flote

Sal a caminar cuando estés triste.
Sal a caminar en esos momentos en
los que no puedas más.
Y no importan tus ojos hinchados de
tanto llorar, y no importan tus ojeras,
ni tu nariz colorada, no importa como
estés luciendo, no importa si tu cabello está hecho un desastre, no importa si no llevas puesta la mejor ropa.
Sal a caminar y no pienses a quien
te vas a cruzar en el camino.
Camina,corre, piensa, desenreda ese nudo de tu alma,desata tus miedos, quita ese dolor que tienes en el pecho. Y llora, si tienes que llorar, hazlo. Y grita, y tírate al suelo, haz lo que puedas y quieras pero desahógate.
Libera ese peso de tu mente, ese dolor fuerte que hay dentro de ti.
Hazlo, libérate y sana todo eso, porque no hay nada más doloroso que quedarse ahí, ahogado en tus propias lágrimas sin intentar salir a flote.

Me dolió, me dolió con tanta fuerza que, una vez más, creí que no iba a poder. Que esta vez si se acercaba el final. Me dolió, y me dolió aún más estar sola, me dolió que nadie se haya dado cuenta de lo mal que la estaba (o más bien estoy) pasando. Me dolió esperar, y que no llegue. Me dolió no tener un hombro, unos brazos, unos oídos para mí, para contenerme. Me dolió creer que por una vez en la vida había alguien a quien le importé y a pesar de todo, esa persona iba a notar mis pocas ganas de existir, e iba a consolarme. Me dolió cuando dejé de escuchar la parte más cuerda de mi que me repetía constantemente que no me iba a salvar nadie, si quería volver a flote tenía que volver yo solita. Me dolió cuando me dí cuenta que realmente nunca salís, que la tristeza la llevo conmigo desde siempre y aunque han pasado muchos años todavía no encuentro respuestas claras. Me dolió tanta mierda, pero al final entendí que, al menos por ahora, esto fui y esto soy.

Eras mi refugio pero me abandonaste en medio de mi propia oscuridad. 
Eras mi salvavidas pero me dejaste ahogándome en mi tristeza. 
Eras lo único que me mantenía a flote pero preferiste ver como me hundía. 
Eras mi mayor sonrisa pero te fuiste borrándote de mi boca. 
Eras la protagonista de cada uno de mis sueños e ilusiones pero te convertiste en la razón de mis insomnios. 
Eras el motivo de cada latido de mi corazón pero ahora lo eres de mis lágrimas.
Eras mi futuro pero ahora no eres más que una herida que no se cura.
Eras lo mejor de mi vida pero te has convertido en mi mayor lección de que no debo entregar todo de mí a quién no lo valora.
—  Recovecos de mi alma
¿Un ciclo que nunca cerró?

Hace unos días me encontraba algo absorto de todo, en esos momentos que de un pronto a otro te pones a pensar y analizar muchas cosas. Me acompañaba un buen café y bastante frío; sabía que tenía que hacer varias cosas pero preferí pensar. Me dí cuenta que aún recordaba mucho viejas experiencias, mejor dicho, ciclos o etapas que para mí ya están superados.

Llegué a la conclusión que un ciclo jamás se cierra ni se olvida de manera absoluta, púes quizá solo se minimizan o hacemos a un lado, incluso, en algunos casos los evadimos(por miedo)… la cuestión es que siempre estarán ahí, de una forma u otra, ya sea como un viejo y agradable recuerdo o una mal momento en nuestras vidas.

¿Por qué digo esto?

Bueno, algo muy típico en nosotros es que nuestra apreciada mente se “aferra o apega”  a esos momentos que, por decirlo de alguna manera, forman parte de esos ciclos, los cuales sabemos que ya quedaron atrás pero siguen afectándonos en el ahora, dado por el vinculo emotivo que hay en esos momentos (sentimientos o personas).

