoridad en todas sus formas…

El año 2014 estuvo marcado por las extensas condenas que las juezas Celia Catalán Romero, Patricia Bründl Riumalló y María Alejandra Cuadra Galarce repartieron a lxs compañerxs acusados en el denominado Caso Security, quiénes con un historial revolucionario conocido por el poder, fueron sindicados como los culpables perfectos de una serie de expropiaciones bancarias y el asesinato en una de ellas de un lacayo policial, el cabo Luis Moyano en el año 2007. Si bien el juicio político terminó para Juan, Freddy y Marcelo, con 42, 15 y 14 años de prisión respectivamente, aún sigue vigente la causa para el compañero Carlos Gutiérrez Quiduleo, que permaneció 6 años en clandestinidad y quién actualmente se encuentra en investigación acusado en primer lugar por su participación en distintos asaltos bancarios, siendo luego reformalizado también por porte ilegal de armas y la lesión de un carcelero en la sección de máxima seguridad donde estuvo más de 6 meses en un régimen de encierro estricto, arriesgando en total cerca de 30 años de prisión. Actualmente el compañero se encuentra habitando el módulo H Sur (3er piso) de la Cárcel de Alta Seguridad, con visitas 1 vez a la semana y a la espera de que en los próximos meses se reactive el juicio en su contra.

Por otro lado, el 18 de septiembre del año recién pasado, fuimos testigos de cómo una compañera y dos compañeros eran detenidxs acusados de ataques terroristas al metro de Santiago (Ataque ocurrido en la estación Los Dominicos y en el Subcentro de Escuela Militar, a pasos de la estación de metro del mismo nombre), así como también del ataque coordinado a dos comisarías de la capital (en la comuna de Santiago y El Bosque) junto con la tenencia de pólvora. Así, los nombres de NATALY CASANOVA, JUAN FLORES y GUILLERMO DURÁN comenzaron a sonar en la mediática cobertura de la prensa burguesa, en el conjunto de la ciudadanía y también en el entorno antiautoritario. Culpables o inocentes, poco y nada nos importa, pues nos solidarizamos ante todo con quiénes dejaron en claro a través de gestos más o menos explícitos que son enemigos del poder, con quienes llevan la cabeza en alto al enfrentar el aparataje policial, judicial y carcelario que los pone en uno de los escenarios represivos más difíciles del último tiempo. Que lo sepan en San Miguel donde se encuentra recluida la compañera Nataly y en el módulo de máxima seguridad de Santiago 1 que ocupa Juan, que lo lea también Guillermo en el arresto domiciliario total: uds. compañerxs no están solxs, nos hermanamos con su voluntad de luchar contra un orden demencial que solo perpetúa la miseria del ser humano, pues la forma en que llevan su vida y que fue ventilada sin asco por los medios de desinformación nos habla de los valores que arraigan; nos hermanamos con la digna resistencia que están llevando a cabo al interior de la prisión, que lxs hace ser reconocidxs como presxs políticos por sus carcelerxs y las autoridades en general quiénes afirman que no están pasando desapercibidxs; nos nace una sonrisa al saber que pueden comunicarse y verse al menos en una visita mensual para continuar el camino que decidieron llevar juntxs. Por estos días, cuando recién van 5 meses de investigación bajo ley antiterrorista -de los 10 que fueron ordenados en un primer momento- nos enteramos de que ya fue levantado el secreto de la causa y que las pomposas pruebas que dicen tener en contra de lxs compañerxs no son más que pruebas circunstanciales de las que no se puede concluir con certeza una responsabilidad directa en los ataques que el poder les adjudica. Seguramente son más culpables de querer subvertir una realidad enajenante y de querer recuperar sus propias vidas que de “actos terroristas”. Sin embargo, poco nos interesan los matices que el proceso judicial pueda tomar en este caso, no estudiaremos las leyes ni alegaremos por un montaje jurídico, nuestro objetivo con lxs compañerxs es la solidaridad revolucionaria más allá de cualquier límite, esa capaz de romper efectivamente el aislamiento y repeler la condena mediática y ciudadana que claman por castigos ejemplificadores, por criminales peligrosxs tras las rejas.

Pero más allá de las palabras sinceras que han ido naciendo hasta aquí, existe una realidad que poco a poco vuelve a tomar ritmo y que no podemos desconocer, hablamos del termino de las vacaciones y de cómo lxs grandes y pequeñxs poderosxs se sacuden del letargo veraniego para recordarnos que en realidad nunca dejaron de trabajar: por un lado nos enteramos por la prensa de una querella por amenazas en contra de la compañera Nataly por el ataque verbal que habría hecho a una carcelera instándola a “no “caminar sola por la calle”; junto con ello, fueron señaladas todas las anotaciones de mal comportamiento que ha tenido durante los días que lleva en prisión (lo que le ha significado en algunas ocasiones el castigo de la visita con sus cercanxs o con su compañero) y se afirmó asimismo que estaría en comunicación con Juan a través de medios de internet. En forma paralela y creemos que a raíz de lo mismo, recibimos hace pocos días información del compañero acerca de los últimos movimientos que en su caso ha hecho el aparataje represivo-carcelario:

“El día lunes 23 de febrero aprox. a las 6pm, un contingente exagerado de lacayos de gendarmería ingresa a la celda en la que habito desde nuestro secuestro por parte del poder, irrumpen violentamente, después del encierro general del módulo 1, entre 20 y 25 lacayos refiriéndose a mí con insultos en primera instancia, me sacan de la celda explicándome que era solo un procedimiento de rutina, pasando los minutos y escuchando como sonaban hojas de propaganda solidaria, alego porque me estaban rompiendo las cosas, y es ahí donde estos tipos me proporcionan insultos y yo claramente les respondo en los mismos insultos. Comienzan a patearme, y luego me esposan de manera doble "una esposa sobre la otra”, y continúan golpeándome en las costillas y en las rodillas para que me arrodillara, a lo cual intento defenderme… soy trasladado al sector de la guardia interna y castigado por amenaza de muerte y agresión a funcionarios de gendarmería con 10 días de aislamiento, q luego bajaron a 4. Me encuentro bien, entero, enrabiado por el trato en las cárceles y a que a muy pocxs importa.“

Justamente porque somos de esxs pocxs a lxs que nos importa, hoy alzamos la voz por lxs compañerxs, para dejar en claro que cada palabra que logra resquebrajar los muros de la prisión y salir hacia un entorno que lucha cotidianamente debe ser tomada en cuenta, pues aquel mínimo gesto -que muchas veces es visto como algo normal o a lo que ya estamos acostumbradxs, - se transforma en un grito de guerra cuando el aislamiento, el control exhaustivo y la censura buscan acallarlo. Que la consigna "cuando tocan a unx nos tocan a todxs” no quede vacía de contenido, que la rabia por el trato en las cárceles se expanda como la peste negra y se transforme en acción.

Ahora bien, sabemos -o debiéramos saber- que el poder en su avance más explícito no da tregua, y no sólo el segundo semestre del año 2014 fue duro, sino que el año 2015 comenzó con nuevos golpes que sin duda buscaron ahondar aún más la creencia de que la subversión -o en el lenguaje de lxs poderosxs, la delincuencia- está siendo combatida. Así, el juicio político comenzado en enero y finalizado el día 4 de febrero con la condena a la compañera Tamara Sol (recluida hace más de un año en la cárcel de San Miguel) por el homicidio frustrado calificado de un guardia de seguridad de una sucursal del Banco Estado y el delito de hurto, fue otra señal más de que cualquier acto que se realice en contra del orden establecido será duramente castigado. A la compañera le dieron 7 años de prisión pues no le reconocieron todas las atenuantes que la defensa alegó y su conducta se consideró como premeditada. Si bien lxs jueces José Flores Ramírez, Jenny Morales Espinoza y María Araya Tapia ya dictaron su condena, lxs abogadxs presentaron la nulidad de la sentencia ante la corte para intentar anular el juicio o rebajar los años. Tamara Sol, en tanto, fue cambiada desde el módulo 1 al módulo 2 (que se estuvo construyendo durante el 2014, especialmente para presas de connotación pública o delitos complejos) y que es como un área de seguridad, ya que es pequeño (espacio para 15 personas), tiene patio propio con 2 cámaras y el guardalínea. Antes recibían luz natural a través de ventanas del módulo, pero ahora tienen solo luz artificial. Sin embargo, están en condiciones más o menos similares (siguen siendo 13, 2 ó 3 por pieza; tienen 2 horas de patio en la mañana y en la tarde; acceso limitado a teléfono “público”; baños dentro del módulo…). Es importante para nosotrxs aclarar que creemos que todas las cárceles más o menos acondicionadas, con mejor o peor infraestructura o sistema de funcionamiento, con más o menos “regalías” todas sin excepción son centros donde el exterminio de las personas (no sólo de nuestrxs compañerxs) está a la orden del día, y por lo mismo no relatamos las condiciones de los módulos con el fin de comparar o exigir mejoras o más beneficios entre uno u otro, sino que simplemente para que exista un conocimiento de cómo están nuestrxs compañerxs al interior.
Por otro lado otra noticia cercana en el tiempo fue la detención a principios del mes de febrero del compañero Diego Ríos, quién estuviera clandestino desde el año 2009 cuando tras un aviso de su madre a la policía de la existencia de materiales para la fabricación de artefactos explosivos en su departamento, debió darse a la fuga situación en la que permaneció durante 5 años y 8 meses, siendo detenido el 7 de febrero en La Ligua por personal de la PDI. El compañero fue formalizado bajo la ley de control de armas por la tenencia de elementos para la confección de artefactos explosivos (4 kilos de pólvora, un detonador y otros materiales) y se ordenaron 30 días de investigación bajo prisión preventiva. En un primer momento Diego estuvo en el 1er piso de la cárcel de máxima seguridad bajo vigilancia por cámara las 24hrs., siendo trasladado hace pocos días al piso 4to donde ya se encuentra sin vigilancia permanente de una cámara y sin otros presos.

