grupo santander

MURIO EMILIO BOTIN: EL GIGANTE DE LA BANCA GLOBAL

Rafael Martínez de la Borbolla

“La crisis es como la fiebre de los niños, que empieza muy fuerte y luego se baja". Emilio Botin.

 Nadie se escapa de la muerte, a todos nos llega tarde que temprano, sin importar estado de cuenta, propiedades o influencias. Emilio Botín, el banquero más poderoso e influyente de España y máximo accionista del Grupo Santander, murió este 9 de septiembre.

 A los 79 años, Botín era el principal referente de las entidades financieras españolas e iberoamericanos, una vez que desde su llegada a la dirección del Banco que fundó su familia a mediados del siglo XIX se llevó a cabo una ambiciosa expansión que le ha permitido tener presencia en varios países, incluido Estados Unidos, Reino Unido, Francia, México, Brasil, Chile, Perú, y Colombia, entre otros. Gracias a él Santander es sinónimo de Banca Global.

 El banquero será reconocido como uno de los grandes españoles del siglo XX. Le sobro lo que a muchos le falta; una decisión, liderazgo, he inteligencia para sortear obstáculos e iniciar proyectos que a otros le parecían imposibles, transformando un banco pequeño y rentable, en el mayor grupo financiero de la eurozona y en uno de los flagships del capitalismo financiero global. Supero todo tipo de crisis y competencias, y mediante la disciplina, constancia, orden y rumbo revoluciono la Banca actual.

Nacido el 1 de octubre de 1934 en la ciudad de Santander en el seno de una acaudalada y reconocida familia, su carrera universitaria la desarrolló en Bilbao, donde obtuvo la licenciatura en Derecho, para posteriormente cursar estudios de Economía en la Universidad de Deusto. En 1971, fue nombrado vicepresidente segundo del consejo de administración del Banco Santander, con lo que desde entonces asumió una buena parte de las decisiones estratégicas de la Institución.

 

Cuando en noviembre de 1986 heredó de su padre la presidencia de Santander este era un banco todavía de carácter familiar, aunque ya había hecho algunas incursiones en Latinoamérica y se había colado en la órbita nacional hasta llegar a forma parte del selecto club de los siete grandes de España. Precisamente, el Santander era el más pequeño de ellos. Hoy es el primero de Europa y uno de los diez más grandes del mundo y eso se debe a las iniciativas emprendidas por Emilio Botín, que el próximo 1 de octubre habría cumplido 80 años.

Su libro de cabecera fue El arte de la guerra; el manual de estrategia militar escrito hace más de 2.500 años por Sun Tzu, encontró en él la fuente de inspiración para posicionarse y actuar con pragmatismo en el difícil mundo de los servicios financieros. Una de las máximas, “el que ocupa el terreno primero y espera al enemigo tiene la posición más fuerte. El que llega más tarde y se precipita al combate está ya debilitado”, fue su estrategia para hacer negocios, vislumbrando la economía global que pronto marcaría la pauta mundial. Realizando audaces maniobras sin permitir que el ego o la confianza supeditaran sus decisiones logró que el Grupo Santander tomara el control de los tres bancos más grandes (Banesto, Central e Hispano) alcanzando ser el grupo financiero más grande de la Península.

 La entrada de Santander en México inició de forma oficial, y de manera discreta, en 1950, cuando creó Santander Investment. En 1996 compró Grupo Inverméxico, quien controlaba Banco Mexicano, el cual presentaba una grave crisis financiera tras el error de diciembre de 1994, fue entonces cuando se convirtió en el Grupo Financiero Santander Mexicano, que finalmente se terminó por convertir en uno de los tres principales bancos del país tras la adquisición, en el año 2000, del Banco Serfín.

 

La estrategia de internacionalización colocó a Santander en la escena internacional y ha llegado a dar servicio a 107 millones de clientes en los diez países en los que tiene presencia. Hoy es el tercer banco del mundo por beneficios y el séptimo por capitalización bursátil. España no es, siquiera, su mayor fuente de ingresos ya que Reino Unido, Brasil y México, registran mayores utilidades.

 

El presidente del Gobierno Español, Mariano Rajoy ha destacado el papel de Botín en el orden internacional. “Ha sido un gran embajador de la marca España”, y expreso que “El banco que presidía el señor Botín es el más importante de nuestro país y confío en que tras su fallecimiento las cosas se resuelvan lo mejor posible y siga siendo así”. Rajoy espera ahora que esa cualidad continúe. “Siento mucho su fallecimiento y envío un abrazo muy fuerte a su familia con el deseo de que su entidad bancaria continúe siendo un embajador de España”.

El ex presidente del Gobierno Español José María Aznar ha elogiado al enterarse de su sensible fallecimiento la “tenacidad”, el “liderazgo” y la “capacidad estratégica” de Emilio Botín, y ha asegurado que convirtió al Banco Santander “en referencia mundial del talento empresarial que atesora España”.

Descanse en paz Don Emilio Botin.

Twitter   @rafaborbolla