Anduve leyendo un poco por ahí en la web, y como tal no se trata de olvidar o cerrar, más bien es buscar la forma de seguir avanzando pese a lo sucedido en ese momento, recordar  con afecto y no como una necesidad de nuestro presente. Tener en cuenta lo que fue y no lo que pudo “haber sido”. En resumen, ver ese ciclo o etapa como una experiencia de la que podemos aprender y crecer, y no como algo que nos obstaculiza.

En fin, creo que es muy importante darnos cuenta de todo esto. Por lo que investigué, puede llegar a ser bastante complicado si no nos hacemos cargo; puede afectarnos de maneras que no logramos siquiera imaginar. En mi opinión personal , ahora que somos jóvenes y pasamos por montones de experiencias que nos hacen vulnerables, dónde sentimientos y pensamientos salen a flote, debemos enfrentarnos a todo eso y no temer, puede que de esta forma, en futuro, no sea “algo” que nos detenga.

PD: ¿Les gustó que escribiera algo así?, me encantaría saberlo, pues quiero escribir más entradas, si es posible, compartan el post :)

11/04/2017 7:00pm

Eras mi refugio, mi salvavidas, lo único que me mantenía a flote.
Eras mi mayor sonrisa, la protagonista de cada uno de mis sueños e ilusiones.
Eras mi futuro, el motivo de cada latido de mi corazón.
Eras lo mejor de mi vida.
Finalmente puedo decir que eras.
—  Recovecos de mi alma

I strongly believe that the fact that Allura never got to name the qualities of the blue paladin (for she was interrupted by fuckboi lance) in the first episode is actually a major foreshadowing. So during season 3, when Lance is having his worst time and his self esteem is on it’s lowest, she’ll approach him in front of the whole team and say: “For generations, the blue paladin has been known for being the most creative, brave and noble of the warriors. He shall be someone who sees beyond evident, thinks outside of what is reasonable and isn’t afraid to go against the odds for the sake of those he protect. You, Lance Mcclain, were chosen for a reason, and have, indeed, proven worthy of piloting the blue lion. Also truth be told, if it hadn’t been for Shiro and his running mouth you’d be leading Voltron right now, so get the fuck up and go kick some ass, cause hell, we can’t do it without you. Also you’re the freaking sharpshooter, are you kidding me, your shooting skills are ridonculous.” Then the whole squad will agree like it’s the most obvious thing in the world, like “dude, you seriously thought we didn’t need you, wtf??” So Lance will shed a tear and inmediatly proceed to get his gun, beat the shit out of Lotor and his whole flote, be the MVP of the season and have an agressive victory make out session with Keith.

3

Flote M2 Tablet Floor Stand

If you are an avid user of iPads, tablets and e-readers, wouldn’t you be interested in knowing which tablet stand was voted “the best tablet stand ever”? After all, stands are an incredibly practical addition if you are using your tablet in bed, on your favourite chair or a sofa or while watching TV. So, “the world’s most elegant / best tablet stand” is Flote M2 Adjustable Floor and Bed Stand.

Los enfermos no son luchadores

Se está poniendo últimamente de moda convertir a los enfermos en gladiadores. En una especie de atletas olímpicos a los cuales se les exige que luchen para curarse. Esta moda, que es ideología neoliberal pura y dura llevada al mundo de la salud, traslada la filosofía de baratillo de Paulo Coelho a la enfermedad. Se ve que el mundo emprendedor ya no da para más con esta filosofía, que se pasa la vida dividiendo a la sociedad entre ganadores y perdedores. Pablo Ráez no era un luchador porque era un paciente, una víctima arbitraria de algo tan injusto como sufrir leucemia.

Convirtiéndolo en luchador se está depositando en él toda la responsabilidad para curarse, ocultando que para curarse de una enfermedad nada es más influyente que la inversión pública que se haga en investigación médica y en la calidad del sistema público de salud. Si no fuera suficiente la perversión, cuando la persona fallece porque no se ha curado, que en el lenguaje neoliberal es que no ha luchado lo suficiente, el responsable de perder la batalla es del propio enfermo. De una perversidad monstruosa.Una enfermedad como la leucemia es arbitraria, nadie la ha elegido, es desgraciadamente azarosa. Por tanto, nadie elige tener que luchar contra la leucemia o cualquier otra enfermedad del ramo. 

