fiesta en la noche

“Me dijeron:
No te pongas ese vestido tan corto.
Y después violaron a una mujer cuando llevaba sus vaqueros favoritos.

Me dijeron:
No te quedes hasta muy tarde.
Después arrancaron la ropa y tocaron los pechos de una chica a plena luz del día en unas fiestas populares.

Me dijeron:
No viajes sola por la noche.
Y después violaron y mataron de día a dos mujeres, cuando descubrían el mundo, acompañadas la una de la otra.

Me dijeron:
No cojas el transporte público por la noche.
Luego manosearon a una chica en el metro, sin que nadie hiciera nada, de camino a la universidad.

Me dijeron:
Pídele a algún amigo que te acompañe a casa.
Y luego señalaron y llamaron calientapollas a una chica cuando lo hizo.

Me dijeron:
No sonrías a extraños.
Y luego gritaron borde, puta y quiéntecreesqueeres a una mujer por pasar de largo.

Me dijeron:
No bebas mucho.
Y después pusieron droga a una chica en su bebida.

Me dijeron:
Ten siempre el teléfono a mano.
Y luego una mujer recibió en ese mismo teléfono un vídeo de todas las cosas que le habían hecho la noche anterior.

Me dijeron:
No te vayas con desconocidos.
Y luego una mujer fue violada por un amigo. Una pareja. O un familiar.

Me dijeron:
Denuncia.
Y después le preguntaron qué llevaba puesto, cuánto bebió y por qué se fue con él.

Me dijeron. Me dijeron. Me dijeron.
Ten cuidado, ten cuidado, ten cuidado.
Lo tuve. Lo tengo. Lo tendré.
Hice todo lo que me dijeron.
Ahora explícame qué es lo que hice mal.

Estoy de acuerdo: no todos los hombres sois así.
Pero entiéndelo tú.
A todas las mujeres nos pasa. A todas nosotras.
A mi madre. A mí. A mi hija. A mi amiga. Y a mi compañera de trabajo.
A tu madre. A tu mujer. A tu hija.
A todas las mujeres.
¿Lo empiezas a entender?

No me digas a mí lo que tengo que hacer.
Díselo a ellos.
Enséñales consentimiento.
Enséñales que NO significa NO.
Enséñales respeto.
Enséñales que las mujeres no somos un juguete, ni un objeto, ni una propiedad.
Enséñales a ser responsables.
Enséñales a no violar.

A veces me pregunto si nos odiáis.
A veces me pregunto por qué nos odiáis.
De forma lógica. De forma emocional. Diciendo. Preguntando. Rogando.
Lo hemos intentado todo.

Ya no sé qué más decirte.
Ya no sé cómo explicarlo.
Ya no sé cómo pedirlo.
Qué coño queda por hacer.
No queda nada.
Excepto dolor.
Y rabia.”

Vitika Roy

#VivasNosQueremos

¿Necesitas más motivos? #ParoInternacionalDeMujeres

No te enamores de Libra.

Te hará hablar acerca de todo, empezará por tu infancia y recorrerá todo hasta terminar con tus sueños y expectativas. No pasará un sólo día en el que no te enseñe a volar, porque sí, Libra vuela y quiere que lo hagas con él. Alimentará cada día tu mente, te enseñará a usar la imaginación y te volverás un niño a su lado. No te enamores de la balanza, porque te hará ver el mundo de otra manera, cambiará el iris de tus ojos y te convertirá en un elfo, en un hada o hasta en un unicornio. Gastará sus horas hablando contigo y dedicándote sus versos más preciados; verás lo bueno que es con los niños, con la gente, con los animales y te encadenará a sus encantos. No te enamores de Libra, siempre tiene un haz bajo la manga, conocerá todo tu repertorio y sabrá lo que sientes con sólo ver la expresión en tu rostro, será un interprete de ello. Se interesará por todo lo que poseas y será el ser más curioso. Querrá que bailes con él en una fiesta y que salgas corriendo en medio de la noche por una autopista desierta, querrá salir a caminar bajo la lluvia contigo y gritará cuánto te aprecia cuándo tenga la oportunidad. No te enamores de un libra, se volverá tu consejero y en cada lío que poseas el será quién te ayude a seguir adelante, te recogerá en medio de una caída y te impulsará hasta la meta. Su amor no se comparará con el de ningún otro, será puro. No te enamores de Libra, su alma es vieja, como sus costumbres, no te besará en la primera cita, quizás tampoco en la segunda, probablemente en la tercera. Tendrá esos pequeños detalles que pensabas que ya las personas no los poseían. Te llevará un ramo, si, un ramo, pero no de flores, de libros, porque él es alguien fuera de lo común y lo descubrirás con el tiempo. No te enamores de un Libra, su emotividad es tan grande que se convertirá en helio y tendrás que ir a bajarlo al espacio. 

