genocidios

“Si alguno de los dos tiene que morir, quiero ser yo quien muera y vos quien quede viva. Si me matan, no te quedes llorando, seguí en la lucha. No llores por mí. ¡Qué importa mi vida! Si hay gente que se muere de hambre. No llorés. Pensá que nosotros elegimos esta vida y con ella el riesgo de la muerte. Sólo se trata de mi vida. Y hay cosas más importantes que mi vida”.
Carta de Rómulo Carlos Giuffra, Montonero secuestrado el 22/2/77 por el Ejército Argentino, asesinado el 25/2/77 y enterrado como NN en una fosa común; dirigida a Sonia Severeni, su compañera, con quien tenía una hija de 5 meses al momento de su secuestro.


El contraste de la carta con el individualismo y la falta de compromiso con quienes no están en igualdad de condiciones debería ser un detonante para la autocrítica de todos, los que en su vida vieron más allá de su ombligo, los que lo hicieron pero decidieron seguir en la comodidad de ese acto y para quienes defienden tanto una bandera partidaria que olvidan que la esencia de la militancia es lograr conquistas de abajo para arriba y no al revés.
A 40 años del inicio de la última dictadura se conmemora el Día de la Memoria, se exige justicia por los 30.000, se reconoce la lucha de Madres y Abuelas y se vuelve a recordar que NUNCA MÁS, en una marcha masiva que se repite año tras año bajo la consigna “Memoria, Verdad y Justicia”.
Reflexionando, como lo amerita la sensibilidad de la fecha, concluyo con más convicción que nunca en que el mayor homenaje que podríamos rendir a quienes les arrebataron la vida por luchar por quienes morían de hambre es retomar la misma lucha, la de la justicia social, porque hay gente que muere de hambre, hambre de igualdad, hambre de dignidad y no hay que olvidarse de que son lo mínimo que cada ser que habita este suelo merece. En el día en que se repudia la ausencia de derechos humanos durante el gobierno de facto, debemos tener más latente que nunca la necesidad de hacer respetar los que se violan en la actualidad.

Menos individualismo, más compromiso. El sueño por un mundo mejor de quienes lucharon hasta la muerte por todos no habrá sido en vano si se concreta.

¡Soñemos!

No es hacer un favor, no es ser un héroe. Es ser consciente del lugar que cada uno ocupa en este sistema y hacerse cargo de que para hacer del mundo un lugar mejor hay que comprometerse con el mundo mismo en donde, lógicamente, no hay lugar para individualismos.

¡Luchemos! .

Vengaremos a los 30.000 conquistando la justicia social que nos merecemos.

¡VENCEREMOS!

In un attimo, con intuizione quasi profetica, la realtà ci si è rivelata: siamo arrivati al fondo. Più giù di così non si può andare: condizione umana più misera non c'è, e non è pensabile. Nulla più è nostro: ci hanno tolto gli abiti, le scarpe, anche i capelli; se parleremo, non ci ascolteranno, e se ci ascoltassero, non ci capirebbero. Ci toglieranno anche il nome: e se vorremo conservarlo, dovremo trovare in noi la forza di farlo, di fare sì che dietro al nome, qualcosa ancora di noi, di noi quali eravamo, rimanga.
— 

Se questo è un uomo 

Ai giorni nostri, più che mai, è bene ricordare quanto poco basti per far trasformare un sassolino in una frana. Abbiamo tutti i mezzi possibili per diffondere notizie corrette, solidarietà, rispetto, per promuovere collaborazione e aiuto internazionale. Dobbiamo solo avere il coraggio di nuotare contro corrente, di guardare più in alto rispetto al gregge (il fatto di volerci conformare ed essere simili, ma non spinti da desiderio di uguaglianza e rispetto, bensì da paura di essere emarginati, attaccati) e dire e agire secondo giustizia. Dipende da ognuno di noi. 

Linda.  

