gif:rearwindow

Con los ojos bien abiertos

Esta producción de 1954 dirigida por Alfred Hitchcock, promete ser una interesante película acerca de cómo encontrar lo Jeff ve tras su ventana, atrapando al espectador desde el principio por el suspenso y la intriga; por medio del McGuffin, recurso cinematográfico, que hace que los personajes avancen en la trama y que fue creado por el mismo Hitchcock.

La historia comienza con Jeff un fotógrafo que tuvo un accidente y su pierna tuvo que ser enyesada, tras esto la curiosidad lo llevo a fijarse y estar con los ojos bien abiertos prestando atención detalladamente sobre la cotidianidad de cada vecino; una bailarina, un pianista, una pareja que siempre discute, una señora solitaria, un matrimonio que tiene un perro, entre otros.

Pero lo que más le llama la atención al protagonista es la pareja que discute todo el tiempo y vive en todo el frente de su ventana.  Al pasar los días Jeff nota un comportamiento extraño en su vecino y también se da cuenta de que su esposa ha desaparecido y aquí comienza la aventura de investigar la verdad de lo que está pasando con este vecino.

Toda la película ocurre en el apartamento del protagonista y lo que el observa tras su ventana; ocurre en un barrio común y corriente, construido por Paramount Pictures. Utilizan los planos medios para resaltar escenas donde aparecen los actores hablando, también para mostrar lugares como lo es el jardín y cada uno de los apartamentos, los primeros planos destacan las expresiones de los actores ante cualquier suceso. El espectador puede ver todo lo que sucede como si fuera el quien pasara a vivir algunas de las situaciones, lo que se le denomina en el cine como cámara subjetiva.

Cuenta con una banda sonora que es un elemento extradiegético pero los sonidos dentro de la película son totalmente diegéticos.  Un dato curioso es que cuando vemos películas de Alfred Hitchcock, el hace parte de la producción como un extra, en “Ventana Indiscreta” en el minuto 26´:26” podemos verlo en la escena donde da cuerda a un reloj en el piso de uno de los vecinos que observa el protagonista, el compositor.

Por último, vale mencionar que a pesar de que es una historia llena suspenso y que ese es el eje central también cuenta con una historia secundaria, que es el amor entre Jeff y su novia Lisa, relación que se ve en peligro de terminar por él estar pendiente de lo que hacen sus vecinos. Esta producción está basada en un cuento de suspenso de 1942 “It Had to Be Murder”, de Cornell Woolrich.

vimeo

Rear Window Timelapse

Just wow.