La prepa.

Antes de entrar a la prepa, me hubiera gustado saber.
1. Que no importa qué tan tarde sea mi primera clase del día, de todas formas me duermo durante ese clase. 😴
2. Qué puedo cambiar muchísimo y ni siquiera notarlo. 😳
3. Que puedes querer a muchas personas de diferentes maneras. 👽
4. Que los niños de la prepa también avientan papelitos. 😼
5. Que normalmente conoces ahí al amor de tu vida, al que siempre vas a recordar. 💘
6. Que si fuiste inteligente en la segunda…¿Importa? Eso es pasado. 💯
7. Que copiar puede ser sinónimo de verificar o corregir. 📝
8. Que puedes estar en una fiesta la noche anterior del examen. 🎉
9. Que más de una vez estarás imprimiendo un trabajo minutos antes de entregarlo. 🖨
10. Qué existen materias que requieren más tiempo que todas las clases juntas. 🕓
11. Que puedes saber todo y reprobar el examen. ❌
12. Que puedes no saber nada y sacar una buena calificación. 💯📝
13. Qué la mayor parte de mi educación la obtendré fuera del salón. 👌🏼
14. Que es posible estar solo aun cuando estás rodeado de mil personas. 🚶🏼👬👫👭👯🏃🚶🏼
15. Que ganaras personas que estarán contigo para toda la vida. ❤️
16. Que tus amigos formarán caminos diferentes pero nunca se olvidaran de la amistad. 😫❤️
17. Que lo único por lo que quisieras volver a la prepa cuando la termines, es para volver a estar con tus amigos. 😭
18. Que “aprendes a vivir” más en una preparatoria pública que en una preparatoria de paga. 👌🏼💸
19. Que cada reloj en la escuela tiene diferente hora. 🕰
20. Que los AMIGOS y esa persona especial son quienes hacen de este, un lugar valioso e importante por que al pasar unos años después de graduarte… Tal vez no recordaras muy bien lo que aprendiste en clase pero siempre recordaras todo qu ellos que viviste con tus amigos.. Con quienes estudiaste, gritaste y festejaste, con quienes compartiste todo tu tiempo.

“Quien logra hacer un amigo en la prepa, logra hacer un amigo para toda la vida” ❤️

8

Llego la fiesta, pa’ tu boquita
Toda la noche, todito el dia
Vamo’ a bañarnos en la orillita
Que la marea esta picadita-ita-ita
Una mordidita, una mordidita, una mordidita
De tu boquita!
Una mordidita, una mordidita, una mordidita
De tu boquita!

Ricky Martin - La Mordidita ( A Quien Quiera Escuchar - 2015 )

S.E.C.R.E.T. /Wigetta.

Samuel ha recibido una carta.

Narra Samuel

Era algo extraño al enterarse que sólo era para personas altamente conocidas.

          ***********************************************************

 

Señor Samuel de Luque se le invita a  la fiesta en agradecimiento por su trayectoria y a su compañero Guillermo Díaz.

No es otra fiesta; en esta no habrán medios de comunicación.

Se le agradece confirme su asistencia.

 

Atte.

 

S.E.C.R.E.T.

