fusiformis

For many of those who don’t live near open waters, the idea of “glowing waters” may appear foreign for the most part. In fact, it may seem more suitable for a scene in a movie such as Avatar. But for those lucky enough to have caught a glimpse of Pyrocystis fusiformis, the “glowing waters” effect is as real as it gets as the deep ocean crashes onto land, transforming the waves into a brilliant glow in the night.

Pyrocystis fusiformis is a unicellular marine algae with the ability to produce bioluminescence of a blue color in response to ocean movement.  Bioluminescence is used by Pyrocystis fusiformis as means of protection against predators either by startling them or notifying secondary predators of their presence. Though able to live unicellularly, when these planktons are found in a high concentration, their glow becomes more vibrant, creating the breathtaking illusion of “glowing waters.”

Photo source: www.lostateminor.com

Las bacterias Vibrio fischeri y las algas Pyrocytus fusiformis no son unas cualquiera. Poseen bioluminiscencia, propiedad gracias a la cual son capaces de emitir luz por sí solas. Esa peculiaridad las ha hecho ser elegidas por la Universidad de Columbia y de Sevilla para conformar la base de una patente para cultivarlas conformando directamente dispositivos de iluminación ambiental y señalización que no consumen electricidad.

El sistema diseñado por el investigador Eduardo Mayoral todavía no tiene la potencia lumínica necesaria para su uso en entornos habituales como una ciudad, pero al no generar ningún residuo y 100% biodegradables, lo hace ideal para señalizar o iluminar espacios naturales. Para ello se crean poblaciones de estas bacterias y algas en el dispositivo que queremos que haga de fuente de luz, el cual puede adaptar diseños de lo más variados, pues no hay problema de espacio ni forma para el crecimientos de estas algas y bacterias.

Iluminación sostenible en entornos naturales

Mayoral afirma que con estas patentes recién creadas se abre camino para configurar un sistema de iluminación que aproveche las propiedades bioluminiscentes de ciertos micro-organismos, los cuales, tras las pruebas en el laboratorio, pasarán a ser cultivados en dispositivos que servirán luego de elementos de iluminación y que, según la patente, deberán ser también biodegradables.

Se unirían así dos elementos que proporcionarían un sistema de iluminación adecuado para entornos protegidos o naturales ya que no dejaría residuos, de diseño casi ilimitado y sobre todo, que no supondría un consumo tradicional de electricidad pues las algas y baterías generan esa luz de forma natural. Solo hay que proporcionarles el entorno idóneo para su crecimiento.

-
La noticia La farola del futuro no necesitará electricidad, solo bacterias y algas bioluminiscentes fue publicada originalmente en Xataka por Javier Penalva .








vía Xataka