felizes

Innumerables veces dije “voy a dormir” y me quedaba despierta pensando en lo mal que estuvo mi día, lo miserable que era y cuánto me odiaba.