gemir

Querer sentirlo por las noches, como su respiracion tropieza sobre mi piel desnuda. Una pierna entrelazada a la mia, sus latidos en mi oido, galopando, latiendo, gimiendo suave y profundamente. Y sólo le digo te amo, mientras veo cuando duerme como niño, abrazado a mi.
A pesar de la frialdad, del eterno otoño de mi vida, de las manos frías, yo lo toco y mi cuerpo arde.