Aprovechamos asimismo la instancia para mencionar que en la misma sección carcelaria pero en un piso distinto se encuentra también recluido Alfredo Canales Moreno, preso revolucionario que fue devuelto hace pocos meses al territorio $hileno tras ser encarcelado en Brasil luego de perpetrar junto a Mauricio Norambuena (“Comandante Ramiro”, del FPMR) y otrxs revolucionarixs el secuestro del publicista Washington Olivetto en el año 2001, siendo condenado a 30 años de prisión, restándole por cumplir 18. Si bien remarcamos las diferencias ligadas al funcionamiento político de la orgánica en la que el compañero participó, no podemos desconocer su historia de lucha y por lo mismo es de nuestro interés extender las redes de comunicación y solidaridad con quiénes desde algún punto o matiz podemos cruzar caminos y terminar afinando posturas, reflexiones e ideas; ya que también entendemos que en la lucha anticarcelaria nos hermanamos más allá de una determinada tendencia o etiqueta política, pues la dignidad no se mide ni en colores ni en banderas.

Ahora, pese a que el tiempo transcurre a veces sin siquiera notarlo, no podemos olvidar la prisión de compañeros que ya fueron condenados a cumplir años de encierro y que desde su detención, pasando por el juicio y la sentencia, han debido enfrentar con las herramientas que a su alcance tengan, el escenario carcelario sobrellevando a diario un pasar de incomunicación y aislamiento alejados de sus más cercanos (compañeras, hijxs, familias, y amigxs). Así, no perdemos de vista al compañero HANS NIEMEYER SALINAS que está condenado a 5 años y 300 días de prisión (por su participación en el ataque explosivo a un banco y el delito de daños); a los compañeros ALEJANDRO ASTORGA VALDÉS (ex miembro del MIR y del Movimiento Revolucionario Tupac Amaru en Perú) y RENÉ SANHUEZA MUÑOZ, acusados por su participación en un asalto bancario a un Santander en la comuna de Pudahuel el año 2013, condenados en un primer momento a 16 y 14 años de prisión, respectivamente, condenas que finalmente quedaron en 13 años luego de la rebaja que hizo la corte.

Entre estas líneas nos parece importante mencionar además, alguna información actual del compañero MARCELO VILLARROEL quién hace pocos días sufrió una nueva descompensación cardíaca siendo derivado de urgencia fuera de la prisión al hospital San Borja, por el riesgo que esto significaría para su salud; luego de todo el operativo policial y de gendarmería, de pasar una noche en el hospital y de los chequeos médicos de rigor, el compañero fue reingresado al módulo H Norte de la Cárcel de Alta Seguridad donde se encuentra cumpliendo condena. Relatamos esto no con el afán de generar sentimientos de lástima sino porque a raíz de la comunicación entre afines, como decíamos al comienzo en la nota previa, se van tejiendo las redes que permiten apoyar y sobrellevar colectivamente el escenario carcelario de cada compañerx en prisión. Hoy es Marcelo quien se encuentra con problemas de salud y sabemos que las autoridades carcelarias no sienten la urgencia de otorgar un tratamiento idóneo que permita disminuir el riesgo de un ataque cardíaco que le pueda costar la vida. Si bien el compañero maneja con entereza la situación y no permite que el malestar físico lo agobie, creemos que la información no está demás sacarla a la luz si de esta forma podemos generar la vía para aportes que de alguna u otra forma lo ayuden a mantener o mejorar su salud.

No olvidamos tampoco a MONICA CABALLERO y FRANCISCO SOLAR, detenidos desde noviembre del año 2013 en España, acusados del ataque explosivo a una iglesia (Basílica del Pilar en Zaragoza) y quiénes hace pocos meses debieron soportar desde el encierro la represión directa al entorno más cercano que solidarizaba con ellxs en ese territorio, jugada represiva denominada “Operación Pandora”. A finales de enero, recibimos con alegría la noticia de que lxs 7 compañerxs que estaban en prisión preventiva por este caso ya se encontraban en libertad bajo fianza, aunque no obviamos que el proceso sigue en su contra. Sin duda, otra muestra más de que la solidaridad cuando es efectiva es duramente castigada.

Finalmente, no podemos terminar estas palabras sin recordar en este presente de lucha a un compañero que hace poco tiempo cayó en combate, reafirmando la idea de que aquellxs que luchan toda su vida, aquellxs imprescindibles, difícilmente pueden sortear su destino forjado a fuego. Hablamos del compañero Jorge Saldivia Espinoza quien fuera miembro del FPMR durante la dictadura de Pinochet, y que fue asesinado en un intento de expropiación de un camión Brinks, la mañana del 03 de octubre del año 2014 en la comuna de Maipú. Jorge llevaba poco más de un año fuera de la prisión sujeto a la libertad condicional, luego de cumplir una condena de cerca de 21 años debido a la decisión de seguir luchando en democracia, alejándose del acomodo por el que muchos de sus ex compañerxs optaron. Hoy, a poco más de 5 meses de su muerte, lo hacemos parte de nuestra memoria combativa, pues su vida rebelde y la entereza y dignidad con la que enfrentó incluso los centros de exterminio más duros, no pueden quedar relegados al olvido o al recuerdo de sus más cercanxs, y son para nosotrxs un recordatorio permanente de que la cárcel sí se puede combatir.

Cerramos estas líneas afirmando que la lucha anticarcelaria es sólo otro frente más desde el cual se puede atacar a la autoridad, que si bien en este territorio dominado por el Estado $hileno no son pocos lxs compañerxs encarceladxs, aún quedamos compañerxs que desde el otro lado del muro estamos dispuestxs a sortear las dificultades y los coletazos de la represión para seguir agudizando el conflicto contra el poder, porque sin duda la cárcel es sólo otro escenario más en la lucha contra la dominación, y porque no hay gesto más noble que seguir combatiendo por nosotrxs mismxs y también por aquellxs que por hacerlo están hoy entre las garras del enemigo.

Pd. Un saludo al sargento Maki Gkalimani, que el plomo te venga bien…

“Es hora de actuar, en la cotidianeidad con nuestros afines, por la destrucción de la sociedad carcelaria y de cualquier intento social de reformar este asqueroso sistema de muerte. La solidaridad no debe jamás ser una consigna vacía, sino una acción cotidiana de enfrentamiento con el poder y un apoyo constante a l@s herman@s secuestrad@s en esta guerra a muerte.” Mauricio Morales Duarte.-

Colectivo Anticarcelario Vuelo de Justicia
vuelodejusticia@riseup.net

Tu Prostituto (Wigetta y +) Parte 3

Eran las 4 am y Guille se levanto de la cama con forma de corazón, se habían dormido después de los intensos polvos que se echaron estos tres pervertidos, literalmente tenia su miembro colorado, no recordaba cuando fue la última vez que había follado de esa manera tan lujuriosa, la perra era ¡una ninfómana! Lo mas bizarro era que ella insistía que el masturbara a Rubén y este no podía ni con el mismo, fue el único que no paro de gemir en esa cama, estaría roto en este momento, mientras ella con un dildo que casi no cabía dentro de ella jugueteaba sin darle descanso, casi no tocaron a esa mujer pero ella estaba mas que satisfecha con eso ya que Guille le había arrancado el alma de chico alto y rubio. Este ahora se encontraba durmiendo en forma fetal a lado de la mujer, empapados en una brillante capa de sudor.

-      Ru… Rubén… ¡Rubén! – tanteaba insistentemente el brazo del dulce ojos verdes – ¡Tu niñato porno despierta! – intentaba susurrarle sin que se despertar a la mujer. Necesitaban salir ya mismo de esa habitación, antes de que esa mujer despertara con mas energía que antes y los haga follarse una vez mas – ¡Vamos tenemos que seguir trabajando! –

-      Mmm… - Rubén estaba exhausto, pero logro abrir esos ojitos que sobresaltaron las ya sensibles fibras nerviosas del cuerpo de Guille – ¡¿Que coño?! Diablos, nos quedamos dormidos, ¡corre maldita sea! – dijo para pegar un salto, recoger su delantal y el brazo del morocho para salir corriendo

-      ¡Aleluya! – carcajeaba Guille corriendo detrás del desnudo rubio

Una vez fuera del sector de habitaciones y salones de juego ambos se dirigieron a los camerinos, coincidencia estaban uno frente al otro, pero no estaban solos en ese pasillo, ahí estaba Luzu

-      ¡Madre de Dios!, de donde vienen así ustedes dos tan acalorados y prácticamente ¡desnudos! – Les dijo riendo por la graciosa forma en la que venían agitados

Solo recibió como respuesta las blancas manitos de Rubén y muuuchos dólares, ahí estaba el porque venían tan acalorados.