Descarté la carta hasta que recibí la llamada de Rubius.

-Hola? –Respondería-

Se notaba la alteración de Rubius a a Mangel que seguramente estaría igual de confuso.

-Dime si has recibido la carta de invitación de S.E.C.R.E.T. –Diría exaltado.

-Sí. Pero no me gustan las fiestas de lugares que parecen sospechosos.

-Serás tonto. Ellos invitan a bastantes famosos de muchas partes y puedes ser tú sin que nadie se entere el día después.

-Y?

-Como que y!

-Puedo ser yo en mi casa. No me interesa que alguien más sepa lo que soy o lo que quiero hacer.

-Acaso alguna vez has podido salir con Willy a un baile sin que nadie los fotografíe, dime si quieres besarlo en público sin que nadie divulgue tú secreto?

-Pues… -Pensé y dejé de hacerlo.

Era verdad lo que decía Rubius. Cuantas veces he imaginado que nos besamos y nadie lo dirá.

-Dime que quieres hacerlo, sé que quieres…

-Sí, pero soy realista que en el proceso es más que obvio que Willy no lo hará. Él es muy vergonzoso.

-Pero no se lo digas y llévalo a la fiesta.

-Será pero, él es capaz de no volverme a hablar.

-Sé que te la ingeniarás. Aparte que en la fiesta no dejarán pasar  a nadie de medios y quitaran los móviles y así en la entrada.

Escuché a Mangel de fondo.

-Que dile y no se negará. Que es lo que ambos quieren desde que la liaron con un bromance.

-Pues es verdad. –Opinó Rubius.

Ya había llamado al móvil y dije que sí asistiría.

Los días pasaban muy lentos; era sin más un acto cansado en grabar con Willy sin mencionar nada.

Claro está que le dije que aquel fin de semana que caía la fiesta no haga planes.

Quería tenerlo para mí sin necesidad que lo supiese.

-Claro Vegetta. –Fue lo que respondería Willy.

Faltaba menos de una semana para la fiesta.

Llamé a Willy para decirle que era una fiesta en la que quería asistir con él.

Al principio él se negó en ir; más aún al hacer su promesa de acompañarme se retractó.

-Ya que… -Riendo diría a lo que íbamos a comprar unos trajes.

Era jueves en la noche. La fiesta sería el día viernes a las cinco de la tarde.

Nos irían a recoger y fue justo ahí cuando le dije de que se trataba la fiesta.

-No entiendo, como que famosos irán? –Fue lo que preguntó al tomar su almohada y acomodarla al espaldar de nuestra cama.

-Sí. Es una fiesta de famosos. Verás fue una invitación que acepté por Rubius y Mangel.

-Ya veo. Pero no entiendo muy bien por qué vamos nosotros?

-Es que es algo diferente en la que…

Pero no puede. Realmente me quedé pensando que Willy aún podría retractarse.

-En la que? –Preguntaría Willy al verme nuevamente.

-Pues en la que… Ya sabes Willy en la que se baila y se conoce gente.

-Pero si nosotros no somos como otros famosos.

-Es verdad. Bueno ya acepté la invitación.

No hable más de ello y fuimos a dormir.

Eran las tres de la tarde. Como siempre no planeo llegar tan puntual a una fiesta pero la curiosidad me puede.

-Samuel tocan la puerta! –Gritó Willy mientras se duchaba y yo terminaba de actualizar la miniatura del último video.

Fui  a la puerta para encontrarme con la sorpresa de Mangel y Rubius.

Ambos estaban vestidos de traje.

-Y que pasa que no te has vestido? –Diría Mangel mientras Rubius pasaba.

-Pues quería actualizar una miniatura y luego me iba a  bañar.

-Yo te ayudo pero ve  a bañarte. –Diría Mangel.

Rubius me empujaría hasta ir al baño.

-Ya… ya voy. –Respondí al ver que ambos tenían prisa por ir a la fiesta.

La curiosidad se despertaría y apuré a Willy al decirle que ellos dos vendrán con nosotros.

