ganar-o-perder

Cariño, ya habéis entendido que esto del amor no es cuestión de suerte, que no se trata de ganar o perder, o de solamente tus deseos, tu felicidad, no se trata solo de lo que consideras correcto, se trata de la empatía, de lo que el otro ser humano siente, lamento no haber llegado antes, lamento todo ese tiempo que estuviste solo, lamento que yo y todo mi amor no haya sido suficiente para llenar ese hueco.
—   pervertdboy

Era la chica rock,
la que tenía a Oasis en la mirada
y a Nirvana en la sonrisa.
A veces quería desaparecer en una canción,
otras veces quería reconfortarse la vida,
los huesos
y el alma.
También estaba harta ya de dormir sola,
aunque le encantaba,
pero a veces decía que el frío le quemaba mucho.
Que las madrugadas a solas
es como enfrentarse a sí misma.
Que lo que ella quería era que le pidiesen
que nunca se fuese,
y que le dijesen que no sabrían enfrentar sus miedos
sino era con ella al lado.
Que les ayudase a pelear y a ganar o a perder guerras.
A matar monstruos.
Y a ver mil lunas llenas.

Por las noches jugaba con fuego,
se quemaba apagando velas con las yemas de los dedos,
se iluminaba con la sonrisa de un triste:
con esa magia que únicamente tienen esas personas rotas
que les ha ido mal en la vida.

Era la chica de la que se enamoraría cualquier poeta.
Musa de las peores canciones,
desastrosa y caótica.
Conocía la tristeza como la palma de su mano.
Hace y deshace la cama en un instante,
igual pasa con su vida
cuando la tiene armada:
tal parece que la destruye en un abrir y cerrar de ojos.
A lo mejor le gusta vivir en ruinas
y le gusta estar rota como la voz de Kurt.

—  Benjamín Griss
Supongo que sali perdiendo , pero esto no se trataba de ganar o perder , no se si aun sientes algo por mi , no te culpo pues se que nunca fui para ti , pero cruzarme por tu camino fue lo mejor que me pudo pasar hasta ahora .

Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida. Detrás de cada logro, hoy otro desafío. Mientras estés vivo, siéntete vivo. Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo, no vivas de fotos amarillas. Sigue aunque todos esperen que abandones. No dejes que se oxide el hierro que hay en ti. Haz que en vez de lástima, te tengan respeto. Cuando por los años, no puedas correr, trota cuando no puedas trotar, camina cuando no puedas caminar, usa el bastón pero nunca, jamás te detengas. Porque los años pasan y el tiempo, el tiempo no espera a nadie, aunque caigas, levantate, lucha, seguí adelante por lo que querés y deseas, no te rindas, no olvides como dicen ¡Siempre resistir! Porque aparte “El que abandona no tiene premio.” De eso se trata la vida, avanzar, superar los obstáculos que ella nos pone. La vida es como un juego y solo gana quien avanza no quien se estanca. Gana quien pelea por sus metas, sus sueños, por aquello que los hace feliz. Por eso, está en cada uno secarse las lágrimas, pararse por más lastimado o dolorido que se esté, para avanzar, para aprender y afrontar los problemas, para crecer día a día como personas. Arriba los ánimos, peleala, que nadie te diga que no podés hacer algo. “Creo que es mejor morir de pie que vivir de rodillas.” Eso dicen y eso pienso. No sé trata de ganar o perder, se trata de intentar. Es tu vida y vos elegís que está bien y que no, que es lo que querés y que no. Levantate y hace de tu vida una gran historia. 

Por más consejos que existan, hay lecciones de la vida que solo entenderemos a base de golpes y tropiezo”

Un verdadero amor

es el que acepta a la persona tal y como es, es la persona que ama sin

importar sus defectos, es la que encuentra perfección por todo 

lado, es esa que al mirar a los ojos siente una felicidad como

si hubiera sido la primera ves, es aquella persona que es fiel

hasta con el pensamiento, y siempre esta contigo en cualquier lugar,

momento o situación, es el que sabe decir NO a cualquier tentación,

con la que sonríes, te diviertes, juegas, te disgustas, sueñas,

lloras, peleas, haces locuras que pensaste que nunca iban a pasar, es

el que te protege de todo mundo y cada instante, es el que te besa

como si fuera  la ultima ves, es el que te trata con amor, cariño,

ternura y delicadeza, es esa persona que es capaz de dar y entregar 

todo por ti, es el que brinda todo su amor, felicidad, seguridad, 

confianza, respaldo sin miedo a ganar o perder. 

Cuando te conocí sabía que no había probabilidades ganar o de perder porque el amor sólo se aprende. Cuando te conocí sabía que podía renunciar al riesgo o darme en la madre y claro que elegí lo segundo. Elegí enamorarme porque vivo intenso. Elegí morirme lentamente a causa del frío de tus gestos. Elegí que todo valiera la pena por morderte la boca, besarte los muslos y recorrer tus pechos. Y ahora que ando más roto a diferencia de como cuando te conocí me digo a mí mismo: Todo me duele como una daga a media costilla pero qué hermoso es el amor, lo que no fue, la vida.
—  El pequeño libro del viajero, Quetzal Noah

RESPETO
Hay dos tipos de respeto.
El primero es el respeto que recibes por tu posición, por tu fama o por tu riqueza.
Este tipo de respeto es temporal y lo puedes perder si pierdes la riqueza o el status.
El segundo tipo de respeto viene por tu sonrisa y tus virtudes, como honestidad, la bondad, el compromiso y la paciencia.
Este respeto nadie te lo podrá quitar.
Cuanto menos apego tengas a tus virtudes, tendrás más respeto por ti mismo.
Cuando te apegas a tus virtudes, desprecias a otros y entonces tus virtudes comienzan a disminuir.
El desapego por las virtudes este aportará el más alto respeto a ti mismo.
Normalmente confundimos al ego con la autoestima.
El ego necesita tener de otro para compararse, mientras que la autoestima es simplemente tener confianza en uno mismo.
Por ejemplo:
Un hombre que dice que es bueno en matemáticas o geografía tiene autoestima, pero si dice, “yo sé más que tú”, eso es ego.
Tener ego simplemente significa no tener respeto por el Ser.
Tu ego generalmente te dejará enojado, mientras que si tienes autoestima nunca podrás se sacudido por hechos externos.
Si tienes auto estima, todo es un juego, ganar o perder no es lo que buscas, cada paso es dicha y cada movimiento es celebración.
Al tener autoestima simplemente te darás cuenta que la tienes.
RAVI  SHANKAR
* * *

Perdona por haberte tratado mejor de lo que te merecías. Perdona por haberte prestado mi tiempo. Perdona por todas esas sonrisas que me salían mientras te miraba. Perdona por haberte hecho lo suficientemente feliz. Perdona también por haber querido cambiar a mejor mientras estaba contigo. Perdona por no cometer errores, mientras tú estabas por el medio. Perdona por haber sabido apreciarte, cuando nadie más lo hacía. Perdona por todo lo bueno que te hice pasar, si no te gustaba.

Perdona por haberte echado de menos cada día. Perdona por no haber soportado a nadie, para soportarte a ti y por haberte cogido la mano y abrazarte en los peores momentos. Perdona por todos aquellos besos que te di. Perdona por haber estado siempre ahí, incluso cuando no te lo merecías y por esas sonrisas que te ofrecí. Perdona por haberte dicho que te quería cuando ya lo sabías.

—  Te pido perdón por no dar por perdido lo nuestro cuando tú ya lo habías hecho.