Sinceramente no quiero que te vayas. Pero para mi suerte, (o mi desgracia) no soy del tipo de persona que ruega. Si quiere salir de mi vida, allí está la puerta. Si quiere quedarse, siéntese que le preparo café.