Escuché a Mangel decir que no me olvide de la invitación que se me dio.

Salí de la ducha viendo a Rubius en la habitación.

No me importó para nada; después de todo él tiene a Mangel y cuantas veces no lo habrás visto desnudo como para sorprenderse con otro hombre.

Dejé que cayese la toalla al ver que Rubius se percató de que había salido de la ducha al pasar por detrás de él.

-JODER! SERÁS CABRÓN!

Reí al ver que el muy degenerado no quitaba su mirada de mi cuerpo.

-No parece que realmente te importe.

-Madre mía!

-Anda que ya estás acostumbrado al ver a Mangel.

-El tuyo es diferente.

No respondía a ello. Recordé la vez que Willy no quería tener algo conmigo y supe que Rubius si era de los que podía liarla.

Pero cuando nos vimos en los Ángeles Mangel le reclamó que no quería que tuviera algo conmigo.

Recordaba que quedó en cámara cuando al ritmo de una canción de Lady Gaga seguí su juego de bailar. Al apagar la cámara e ir a los baños metía a Rubius a un cubículo y lo besé; rose, tomé fuerte sus labios y él aprovechó en tocarme.

Pero no pasaría más que eso pues él quería albergar la esperanza que se diese algo con su amigo.

Supongo que era mejor así pues ambos estuvimos a merced de la decisión que al fin acepten que no hacíamos nada malo en amarlos. Recordé cuando me llamó y comunicó que al fin lo había hecho con Mangel y me daría esperanza por lo que aún no pasaba con Willy.

-Sabes Rubius si  Mangel  no se te hubiese dado y Willy a  mí sería muy jodida nuestra historia. –Diría al poner el bóxer delante de él.

-Claro y lo tenías que decir mientras restriegas que ya no puedo tenerte. –Él reiría.

-Pues no estás mal con Mangel.

-Y Willy no tiene nada que buscar pues tiene algo grande contigo.

-Oye que no lo digo en plan sexual. –Dije al tomar la camisa.

-Pues yo sí. Mangel tiene todo lo que quiero y Willy contigo.

-Y tú como lo sabes?

-En una borrachera lo confirmó. No quedó en video porque quizá olvidaríamos de borrarlo. Él dijo como era su experiencia sexual a tu lado.

-Y donde estaba yo?

-En los Ángeles.

Salí de la recamará.

Salimos al notar que el carro de Mangel ya estaba fuera.

Llegamos.

Era un lugar súper amplio.

Era cierto lo de los móviles.

Dejamos todo.

Al solo entrar nos dimos cuenta de que ya habían muchos famosos.

-Tengan por favor. –Diría una chica al darnos un par de antifaces.

-Ok… -Diría confundido Willy.

Rubius sería el primero en ponérselos.

Era extraño pero hice lo mismo.

-Joder… -Suspiró Willy.

-Q… Qué pasa? Acaso me quedan mal? –Dije a punto de separarlos del rostro.

-No. Es que se te muchos más intrigante. –Respondería de forma extraño Willy.

-Estás sexy! –Diría en voz alta Mangel.

-Ajap! Pareces unos de esos tipos que se desnudan en los night-clubs!

-Y tú como sabes de esos tipos! –Dijo Mangel celoso.

-Hum. Pues hum.

-Gracias. –Hice que olvidasen una boba pelea de celos.

Era la fiesta de S.E.C.R.E.T.

Realmente era un  Secreto; no sabíamos que eran famosos por los antifaces.

No todos los cargaban puesto pero si la mayoría.

Vimos a un actriz de películas de ciencia ficción.

A una cantante que Mangel sabe su nombre por la voz pues no se la reconoce por la forma en la que viste y el antifaz.

Tomé la mano de Willy para ir a bailar.

-Q. Que haces!? –Diría al soltar mi mano.

-A bailar macho.

-Pero si nos van a ver. –Susurrando diría.

-Que no se lo has dicho? –Dirían Mangel y Rubius a la vez.

