garitas

Braian termino de ducharse después del trabajo y se puso la mejor ropa que tenía, al fin y al cabo sabiendo los lugares que Azul frecuentaba no tenía ganas de aguantar a ningún idiota que lo estuviera viendo de mala manera. Agarro la moto y manejo hasta la casa de ella, dejándola estacionada cerca de la garita de seguridad y mirando a Mateo con una sonrisa divertida. – Te la encargo gato. – Él ya sabía que era amigo de Azul, por lo cual a pesar de no caerle bien estaba seguro que se la cuidaría. Le envió un mensaje a su novia y se apoyó en el paredón esperando a que saliera, viéndola con una media sonrisa cuando la hizo y suponiendo que irían cerca o que irían en el auto de ella, dudaba que quisiera andar en la moto con él. – ¿Y rubia, pase la prueba de vestuario hoy? – Preguntó divertido, dando un paso hacia ella y girando sobre si mismo, con sus zapatillas Nike, un Jean, una remera de vestir y una campera de cuero arriba. { @teen4gedre4mers