for paulina :)

3

So after THIS THING took off and became singlehandedly the most popular post I’ve ever made and will never able to top, I’ve been wanting to do more DP sketches, with MOAR CHARACTERS

So here’s the main trio + Valerie, Paulina, Dash, Star, Jazz, and Dark Danny (Dan), all slightly older! I’ve already drawn Vlad but he’s my favorite so… Click on the pics for some fanons and notes!

Él me arrasa, se los juro.
Me destruye como un
huracán en pleno invierno.
Tiene la facilidad de decir dos palabras y acabarme por completo.
Pero no lo hace.
Me arrulla y me desprende.
Me agita:
Los sentidos.
Las pasiones.
Que bello es sentir su mano junto a la mía, aunque sea sólo en sueños.
Es un mar en calma, pero cuando empezamos a tocarnos las ilusiones y las estaturas, nos hierven las emociones y se calientan las cortinas, las puedo ver arder.
Ardemos juntos.
Nos consumimos.
Pero nuestro amor es como un ave fénix, siempre resurge de las cenizas para hacerse más fuerte.
Casi indestructible.
Les prometo que si vieran sus ojos, sabrían que están perdidos, como yo.
Pero perdida en una buena manera.
En sus caderas para ser más específica.
Él es el chico de los poemas en las manos.
Y cuando me toca, armamos los versos más bellos que pudiesen escribir.
Él.
No hay otra forma para describirlo, más que decirles que cuando lo veo, me siento como un ciego apreciando la bella vista que el mundo me ofrece -sí, con los ojos cerrados-.
¿Qué les puedo decir de ese hombre?
Es mi universo.
Mis planetas.
El cosmos entero.
Con él, el tiempo no avanza y los quizás no existen en su boca.
Tampoco hay destiempos para él, todo cae en el momento exacto, hasta yo… sobre él.
Y no me sirve estar con nadie más sino tiene su mandíbula, siempre rígida, ni su semblante, tan pacífico.
Pero a propósito de todo esto, es que te quiero.
Te quiero con cada una de mis uñas descuidadas.
Te quiero aferrándome al olvido.
Te quiero con los amaneceres en la puerta.
Te quiero desnudo.
Te quiero frío.
Te quiero mío.
Te quiero ardiendo.
Te quiero amándome.
Te quiero fugaz.
Te quiero efímero.
Te quiero eterno.
Te quiero etéreo.
Te quiero con parches en la espalda para poder sobrevivir.
Te quiero pleno.
Te quiero feliz.
Te quiero conmigo.
Te quiero contigo.
Te quiero en la poesía.
Te quiero en la lluvia.
Te quiero mojado.
Te quiero siempre.
—  Paulina Mora
2

Based on a fic I love! .D

Synopsis: Sam Manson, new to Amity, is being bullied by the school’s elite, including golden boy Danny Fenton. Her only comfort in is the ghost boy who saved her after a vicious ghost attack. As Sam falls deeper into the web of Amity drama, she is just struggling to keep her life afloat.

POV SAM: https://www.fanfiction.net/s/8335522/1/Reflections
POV DANNY: https://www.fanfiction.net/s/9298011/1/Wonderwall

——————-
Basado en un fic que me encanta! .D

Sinopsis: Sam Manson, nueva en Amity, está siendo víctima de bullying de la élite de la escuela, incluyendo al chico de oro Danny Fenton. Su único consuelo es el chico fantasma que la salvó después de un voraz ataque fantasma. Mientras Sam se enreda más en la red de drama de Amity, ella está luchando por mantener su vida a flote.

POV SAM: https://www.fanfiction.net/s/8335522/1/Reflections
POV DANNY: https://www.fanfiction.net/s/9298011/1/Wonderwall

Te quiero.
Te juro que lo hago, que se me iluminan los ojos al verte, que esta estúpida distancia me está matando, cariño, tanto como las hojas en otoño. Podría decirte que lo bonito del amor no es el desinterés, ni las canciones ni los cursis poemas para dedicar, lo bonito del amor eres tú, siempre serás tú y todo lo bello que me haces sentir, como si pudiera volar, armarme de todos mis miedos y amarlos, porque eso me enseñaste sin querer hacerlo. A ser tan fuerte que cuando me diera la vuelta no echara un vistazo para atrás, que pisara firme y sin arrepentimientos, tan valiente me hiciste que ahora ni mensajes nos mandamos, aunque quisiera creer que al final del camino las estaciones nos llevan al mismo sitio donde amamos la vida: en tu cama.
Por si te llegas a preguntar en las mañanas cuando hace frío y las ganas estorban, te quiero de una manera desmesurada que no me cabe en las manos y a veces tengo que ir pidiendo prestadas ilusiones para dejarlas por donde paso; eres como el eclipse de sol más grande que la humanidad haya visto, me cegaste de cariño y ahora no puedo quitármelo por más que revoloteen las mariposas a un lado.
Te quiero como sacrificio y como hecatombe, te volviste mi religión y ahora no quiero profesar ningún otro dogma que me quiera coser las heridas por si un día nos vemos en la calle no queriendo encontrarnos. Te dejo por aquí mis palabras, para cuando mi voz te falte y nada te arrulle, para cuando la lluvia te moje y nadie te calme, para cuando las canciones fallen y nadie te cante, para cuando las golondrinas emigren y nadie te abrace, para cuando extrañes mi abrazo y nadie te cure, para cuando llores una lágrima y nadie la recoja.