-No me ha dicho que cosa? –Dijo Willy al ver  ya molesto a todos lados.

-Por qué crees que se llama S.E.C.R.E.T?  -Pronunció Mangel al acercarnos al centro del jardín para bailar.

-No, no lo sé. Por qué? –Respondería en plan de pregunta Willy.

-Verás es una fiesta sin cámaras. Es un espacio público pero privado de famosos que podemos ser nosotros sin que veamos un flash o que nos estén acosando. –Mencionaría Mangel.

-Pero por qué no me lo dijeron. –Volteando diría Willy al notar que era cierto.

Los famosos lucían relajados. Iban con parejas del mismo sexo o no.

Era muy amplio ver la forma de vestir, como realmente éramos.

Mangel tomó un sorbo de vodka y besó a su novio.

-Mangel que haces! Alguien te vera y… -Willy se puso entre los dos.

Mangel y Rubius rieron.

-No más secretos… -Diría Rubius al acercar a Willy a mis labios.

-Entonces?… Quieres marcharte o me basarás… -Pronuncié al sentir el casi leve paso de sus labios sobre los míos.

Podía palpar la desnudez de sus pálpitos.

Su coherencia desvanecía a los impulsos que ocasionaba en él.

No insistiría.

No podría molestarme porque acepte al fin lo que sentimos uno del otro.

Pero él no se acercó.

Willy retrocedió.

Se alejó corriendo al baño.

Quedé en la pista.

Por primera vez no dejaría que esto afecte lo que vine a hacer.

Tomaría a Willy y nos iríamos en cualquier momento pero por ahora quería disfrutar que puedo ver a tanta gente famosa y estar con mis amigos.

Eran las nueve de la noche cuando vimos a una chica de vestido blanco pasar al micrófono y cantar una canción que solo Rubius se sabe.

Muchos saben quién es.

La verdad que no tenía idea de lo famosa que era hasta que muchos se pararon a bailar en plan canción romántica.

Ello era extraño; las luces las bajaron y muchos tomaron a parejas al azar excepto los que vinieron con la suya como Mangel con Rubius.

-Espera. –Al voltear escuché a Willy.

-Dime. –No podría estar molesto con él.

Willy tomó mi mano y hablaría.

-Que es lo que realmente querías de esta noche?

-Bailar contigo. Ser una noche una pareja como muchas.

-No somos cualquier pareja.

-Lo sé.

-Entonces entiendes que por ahora no puedo hacerlo.

-Sí.

-En serio?

-Sí.

-Estas molesto conmigo?

-No.

-Porqué?

-Quieres que este molesto contigo Willy?

-Sí.

-No puedo obligarte a hacer algo que no quieres…

-Pero si quiero.

-Entonces porqué te niegas?

-Es complicado.

-No lo es.

-Sí. Sí lo es.

-No. Solo debes tomar mi mano y bailar.

-No es así de simple.

-A que le tienes miedo esta noche. Acaso no te das cuenta que si un día no lo hacemos público vamos a terminar de asfixiar este amor.

-Soy consciente de ello.

-Entonces?

-No quiero que el amor muera. No quiero que me dejes por tener miedo de estas cosas.

-Dame la mano.

-Es que…

Caminé al centro del jardín; la canción seguiría mientras él avanzaba pausando más y más sus pasos.

Esperé a que se convenciera.

Quité su antifaz notando como sus manos tiemblan y su mirada se baja a mis hombros.

-Solo respira que nada malo dejaré que pase. –Diría para tranquilizar su forma de actuar.

La canción que esa chica ahora canta era hermosa; recordaba las veces que sonaba y besaba a Willy mientras iniciábamos caricias que terminarían por un secreto que se quedarán en las paredes.

No quité mi antifaz porque para él esto era muy romántico.

-Siento que estoy en una tonta película romántica. –Diría sin reírse; su corazón latía muy despacio.

Es sin más algo bello en él.

Alcé su barbilla.

-Quiero que me beses. –Pronuncié despacio.

Era mi fantasía que él lo hiciera.