Tav. CV - Fosse Comuni

L’11 luglio 1995 le truppe serbo-bosniache del generale Ratko Mladić entravano a Srebrenica, enclave musulmana in Bosnia Erzegovina. Abbandonata dalla comunità internazionale, la città visse giorni di terrore: più di 8.000 uomini dai 12 ai 70 anni furono massacrati e sepolti nelle fosse comuni, mentre le donne sopravvissute agli stupri e alle violenze fuggivano, camminando per giorni nei boschi. Nel 2015 vennero finalmente riesumate e identificate più di 6000 vittime.        

Hitler va da una chiromante e domanda:
“Quando morirò?”
E la chiromante rispose:
“In un giorno di festa ebraico.”
Hitler: “e come fai a saperlo?”
E la chiromante concluse con:
“In qualunque giorno morirai sarà un giorno di festa per gli ebrei.”
—  Robin Williams - film (Jakob il bugiardo)
LA GRAN MENTIRA DE LA ESCLAVITUD Y EL GENOCIDIO ESPAÑOL EN AMERICA

De todas las mentiras que he escuchado a lo largo de mi vida sobre asuntos históricos, quizá entre las que más me molestan estén las relativas al papel ejercido por España en América. Las que conforman la “Leyenda Negra” que acusa a España de genocida y esclavizadora de los pueblos americanos durante la Conquista. Y me molestan porque son acusaciones falsas e infundadas, que a base de ser repetidas e introducidas con calzador en el ideario popular, hemos acabado por creérnoslas hasta los propios españoles.

Todo proceso histórico conquistador o colonizador conlleva el uso de la violencia y de las armas. Si bien el Imperio Romano invadió y conquistó España desde el siglo III A.C., arrasando y aniquilando a nuestros antepasados celtíberos, lusitanos, astures o cántabros, a nadie con un mínimo de inteligencia se le ocurriría hoy decir que Roma es la culpable de “la aniquilación de España” y del “sometimiento injusto” de nuestro pueblo. Más bien, los españoles mantendremos una deuda eterna con Roma por habernos dejado un legado inigualable tras su paso, latinizándonos y regalándonos su influencia y su organización. Algo parecido, o quizá de superior magnitud, sucedió en lo que respecta a la transmisión de riqueza a América tras nuestra llegada. La diferencia, sin embargo, es que el Imperio Romano no tuvo la mala suerte de contar con un enemigo anglosajón que volcara sobre él durante siglos infinitas mentiras y leyendas destinadas a diezmar su legitimidad y grandeza incontestables.

También los propios Tlaxcaltecas ayudaron a Hernán Cortés a derrotar a sus enemigos deTenochtitlán (los Aztecas de Moctezuma), y los Aztecas, a su vez, combatieron junto a los españoles en posteriores colonizaciones…La historia, como vemos, es al final una sucesión de conquistas, y si bien se cometieron algunos casos aislados de maltrato durante los periodos de introducción y de Conquista (inevitables teniendo en cuenta las gentes, las circunstancias y la época) España no ejerció sobre los nativos americanos ningún tipo de genocidio ni esclavitud generalizado. Muy al contrario, podemos decir (y avalarlo con documentación y hechos contrastados de la historia), que España fue el único país de Europa que siempre protegió en su Conquista a los nativos de todos nuestros territorios de Ultramar, garantizándoles una vida digna y unos derechos integrales.

Pocos años después de nuestra llegada a tierras americanas, y en virtud de nuestra condición de Reino católico (clave en nuestra posterior relación con los indígenas), y del impulso de nuestros frailes Franciscanos y Jesuitas, fuimos los propios españoles quienes dictamos multitud de normas, leyes y decretos oficiales que protegían a los indígenas de cualquier abuso. Y fue la propia Reina Isabel la Católica quien determinó tras el primer viaje de Colón, que los indios nativos no debían ser considerados esclavos, ni siquiera gentes colonizadas, sino súbditos de pleno derecho de la Corona Española, como habitantes de las nuevas provincias recién descubiertas.