Te quiero siempre, amor.

—  Paulina Mora
Y de pronto llega alguien que te mueve las costuras,
rompe paradigmas,
que te hace sentir la magia en sus dedos,
y descubres que no todo es perfecto,
ni como lo planeaste.
Que las cosas suceden cuando el destino las tenía preparadas:
justo a tiempo.
Descubres que hay un universo detrás de sus ojos,
y que la palabra «tarde» nunca había estado tan cerca.
A veces necesitas un empujoncito a la realidad,
de la mano de alguien que jamás pensaste que llegaría,
pero llega.
Y mueve montañas,
sacude banderas,
construye barreras,
recita poemas,
atraviesa océanos,
y te ayuda a ponerte de pie,
y a sentarse a tu lado si es necesario.
Dejas de sentir mariposas en el estómago,
porque esos son juegos de niños;
aquí se siente tranquilidad,
humildad,
sinceridad,
confianza,
amor.
Te olvidas de las personas que alguna vez te hirieron, porque al fin has encontrado el antídoto al dolor.
Has encontrado alguien que tal vez no es de tu medida pero queda bien,
y se ajusta a tus imperfecciones,
las abraza y las vuelve suyas.
Dejas de creer en cuentos de fantasía,
porque tu historia de amor es mucho más bonita que todas esas,
y las canciones se escuchan al fondo
mientras observas a lo único que ha importado desde siempre.
Es cuando llega esa persona que borra cualquier parámetro antes establecido,
y lo que creías imposible ahora se puede en un soplido.
Comprendes que en ocasiones el corazón no tiene la razón al tratar de encajar en un lugar que no tiene espacio para alguien que tiene tanto para dar; pero que en la sonrisa indicada, encuentra el vacío que con tanto esfuerzo ha intentado llenar.
Y qué feliz se siente,
estar completamente llenos de cielos que vislumbrar juntos.
Y, es que,
a su lado, se siente a hogar.
—  Paulina Mora

Mis padres creen que el feminismo es un movimiento social que busca la prioridad y protección máxima de las mujeres,
que somos unas egoístas en pensar solo en nuestros derechos y beneficios como personas,
creen que lo único por lo que peleamos es que nos dejen expresarnos libremente, sin hacer mucho disturbio y sin molestar tanto a la gente.
Se enojan cuando les digo que soy feminista.
Que me he salido de la jaula de una sociedad con normas hipócritas.
Que tengo unas alas jodidamente hermosas para emprender un vuelo y hacer que el feminismo deje de ser una ilusión de mujeres maltratadas.
De mujeres sumisas.
Y es cuando les digo que no.
Que están completamente equivocados.
El feminismo no es aquel movimiento donde la mujer paga toda la cuenta y no le gusta que sean caballerosos con ellas,
el feminismo no es gritarle a los hombres que somos más inteligentes y mucho más capaces que ellos.
Que son inútiles al no ser igual de sentimentales que nosotras.
No.
Tenemos un concepto equivocado, si pensamos que es todo aquello.
Mientras le digo esto a mi padre, él me dice que no salga muy provocadora a la calle, porque muchos hombres creen que es una insinuación de que queremos algo más que llegar a un lugar predestinado.
Nos enseñan que subir la pierna demasiado alto, provoca lujuria;
que ir con falda a la calle, provoca miradas;
que irme sola a tomar una bebida, incita al placer;
que los niños nos pegan a las niñas de pequeñas, porque les gustamos y quieren llamar nuestra atención;
que los comerciales de limpieza del hogar van dirigidos a las mujeres;
que una posición no correcta, provoca sexo.
Que no.
Que no todos los hombres son iguales;
que no todos me gritan en la calle: Joder, qué piernas tienes.
Que no todos son educados de esa manera.
Que no todos los hombres pueden llorar en público por ser nombrados ‘nenas’.
Que el mayor insulto a un pequeño sea: “Te ganó una niña.”
Que no puedan elegir el color rosa por ser llamados: ‘maricas’.
Que no todos me llevan a un lugar oscuro si me encuentro pasada de copas.
Que si no puedo decir no, no puedo decir sí.
Y no todas las mujeres respetamos por igual.
Muchas de nosotras nos lanzamos insultos, gritándonos perras, zorras y gatas.
Muchas de nosotras tenemos la culpa por seguir en una posición débil.

Pero, ¿qué problema tiene el que quiera caminar por la calle sin sentir un miedo que me cala los huesos?
¿Cuál es mi error al tener que cambiarme de acera porque me da miedo un grupo de hombres al frente?
¿Qué se sentirá poder pasar por una avenida en la noche sin tener que ir corriendo?
¿A qué huele la libertad?
¿A qué sabe la igualdad?

Eso, dímelo tú.
Que yo no lo sé, por ser mujer.

—  Paulina Mora