Pero sé que era su sueño que al fin se dé un instante así.

Imponíamos mucho calor a la noche fría que nos diría con la brisa que de forma violenta levantaba nuestras prendas.

Willy se acercó a mis labios.

Era totalmente diferente sentirlo.

Nuestras lenguas suaves se acariciaban una a otra.

Encontraba sentido a muchas palabras; percibía muchas cosas en un beso.

Tuvimos muchos pero ninguno sería como este.

Willy apretaba mi cadera y yo tomaba su nuca para aproximar más nuestros labios.

Girábamos el mundo; comparé su boca al agua, fuego, aire, a la tierra sin embargo ingenuo seria hacerlo.

Él lograba  formar algo nuevo que no sería capaz de igualarse a nada.

No encontraba algo que lograba explicar este momento.

Amor era lo único que en mi mente conquistaba el gesto de nuestros labios.

Si todos los caminos llegan a Roma, ¿como se sale de Roma?
A veces, pensamos demasiado y sentimos muy poco. Mi abuelo siempre decía, que si alguien quiere seriamente formar parte de tu vida, hará lo imposible por estar en ella, aunque en cierto modo, perdamos entre pantallas el valor de las miradas, olvidando que cuando alguien nos dedica su tiempo, nos esta regalando lo único que no recuperará jamás.
Y es que la vida son momentos, ¿sabes? Que ahora estoy aquí, y mañana, mañana no lo se. Así que quería decirte que si alguna vez quieres algo, si quieres algo de verdad, ve por ello sin mirar atrás, mirando al miedo de frente y a los ojos, entregándolo todo y dando el alma, sacando el niño que llevas dentro, ese que cree en los imposibles y que daría la Luna por tocar una estrella. Así que no se que sera de mi mañana, pero este sol siempre va a ser el mismo que el tuyo. Que los amigos, son la familia que elegimos, y yo te elijo a ti, te elijo a ti por ser dueño de las arrugas que tendré en los labios de vieja, y apuesto fuerte por todos estos años a tu lado, por las noches en vela, las fiestas, las risas, los secretos y los amores del pasado. Tus abrazos, así porque si, sin venir a cuento ni tener porque celebrar algo. 
Y es que en este tiempo me he dado cuenta, de que los pequeños detalles son los que hacen las grandes cosas. Que tu has hecho infinito mi límite. Así que te doy las gracias por ser la única persona capaz de hacerme llorar riendo. Por aparecer en mi vida con esa sonrisa loca, por ese brillo en los ojos capaz de pelear contra un millón de tsunamis. Así que no, no sé donde estaremos dentro de 10 años, ni se como se sale de Roma. No te puedo asegurar nada. Pero te prometo, que pase lo que pase, estés donde estés, voy a acordarme de ti toda la vida, y por eso, mi Luna va a estar siempre contigo. Porque tú, me enseñaste a vivir cada día como el primer día del resto de mi vida. Y eso, eso no lo voy a olvidar nunca.
—  Cori García Martos
Los amigos son la familia que elegimos y yo te elijo a ti. Te elijo a ti por ser el dueño de las arrugas que tendré en los labios de vieja, y apuesto fuerte por todos estos años a tu lado, por las noches en vela, las fiestas, las risas, los secretos y los amores del pasado, tus abrazos así porque sí, sin venir a cuento, ni tener por qué celebrar algo.
— 

Cori Garcia

¿Y quién te ha dicho a ti
que yo no te quiero?

Si, joder,
por ti petaría
cada estrella
que, desde mi ventana,
veo por las noches.

Si se monta una fiesta
en mi cuerpo
cuando me ríes.

Si dicen
que derrocho confeti a mi paso
cuando te veo.

Si creo que brillo más
cuando estás a mi lado.

Me has pegado tu luz,
estrellita.

Quédate a mi lado siempre,
me da miedo la oscuridad.