Y nos tomamos tan en serio los españoles la aplicación de justicia sobre los indígenas delNuevo Mundo, que la Monarquía Hispánica inmediatamente acometió las reformas necesarias para regular su trato de forma oficial. De esta manera, nada más dos décadas después de iniciarse el Descubrimiento (el 27 de diciembre de 1512), España abolió la esclavitud indígena mediante las “Leyes de Burgos”, en las cuales se emitieron las ordenanzas necesarias “para el gobierno con mayor justicia de los naturales, indios o indígenas” y se estableció que el Rey de España tenía derecho a “justos títulos” de dominio del Nuevo Mundo, pero sin derecho a explotar al indio, que era hombre libre y podía tener propiedades, pero que como súbdito debía trabajar a favor de la Corona sin mediar la esclavitud, retribuido y con libertades garantizadas, a través de los españoles allí asentados. España anteponía la evangelización de los nativos a cualquier otra materia, nativos a quienes consideraba hermanos cristianos, dejando a un lado las excepciones salvajes que efectivamente se pudieran dar y de las que de ninguna manera fue culpable España como unidad.

Pero las “Leyes de Burgos” no fueron unas leyes aisladas en lo referente al trato a los indígenas, y treinta años más tarde (1542), España emitía las “Leyes Nuevas” ( o Leyes y ordenanzas nuevamente hechas por Su Majestad para la gobernación de las Indias y buen tratamiento y conservación de los indios), en las que entre otras cosas se regulaba aún más en detalle el trato a los nativos, proclamando de nuevo su libertad y suprimiendo igualmente las encomiendas. Eran normas emitidas por los propios españoles y que restaban derechos a los pobladores españoles en beneficio de los indígenas, algo inédito en aquel momento y digno de asombrosa admiración…En esas “Leyes Nuevas”, el Emperador Carlos I mandó constituir una comisión que determinara la limitación de los derechos de los españoles en sus encomiendas y el sistema y forma en que se llevaban a cabo las Conquistas (no podían violarse los derechos indígenas en ese proceso). En dichas leyes, también se regulaban los tributos que los indígenas debían aportar al Estado, como súbditos del Rey que eran y no como esclavos.

En resumen, en lo relativo al trato a los indígenas, las “Leyes Nuevas” aportaban lo siguiente:

- Sobre la esclavitud:

* Cuidar la conservación y gobierno y buen trato de los indios

* Que no hubiera causa ni motivo alguno para hacer esclavos, ni por guerra, ni por rebeldía, ni por rescate, ni de otra manera alguna.

* Que los esclavos existentes fueran puestos en libertad, si no se mostraba el pleno derecho jurídico a mantenerlos en ese estado.

* Que se acabara la mala costumbre de hacer que los indios sirvieran de cargadores (tamemes), sin su propia voluntad y con la debida retribución.

* Que no fueran llevados a regiones remotas con el pretexto de la pesca de perlas.

* Se dictó orden a la armada española para la persecución y castigo de las naves esclavistas inglesas, holandesas y portuguesas que infectaban el caribe con destino a las colonias anglosajonas y a Brasil.

- Sobre las encomiendas:

* Que los oficiales reales, del virrey para abajo, no tuvieran derecho a la encomienda de indios, lo mismo que las órdenes religiosas, hospitales, obras comunales o cofradías.

* Que el repartimiento dado a los primeros Conquistadores cesara totalmente a la muerte de ellos y los indios fueran puestos bajo la real Corona, sin que nadie pudiera heredar su tenencia y dominio.

Y es que, como decía el historiador e hispanista estadounidense Lewis Hanke, uno de los mayores expertos sobre Hispanoamérica: “Ninguna nación europea se responsabilizó de su deber cristiano hacia los pueblos nativos tan seriamente como lo hizo España”. Y no solo cuidamos más que ningún otro país nuestra relación con aquellos nuevos compatriotas, sino que el nacimiento del Imperio Español en América supuso, de facto, en inicio de uno de los periodos más prósperos de la historia universal. Un periodo en el cual la ciudad de México llegó a convertirse en la urbe más grande y rica del planeta, o en el que cuando llegaron las independencias, España había creado un legado que convertía a Hispanoamérica en la región más próspera del planeta, con un nivel de vida y una economía incluso superiores a las de la Europa de entonces y con unas ciudades (como Lima, Santa Fe de Bogotá o México), mucho más importantes que Londres, París o la Roma de aquel momento…Y fuimos quizá tan respetuosos y precavidos, que podemos afirmar que los problemas reales de las independencias americanas no fueron causados por España, sino por los trágicos y mal llamados “libertadores”, que en nombre de una falsa igualdad arrebataron a los indios sus derechos y sus tierras comunales, amparadas por las leyes y los derechos que los españoles habíamos decretado siglos antes.