Los enfermos son pacientes, víctimas que sufren y el éxito de su curación depende de un diagnóstico a tiempo, de un buen tratamiento, de que se gaste dinero público en investigación y de que sean atendidos por un buen equipo médico.Igual que este sistema, obsesionado con convertirlo todo en fracasos o éxitos individuales, ha convertido a los emprendedores en una especie de héroes que luchan por salir del paro en soledad sin decir que lo más importante para que un emprendedor tenga éxito es el dinero de partida que le preste su familia para empezar, se lanza ahora a aislar también la enfermedad y a convencernos de que luchar es suficiente para curarse. Da igual que vivas en Senegal que en Suecia, que lo hagas en una chabola o en un chalet de la Moraleja, que tengas acceso a un sistema de salud público y de calidad o que te pidan la tarjeta de crédito al entrar en el hospital.

Nadie sale a flote de ninguna cuestión importante de la vida luchando en soledad ni aplicando un libro de citas célebres de Paulo Coelho. Nadie sale airoso de un cáncer luchando como si fuera un atleta olímpico. Nadie se convierte en un empresario de éxito sólo teniendo una buena idea de negocio. Nadie consigue sus objetivos sólo soñándolos. Nadie abandona la exclusión social sólo riéndole a la vida. Nadie arregla su relación de pareja mirando de otra forma a su pareja. Nada, absolutamente nada, se soluciona con una frase de azucarillo.Ya está bien de convertir cualquier faceta de nuestra vida en un hecho individual del que sólo dependemos de nosotros mismos. Nadie se hace a sí mismo, que es la frase preferida de la insolidaridad, el individualismo y la falta de empatía. Nos hacemos unos a otros, en la salud y en la enfermedad. En lugar de exigirle a las personas enfermas que luchen, sería más útil que lucháramos nosotros por ellos y por nosotros, por todos, y que, por lo menos, dejáramos de votar opciones políticas que recortan de manera homicida en investigación científica y en el sistema público de salud.

Tercer año juntos.

Quisiera empezar esta carta con una cita, que coloque en la primer carta del primer aniversario. 

“Las cartas de amor se escriben empezando sin saber lo que se va a decir y se terminan sin saber lo que se ha dicho.” - Jean Jacques Rousseau

La verdad ya no se con que finalidad escribo esta carta, en parte por desahogarme, ¿Sigue siendo esto una carta de Amor?, ya ni siquiera sé, ya no sé…

¿Te sigo amando? Claro. Siempre seras el amor de mi vida, solo que sigo pensando en que no era el momento, no fue el mejor momento.

Hace un día que llegaste de vacaciones con tu familia y al menos yo no me perdí un solo estado, una sola historia, nada. Me gusto ver que salias a respirar nuevos aires, que gente cercana a ti estaba contigo. 

Si te fuiste de fiesta, si conociste o viste chicos guapos, si probaste comida nueva, si tus ojos vieron esos hermosos atardeceres cuando el sol parece que se sumerge en las profundidades del mar. Todo eso, yo no lo sé… No sé lo que pasaba por tu cabeza esos días.

Solo se que escribo porque siento que no nos despedimos de la mejor manera, dije cosas que no sabia a ciencia cierta que sentía y me calle cosas que de verdad tenia que decir y que sentía.

En el ultimo año de novios, pasaron relativamente cosas significativas, nos habíamos recuperado de una pelea que nos alejo unos meses, después de darnos cuenta de que aun había mucho amor por sacar a flote apostamos por estar juntos una vez más, tal y como otras veces habíamos decidido.

Yo ya venia sintiendo estas inseguridades desde hace mucho tiempo y fue un error de mi parte no contarte. 

Cada día que pasa me convenzo más en que tu padre tenia razón cuando nos dijo que estábamos muy jóvenes para estar juntos y yo abogue por ambos diciendo que sabíamos que nos queríamos.

Pero sabes, en el amor casi nunca es suficiente. 