-      ¡Estos chicos no dejan títere con cabeza! – dijo Miguel Ángel saliendo del camerino de Rubén y quien también era su manager – Vamos entra hay que arreglarte ¡que debes seguir en el bar Rubén!-

-      Si, si – respondió como niño pequeño entrando al camerino recibiendo una palmadita en el trasero por parte del manager  

Quedaron Guille y Luzu en el gran pasillo mirando con una sonrisa hacia la puerta que se acababa de cerrar

-      ¡Tu! – distrajo de la nube en la que se encontraba Guille aun sentía el éxtasis – Vamos entra, que tengo algo importante para decirte… - el tono había cambiado, el ambiente también, de divertido a algo bastante serio

-      ¿Qué sucede? – indago el morocho siendo empujado levemente por su manager hacia el camerino

-      Tengo que decirte algo, tendrás un nuevo cliente que quiere atención especial – le dijo mientras veía como el de ojos achinados se iba desnudando para entrar a una de las duchas con mamparas transparentes, aquí dentro hasta tenían intensiones de que los compañeros de trabajo se follen entre ellos sin cobrar nada, todo era descaradamente erótico

-      ¿Un cliente nuevo? ¿Es mujer? Procura que no me haga follarme a un compañero mas de 5 veces porque moriré a este paso – dijo riéndose mientras lavaba su delgado y marcado cuerpo por detrás del vidrio que dejaba todo ver – Aunque esto de tener amigos me hace sentir muuuuy bien – se dio vuelta completamente desnudo para mirarlo insinuantemente detrás del empañado vidrio

-      Déjame macho, ¡no uses eso conmigo! – freno la obvia acción, Guille era bastante tentador pero por ahora pasaría de su oferta… quizás mas adelante – Esto es serio, te explicare que tendrás que hacer…

Luzu le dio detallada información ya que este cliente era muy exigente con lo que quería, primero debería vestir unos shorts de cuero ajustados morados, el pecho descubierto, pidió sogas para amarrar sus muñecas y algo que el cliente estrictamente aclaro “Que use vendas en los ojos”.

-      No podrás tocarlo a menos que el te lo pida, no hagas preguntas, no desobedezcas que se que te gusta ser rebelde al follar y haz todo lo que te dice, dudo que te toque ya que me especificaron que no lo haría, pero si lo hace no insistas a que siga – Luzu realmente se encontraba serio

Había sido información que venia desde “arriba”, los asistentes del jefe le aclararon bien que si Guille hacia algo mal lo despedirían a él y su respectivo manager. Luzu tampoco sabría quien era el cliente y no debía ni siquiera preguntar de quien se trataba ya que era “un gran amigo del jefe”.

-      Vaya que viene con condiciones este tipo – Guille era un poco rebelde, los clientes amaban esto de él, su personalidad era pasivo pero casi enfermo del sexo

-      No lo contradigas que acá te juegas tu puesto y el mío – pidió Luzu casi suplicándole – El sábado siguiente vendrá a las 2:30 am, es muy puntual, recuerda todo lo que te dije y nada podrá salir mal… Ah, en el armario tienes tu atuendo. Yo no podre estar en toda esta semana, tengo trabajo en el otro prostíbulo que tiene el jefe, así que suerte…

Guille se vio desafiado con tantas condiciones que le ponían

-      Ja… ya veremos que tanto control tienes para no tocarme – estaba casi seguro que el era irresistible, podía poner caliente hasta el mas frígido asexual – Esto se pondra bueno- susurro antes de dormirse

La semana paso muy lenta, Guille estaba intrigado por quien seria el “cliente especial”, tenia mucha diversión aquí, amaba esta vida de descontrol y su familia se encontraba estable gracias a su trabajo que llenaba de placer a este morocho.

Llego el sábado y no podía mas con su ansiedad aun faltaban 1 hora para ir hasta la habitación 77 del piso presidencial o algo así que le dejo anotado Luzu en un trozo de papel para que no lo olvide.

Se vistió, se tomo varias bebidas que les brindaba el lugar con la gran “droga exótica” y se dirigió al ascensor, dentro pudo ver a través de la espejada puerta del elevador como los pisos iban cambiando de elegancia, eran mas ostentosos que los inferiores, eran… hermosos.

Sin darse cuenta ya estaba en el piso, camino hasta la habitación donde había un guardia de seguridad parado con cosas en sus manos… seguro era para que el cliente jugara a gusto.

-      Hola, soy a quien pidieron – informo Guille al de seguridad

-      Perfecto ya esta dentro… túmbate en el suelo, gatea y a trabajar, no olvides las indicaciones que te asignaron – Ese hombre daba miedo…

Guille obedeció, el hombre vendo sus ojos con una suave tela verde oscuro y lo nalgueo para que ingrese provocando un suspiro repentino, esa droga era letal para su piel tan sensible.

[https://www.youtube.com/watch?v=S40q9ns2Sd4 ) Este es el tema en el que me inspire, si quieren escuchenlo mientras esto sigueee… ]

La puerta se abrió, Guille no veía nada, gateo hasta escuchar una voz

-      Wow… eres mas lindo de lo que creía – Su piel se erizo, no entendía el porque, solo escucho esa voz, algo aguda pero lo suficientemente sensual como para ponerlo nervioso

-      Yo… - intento modular una frase, se sintió confiado por el alago que había recibido, creyó ser pan comido

-      Cállate, no hables y ven aquí – fue agarrado del cabello por fuertes dedos que lo posicionaron al parecer en el centro de la habitación – Dame la espalda, inclina tus caderas y demuéstrame que no eres una puta barata, hazme saber que vales el dinero que tengo pensado gastar en ti – Guille quedo pasmado, no lograba verlo pero sintió que todo su cuerpo se estremecía, esa rudeza, las ordenes y lo oscuro que estaba todo lo estaban volviendo loco.

-      Si… señor – giro sobre su lugar, alzo las caderas arrodillándose, pegando su pecho a la alfombra tan suave sobre la cual se encontraba tumbado y espero…

Pero nada sucedió… solo siguió esperando, ninguna orden, ningún roce… pero podía sentir su vista clavada en él, podía percibir que iba a ser devorado sin piedad.

Su cuerpo estaba traicionándolo, ¿se agitaba? No… no esto no podía estar pasando ¡no había sido tocado! ¿Que pasaba?

-      ¿Qué te sucede? ¿Porque te veo nervioso? ¿Acaso te calienta que te mire? – su voz era arrogante, Guille estaba sucumbiendo 

Los segundos pasaron y su cliente no modulaba palabra, Guille comenzó a sentir leves espasmos en su entrepierna, se estaba excitando con solo con saber que era observado, inconscientemente hizo menear su lindo trasero al aire, estaba ansioso y no recibía nada de atención, se estaba sintiendo humillado pero todo era demasiado intenso a pesar de no haber ni el mas mínimo contacto físico

-      Mmmm – intento no hacer notar su leve queja , pero él la percibió

-      ¿Estas tristes por no recibir mi atención? Muy bien putita, arráncate esos pantaloncitos muéstrame que tanto escondes –

Guille se mordió el labio inferior, su piel le estaba quemando, esa droga no era la de siempre esta era el triple de furiosa.

Con una de sus manos arrastro suave y lentamente la pequeña tela que cubría parte de él dejando a la vista unos bóxers bastante ajustado, se sentía cada vez mas extasiado

Su cliente se paro de pronto del cómodo sillón individual donde disfrutaba de la vista para tomar algo de una mesita, Guille solo sentía ruidos y pasos, se sentía nervioso… sin esperarse en lo mas mínimo sintió como unas manos cálidas y fuertes rozaban la piel de su columna

-      ¡A-ahh! N-nnn… – Guille gimió levemente, sintió electricidad por una simple mano que se arrastraba sobre él, intento reprimir el repentino ruido

Sus dedos húmedos se deslizaron hasta llegar a esa curvatura que describía su hermosa piel para comenzar a adentrarse por debajo de los boxers. Y de pronto algo sin permiso se introdujo con rapidez en su recto profundamente, su cuerpo empezó a absorber con rapidez ese liquido espeso que había sido introducido junto a un pequeño artefacto, la zona por la cual era arrastrado empezó a calentarse casi al instante, comenzó a… ¿Vibrar?

-      ¡A-ah! ¡No, por favor! Tan… tan profundo… n-no… – Guille se inquieto, suplico con su boca abierta autoventilandose intensamente

-      Shh… vamos a ver hasta que punto puede llegar tu cuerpo solito – dijo su cliente con una leve risita macabra retirando de lo profundo que había colocado su dedo

Nivel 1 – el vibrador estaba leve, el liquido altero los sentidos de Guille, las piernas estaban aun firmes pero sus labios completamente prensados por la profundidad del mismo, comenzó a revolotearse, su respiración estaba completamente agitada

Nivel 2 – el cliente aumento con un control remoto un nivel mas, por cada aumento el vibrador pegaba un shock algo mas intenso para luego vibrar en modo normal. Guille inicio un canto de gemidos bastante lindos, sucios a decir verdad, por su columna corrían las grandes corrientes de placer

-      Que hermosa voz que tienes, putita – Este cliente estaba inalterable en su tono de voz

Guille pudo sentir como el cliente se sentó detrás de su trasero a observarlo.

