golpe-militar

Un reconocimiento a todos los caídos, los torturados, los clandestinos, los exiliados y los no exiliados, que permanecieron en Chile y lucharon por sus vidas, que resistieron torturas pero que no delataron a sus compañeros.
Un reconocimiento a aquellos personajes, a esos comunicadores, que arriesgaron sus vidas para que el resto del pueblo supiera qué ocurría en las calles con sus hermanos, hijos, padres, abuelos, amigos, conocidos, vecinos y camaradas.
Un reconocimiento a esos que por las noches escucharon el sonar de las pisadas de botas militares por años y no se les partió el alma.
Un reconocimiento a los que siguieron cantando, a los que los callaron sólo con la muerte, como Víctor, a los que escribieron, como Lihn, Redoles y tantos más.
Y un reconocimiento a los de ahora, esos que salen esta noche a hacer barricadas, lanzar molotovs, hacer velatones, etc. y a los compañeros universitarios que saldrán mañana, un reconocimiento porque ellos hacen lo que nosotros no hacemos por cobardía.
Y ustedes, adultos criados en la dictadura, ustedes dejen el miedo de lado, enseñen a volar, a caminar en los parques con lluvia en la cabeza, a escuchar música y leer poesía y emocionarse, a desafiar a la vida, a re-escribir la vida, porque ahora nos toca, ahora es nuestro turno.

-La dirección me encargo que les recordada, que este sábado hay un ensayo de la prueba de aptitud. Yo les recomiendo cabros que no pierdan el tiempo. ¿Mmm?  Aprovechen en verano. Una pegita, un trabajito para ayudar a la familia. ¿Mmm? -Dijo el profesor de mala gana-

-¿Y que pasa si uno quiere dar la prueba profesor ? -Pregunta un alumno de la sala-

-Nada. Pero yo les recuerdo que el puntaje más alto que salio de este liceo el año pasado fueron 520 puntos, al resto no le dio ni para el mínimo. ¿Mmm? Así que ahorrense, que se yo, la inscripción, y sobre todo ahorrense la vergüenza cabros ¿Mmm? La vergüenza de que todo Chile se entere de lo mal que les fue… ¿González? ¿González? ¿Esta escuchando música en clases usted?

-¿Qué? -Responde González, sacándose los audífonos de los oídos-

-¿Que hace con esos audifonos?

- ¿Con esto? -Le muestra González, los auidífonos al profesor, mostrandole que no estaban conectados a algún aparato -

-¿Y a donde lo tenía conectado? No me diga que tiene el caset metido en el culo

-Lo que pasa es que yo no quiero escuchar su mala onda. Yo igual voy a dar la prueba

-¿Y para que la va a dar, González? ¿Usted quiere ser músico, o no? A puede postular al morfeon de carabineros -Dice con burla-

-Alo mejor postulo, yo prefiero ser músico en carabineros, que ser profesor.

-¿Y porqué? 

-A los profesores buenos los hacen desaparecen, en cambio los profesores malos siguen haciendo clases para que nosotros saquemos 520 puntos…

——————————————————————————————–

-Estos gallos quiere que seamos tontos. Que no sepamos leer, que no sepamos restar…  -Dice González a su grupo de amigos -

2

Estados Unidos financio los golpes de estado que sumergieron a latinoamerica en una edad oscura en los años 70 y 80 del siglo pasado, esto mato mas personas inocentes que cientos de torres gemelas juntas.

¿Invadimos militarmente Estados Unidos y destruimos su capital? No, porque el pueblo latinoamericano, es mas civilizado que los occidentales hipócritas.

“Una sociedad que no enfrenta su pasado, no lo asume y no lo hace suyo, es muy poco factible que modele un futuro decente y digno…" 

C. Hertz 

No, yo no viví la dictadura en carne propia. Ninguno de mis familiares o cercanos es parte de la lista de detenidos desaparecidos, mucho menos de la lista de torturados.

En un día como hoy, yo sólo apelo a la EMPATÍA, a la MEMORIA y, sobre todo, al RESPETO SINCERO y a la UNION. NO al odio y NO a la división, como muchos proclaman por ahí (Lo cual me perturba y apena de sobremanera).

Sin Memoria, no hay Historia. 
Así de simple.

No, yo no viví la dictadura, pero sí vivo en un país fragmentado, rotundamente INJUSTO. Vivo a diario el legado maldito que los cerdos nos dejaron a la fuerza y que otros cerdos se han encargado de hacer perdurar.

No, hueón. No es vivir del pasado. 

Es recordar para aprender… Porque mucha falta nos hace.
Es recordar para que nunca más.

Sólo memoria y justicia. 
Nada más.