gratitud a dios

¿Qué cosa le ha dado Dios a alguien que pueda compararse con LA SALVACIÓN que le dio a usted como creyente? ¿No ve que Dios jamás podría hacer algo por usted u obsequiarle algo mayor que el regalo de entregarse A SÍ MISMO? Si no podemos ser siervos agradecidos de AQUEL QUIEN ES TODO Y EN QUIEN TENEMOS TODO, ¿qué nos hará agradecidos?
— 

Sobre Gratitud

****✿ Cuando disfrutas de los momentos y agradeces cada instante del día ya sea por el hecho de estar con vida o por los hermosos paisajes de la naturaleza que nos ofrece como un atardecer ,o por cada persona que se ha cruzado en tu vida ,cada lección entre más.. Si tienes a Dios muy presente en tu vida, sin duda te vas llenando de una alegría que no es pasajera, sino que nutre el alma, si empiezas a ver y apercibir los regalos que Dios tiene para ti, sin duda te llenaras de alegría y tu corazón rebosara de entusiasmo y un profundo gozo de existir la vida es hermosa cuando vivimos el momento presente demos le importancia a lo que realmente vale la pena, viviendo en positivo , con entusiasmo y gratitud.****

Cada día es una oportunidad nueva al salir el sol es como si hubiésemos nacido de nuevo ,nuestras decisiones de cómo queremos que sea nuestro hoy dependerá de nuestra mentalidad, y no de las circunstancias, al salir el sol se agradecido con tu creador, porque cada día él te da, el regalo más sublime que es la vida, vivir el presente hace la vida más enriquecedora, con una inspiración profundamente en continuar con una renovadora fuerza.

La oración correcta no es nunca de súplica, sino de gratitud...

¿Significa eso que no puedo pedir nada que desee? ¿Me estas diciendo que rezar por algo en realidad aleja ese algo de nosotros?
Esta es una pregunta que ha sido respondida a través de los siglos, y que ha sido respondida cada ves que se ha formulado. Pero no habéis escuchado la respuesta, o no queréis creerla.
Responderé de nuevo, con palabras de hoy, en un lenguaje actual, de la siguiente manera:
No tendréis lo que pedís, ni podéis tener nada de lo que queráis. Y ello porque vuestra propia petición es una afirmación de vuestra carencia, y al decir que queréis una cosa únicamente sirve para producir esa experiencia concreta - la carencia - en vuestra realidad.“
Por lo tanto, la oración correcta no es nunca de súplica, sino de gratitud.
Cuando dais gracias a Dios por adelantado por aquello que habéis decidido experimentar en vuestra realidad, estáis efectivamente reconociendo que eso esta ahí, en efecto. La gratitud es, pues, la más poderosa afirmación dirigida a Dios; una afirmación a la que Yo habré contestado incluso antes de que me la formuléis.
Así pues, no supliquéis nunca. Antes bien, agradeced.
Pero ¿qué ocurre si yo agradezco algo a Dios por adelantado, y luego eso no aparece nunca? Eso podría llevar al desencanto y a la amargura.
La gratitud no puede utilizarse como una herramienta con la que manipular a Dios; un mecanismo con el que engañar al universo. No podéis mentiros a vosotros mismos. Vuestra mente sabe la verdad de vuestros pensamientos. Si decís ―Gracias, Dios mío, por esto y lo otro‖, y al mismo tiempo está claro que eso no está en vuestra realidad presente, estáis suponiendo que Dios es menos claro que vosotros, y, por lo tanto, produciendo esa realidad en vosotros.
Dios sabe lo que vosotros sabéis, y lo que vosotros sabéis es lo que aparece en vuestra realidad.

(Neale Donald Waslch).