– Pero… para mí que aun no tienes suficiente -

Y como si se tratara de odio, aumento al nivel 5 de golpe, el cuerpo del morocho acompañado de un grito comenzó a contraerse sin control, ya no gemía solo se escuchaban agudizados grititos, sus uñas clavadas en la alfombra y sus risas histéricas por la increíble sensación de placer, nunca había probado esto, no fue casi tocado y un simple aparato en su estrecho conducto estaba volviéndolo loco, haciéndolo retorcerse  y este hijo de puta que lo hacia casi partirse por la mitad

-      Ahhh ahhh aaaaahah! Se-señor, to-to-toqueme, aahaah l-lo necesito – Guille en desesperación, rompiendo las reglas estiro rápidamente su brazo hacia atrás alcanzando la muñeca del cliente aferrándose como si fuera lo ultimo que haría en su vida, no podría aguantar mas esas vibraciones

-      N-nnn – un gruñido se escucho como respuesta y luego… una fuerte nalgada que hizo correrse a Guille de manera casi bestial – Quieres ser una buena putita, pero te corres a la primer nalgada que recibes y solo por este aparato – le dijo para luego acariciar con un dedo su pierna suavemente delineándola como una figura de porcelana

-      Tendré que castigarte severamente – finalizo la conversación para colocarle un collar alrededor de su pene, esto recién comenzaba…


__________________________________________________________

Bueno bueno ! No se si es mi sensacion pero intente hacer lo mejor pero algo me dejo como… que algo me faltaba ! jajaja 

Espero que les guste esta tercer parte, quizas venga lo mejor ahora :O y Luzu quiere ver a Guille :O jajaja

bueno besis :D

Florci

Bittersweet | one shot | Wigetta

[ Parte I ]

Era finales de primavera cuando me enteré de que una de las familias más ricas de Madrid estaba buscando un guardaespaldas para uno de sus hijos. Habían pasado 3 años ya desde lo de la pequeña Camila y aún no me sentía del todo convencido de que pudiera volver a trabajar para alguien de eso mismo.

-Anda, Samuel, yo sé que tienes ganas de volver a trabajar.

-Si, pero no de lo mismo.

-Pero es un puesto muy bueno, y a parte te pagarían muy bien.

-Borja… no estoy del todo seguro.

-Es mas, si quieres te acompaño a la entrevista.

-No lo sé…

Borja era de mis mejores amigos; nos habíamos conocido en el instituto y siempre me apoyaba así como yo a él. No se qué tenía este chaval pero siempre terminaba por convencerme de hacer las cosas. Era cierto que si tenía muchas ganas de volver a trabajar como guardaespaldas, pero lo que había pasado con la familia de Camila no salía de mi cabeza.

Al día siguiente junté algunos papeles y me alisté para ir a la entrevista con la familia Díaz. Su casa estaba en uno de los sectores más codiciados de la ciudad, pero era tanto el costo de vivir ahí que solo unas pocas familias se podían dar ese lujo.

Me detuve un poco inseguro ante el gran portón de la casa, pensando si estaba haciendo lo correcto, pero había olvidado que Borja venía conmigo y fue él el que tocó el botón del timbre.

-¿Si?- me quedé sin decir nada.

-¡Habla!- me susurró Borja.

-Ehh… Buenos días. Soy Samuel de Luque, el señor Díaz me espera para una entrevista.

-Samuel de Luque… si, aquí está. En unos momentos un portero lo pasará.

-Gracias.

-Bueno, creo que yo me tengo que ir.

-¿No dijiste que me acompañarías?

-Pues si, pero no puedo entrar hasta allá contigo.

-¿Te veo luego en tu casa?

-Saldré con Lana, solo esperaba desocuparme contigo para ir por ella.

-Bueno, te veo luego entonces. Gracias por acompañarme.

-Cuando quieras- dijo mientras hacía una seña con la mano.

Justo cuando se fue Borja el gran portón se abrió y un hombre muy bien vestido me recibió. Me dijo que se llamaba Alberto y que me llevaría hasta el despacho del señor Díaz.

Cruzamos el gran patio y entramos a la pequeña enorme casa. Mientras subíamos un par de largas escaleras veía hacia todos lados. Era una casa bastante amplia y con habitaciones con muebles totalmente diferentes entre sí; algunos modernos, otros bastante antiguos y cuadros con pinturas de la familia y algunos otros con paisajes. Finalmente nos detuvimos en una  puerta doble en la cual Alberto llamó.

-Pase- Alberto abrió una de las dos puertas y me hizo una seña de que pasara.

-Gracias- el señor Díaz estaba detrás de su escritorio tecleando unas cosas en su ordenador cuando levantó la mirada hacia mi, su semblante era serio.

-Tú debes ser…- buscó entre sus papeles

-Samuel de Luque, señor.

-Ah, si. Samuel… vienes por el puesto de guardaespaldas, ¿cierto?- me hizo una seña para que me sentara en uno de los dos sillones enfrente de su escritorio.

-Así es- dije mientras le pasaba mis papeles que comenzó a hojear.

-Artes marciales, entrenador personal… esto me dice que tienes una gran fuerza.

-No se si pueda decir “gran” fuerza, pero puedo asegurarle que cuando se trata de proteger a alguien, doy todo de mi.

-Esta carta de recomendación, ¿de quién es?

-Es de la señora Morales- inmediatamente levantó la vista hacia mí.

-¿Trabajaste para los Morales?

-Así es

-No sabía que habías sido tú el chaval, te ves muy joven para haber sido tú.

-Tenía 23 años en ese entonces, fue mi primer trabajo como guardaespaldas- dejó los papeles a un lado.

-Entonces ahora debes tener…

-26, tengo 26 años

-Está bien- suspiró y se levantó de su asiento –eso es suficiente para mi. Quedas contratado, solo te voy a pedir que vayas a hacerte unos estudios médicos y vengas con los resultados lo más pronto posible para que empieces a trabajar.

-¿Eso es todo? Ni siquiera sé a quién voy a cuidar.

-A mi hijo mayor, solo tengo dos: Carol y Guillermo. Mi hija ya cuenta con su guardaespaldas, te presentaré con él luego.

-¿Y a su hijo?

-En cuanto sea tu primer día. Mientras lo único que te puedo decir es que se llama Guillermo, tiene 22 años y actualmente está en la universidad.

-No es por meterme en sus asuntos, pero si voy a trabajar para ustedes, tengo una pregunta- sonó su celular y contestó, me señaló con la mano que esperara.

-Pregunta rápido que tengo una junta importante- se encaminó a la puerta.

-¿Por qué de pronto tanta urgencia en contratar guarda espaldas para sus hijos?- suspiró y abrió la puerta.

-Acompáñame a la salida, te cuento en el camino- salimos por las puertas y bajamos las escaleras –Verás, hace poco menos de un mes mi familia y yo asistimos a una fiesta de un socio mío; todo estaba bien, pero noté que alguien seguía a mi hijo. No quise comentarle a mi esposa porque sabía que se pondría histérica, así que le informé a un guardia de seguridad que en seguida se puso en alerta. Poco rato después, cuando Guille se alejó de las personas para ir a no se donde, vi que el tío que lo estaba siguiendo lo tomó por detrás mientras le tapaba la boca. Por fortuna, los guardias también habían visto, así que frustraron el plan del tío y se lo llevaron arrestado.

-No supe nada de eso

-Le pedí a los medios que no publicaran nada. ¿Eso es todo?- dijo mientras se subía a una camioneta.

-Si, señor

-Bueno, te espero lo más pronto posible con esos resultados. El día que los traigas ven listo para empezar a trabajar.

-Gracias, señor Díaz.

Alberto nos había seguido desde que salimos del despacho del señor Díaz y ahora me acompañaría al portón por donde entré.

Eso había sido más fácil de lo que pensé. Cuando pedí el trabajo con la familia Morales me habían pedido un montón de pruebas y me hicieron bastantes preguntas de todo tipo, luego de unas horas de entrevista finalmente me dijeron que estaba contratado.

Al día siguiente fui al hospital a hacerme los estudios que me había pedido. Había hecho mi servicio de enfermería ahí mismo, así que unos conocidos me dieron rápido los resultados: todo normal.

No fue hasta el próximo día que fui de nuevo a la casa Díaz a entregar todo. El señor me había dicho que fuera preparado para empezar a trabajar, así que iba lo mejor vestido posible, pero sin llamar tanto la atención.

-¡Perfecto! Entonces te doy la bienvenida al personal de mi familia. En unos minutos nos reuniremos todos a comer, ahí te presentaré con mi esposa e hijos.

Mientras tanto me presentaba con el personal. Marisa era una señora muy maja que se encargaba de la cocina, Edson el jardinero y Alicia una de las encargadas del aseo, eran a los que vería más seguido.

Alberto me dio un recorrido de la casa, pero había unas habitaciones a las que no podía entrar, ve tú a saber porqué; el recorrido terminó en el comedor secundario donde solo comía la familia Díaz en días no importantes. Ya estaban sentados 3 de los integrantes.

