Tu primer amor, tu primer beso, la primera cita, el escaparse a media noche, tener la primera borrachera, la fiesta con los amigos, las vacaciones en familia, la comida de mamá o de la abuela, aquellas pláticas en la madrugada, las metidas de pata, aprender a manejar, volarse una clase, graduarse del colegio o aquella simple salida con los amigos; son cosas que no se olvidan. Depende de ti conservar vivos los recuerdos.
—  Notas De Una Anónima