favorive

Entiendo la fragilidad con la que cambia sus estados de animo rápidamente,
el miedo que la abraza cada que le digo
“te quiero” y duda en responderme.

Entiendo también sus caprichos,
sus celos y su manía de hacerme creer
que “nada le afecta”

Comprendo porque aveces me aleja
y al otro se queja de que “me voy”
Y sé tambien que dudarían de creerme.

Y aunque confieso que aveces me costaba mucho entenderla cómo es: Yo la quiero.

Así, media idiota, complicada, engreída y loca.

Pero sobre todo me gustaría demostrarle
que no debe sujetarse el corazón cada que me habla, porque sí será correspondido.

Y quisiera hacerle entender,
que yo también soy frágil,
que ella me hace cambiar
mis estados de ánimos repentinamente,
que me muero de miedo
cada que le digo “te quiero”
y me destruye cuando no me responde,
que entienda que yo también tengo celos,
que me gusta que me engrien y que aveces cuando me alejo, dudo en volver…
Pero confieso que aun así:
Yo la quiero.

—  Brenda Ramírez.