Vi las fotos que subías a todos lados, tus tweets, tus reblogs, tus historias, tus estados… Vi muchas palmeras, te sigue gustando tanto fotografiar la naturaleza, eso amo de ti, amas lo verde, amas esas formas de vida, a las plantas que hacen más llevadera la vida con su color, sus formas y sus tamaños. 

Son como tener una fabrica de felicidad en pequeño y las hay de todos colores y para todos los gustos, para la gente ocupada y solitaria están los catus; para la gente creativa están los girasoles, las enredaderas, etc. Y para la demás gente algo común como los helechos, las rosas; pero tú, te fascinan todo tipo de flores y plantas. Recuerdo como deje de subir fotos de naturaleza a mi instagram, porque prefería decirte, “Mira mi amor, todas estas bellas fotos las tome pensando en ti, sube las que gustes” y lo hacías. Era hermoso saber que apreciabas mi arte, arte que tu inspirabas.

Créeme cuando te digo que desde que termine contigo no ha pasado un día que no este pensando en ti y de manera discreta hablando con amistades para ver como estas. 

Mi madre me dijo que hablo contigo y que ya no le contestaste, hable con ella y le explique lo sucedido, entendió, aunque te extraña. Y tu madre, ella tambien hablo conmigo, debió verte algo decaída, siempre que te veía mal ella hablaba conmigo, sabia que yo te hacia entender, sabia que yo te hacia feliz. Y ahora, no supe que decir, por primera vez le mentí a tu madre, le dije que todo estaba bien, que estaba ocupado, que por lo mismo no habíamos hablado. Me sentí tan mal. 

Y si lo quieres saber mi vida no ha mejorado nada desde que te fuiste, es y sigue siendo una mierda todo. Baje el promedio, perdí mis privilegios, en el trabajo me va bien pero me quita mucho tiempo ya no se que hacer y tu que eras lo único que me daba paz hice que te fueras.

Pero sabes lo hice por miedo, miedo de que te hundieras conmigo en este barco mio llamado vida, donde yo soy el capitán, un capitán inútil, este barco lleno de cosas miserables de cosas que aunque no sirven para nada, no me dejan ir, no me dejan avanzar, hace ya 2 años que me siento varado, estancado. 

Me di cuenta de que no soy un buen tipo, no se tomar buenas decisiones, no se llevar el rumbo de mi vida, no tengo amor propio, no me gusta mi trabajo porque no se hacerlo bien, ya no se que hacer con mi vida. 

Cense algunas veces en el suicidio, pero soy tan cobarde que jamas lo haría, seria mas fácil para mi pudrirme en el abandono que matarme.

Tuve una infancia difícil lo sabes y siento que es la raíz de todos mis problemas, aunque claro el responsable de las decisiones soy siempre yo. Yo decido si dejarme vencer, yo decido si dejarme morir o no, yo decidí dejarte… y debo vivir con eso.

No sé cuando paso, pero todas estas cosas a las que la vida nos enfrenta me cambiaron, deje que las personas me señalaran y dijeran que no era útil, que soy muy pequeño para cosas grandes y cuando intentaba destacar en algo, fallaba. Y cuando se volvió duro empece a juzgar y señalar a la gente como una sombra. 

Veía a todos con sus novias salir de vacaciones, ir al cine, salir a solas, estar juntos y yo no. Amigos casándose, saliendo, viviendo, siendo “Felices”. Y yo quería todo eso, yo quería que tu estuvieras conmigo, poder ir a verte, poder darte regalos cuando quisiera, poder llevarte a comer, poder hacer de todo contigo y nunca pude tener eso y ver a gente que si podía me hundió.

Después veía a parejas haciendo copla, que se ayudaban entre si, que estudiaban y se esforzaban por ser lo mejor de cada uno y la verdad yo tambien quería eso. Quería graduarme y que me vieras triunfar y yo quería lo mismo para ti, pero nunca tuviste tanta pasión por eso como yo.

El día que terminaste tu secundaria me sentía tan orgulloso, casi al borde de las lagrimas, lo habíamos conseguido, estaba tan feliz, un peldaño más, poco a poco. Pero después de eso nos volvimos a enfriar.

