frases de lacan

El hombre moderno vive bajo la ilusión de saber lo que quiere, cuando, en realidad, desea únicamente lo que se supone (socialmente) ha de desear. Saber lo que uno realmente quiere no es cosa tan fácil como algunos creen, sino que representa uno de los problemas más complejos que enfrentan al ser humano.

“El miedo a la libertad” - Erich Fromm

Amor: términos y condiciones de uso

El mercado capitalista actual nos ofrece café sin cafeína, cerveza sin alcohol o sexo virtual sin penetración, donde incluso el otro también es ofrecido, una parte de él, la que me interesa, mientras la otra es vaciada como si fuera una cirugía en donde se extrae el tumor maligno del cuerpo sobrante.

Como el café es ofrecido sin cafeína por el bien de nuestra salud, la realidad virtual está desprovista de realidad para no estar expuestos al peligro, el amor parece seguir el mismo paso. El amor verdadero intenta evitar ser un café sin cafeína para que el contacto no sea un juego de atracción mediado por un velo de distancia protocolaria, que sea real. Actualmente el expresar nuestros sentimientos debe ser mediado y distanciado —recurrir a una cita poética, un emoji, una imagen por ejemplo— para que diga lo que nosotros no decimos por miedo a que signifique demasiado. La pregunta subsecuente es ¿por qué el miedo a decirlo?¿Por qué el miedo a sentir? Por miedo a sufrir.

El amado es una imagen mágica (elaborada entre lo simbólico y lo imaginario) de lo que ya alguna vez se perdió. Cuando logro “despertar” miro al otro como sujeto. Aquél del que estoy enamorado no es un objeto en donde proyecto mis sueños. No hay correspondencia perfecta entre mi deseo y el suyo: me doy cuenta de su deseo. El otro emerge en lo que no se espera, en lo que no se quisiera. El otro difiere a mis expectativas. La decepción y el dolor son los primeros nombres del otro: surge “la otredad del otro”.

Hay que atravesar las paredes entre el otro y yo hasta encontrar el amor, sin miedo a que la natural diferencia entre ambos nos haga buscar la distancia…

Nuestros actos fallidos son actos que triunfan, nuestras palabras que tropiezan son palabras que confiesan.


En el interior de lo que se llama asociaciones libres, imágenes del sueño, síntomas, se manifiesta una palabra que trae la verdad.

Jaques Lacan