graffiti los angeles

Jean-Michel Basquiat - “Horn Players” (1983, acrílico y barra de óleo sobre lienzo, 243 x 190 cm, The Broad Art Foundation, Los Ángeles)

Para animar el fin de semana, un poco de jazz interpretado por Charlie Parker y Dizzie Gillespie, acompañados con mucho arte por Jean-Michel Basquiat, que los eleva al panteón de los dioses al retratarlos en este original tríptico de fondo negro. Basquiat fue el primero en llevar el arte callejero a las galerías de arte. Se hizo famoso de la noche a la mañana pero, incapaz de soportar la presión mediática, murió de sobredosis a los 27 años, como tantos otros genios. Las palabras y frases que llenan sus obras, que a veces tachaba para llamar la atención del espectador, son un remanente de su etapa como grafitero en las calles de Manhattan. Junto a su colega Al Díaz, llenaba las paredes de la ciudad con frases irónicas e ingeniosas que llamaron la atención de los críticos y que firmaban con el nombre de SAMO (acrónimo de Same Old Shit, la misma mierda de siempre).  No sabemos a quien corresponde la cabeza calavera que Basquiat ha pintado en el centro de la composición, uno de los motivos recurrentes de sus obras. El señor de la derecha es Dizzy Gillespie, con su trompeta, cantando una de esas palabrejas inventadas que utilizaba para sus improvisaciones: “Ooh shoo de obee”. A la izquierda está Charlie Parker tocando su saxo alto (podemos ver la música saliendo del instrumento). En ese mismo panel, aparecen los nombres de Chan, la esposa sin papeles de Parker, y de Pree, la hija de ambos. Y por todo el lienzo, repetido una y otra vez, el título del tema Ornithology de Charlie Parker, que hacía referencia a su apodo: Bird. Charlie Parker y Dizzy Gillespie improvisaban con sus instrumentos. Basquiat lo hacía con la pintura. Obras creadas sobre la marcha, sin un plan previo. Sabían dónde empezaban, pero nunca dónde acabarían.