—  cruzz
Traigo licencia de conducir pero
no sé manejar estándar
el tío Yayo me prestó el coche
para llevar a la maestra Alma
Axel mi primo pequeño
insistió en que me la presentaran
ella tiene unos brazos gruesos
su cutis es rosado
trae un vestido y el cabello teñido
de un rojo tenue
estamos en la carretera
de Querétaro-Pachuca
hay curvas peligrosas
pero la más peligrosa
es su sonrisa que me insinúa
un poco de calentura
estoy nervioso
se me ha matado dos veces el coche
de pronto siento
que no podré regresar
que tendré un accidente
pero estoy viviendo algo hermoso
jamás he dejado a una chica
a su casa en coche
tal vez sólo a Karen
y eso fue en la preparatoria
el humo de la noche aísla mis nervios
aunque me vea muy pendejo
me siento muy seguro
yo le digo un poema
ella hace gestos de ternura
quiero agarrar su pierna
sé que está mojada
pero no puedo desatender
la palanca de cambios
le digo que mejor nos vayamos
de Tasquillo o Ixmiquilpan
y mejor siga conduciendo
toda la noche hasta donde
la gasolina o las ganas nos dejen
ella me dice que sí
creo que no había conocido poetas
ella nota
que estoy muy pendejo para manejar
la dejo en su casa
me bajo a abrir la puerta
nos abrazamos
CHINGADO pude haberla besado
pero no me atreví
la carretera brilla
las curvas son cada vez
un reto más difícil
para mi supervivencia
pienso en mis amigos
mi familia y mis viajes
ojalá que la fiesta
no acabé esta noche en el cielo
— 

Poemas para leer acompañado de una caguama, Quetzal Noah

www.twitter.com/Quetzalnoah

Los signos en la universidad:
  • Llega tarde a clases porque estaba en una fiesta: Aries, Géminis, Sagitario, Acuario.
  • Llega tarde a clases porque se quedo dormido: Tauro, Cancer, Libra, Piscis.
  • Llega a clase puntual aún si se amaneció de fiesta: Leo, Escorpio, Capricornio.
  • Llega a clases puntual y no va a ninguna fiesta: Virgo.


Me aplasta la hermosura de los cuerpos perfectos,

 las sirenas que ululan en las noches de fiesta, 

 los códigos de barras, el baile de etiquetas. 

 Me arruinan las prisas y las faltas de estilo,

 el paso obligatorio, las tardes de domingo y hasta la línea recta. 

 Me enervan los que no tienen dudas 

 y aquellos que se aferran a sus ideales sobre los de cualquiera. 

 Me cansa tanto tráfico y tanto sinsentido, 

 parado frente al mar mientras que el mundo gira.

¿Qué pasó entre él y yo?

Lo conocí, a él, un hombre maduro, de contextura flaca, tez blanca, labios delgados y pelo oscuro. ¿Quién iba a pensar que estaría hablando de él y pensando en él ahora?

Si bien, es cierto que no creí lo que me dijo por meses, siempre dije “No me comeré sus mentiras”… Decía que me quería, que no le importaba la edad, que él quería cuidarme, llevarme de la mano y protegerme, que él quería ser quien me haga feliz y que estaba totalmente dispuesto a hacerlo. Que quería enseñarme de la vida y quería aprender de mi, que era un hombre muy jugado y que daría todo por verme feliz y por ser él quien lograra esa felicidad en mi. Pero claro, con 6 años de diferencia, no es fácil creerle.

Fueron varios meses hablando, escuchando sus “sentimientos” hacía mi y claro algún día tenía que empezar a creerle.

Todo pasó cuando un Sábado en la noche me llamó y me dijo “Estoy afuera de tu casa, dame 5 minutos, quiero hablarte, quiero verte” y ¿Qué podía hacer? ¿Echarlo de mi casa? Entonces salí a hablar con él. Estuve una hora con el, UNA hora, en la calle, parados conversando, solo conversando y cuando dijo que se iba, no quería que se vaya, entonces lo abracé.. No sé bien porque lo hice, solo lo abracé, fue un abrazo tan tierno, inocente, cariñoso, creo que ha sido uno de los abrazos más sinceros que he sentido.

