fundamentalismos

Frases de Carl Sagan:

Cada esfuerzo por clarificar lo que es ciencia y de generar entusiasmo popular sobre ella es un beneficio para nuestra civilización global. Del mismo modo, demostrar la superficialidad de la superstición, la pseudociencia, el pensamiento new age y el fundamentalismo religioso es un servicio a la civilización.

El estudio del universo es un viaje para auto descubrirnos.

No puedes convencer a un creyente de nada porque sus creencias no están basadas en evidencia, están basadas en una enraizada necesidad de creer.

Hemos hecho un trabajo tan pésimo en lo que respecta a administrar nuestro planeta que deberíamos tener mucho cuidado antes de tratar de administrar otros.

La vida es sólo un vistazo momentáneo de las maravillas de este asombroso universo, y es triste que tantos la estén malgastando soñando con fantasías espirituales.

La primera gran virtud del hombre fue la duda, y el primer gran defecto la fe.

Si estamos solos en el Universo, seguro sería una terrible pérdida de espacio.

Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología y en la que nadie sabe nada de estos temas. Ello constituye una fórmula segura para el desastre.

Hemos averiguado que vivimos en un insignificante planeta de una triste estrella perdida en una galaxia metida en una esquina olvidada de un universo en el que hay muchas mas galaxias que personas.

Si alguien está en desacuerdo contigo, déjalo vivir. No encontrarás a nadie parecido en cien mil millones de galaxias.

En algún sitio algo increíble espera ser descubierto.

El cosmos es todo lo que es, todo lo que fue y todo lo que será. Nuestras más ligeras contemplaciones del cosmos nos hacen estremecer: Sentimos como un cosquilleo nos llena los nervios, una voz muda, una ligera sensación como de un recuerdo lejano o como si cayéramos desde gran altura. Sabemos que nos aproximamos al más grande de los misterios.

La imaginación frecuentemente nos llevará a mundos que jamás fueron. Pero sin ella, no iremos a ningún lado.

La ausencia de prueba no es prueba de ausencia.

Somos polvo de estrellas que piensa acerca de las estrellas.

Entre fanáticos y ordinarios

 Inspirado en la vida de Jesús (Tiempo de lectura de 4 a 6 minutos)

 Cuenta la historia que un día Jesús, caminando entre seguidores y fans, percibe dos grupos bien diferenciados entre sí. Los fanáticos por un lado y los ordinarios por el otro.

  También observó, que entre los más fanáticos se destacaban evangélicos, católicos, testigos de Jehová, humanistas, espirituales, científicos y teólogos.
Lo característico de esta fracción eran los debates y las discusiones sobre la esencia de Jesús. Estos, en su desquicie por conocerlo con exactitud, demandaban demostraciones de poder, milagros especiales, comprobaciones genealógicas y hasta test de inteligencia…

  Luego de ésta desconcertante experiencia, el llanto de un niño dirige su atención a los demás seguidores.
Observa que esta gran porción es integrada por amas de casa, obreros, personas comunes, prostitutas, personas “sin techo”, mujeres golpeadas y homosexuales, entre muchas, muchas más…
 Dos aspectos resumen lo distintivo de este grupo, que los menos importantes, al fin y al cabo, una vez juntos: eran la mayoría. Y que ellos, simplemente querían vivir como él vivía, experimentar lo que él experimentaba.

 Después de tanto shock, hace una pausa en su camino y pregunta a todos por igual; “Amigos, luego de todo lo que hemos vivido juntos ¿Quién soy para ustedes?”

 Advertencia: las siguientes expresiones pueden herir tu sensibilidad y sentido común.

  De entre los más fanáticos, no tardó en resaltar un excitado evangélico gritando; “Eres el que me salvó de las garras de Satanás, del pecado y del infierno eterno. Yo, que ya hice la oración de fe y te acepté en mi corazón, hablo a toda hora y en todo lugar de; arrepentimiento o ardor eterno. Y de yapa, tu solución garantizada a todos los problemas.”
Al terminar, se fue diciendo cosas como; “¡Gloria a Dios!”, “¡Aleluya!”, “¿Cuántos lo creen?”, “¡No los oigo!”, “fuera, fuera diablo”, “repita conmigo; señor Jesús. Más fuerte! Señor Jesús”, “amén? “amén?”…

  Un católico recuperando territorio agregó; “Eres Dios mismo hecho carne, la segunda persona de la trinidad. Yo, que voy a misa todas las semanas, rezo el Padre nuestro y el Ave María, todas las noches. Además, me persigno ante cada cruz, beso cuanta estampita veo, camino a Luján una vez por año y recomiendo esto a toda persona. Cumplo, a mi me da suerte”

  El testigo de Jehová, revista en mano, mejor vestido que el resto y con un cartel de “no dono órganos” arengó: “un profeta, hijo de Dios, pero no Dios!”

  Los fanáticos restantes, entre libros, especulaciones y algunos fasos, no llegaban a acordar si Jesús era “un nuevo fenómeno social”, o “un gran orador”, o “el fundador de una nueva secta” o si se trataba de “un nuevo político”…

  Y mientras todos estos volvían debatir y competir por la verdad, del otro grupo, entre aplausos y alegrías, se comenzó a escuchar…

  “Quién al pasar por la calle, me llamó por mi nombre y me abrazó” dijo un sin techo. “Quién me habló y escuchó, no por su dinero, ni por mi cuerpo, ni por su calentura” agregó la prostituta.
“Quién nos acepta como somos” expresó un gay. “Quién me perdonó y me enseño a perdonar” dijo un ama de casa. “Quién juega conmigo” grito una niña. “Quién me ama por lo que soy y no por mi oficio” manifestó el obrero. “Quién recordó mi identidad y mis derechos” afirmó la mujer golpeada. “Quién nos lleva a vivir de esa manera” concluyeron unos jóvenes…

  Después de revivir y compartir éstas experiencias, éstos últimos, se dieron cuenta de que el amor de Jesús, era indefinible. Inabordable y sin precedentes.   Comprendieron, que la cuestión no era dar o tener definiciones absolutas, sino más bien, internalizar y experimentar sus acciones. Viviendo la vida, como Él la vivía.

  Jesús, conmovido por éste último grupo,  nuevamente miró a toda la multitud y dijo; “Si creen en mí y quieren seguirme, si de verdad les preocupa saber quién soy. Como yo hago con ustedes, hagan así hacia los demás. Como yo los amo, amen.  De esta manera y no por definiciones, ustedes y todos los demás podrán conocer quién soy.”

                                                                        Yoe De simone 05-05-2015

“El fotógrafo Mário Macilau Photographer retrata, con un pequeño destello de luz, el oscuro universo de esta mujer o de otras muchas que sufren las consecuencias directas del fundamentalismo y de la intolerancia.”

“The photographer Mário Macilau portrays, with a small flash of light, the dark world of this woman or many others that suffer the direct consequences of fundamentalism and intolerance.”

Source: Afribuku