glaucasinestesia

.
Cada noche,
es la última vez que te escribo,
lo hago porque no tengo pistola,
ni balas, ni agallas.
Acabo tirándome a cualquiera,
por no tirarme al vacío;
Ando borracha imaginándonos,
y es que ni la botella, ni el humo, 
pueden ya contigo.

Me preguntan por ti, 
respondo con un silencio
y una sonrisa fingida.
Quizá no valga para ser feliz,
pero esta noche, 
daré el salto.
Sí, esta noche voy a permitirme
el lujo de abrir la boca
sin importarme lo que piensen.
Voy a cantar, a voz en grito,
cada una de las canciones que suenen.
Voy a bailar hasta desconocer
a ciencia cierta,
si mis pies son realmente míos,
o del buenorro que me observa desde la barra.

Por eso, cojo las llaves y salgo,
como cuando se fue.
“Eres una puta”, me dijo antes de irse
reprimiendo las lágrimas.
“Soy LA puta”, le contesté riendo,
“la puta por la que darías tu vida”.
Lo cierto, es que soy una puta suicida, disfrazada de valiente.
Subestimé su amor propio
o sobrevaloré el mío, quien sabe.

Ahora el olvido, se encargará del trabajo sucio.

GlaucaSinestesia
DÍA 41.

(des)vivir inconsciente en la superficie.
He pasado la mayor parte de mi vida tratando de mantenerme a flote
sin motivo,
por inercia.
Incluso entre manos abiertas,
gritos de súplica y desconcierto,
me levantaba y practicaba la sonrisa del día, para aquellos momentos en que mi insignificancia no pasaba desapercibida.
Miraba arriba en busca de un cielo que no alcanzaba,
me hundía.
Extendía mi mano esperando otra,
que no llegaba,
que no ha llegado,
que no llegará jamás.
El secreto para los que no podemos dejar de sentir,
está en dejarse llevar.
Y si eso nos ancla al fondo.. quizá la respuesta,
si es que llega,
se llame resiliencia.

GlaucaSinestesia

Instagram: @ glaucasinestesia