fin verano

Durante 17 años hemos tenido que pedir permiso para ir al servicio, y levantar la mano para poder hablar. Hemos estado sentados y callados. Y ahora tenemos que levantarnos y alzar la voz para elegir nuestro futuro como las personas libres que nunca hemos sido.