Ideas malas empezaron a llegar a mi cabeza, gente que me decía, tu eres un chico preparado deberías buscarte una novia igual que tu ó todavía te gusta esa niña si solo se anda pintando las uñas. etc. Y poco a poco esas ideas empezaron a sonar dentro de mi mente.

Me sentí sumamente hipócrita exigiéndote cosas que no podías ser aun, quería que te cuidaras, que fueras como las otras chicas, que te arreglaras, que crecieras tan rápido y estaba mal, no se en que demonios estaba pensando, yo no hacia nada para ti, yo no me cuidaba, yo tampoco le “echaba ganas” ni al ejercicio, ni alimentación, ni trabajo, ni a la escuela, ni a nada.

Si es cierto tal vez nunca serias doctora o abogada, licenciada, ingeniera o como fuese, pero yo así te amaba porque sabia que me querías, porque sabia que era el primero, porque sabia que eras sincera y porque sabia que tenias un amor que en ningún otro lado iba a encontrar. 

Pero al final cambie, conocí malas personas, malas ideas, malos hábitos, perdí mi sentido de responsabilidad, me hice mas flojo, me descuide en sentido físico, ya nada me importaba, perdí a varios amigos que pensé que eran fuertes, que resistirían y no lo hicieron, veía a otros vivir de una manera tan sencilla, parecía que todo lo que hacían les salia bien. Y a mi no, me enojaba ver  a gente que no lo merecía manejar buenos autos, tener una linda novia, que les fuera bien en la escuela, que la vida les diera todo en bandeja de plata. Gente que a mis ojos no lo merecía.

Si, mi corazón se lleno de envidia, odio, resentimiento, maldad, pesades, depreción, cólera y ardor. Y ya nada, ni siquiera tu pudiste salvarme de eso, porque claro no podíamos estar juntos.

Habían dos posibilidades, estar juntos y que cambiaras conmigo para bien o estar juntos que yo te echara a perder de la misma manera. Oh la salida que yo tome, dejarte. Lanzarte de mi barco para que te salvaras antes de hundirte y morir conmigo. 

—————————————————————–

Tal vez sea una referencia bastante cliché pero me sentía como en la película de Titanic, tú eres Rouse y yo era Jack, tu venias de una buena familia y yo no sabia ni de donde venia, ni a donde iba. Tu te conducías por lo que mejor dictara tu papa o mama y yo al igual que mi padre cuando era joven solo me dejaba llevar, tu lo tenias todo y yo no tenia nada, tu tenias a alguien y yo a nadie, tu eras dulce, tierna, sencilla y con los ojos rebosantes de vida y yo solo era un cualquiera que sobrevivía como podía, con amigos y enemigos, con malos y buenos hábitos, si se les puede llamar así, un tipo cualquiera que buscaba como todos la felicidad sin un guía, un pasajero de tercera clase, un chico sin rumbo con un corazón lleno de ilusiones.

Y ahí estábamos juntos en el mismo barco, tal como el día que nos conocimos, y aunque al inicio no me querías, poco  a poco fuiste cambiando de parecer y seguiste estando conmigo pero no seria fácil, en tu familia al inicio casi nadie me quería, solo tu madre vio bondad en mi. Tu padre me odiaba, tu hermano daniel tambien y cesar me trataba con respeto aunque siento que nunca le termine por caer bien, pero es un gran chico tiene un buen corazón. 

Al igual que en la película cuando Jack come con la familia y amigos de Rouse en 1ra clase, con un traje prestado y los pocos modales que la calle le enseño, así me sentía yo en tu casa, tratando de quererte, de mantener la postura, de tratar de ganarme a tu padre y a tus hermanos, pero la verdad es que yo no encajaba ahí, yo no soy como tu familia y lo siento por eso. De todas formas no creo que tu te sintieras muy a gusto con la mía, son sencillos, gente común, con virtudes y problemas como todos pero gente común al final.

El resto de TITANIC muestra como se jugaban el todo por el todo, muestras de amor, romance, felicidad, locura, peleas, llanto y demás cosas es a lo que se enfrentan Rouse y Jack, así como tu y yo. 