Nuestra labor en América no tuvo absolutamente nada que ver con genocidios o esclavitudes, y sin embargo sí mucho que ver con el florecimiento en América de una nueva cultura que venía a cambiar para mejor la que nos encontramos al llegar. Descubrimos sociedades tecnológica y humanamente 3000 años atrasadas, generalmente inconexas entre ellas, que en su práctica totalidad practicaban el canibalismo y los sacrificios humanos, y a las cuales situamos a la cabeza del mundo en pocos siglos.

Y es España la responsable de haber trasladado a América el urbanismo, el derecho, las economías estructuradas, la agricultura, las universidades, las catedrales, las técnicas arquitectónicas, la influencia del Renacimiento, la imprenta, la rueda, la escritura, la música o la fe, entre otras infinitas cosas.

Fundamos 23 universidades en América que daban educación a casi 200.000 alumnos de todas las clases sociales y razas (Portugal no fundó ninguna en Brasil durante su periodo colonial, mientras que la Inglaterra colonial de entonces, por ejemplo, hasta ese momento se había preocupado más bien poco por educar a sus indígenas), y a través de la península, hacíamos llegar a América todas las corrientes intelectuales y las artes que la grandiosa España de entonces absorbía.

¿Qué se cometieron atrocidades e injusticias? Sin duda, sí. ¿Qué hubo quienes utilizaron su poder personal para esclavizar a veces a los indígenas? También. Pero el 95% de las muertes acaecidas por aquel tiempo en América no son producto de las armas españolas, sino de los virus y enfermedades (como la gripe, la viruela, la escarlatina o el sarampión), que inevitablemente se transmitieron de España a América y de América a España entre dos mundos que hasta ese momento habían estado permanentemente aislados entre sí.

Por todo ello, creo que es deber de toda la comunidad Hispanoamericana conocer estos hechos, para no dejarnos seguir engañando por la leyenda negra creada por el mundo anglosajón y por quienes encabezaron las distintas independencias e hicieron creer a algunos que la bellísima historia común que tenemos no fue sino una vulgar y cruel escabechina. Con un poco de rigor histórico y cultura, descubrimos que lejos de ser aquello que esos dicen, la historia de España en América es uno de los periodos más hermosos y prósperos de la historia universal, porque España no fue a América para irse sino para quedarse, para construir y para fusionarse. Y fruto de ese aporte y de esa fusión son sus ciudades y sus gentes de hoy, que son el mejor ejemplo vivo de aquella gesta sin igual que hermanó para siempre a una comunidad de naciones que hoy engloba a 450 millones de personas.

FUENTE: “Guía políticamente incorrecta de la civilización occidental”, adaptación española basada en: The Politically Incorrect Guide to Western Civilization. Anthony Esolen y José Javier Esparza Torres. Ciudadela Libros, S. L. Madrid (2009). ISBN: 978-84-96836-56-3

Autor: Luis Yanguas Gómez

Nadie reza por estos muertos ni condena al gobierno Mexicano, han pasado 2 años ya y los muertos siguen multiplicandose en las fosas comunes será que algún día los paises que se llenan la boca sobre derechos humanos y viven masacrando pueblos enteros ¿digan algo sobre estos asesinatos?. Ahí tenemos a Trump dando lecciones de democracia y a la vez llenandose sus bolsillos con el gran negocio de la guerra y sus daños colaterales como llaman a estos muertos de los que nadie se acuerda.

Originally posted by unajauriadelobos

Casa, mujer.

No sabes lo que lo que es volver a casa sola.
No sabes lo que es girar tu cabeza
A cada paso que das
A cada ruido que escuchas.