-Ahí estas, Samuel. Ven que te presento a la familia- el señor se encontraba a la cabeza del comedor para 6 personas –Ella es mi amada esposa y por acá está Carol, mi hija, mis dos princesas. En cuanto a Guille…- volteó a ver el lugar vacío a lado de Carol donde solo se encontraba un plato servido. Justo alguien entraba por la puerta.

-Lo siento, ya sé que es tarde, pero me tuve que quedar a hacer tarea extra- dejó la mochila a un lado de la puerta, se desabotonó el cuello de la camisa y se remangó, pasó a mi lado ignorándome por completo y se sentó donde estaba el plato servido.

Era alto, se podría decir que de mi altura, de piel clara y cabello castaño, ojos pequeños y mofletes abultados aunque él era muy delgado; tenía aspecto del típico “niño de papi”.

-Y él es Guillermo, ahora estás a cargo de él- Guillermo casi se ahoga con lo que sea que estaba bebiendo, me volteó a ver a mi y luego a su padre.

-¿Qué? Te dije que ya estaba mayor como para tener un niñero.

-No voy a discutir contigo en la mesa, hablamos de esto más tarde. Samuel, Alberto te mostrará tu habitación.

Cuando salimos del comedor alcancé a escuchar unos reclamos por parte de Guillermo, pero no supe qué reclamaba. Mi recámara estaba a lado de la de Guillermo y en frente de la del guardaespaldas de Carol.

-A la hora de las comidas nosotros tenemos nuestro descanso, por así decirlo, a menos que la familia coma fuera de casa.

-Tengo una pregunta

-Me llamo Julián

-Esa no era, pero mucho gusto, soy Samuel

-Entonces, ¿cuál era tu pregunta?

-¿Carol y Guillermo están de acuerdo en que los cuidemos?

-Por Carol no hay problema, ella le obedece a sus padres, pero Guillermo… en la semana que llevo aquí ya vi que el chaval hace todo lo posible por estar en contra de su padre. En cuanto le dijo que tendría un guardaespaldas empezó a renegar que él no necesitaba un niñero… así que te deseo la mejor de las suertes, la necesitarás junto con paciencia.

No tenía la obligación de dormir en la casa de los Díaz, pero decidí quedarme la primera noche. Quería presentarme bien con Guillermo, empezar bien las cosas, aunque según Julián iba a ser muy difícil.

A la mañana siguiente me explicaron que no desayunaban juntos por la diferencia de horarios de cada uno, pero para mi era empezar el día a la misma hora de Guillermo. Su alarma se escuchaba hasta mi habitación, así que me desperté a la hora en que sonó: 5:40 am.

Me duché rápido y me preparé. Cuando bajé al comedor ya estaba ahí sentado con el móvil en la mano.

-Buenos días, Guillermo- levantó la vista solo para volverla a su móvil –Mira, sé que ayer no fue el mejor momento para que te dijeran que sería tu guardaespaldas, ¿así que porqué no comenzamos de nuevo?

-Mira, que yo no estuve en ningún momento de acuerdo con esto, mi padre nunca me escucha, solo hace lo que él quiere sin importarle lo que yo opine. Así que mejor hay que ahorrarnos todas esas cosas de las presentaciones.

-Guillermo, esa no es manera de hablarle a las personas- el señor Díaz entró al comedor -¿Qué dijimos ayer? ¿Quieres que te deje de pagar tus cosas y tu escuela y que te ponga a trabajar para que tú solo lo hagas?

-¿Y qué dije ayer? Que no necesitaba un niñero.

-No es un niñero, Guillermo. Entiende que lo hago por tu propio bien, quiero que estés a salvo. Desde lo que pasó tu madre no deja de preocuparse cada que sales de casa. Hazlo por ella, por favor- Guille suavizó la mirada, había encontrado su punto débil: su madre.

-Lo haré por ella, no quiero que creas que lo hago porque tú o él me lo piden- Alicia nos sirvió el desayuno a Guillermo y a mi.

-¿Usted también va a desayunar ahora, señor?

-No, Alicia, solo bajé a hablar con mi hijo. Gracias, Guille, tu madre se sentirá más aliviada ahora- se paró y se fue. Nosotros comenzamos a desayunar en silencio.

-¿Cómo dices que te llamas?

-Samuel

-¿Cuántos años tienes?

-Tengo 26- resopló.

-Sólo unos pocos años mayor que yo.

-¿Tu cuántos tienes?

-22

-¿Y qué estudias?

-Estoy estudiando economía.

-¿Y qué te gusta hacer?

-¿Hacer de qué?

-No sé, tus pasatiempos, a dónde de gusta salir… esas cosas.

-Voy muy seguido a fiestas, pero no pienso ir acompañado de ti a ninguna. Estoy en el equipo de natación. No irás conmigo a todas partes, ¿verdad?

-De eso se trata mi trabajo, Guille. Ahora yo te llevaré a todos lados.

-Lo que me faltaba… y no me digas Guille, soy Guillermo para ti- Terminamos de desayunar y lo llevé a la universidad.

Los primeros días fueron algo difíciles. Me tenía que acoplar a su ritmo de hacer las cosas y aprenderme los horarios y caminos de él. Por más cabezón que fuera había algo que me hacía soportarlo, si fuera cualquier otra persona le había soltado un guantazo desde el primer día, pero con él era diferente.

-Samuel, de aquí me iré a casa de un chaval, no tienes que acompañarme, tomate el resto del día libre.

-Guillermo, sabes que no puedo hacer eso.

-Pues no quiero que me acompañes. No eres mi maldito niñero.

-Pues lo siento mucho, Guillermo, pero sabes que te tengo que acompañar.

-¿Puedes venir un momento?- se separó de su grupo de amigos y nos alejamos unos cuantos pasos –Samuel, por favor, no me hagas esto delante de ellos

-Si son tus amigos deberían estar preocupados por ti y deberían entender que te tengo que acompañar- me miró con cara de súplica

-Samuel, por favor…

-¡Eh! ¡Guille! ¿Vienes o que?

-¡Voy! ¿Quieres que te despida?

-Sabes bien que tú no puedes hacer eso- pensé un momento –Mira, lo que podemos hacer es que te vayas con ellos, pero yo iré en el coche detrás de ustedes. No me bajaré tampoco a la casa, pero estaré esperando afuera, ¿qué dices?- si quería llevarme bien con él tenía que ganarme su confianza

-Está bien, pero por ningún motivo te bajes del maldito coche

-Toma, mi número, quiero que me marques cuando vayas a salir- le pasé mi tarjeta

-Vale… y gracias

No me subí al coche hasta que Guille y solo uno de sus amigos se subieron al otro, por alguna razón creí que iban a ir más personas. Como prometí, guardé mi distancia entre los coches y al llegar me estacioné enfrente de la casa del chaval, Guille me volteó a ver para luego seguir a su amigo.

Después de 5 minutos ya me había aburrido como ostra, así que decidí llamar a Borja para ponernos al día, después de todo no había hablado con él desde mi primer día de trabajo.

-¿Aló?

-Hombre, Borja, ¿qué tal?

-Bueno, hasta que al sr. Samuel se acuerda de sus amigos

-Es que es tonto, chaval

-¿Qué tal te va? ¿Todo bien en tu trabajo?

-Si, todo va bien

-Me imagino, para que te hayas olvidado de mi… que no, es broma. ¿Que tal te va con el chaval ese? ¿Te trata bien?

-Que si me trata bien… Es bastante comprensivo, almenos. Al principio si hubo un poco de odio de su parte, pero creo que va mejorando.

-¿No le haz soltado una hostia? Yo lo habría hecho

-Y yo, pero no puedo… no quiero que me despidan.

-Uy… ¿acaso habrá algo ahí?

-Ni de chiste, aunque…- escuché un portazo, era Guille que había salido de casa del chaval, parecía agobiado –tengo que regresar al trabajo, hablamos luego.

-Chao- colgué y me puse el cinturón de seguridad, Guille subió a la parte de atrás de la camioneta.

-¡Vámonos!- prácticamente gritó.

-¿Todo bien?- lo miré por el retrovisor

-¡Que si! Todo está bien, solo… arranca

Obedecí. Durante el camino de regreso a su casa miraba hacia todos lados, parecía nervioso. Le llegaron algunas cuantas llamadas que ignoró, yo solo lo miraba por el retrovisor.

-Guillermo, ¿de verdad esta todo bien?- me miró con ojos asustados, como si hubiera olvidado que yo estaba allí.

-Si… si, está todo bien.

Por fin habíamos llegado a casa. A penas aparqué el coche se bajó con prisa, olvidando ahí su mochila. Decidí llevársela a su habitación. Tenía la puerta entreabierta y al parecer hablaba con alguien.

-No se vuelve a repetir, ¿me entiendes?- abrí un poco más la puerta –¿Quién está ahí?- abrió de golpe la puerta y me miró perplejo –¿Escuchaste algo?

-No… solo vine a traerte tu mochila- me la arrebató de las manos

-Mas te vale que enserio no hayas escuchado nada- cerró la puerta.

Las siguientes semanas estuvieron algo tranquilas, y es que después de lo que quien sabe qué paso en casa del chaval, Guille se había tranquilizado en su forma de ser… eso o eran los exámenes de mitad del curso.