Al final es la hora de despedirse y Jack se queda en el agua helada mientras salva a Rouse de morir de frió en el agua. ¿Sabes porque siento yo que Jack jamas subió a la tabla aunque si había espacio para él? 

Por que creo que tenia miedo, si, miedo así como lo tengo yo, miedo de saber que en el barco el podía ser quien fuese, pero una vez llegando a tierra volvería a ser el mismo, rufián, vago, viajero, irresponsable, apostador y vividor que siempre había sido. Por que las personas no cambian, siempre se es así, no se renuncia tan fácil a lo que nos hemos convertido.

Jack muere de la mejor manera, siendo un héroe y un amor eterno, a los pies de la mujer a la que ama, salvandola de él mismo, salvadola de una vida que tal vez nunca hubiera funcionado. Y de la misma manera yo te quiero salvar a ti, dejándome morir, porque se que no puedo cambiar, se que aunque lo intente es muy duro esperar. Ver que somos de mundo diferentes, ver que tu papa nunca podrá aceptarme, ver que me esperas paciente hasta el día que yo llegue y me case contigo, pero siento decirte que no creo que llegue ese día, porque… 

No soy tan bueno como piensas, jamas te lo dije pero, ya me atrase un año en la carrera, me volví mas vale ma***, soy flojo e irresponsable, me he vuelto mas grosero, materialista, me falta ética, no soy honesto ni conmigo mismo, no ayudo a los demás, me volví orgulloso, me volví todo eso que nunca quise ser, me volví como mi padre lo fue cuando joven. Me volví el mal ejemplo que nunca quise ser, en pocas palabras “Me volvi el hombre con el que jamas quiero que una mujer como tu termine casada”, y aunque jamas te fui infiel, y eso estoy orgulloso de decirlo, esto días sin ti han sido muy pesados porque, como dijo Saint Pablo, cuando quiero hacer lo bueno, lo malo siempre esta presente. Mensajes, solicitudes, propuestas y demás cosas de mujeres no me han faltado, pero a pesar de todo sigo pensando en ti.

Déjame morir en el agua fría…

Te salvo de mi, porque la verdad no creo mejorar, te salvo de mi porque mereces a alguien mejor, te salvo de mi porque nunca me hiciste nada, al contrario era yo siempre el que peleaba, te salvo de mi porque eres el mas grande amor de mi vida, te salvo de mi porque no quiero ser quien lastime de una manera irreparable a una chica como tu, te salvo de mi porque no te merezco, te salvo de mi porque mereces un buen amor, te salvo de mi porque soy un mal chico, te salvo de mi porque mereces una buena vida, te salvo de mi porque eres una buena chica, te salvo de mi… porque te quiero.

Así que por favor se una buena chica como siempre lo haz sido, no subas esa clase de fotos sugerentes a twitter, tu no eres así, sabes de que foto hablo (bikini) ¿Que quieres mostrar? No seas como las otras chicas, los chicos que la vean pensaran muchas cosas malas, no quiero que gente así se te acerque, no me quites esa idea que tengo de ti, porque you’re a good girl and you know it   :( 

Tu vales mucho más, no tienes que demostrar nada, eres una linda pingüinita, siempre seras mi pingüina. <3

Tus cosas están en el mismo lugar, tu reloj en mi muñeca, tu disco en mi librero, tu taza en mi alacena, tu pingüina en mi escritorio, tus fotos en mi cartera, tu voz en mi mente y tus besos en mi corazón.

No me olvides por favor porque yo nunca te olvidare, perdóname por no cambiar como te prometí y cambiar para mal.

Perdóname por enamorarte, por hacer promesas que no cumpliré, por jurarte amor eterno y no hacerlo realidad, perdóname por no poder hacerte feliz todos los días tu vida, perdóname por no darte los hijos que querías, perdóname por ser un pendejo, perdóname por tener miedo, perdóname por fallar, perdóname por ser un chico común y corriente, perdóname por irme del lado equivocado, perdóname por todas las lagrimas que me has llorado, perdóname por tantos males y tan pocas cosas buenas.