No sabes lo que es
Cuando te pones tu ropa favorita
Tu ropa nueva
Y te miras al espejo
Y dices
Qué bien voy
Qué genial soy.

Y sales a la calle
Sales de tu casa
Y a los cinco minutos,
Ya me han gritado.
Ya me han mirado.
Ya me han acosado
Y silbado.


No sabes lo que es,
Salir sólo tus colegas;
Mujeres,
Y decir
“hoy quemamos la noche”
Y bailar en círculo
Culo con culo
Codo con codo

Porque una mano viene por detrás
Otra por delante
Y unos labios en mi cuello.


Y yo quiero llorar.
Y quiero gritar.
Porque sólo quería bailar.


Pero estás tú
Que después de acercarme tu polla (cis)
Me llamas loca
Por querer gritar
Por querer llorar;
Porque sólo quería vivir.


Después de que hayas violado mi espacio

Mi seguridad;
Después de que hayas coartado mi libertad.

Tú,
Que no quieres darte cuenta de lo que pasa,
Porque no te quitas la venda,
Y no ves que sin quererlo,
Tu mandato está ahí.


Quitando.
Torturando.
Violando.
Asesinando.


Que no solamente son los casos de mujeres a las que habéis quitado la voz, el deseo, la vida.


Que son millones de niñas, casadas antes de la primera regla.
Son millones de niñas nacidas en prostíbulos, que es lo único que conocerán. Son millones de adolescentes,
Que murieron
Por no querer tener ese hijx.
Son millones de mujeres y niñas explotadas.

Millones de mujeres, a las que arrancasteis su órgano sexual, para que no sintiesen placer, y fuesen violadas legalmente por sus maridos.

Son todas las mujeres, a las que no leyeron el currículo y sólo mirasteis su físico.

Todas aquellas despedidas, porque ser madre, no es compatible con el trabajo.

Todas aquellas mujeres que volvieron a casa, y nunca llegaron, porque su último aliento lo dieron torturadas;
En un anden abandonado
Tiradas a un río
Descuartizadas.

Son todas aquellas mujeres que un día dejaron de ponerse algo, porque a ti, hombre cis, no te gustaba.
Aquellas que dejaron de salir con sus amigxs.
Aquellas que vivieron en silencio.

Aquellas violadas en pareja que nunca fueron escuchadas

Todas y cada una de las mujeres que viven torturadas psicológicamente y no tenían pruebas para denunciar, porque todo pasó en cuatro.

Aquellas que denunciaron y la justicia se rió, y acabaron asesinadas (que no muertas)

Aquellas que denunciaron, y ahora tienen más miedo porque le declarasteis inocente,y sigue libre, acechando, sin cargos, y pobrecito él que le dejan de maltratador y no ella, que fue maltratada y torturada. Porque el maltrato, es una tortura.

Todas aquellas que cobran menos
Aquellas que tienen que demostrar más.


Todas ellas, somos una.

Porque a todas nosotras,

Seamos de África, Europa, América, Asia u Oceanía,

Nos ha pasado.

Todas

y

cada una

de las mujeres

de este planeta,

Hemos tenido que demostrar más.


Para que tú,
Nos llames locas,
Y no mires hacia atrás.
A tu alrededor
Y te des cuenta
Que nos estáis matando.

A Tinelli si lo podés ver, a Tinelli si lo bancas. Por más que te muestre a una mina en bolas, por más que les corte la pollerita, a ese lo bancas porque es show, porque es consumo.
“No me siento representada”, “tiene pelos, celulitis, parecen monos” y así, solo unos de los comentarios que salen de sus bocas, que escriben sin pudor cuando un grupo de minas lucha por los derechos, nuestros derechos que no se están cumpliendo. Tengo derecho a salir a la calle sin miedo, derecho a llegar viva, a que todas lleguemos vivas.
Mira a tu costado piba, mañana podés ser vos. Ponete del lado de las pibas que intentan visibilizar la lucha y no las critiques por los métodos, ya no sabemos más que hacer para que se vea el genocidio que nos están haciendo.
El cuerpo desnudo que no es para consumo jode.