Una noche llegué algo tarde a casa de los Díaz, me habían dado un par de días libres, mismos que usé para organizar cosas para traerme. Justo cuando iba aparcando la camioneta me topé a Guille saliendo por la ventana de su habitación, no quise detenerlo hasta que pisara el piso. Observé como bajaba con facilidad por una red de plantas, como si no fuera la primera vez que lo hacía.

-Y tu, ¿a dónde se supone que vas?

-Me cago en…

-En nada, ¡te vas para adentro! Entiende que no puedes salir sin cuidado.

-¡Pues entonces vamos!- dijo muy animado, me sorprendió que me invitara a donde sea que se dirigía.

-¿Ir? ¿A dónde?

-Me invitaron a una fiesta, pero mi padre no me dejó ir si no estabas tu, pero ya haz llegado, así que vamos.

-¿Estás seguro?

-Que si, pero…- me miró de pies a cabeza – no vas a ir vestido así, pareces mesero, desarreglate.

-Ehh…- yo flipaba con todo lo que me decía, ¿Guille invitándome a salir? Bueno, no a salir, a una fiesta… pero, ¿invitándome sin poner peros?

-¡Pero ya estás aquí! Que se hace tarde.- No perdía nada con acompañarlo, a parte de que era mi trabajo, así que subí rápido a mi habitación y me puse lo más informalmente formal que encontré.

Subimos al coche y me dio la dirección del lugar a donde íbamos. Cuando llegamos la casa se veía como una de esas típicas casas americanas de “no hay nadie en casa, así que haré fiesta”. Yo no me despegaba de Guille, porque a parte de ser mi trabajo no conocía a nadie; parecía como si él estuviera buscando a alguien.

-¡Hey!- lo escuché decir mientras se acercaba al tío de la vez pasada, pero eso no me sorprendió en absoluto, lo que me sorprendió fue ver como le plantaba un beso en los labios a manera de saludo para luego tomarlo de la mano –Te estaba buscando-

-Pues ya me encontraste- yo seguía flipando, Guille me volteó a ver.

-Emm… estaremos en alguna de las habitaciones, no creo que quieras venir.

-Pero…

-Anda, déjalo un rato que yo lo cuido- lo tomó de la cintura y sentí una punzada en el estómago, se dieron la vuelta y caminaron escaleras arriba no sin que antes me volteara a ver, como si le preocupara yo. Yo me quedé ahí parado como todo un pringao.

Pues nada, fui a buscar alguna bebida sin éxito y un lugar para sentarme. Había un sillón en medio de la sala donde no había nadie sentado… perfecto. Me dispuse a pensar en si Guille había dado alguna señal sobre si le gustaban los chicos o no. Esque no me esperaba que él fuera gay… no es que tuviera algo en contra de eso, solo que no me lo esperaba. Mientras vagaba en mis pensamientos alguien me puso una botella de cerveza en frente, seguí la mano que la sostenía hasta toparme con una chica de muy buena pechonalidad, castaña y de bonitos ojos. Tomé la cerveza.

-Gracias- le hice un ademan de brindis que siguió para después beber al mismo tiempo.

-Vi que estabas buscando una hace un rato- se sentó a mi lado –Soy Natalia- me acomodé en mi lugar para no darle la espalda y tenerla de frente

-Mucho gusto, yo Samuel.

-¿Y qué haces tan aburrido en esta fiesta?- se acercó un poco más a mi

-Puees…- dudé un poco si seguirle el juego y es que tampoco me sacaba de la cabeza esa punzada en el estómago al ver al pringao tomar de la cintura a Guille.

-¿Y bien?- me dio un ligero golpe con su hombro, su escote se abrió más, me cago en…

Pasamos cerca de dos horas platicando y la chica ya estaba sentada en mis piernas, ella llevaba unas cuantas botellas de cerveza, yo no me podía pasar de copas porque tenía que manejar. Cada que hablaba era un acercamiento más a sus labios. La verdad era que no me interesaba mucho, pero tenía que pasar el rato con algo mientras Guille hacía no se que cosas con el tio.

-¡Samuel!- escuché a mi espalda, la chica subió la mirada y yo giré la cabeza para ver quien me hablaba –¡Nos vamos!

-Pero… estoy hablando con esta chiquilla, ¿no te estabas divirtiendo con tu amigo?- igual y si tenía alguna copa de más. Me miró con cara de pocos amigos.

-¡Nos vamos!- no quería hacerlo enojar tanto, así que accedí no sin antes robarle un beso a la chica y me diera su número, era seguro que no la iba a llamar, pero por alguna razón intenté poner celoso a Guille.

No me di cuenta de que Guillermo se tambaleaba hasta que salimos de la casa, se apoyó en la camioneta para evitar caerse. Solo esperaba que no se hubiera metido nada que no fuera alcohol.

-Hey, ¿estas bien?- lo tomé del brazo. Antes de que pudiera contestar se soltó de un jalón de mi agarre y se inclinó para luego volver el estómago.

-Estoy bien- arrastró las palabras e hizo un ademan para que me apartara.

-Claro, chaval, y a mi me interesó la tia esa- lo volví a tomar del brazo y lo conduje al asiento del copiloto, si volvía a vomitar no quería que lo hiciera en mi espalda. Lo senté y le puse el cinturón de seguridad. Cerré la puerta y me dirigí al lugar del piloto. Arranqué el choche.

-Oye…- Guille, que podía haber jurado que se había quedado dormido, me habló con tono entre adormilado entre borracho.

-¿Si?

-¿Porqué?- se acomodó en su lugar para voltearme a ver

-¿Porqué qué?- lo miré unos cuantos segundos antes de devolver la vista al camino.

-¿Porqué me haces caso?

-Hombre, ¿quieres que te ignore?

-No me refiero a eso…- parecía que se iba a quedar dormido –¿porqué haces todo lo que te pido?

-Pues… es mi trabajo, ¿no?

-Pero si no te trato nada bien…

La verdad es que lo aguantaba porque me parecía interesante. No podía decir que me gustaba o que lo quería, pero de alguna u otra manera me atraía. Esto no era raro para mi, en algún punto de mi adolescencia salí con uno o dos chicos, pero me fijaba más en las mujeres.

-Pues verás, yo…

-¡Me gustas, Samuel!- frené la camioneta y Guille casi se pega en la cabeza con el tablero, gracias a Dios que le había puesto el cinturón, el tío que iba detrás nuestro pitó, así que me puse en marcha de nuevo.

-Guille…- la chispa de esperanza que había saltado se apagó –Si no fuera porque estás ebrio te creería- no contestó –A parte, tienes a este tio… Ethan, ¿no?

-Ethan- se rio sarcásticamente –Soy el juguete de ese tio, ¿qué voy a estar yo con él?- finalmente se quedó dormido, justo cuando llegamos a su casa.

Casi tuve que cargarlo a su habitación. Al recostarlo en su cama me di cuenta de que llevaba el pantalón desabotonado, le faltaba una zapatilla y tenía un chupetón en el cuello –Ese hijo de puta…

A pesar de que eran las 3 de la mañana decidí tomar una ducha, y es que necesitaba aclarar mis pensamientos después de esa plática extraña que tuve con Guille. ¿Acaso le gustaba? El tío estaba borracho, así que era poco fiable lo que me decía. Aunque tenía que decir que si hubiera una mínima posibilidad de que saliéramos juntos la tomaría… si no trabajara para su familia.

A la mañana siguiente me desperté cuando escuché la puerta de Guillermo abrirse, miré el reloj, 11:42 am. Me levanté rápido y me vestí, si mal no recordaba la familia tendría hoy una comida fuera. Al salir de mi habitación me topé con Carol.

-Buenos días

-Buenas tardes, diría yo- me sonrió, ella era una chiquilla muy maja – ¿Te dio mucha lata mi hermano anoche?

-¿Nos viste llegar?

-Vi cuando se fueron, Memo hace mucho ruido cuando escapa- hizo una mueca, caminamos juntos hacia el recibidor –No es la primera vez que lo hace, solo que las otras veces que se iba pasaba la noche preocupada hasta que llegaba. El tío con el que se iba no me daba buena pinta- hizo una pausa –Pero tu eres diferente, te ves confiable

-Pues gracias- me sonrió de nuevo. Que mona era, la veía como mi propia hermanita.

Finalmente se reunió toda la familia y nos dispusimos a irnos. Los cuatro iban en el coche del sr. Díaz mientras que Julian y yo los seguíamos en la camioneta. La familia había organizado un pequeño picnic en un parque a las afueras de la ciudad, era en verdad bonito, yo nunca había ido a ese lugar (y como iba a ir si era privado?).

Después de que acomodaran las cosas y la sra Díaz tomara algunas cosas nos invitaron a comer a Julian y a mi. Era la primera vez que nos ofrecían sentarnos con ellos.

-Se han ganado nuestra confianza- dijo la sra mientras alzaba un refresco a modo de brindis.

Después de comer lo que había preparado Alicia cada quien se fue por su rumbo: Carol y la sra platicaban sentadas en el césped, el sr. Díaz se había acomodado muy bien debajo de un árbol para tomar una siesta y vi a Guille caminar hacia un pequeño lago que se encontraba en el lugar. Decidí ir con él.

