felicidad,

Estaba pensando en como es probable que el primer amor sea para siempre aunque se termine, y en como la felicidad dura tan poco, un día estás caminando de la mano con alguien por la calle y al otro te quedaste sola, y ya no podes volver atrás porque ya ni siquiera sos la misma persona, cambiaste, estás más rota y más incompleta. Y te quedas ahí pensando en todo lo que podría haber sido, pero no es, ni va a ser.
youtube

Con su libro, The Happiness Trap, Russ Harris se convirtió en uno de los autores y psicoterapeutas más importantes  de la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT). Harris se ha dedicado a estudiar a lo que llámanos felicidad y porque muchas personas no logran ser felices a pesar de lograr las metas que se proponen.

En este vídeo, Harris nos explica que la sociedad nos ha vendido la idea de que para ser felices debemos de ponernos metas y cumplirlas: una casa nueva, un carro nuevo, tener un mejor cuerpo para el verano. Según él, es cierto que si obtenemos esos objetos y metas, nos sentiremos felices por un breve periodo de tiempo hasta que ya ese objetivo no nos satisface y salimos en la búsqueda de otro dejándonos con un sentido de vacío y de agotamiento. En cambio, una vida enfocada en valores nos ofrece una mirada más amplia de la realidad y de la vida en general porque las personas que se enfocan en sus valores tienen la gratificación de los objetivos pero también de vivir de los valores como por ejemplo.

Harris utiliza un ejemplo muy bueno que consiste en dos niños que viajan en un auto hacia Disney World. Uno de ellos está enfocado en objetivos: llegar a Disney y disfrutar; el otro también quiere ir a Disney pero vive en una vida basada en valores como: aventura, diversión y curiosidad, lo que le permite tener una experiencia muy diferente y más gratificante del viaje, a pesar de las adversidades que atraviesan.

https://www.psyciencia.com/2016/26/la-diferencia-entre-una-vida-basada-en-objetivos-y-una-vida-basada-en-valores-por-russ-harris-video

No te voy a pedir que te quedes, si quieres vete y no, no es porque ya no te quiera, pero, si tú no me quieres yo no te puedo detener, todos debemos buscar nuestra felicidad y claramente yo ya no soy la tuya.
—  No me olvides.