frases en español

Le escribo a quien cree que no existe el consuelo, que el dolor es un estado emocional interminable, irreversible, sin ningún tipo de cura. Le escribo a quien guarda sus emociones, sus letras, sus expresiones a quien tiene miedo de que oigan su voz. Le escribo a quien le teme a la oscuridad, a quien le aterroriza el mundo social, a quien todavía tiene pánico a los insectos. Le escribo a quien no puede olvidar a su amor, y siente que le han desgarrado el corazón. Le escribo a quien se abraza a la soledad. Le escribo a quien sólo es feliz en un mundo de fantasías llamado "libros". Le escribo a quien no cree en sí mismo, a quien no se considera muy importante. Le escribo a quien nunca se encuentra conforme consigo mismo, a quien repudia sus "enormes" y "horribles" defectos. Le escribo a quien se siente raro. Le escribo a quien se encuentra en una punta del salón, mientras el resto del aula sólo se dedica a desprender carcajadas burlonas. Le escribo a quien se compara con alguien más, a quien vive pensando que probablemente no tenga punto esforzarse porque siempre hay alguien allá afuera que es mejor. Le escribo a quien olvida todas sus cualidades, cada vez que alguien le recuerda cuán "inferior" es. Le escribo a quien no sigue sus sueños por temor. Le escribo a quien lamenta tantas cosas que ha hecho. Le escribo a aquel que burla y humilla a los demás, sólo y sencillamente para cubrir sus propias inseguridades, pero principalmente le escribo a quien llora por las noches, antes de dormir.

—Milka S. |02.06|

No, no hables de amor, eso dejalo para los mediocres.
Tomarte como si me fueras necesaria para sobrevivir sería resumirte hasta lo más simple de la existencia.
Porque aunque no me sirvieras para nada, aunque generes dolores en mí, yo, yo siempre volvería hasta ti.
Y esto no es amarte, no es necesitarte, yo puedo subsistir en tu ausencia; y aún así, vuelvo hasta ti.
—  Emily Jazz