fumando en la calle

Igualdad.

Hay muchas cosas que están mal en éste mundo, pero hay algo que me preocupa un poquito más: la mentalidad de algunas personas, lo cerradas que están, lo perdidas que se quedaron en el tiempo.
Esas personas tan jodidas, tan ignorantes, quizás. Les molesta tanto el hecho de que una persona se enamore de otra persona del mismo sexo, no pueden ver que aún así siguen siendo personas normales. A las personas les molesta que una mujer juegue al fútbol, o si un hombre se maquilla. Les molesta ver a una jovencita de 14 años saliendo con sus amigas, o a una de 35 que aún no tiene hijos. Les molesta ver a un jóven fumando, o a una mujer con ropa corta en la calle. Les molestan los tatuajes y los piercings. Les molesta si los padres no les permiten nada a sus hijos, pero también les molesta si les dan demasiada libertad. Les molesta ver a los demás luchando por sus sueños, mientras ellos están sentados en un rincón, haciendo algo tan fácil y simple: criticar.
¿Porqué mejor no hacen un viaje al siglo XII y salen ya del siglo en el que están hace tantos años? Las cosas han cambiado bastante por acá; las mujeres ya no son princesas, ni esclavas. Los hombres ya no son los mismos machos alfa que esperaban todo de su mujer. La mayoría de la gente ya aceptó la homosexualidad, las mujeres ya hacen muchas cosas pesadas y no les importa manchar su falda, los hombres tienen amigas y algunos se maquillan. La vida pasa y los tiempos cambian. Criticar menos y vivir más.

No entiendo por qué la gente exagera tanto cuando ve a alguien fumando en la calle. ¿Es que acaso no se dan cuenta de que el ambiente ya está totalmente jodido? —Soltó un bufido, tirando el cigarrillo al suelo, para luego dirigirse hacia la entrada de la feria—. ¿Y tú qué miras? Ah, no te preocupes por el moretón en mi mejilla. Estoy bien, sólo tuve una discusión con un idiota fuera del bar.