fotografía

Que cruel mi realidad. Que necia mi mente. Que estúpida esta alma mía que no te desea soltar.

Y la verdad es que me niego a dejarte de querer porque sé de la humanidad que vive en tu corazón. Sé de la esperanza que cargas en tus sueños. Conozco muy bien la pasión por tus objetivos. En mi memoria tengo grabada la maravilla de tu mundo, ese que ha logrado encantarme tanto que, dejarle de visitar: no es opción. Y la verdad es que me niego a dejarte de admirar… por ende… me niego a dejarte de amar. Que cruel mi realidad. Que necia mi mente. Que estúpida esta alma mía que no te desea soltar.

DDC