Desde ese momento, empecé a tomarme las cosas un poco más en serio, me di cuenta que gran parte del día ya no pensaba en salir, ni en mis amigos, sino en él, ¡SI! En él, ese hombre que pensé que jamás me haría sentir así. A mi mejor amiga, ya la tenía loca, le hablaba de él cada vez que nos veíamos, le contaba cuando discutíamos, lo que me decía, cómo me hacía sentir. Luego comenzaron las conversaciones eternas de cada día, hasta las 2 AM, cuando el ya tenía que dormir porque al otro día tenía que irse a trabajar y a mi no me gustaba que se quedara hasta tarde porque quería que le vaya bien en sus días. Y yo simplemente, me quedaba pensando en él, en su forma de ser, su forma de tratarme, su forma de quererme.

No sé bien que pasó pero varias veces nos quisimos juntar y algo pasaba que hacía imposible que nos viéramos, entonces pensé ¿Por qué? ¿Por qué siempre que nos queríamos ver, el “destino” nos llevaba a otra cosa? Y fue exactamente en ese momento que dije “Quizás hay algo que no nos quiere juntos” y no sé porque, pero me dejé llevar por ese pensamiento… Nunca he sido de creer en cosas así, pero justo en este momento, luego de varias veces de “intentar” vernos, creí que era la única respuesta.

Y como siempre, nos íbamos a ver un día pero … ¡ADIVINEN QUÉ PASÓ!, Sí, yo tuve un problema y no pude verlo, otra vez, como siempre. Ese día discutimos y no quise saber mucho más de lo que quería y decidí salir con mis amigos, ese día es uno de las pocas noches que he estado en una fiesta hasta tan tarde. Más o menos a las 12 am, me llegó un mensaje muy largo de él y no lo leí, no hasta el otro día. Cuando desperté lo leí y decía en resumidas cuentas que “Sentía que tenía que dejar las cosas hasta ahí pero no estaba seguro de hacerlo (entre todo eso, muchas cosas lindas) y al final del mensaje decía “Mañana estaré a las 2 pm cerca de tu casa, esperaré tu llamado hasta las 3 pm, si no llegas entenderé que no quieres nada conmigo, si no puedes, evita responder este mensaje, prefiero desilusionarme sabiendo que no llegaste” En este momento, eran las 12 pm del día, y yo había carreteado hasta morir la noche anterior, estaba muerta de sueño y me quedé dormida, desperté a las 2 pm y pensé en ir donde estaba, pero mi corazón o mi cabeza, no sé cuál de los dos me llevó a actuar así, pero no fui. Sí, lo dejé “plantado”, luego de eso a las 3 pm, me llama y no contesté, tenía miedo, no sabía qué hacer, qué decirle, entonces llega su mensaje y dice “Supongo que las cosas pasan por algo, gracias”.

En ese momento mi mirada se nubló pero ya no había nada que hacer, solo atine a quedarme ahí sentada, ni a llamarlo, ni contestarle, ni correr donde estaba, solo quedarme ahí. Después de un rato, veo mis redes sociales y ya no lo tenía en ninguna.. Me había eliminado de todo, para olvidarse de mí y ahí fue cuanto entendí que todo esto iba en serio, pero ya nada podía hacer, mi orgullo fue muchísimo más fuerte de lo que me hubiera gustado.

Ahora solo me queda pensarlo, recordarlo y escribir estas cosas que se que JAMÁS las leerá.

Y lamentablemente aun no sé si fue una buena decisión, si debo aceptar que me arrepentí, pero supongo que las cosas pasan para mejor (a veces) y que si algo me llevó a no hacer nada, es por algo.

Aun lo quiero.

Aun lo extraño.


-Truelove–Onelove.

Y yo solo espero que, para este 2016, ella se acuerde de mí un minuto antes de las doce y me diga “ Feliz año nuevo. ” como excusa para hablarme.
—  10:30 pm 1/12/15