Y gracias a ti por tanto, jamas podre pagártelo, tanto tiempo de tu vida que me diste. 

Solo espero estés bien, que Jah cuide cada paso que des, que lo tengas siempre presente y que la vida no sea dura contigo mas adelante, que encuentres el amor verdadero, que hagas tus sueños realidad, que encuentres lo que conmigo jamas hallaste, que nunca te falte nada y que tu vida de ahora en adelante sea mejor y llena de bendiciones. 

Recuerda que - En mi corazón tatuada, te llevare hasta mi muerte - <3 

Gracias por ser 3 capítulos completos de mi vida. Y te pido perdón de todo corazón por ser demasiado imperfecto. 

Seguiré buscando mi camino… 

Firma: S A M U E L 

@viryvr

En el tabaco, en el café, en el vino,
al borde de la noche se levantan
como esas voces que a lo lejos cantan
sin que se sepa qué, por el camino.

 Livianamente hermanos del destino,
dióscuros, sombras pálidas, me espantan
las moscas de los hábitos, me aguantan
que siga a flote entre tanto remolino.


Los muertos hablan más pero al oído,
y los vivos son mano tibia y techo,
suma de lo ganado y lo perdido.


Así un día en la barca de la sombra,
de tanta ausencia abrigará mi pecho
esta antigua ternura que los nombra.

—  Los amigos, Julio Cortázar.
Ventanas.

La primera vez que me asomé a esta ventana desconocía lo que se ocultaba detrás de ella. No tenía ni idea de todo lo que podría llegar a sentir al abrirla. Y cuando lo hice, fue espectacular, devastador, luz, oscuridad, alegría, tristeza, sonrisas y lágrimas, todo al mismo tiempo.

Estaba ante un nuevo y desconocido universo, mi universo personal.

Abrí ventanas hacia dentro, hacia mi alma.

Me he conocido más y me he sorprendido, pero también me he asustado.

He abierto ventanas que no sabía que existían y he cerrado otras por dónde solo entraba frío y recuerdos que quería borrar.

He colocado más ventanas que me muestran nuevos horizontes y he destrozado algunas que no me permitían avanzar.

He cambiado, no sé si para bien o para mal, no sé si para agrado o desagrado de los demás pero yo me siento a gusto con lo que veo.

Me observo y veo a una persona vacía, destrozada, cansada, a veces indecisa, demasiado soñadora y poco realista, con escasa paciencia y mucho estrés. Pero también veo a una persona fuerte, luchadora, alegre, que se esfuerza por conseguir lo que se propone, que entrega todo de sí a los demás, que no se rinde fácil y siempre sale a flote por mucho que intenten hundirle. 

Me observo y en muchos aspectos no me reconozco. Algunas veces me pregunto ¿la persona que era cuando tenía diez años estaría orgullosa de cómo soy ahora? No lo sé, he pasado por tanto que apenas recuerdo cómo era vivir sin cargar con un corazón roto.

De lo poco que tengo absoluta certeza es que me falta mucho para ser quién quiero ser pero estoy más cerca que ayer. 

Supongo que de eso se trata la vida, trenes y ventanas. Estar en constante cambio y avance, abriendo el alma a nuevas oportunidades y cerrando heridas que no vale la pena dejar sangrar, seguir adelante a pesar de tropezar y dejar atrás lo que estanca y hace daño. 

Y a ti, que estás leyendo esto, te invito a mirar por las ventanas de mi alma. Y si te atreves, a abrir unas cuantas más o convertirte en esa que nunca querré cerrar.

Las heridas se vuelven a abrir, y a nadie parece importarle, como si alguien viniera y tocará ese botón de tu camisa que está a punto de caerse, y lo hace, lo toca, sin importarle mucho. A esas personas no les importa nada. No les importa si te dejan roto y tirado como un trapo viejo. Y las heridas son como las flores, en Invierno están ocultas, pero en plena Primavera, salen a flote. Son así, siempre se vuelven a abrir y a sangrar. Nunca se curan del todo.