-¿Se puede?- pregunté antes de sentarme a su lado, levantó la mirada y asintió, me senté a unos bastantes centímetros de distancia.

-Samuel… ¿qué pasó anoche?- ni siquiera me dirigía la mirada –recuerdo que subí con… Ethan a una habitación y estuvimos tomando y… haciendo otras cosas, pero después de eso no recuerdo nada.

-Pues…- ¿le diría la verdad? Seamos sinceros, si yo no me creo que me haya dijo lo que me dijo, ¿porqué él me creería a mi? –Estaba sentado con una chica y llegaste y dijiste que ya querías irte, así que nos fuimos no sin antes casi vomitarme encima y… quedarte dormido en la camioneta. Chaval, tuve que cargar contigo hasta tu habitación, te ves ligerito pero nada, eh- nos reímos nerviosos.

-Bien… lo siento por eso, no medí lo que tomé- ¿Guillermo disculpándose conmigo? Eso si era un chiste. Hubo un silencio incómodo antes de que volviera a decir algo –Y… ¿es la primera vez que eres guardaespaldas de alguien?

-No, eres la segunda persona a la que cuido.

-¿Quién fue la primera?- Guille estaba tratando de entablar una conversación conmigo, a pesar de que no me gustaba hablar de lo que había pasado no iba a desaprovechar la oportunidad.

-Era una pequeña de 6 años, su nombre era Camila

-¿Era?- dudó un poco antes de preguntar

-Perdón, es, pero como no la he visto en un tiempo…

-¿Y porqué ya no trabajas para su familia?

-No sé si recuerdas un caso sobre un tio que secuestró a su propia hija hace unos 2 ó 3 años- se quedó pensando

-Si, creo que algo escuché sobre eso

-Era la familia de ella. No sé qué problemas tenía ese hijo de… su madre para haber secuestrado a su propia hija- hice una pequeña pausa y es que seguía enfadándome por ese cabrón, Guille esperó paciente –Yo no dejé de buscarla, iba de allá para acá con las personas que tenían algo que ver con eso… hasta que di con la última persona: su padre. Le di un maldito sermón cuando me enteré. Estábamos en el lugar donde tenía a Camila; me amenazaba con darle un tiro en la cabeza a la niña si no salía de ahí o si me acercaba a ellos. Por suerte había sido prudente y había llamado antes a la policía, llegaron justo a tiempo para ver cómo el tio se daba un tiro antes de que fuera arrestado. Por suerte Camila salió ilesa de todo eso. Verla ahí atrapada me dio tanto miedo… miedo que no dejé ver en ningún momento; yo me había encariñado mucho con ella, era como mi pequeña. Su madre me dio la opción de seguir trabajando para ellas pero esta vez fuera del país o quedarme. Aunque la quería mucho opté por quedarme. Tenía miedo de no volver a cuidarla bien y que fuera a pasar de nuevo, sentía que eso había pasado por mi culpa…

-No fue tu culpa, Samuel, el tio era un maldito psicópata- me interrumpió mientras ponía su mano en mi hombro a modo de apoyo, al parecer me veía agobiado. Le dediqué una sonrisa.

-Después de eso tenía miedo de trabajar de lo mismo, así que busqué otro trabajo pero no lo encontré, hasta que uno de mis mejores amigos me dijo que tu familia estaba buscando a alguien… me alegro de que me dieran el puesto- ¿enserio dije eso?

-Pues… lo siento por todo lo que pasó… y por ser contigo así- lo miré sorprendido.

-¿Porqué te disculpas?

-No sé, creo que no he sido buena gente contigo.

Si eso había estado raro los siguientes días fueron igual de extraños. Guille me pedía que lo llevara al cine porque iría con sus amigos, pero éstos siempre cancelaban al final; no me quedaba de otra más que pasar la tarde con él. “Esque ya tengo los boletos” “No hay que desperdiciar la vuelta” siempre sacaba una de esas excusas. No solo era al cine, también a restaurantes y a simples paseos por el centro comercial.

Yo la verdad había tratado de enfocarme solo a mi trabajo de cuidarlo, no quería encariñarme con él, si ya de por sí me atraía no quería empezar a quererlo, a parte, no quería que si pasaba algo como lo de Camila sufriera igual. Por su parte era más amable, más considerado e incluso había tardes que se las pasaba enteras en mi habitación. Durante todo ese tiempo no supe nada de Ethan, hasta unas semanas después.

______________________________________________________________
asdfghjklñ holi c:

Yo y mis malos nombres de fanfics :c pues… tengo escribiendo este one shot desde principios de año xD pero no tenía mucho tiempo para estarlo continuando, por eso he tardado tanto xD al principio iba a ser un mini fanfic, pero me di cuenta de que estaría más corto que el de “Un ángel impuro” (spam :P) y pues… como que no, así que mejor lo he dejado en one shot de dos partes c: Ya tenía muchas ganas de subirlo :D

La verdad es que no se si alguien ya ha escrito algo así, les digo, no tengo mucho tiempo para leer fanfics u one shots; si es así le pediría a esa persona que me mande un ask para hacermelo saber y pues si. 

La segunda parte la tendrán dentro de unos pocos días c:

Ya lo saben: preguntas, comentarios, sugerencias, quejas y esas cositas por ask z4

Una noche en el cine | Wigetta | One-Shoot | Lemmon

Narra Willy

Jamás me han llamado la atención esas cosas del fútbol, no me gustaban para nada, de vez en cuando que veía algún que otro partido con Vegetta, o con Alex cuando estaba en España, pero más nada. Me aburría en casa, no tenía nada que hacer, tenía grabados y editados todos mis vídeos, y había hecho todas las tareas de la casa.

Vegetta tampoco era muy fan de esas cosas, y él iba a ir al cine conmigo también, ya que lo comento en uno de sus vídeos de Zona Minecraft. Nos cambiamos de ropa y fuimos al cine, íbamos a ver la famosa película ‘Maléfica’ ya que veía que muchos hablaban de esa película y me llamó la atención. Al llegar, pagamos nuestros tickets y entramos a la sala en la cual estaban pasando un tráiler de una película, no había casi nadie, salvo unas tres personas que estaban muy delante y otra chica que estaba detrás de aquel grupo. Los dos nos sentamos en un lugar alejados de ellos, en las últimas butacas, era raro que tengan el cine abierto con muy pocas personas, solían venir muchísimas, pero con el tema del mundial la mayoría están en sus hogares viendo el partido, y si ha terminado pues… estarían celebrando si gano su equipo.

-Qué poca gente ¿No? –dijo mientras se acomodaba bien en su asiento.

-Lo sé –comí algunas palomitas, la película había empezado, parecía interesante.

-¿Y sabes qué significa eso? –me miró con una cara de pervertido.

-D-de que hablas? –dije algo nervioso.

-Deja de hacerte el que no sabe nada, sabes muy bien de lo que hablo, tú solo calla al igual que cuando estaba Alex en casa –al acabar de decir eso, se acercó a mí y me besó.

Lo que me ponía más nervioso en este momento, era el saber que habían guardias de seguridad y nos podrían pillar, aunque estaban casi cerca de la pantalla y estaban de espaldas, pero también estaban esas personas que aunque estén muy lejos podrían voltear y vernos liándonos.

Mientras Vegetta me besaba, bajo su mano hacia mi miembro y empezaba a acariciarlo, cosa que hizo que soltara un leve gemido, ¿Cómo quería que no gimiera? Si me estaba provocando bastante. Nos separamos por falta de aire, y el mientras me miraba a los ojos, me desabrochaba los pantalones, me sonrojé al ver sus ojos, siempre que hacía acciones como esta me sonrojaba, no podía evitarlo, era tan… tan perfecto.

Terminó de desabrochar mis pantalones, y seguido de eso mis bóxers.

-¿Q-que haces? Para ya –quité su mano de mi miembro, me estaba poniendo, y tenía miedo de que alguien pudiera pillarnos.

-Qué tal si nos acostamos en el piso? –dijo- al fin y al cabo, nadie nos podrá ver ahí –me susurró.

Me sentó en el piso y ahí me sentí más seguro, ya que no estaba nadie cerca y supuse que no nos podría ver nadie aquí abajo. Luego de eso, fue acercando su rostro hacia mi miembro, lo tomo con las manos y lo metió a su boca. Cerré los ojos emitiendo otro gemido, volví a ver lo que hacía con este y estaba lamiendo la punta poco a poco, luego bajaba y subía, repetía eso varias veces. Volví a soltar otro suave gemido, estaba tratando de contenerme incluso me mordía el labio pero no podía aguantar el placer, mientras hacia esos movimientos mi miembro se ponía más duro y mi cuerpo se ponía más caliente, al igual que el de él, me acomodé en el suelo colocando mis manos hacia atrás y cerraba los ojos, sintiendo más y más placer. Dejó de lamerlo y me volvió a mirar.

-¿Te gusta? –dijo mientras con una mano acariciaba lentamente mi miembro.

-Mhm, Vegetta… -suspiré- sigue, por favor –le supliqué, a lo que el negó.

-Te pregunté que si te gustaba –alejó su mano de “ahí”.

-S-sí –dije entrecortadamente- me gusta, sigue… sigue –susurré para que no me escucharan, no sé si alguien nos habrá visto, pero estaba disfrutando bastante.

Volvió a meterlo en su boca. Subió una de sus manos a mi torso y jugaba con uno de mis pezones, gemí, y esta vez algo fuerte.

-Calla –me susurró, pero volvió a introducir mi miembro en su boca.

No podía evitar gemir, no podía contener los ruidos, me estaba poniendo muy palote y poco a poco sentía como me iba a venir. Se metió la punta a su boca y bajo la mano que tenía en mi torso, tapando todo lo que no cubría su boca. Volvió a metérselo todo a la boca esta vez chupándolo más rápido. Comencé a sentir que me venía, por lo que tomé su pelo haciendo que lo metiera más adentro, pude oír como tosía, así que volví a dejar mis manos atrás y deje que hiciera todo lo que quisiera. Acabé corriéndome, esta vez sí que gemí bastante fuerte, a lo que el con una mano tapó mi boca. Arquee mi espalda y agarré su pelo para que tragara todo mi líquido.

-¿Qué fue eso? –alcancé a oír a una chica de aquel grupo, vaya que había gemido fuerte.

-Quizás es de la película, o que se yo, solo préstale atención a la película –le respondió un chico.

Vegetta me colocó mis bóxers y yo mis pantalones, y él me volvió a besar.

-Te veías tan sexy hace unos minutos –me susurró en mi oreja, a lo que mordió el lóbulo de la oreja, me sonrojé al oírle.

Terminó la película, nos perdimos la mitad, pero no me importó ya que disfruté eso, y mucho. Regresamos a casa y ahí nos quedamos dormidos, en la misma habitación, juntos.

Y por esto, es que prefiero mil veces ir al cine con Vegetta que estar viendo el partido en casa, aburrido.

____________________________________________________

Si has visto mi anterior post, ya sabes porque escribí esto, ah. Lo iba a escribir ayer pero no me dio tiempo.

Bueno, voy a hacer un dibujo, no creo subirlo ni hoy, ni mañana… ya que a veces me distraigo con muchas cosas y no sé cuándo lo subiré, pero bueno, espero que les haya gustado este one-shoot!

Cosas raras sobre el babygate

Esta es una traducción de la respuesta de droppingtheveilofmaya


“Cosas raras sobre esta historia del bebé (y también es falsa):

-la manera en la que fue anunciada
-el tiempo (2 meses- 1 mes de embarazo, dependiendo la versión que quieras seguir)
-el hecho de que han hablado sobre ello billones de veces pero hasta ahora, 5 meses después, todavía seguimos sin tener una declaración oficial de su representante ((como cuando se fue Zayn))
-el hecho de que Louis y Liam tiraron un bebé de juguete dos semanas antes de que se supiera la noticia, inexplicablemente repitiendo “no es real”
-la forma, posición y dimensión de la panza
-la falta total de felicitaciones y participación de CUALQUIERA (excepto por Joe Jonas y Simon Cowell-ves el cómico aspecto de esto, no?)
-el hecho de que tuvieron a una mujer “embarazada” parada en el medio de un estadio con nadie más que una chica de 15 años cuidándola durante 6 noches seguidas
-el hecho de que los osos tienen sus propios guardias de seguridad
-las redes sociales de ella siendo “limpiadas” meses antes de que empezara esto
-su abuela literalmente filtró fotos de ellos estando cerca en un club
-nos han hecho creer que ella y su madre salieron de compras con la familia de Louis, pero estuvo tristemente ocultada por una planta
-la fecha del nacimiento se sigue moviendo de acuerdo a qué le conviene más a 1dhq
-todos parecen como que prefieren estar mirando un episodio de Masterchef Marruecos a estar allí mientras les preguntan sobre ello
-el hecho de que el tema está prohibido en entrevistas
-Louis, como lo conocemos, se estando portando mal desde el día 1
-un profesional fue llamado a organizar sus salidas (en clubs de bajo perfil donde muchas personas podrían verlos salir juntos) y asegurarse de que fuesen fotografiados por semanas
-Louis salió a clubes, fue a fiestas, tuvo cenas con Harry por 4 años sin que nadie supiera (porque eso es lo que haces cuando necesitas privacidad)

Y esto está llegando a mí sin algún orden, ya que estoy cansada. Podrías escribir un libro sobre las inconsistencias de este ridículo stunt. Tienes que concentrarte para encontrar algo que NO SEA extraño. 


Ayu, x

Habitación equivocada ( Basado en la foto salseante Wigetta)

Narra Vegetta:


A Rubén se le había ocurrido la fantástica idea de hacer la broma del año sostituyendo el liquido de la botella de jugo de manzana con aceite. ¿ Quién había sido la afortunada victima de su encantadora broma? Claramente la persona resfriada con más buena suerte del mundo: Yo.

Tosía, moqueaba, temblaba mientras caminaba hacia mi recámara. Realmente pensaba que iba a morirme de un paso a otro.

Llegué con algo de dificultad, pero llegué y para mi gran alegría la puerta estaba abierta. No me molesté en pensar del motivo por el cuál mi puerta estaba sin llave, poco importaba. Deseaba solamente dormir un rato antes de ir a cenar con el grupo de tontos que se habían reído al verme escupir todo el aceite.

Me acomodé en la amplía cama, cerrando los ojos despacio. Me imaginé en mi cama de Los Ángeles sin saber muy bien por qué. Tenía un perfume extrañamente familiar para mi sorpresa.

Quedé acostado medio inconsciente, y justo cuando mi mente no daba más para estar despierto, el sonido de la puerta abiearrogancialuz de la lámpara encendida me obligaron a gruñir de desaprobación. Quería matar al responsable de todo eso, quería cubrirlo de insultos y lograr así descansar en paz…

Juro que quise, pero solo logré cubrir mi cara con algo que parecía una especie de almohada.

- ¿Qué haces aquí Samuel?- Escuché hablar a mi interlocutor.

- Eso debería de preguntarlo yo… Willy…- Suspiré sin abrir los ojos, ahogando mis bostezos en la almohada que abrazaba.

Escuché un sonido extraño, muy parecido al típico sonido de una fotografía recién tomada.

- Bueno, se supone que esta es mi recámara y tu estás durmiendo en ella- Se defendió él, cerrando la puerta.

- ¿Qué acabas de hacer?- Pregunté, sin aún abrir los ojos.

- Cerrar la puerta.-

- No seas tonto macho, hablo del sonido que se escuchó antes…-

- Ah, nada nada. No te preocupes. Ahora… ¿Te tomarías la molestia de explicarme que haces en mi habitación o tengo que llamar a los guardias de seguridad?- Preguntó él, riendo ante la última frase. A veces Willy era muy tonto…

- Vamos Willy, está bien que tengas ojos chinos pero que no sepas ni reconocer tu propria habitación…- Solté riendo ante mi propria broma. A veces yo también era muy tonto…

- Muy gracioso. ¿Entonces me explicarías que hace mi peluche de Trotuman entre tus brazos? ¿Qué, de repente cambiaste opinión sobre mi hermosa tortuga y te pediste un peluche suyo?-

Abrí los ojos con pesadez y comprobé, para mi disgusto, que Willy tenía razón. Esa era su habitación y yo estaba abrazando a Trotuman. Maldito resfriado, maldito Rubén, maldito Trotuman…

- Ups…- Solté, volviendo a cerrar los ojos, pero alejando a Trotuman de mí.- Bueno, da igual. De igual modo tú también entras a mi habitación y me acompañas a compartir los sueños por la noche.- Hice referencia a lo que una vez habíamos dicho en un episodio de Apocalipsis Minecraft. Compartir los sueños no era una novedad para mí y Willy.

Él se puso a reír.

- ¿Y esa es una buena excusa para hacer lo mismo?-

Sonreí sin poder evitarlo. Todo el malhumor se había esfumado con esa simple pero esencial conversación.

- Claro que es una buena excusa, me extraña que no lo sea viniendo de mí.-
Dije con falsa arrogancia.

Willy se acercó sin prisa y acarició con inmejorable dulzura mi pequeña maraña de pelo. Me encantaban esas caricias repentinas, sus dedos tibios rozando mi piel, esas caricias perfectas con las cuales se podía facilmente resumir mi vida entera.

- Ya, se me había olvidado que usted es el señor de las excusas, señor “ El libro es real”-

Ambos nos miramos al mismo tiempo y reventamos en una sonora carcajada. Lo que muchos tratan de definir nosotros lo cubrimos así:

Dos amigos que se tienen ganas…. De dormir.
________________________________________

Hace mucho que no escribía un drabble, espero no sea tan malo :( Pero lo dedico con mucho cariño a @guijeta z4

Con esto termino de escribir tantos post en un solo día ^^ z4

Si había algo que caracterizaba a Zac como guardia de seguridad, era su capacidad de mantenerse atento a cada situación que surgía a su alrededor, por si acaso. Nunca sabía cuando podía ocurrir algo. Aquel día, se percató de una situación que llamó su atención. Dos personas conversaban, algo alteradas y entonces de pronto una elevó demasiado su voz. Aún con la mirada puesta allí, caminó hasta llegar al punto del problema e interfirió. —Disculpe, ¿todo bien?— preguntó, intentando descifrar lo que ocurría. —Le recuerdo que no puede gritar así en el hospital— mencionó, serio.