familia es familia

No, no entiendes lo que pasa. Me he esforzado tanto por mejorar y ser una mejor persona, dejar todo lo malo atrás para que vengan a decirme que soy una maldita con problemas, y que no soy normal. Que tengo las puertas abiertas para largarme de su casa y no volver a poner un pie en ella. Que no sirvo para nada cuando todo lo que hago es ser mejor persona por ellos. ¿Crees que es justo que personas que te han visto nacer, aquellas que te alimentaron y prometieron amarte desde tu nacimiento, te traten de esta forma? No, no es justo.
10

La historia de Duke. Un perro desahuciado.  

Por motivos de la vida, motivos que no podemos entender,  que simplemente no tienen explicación. 

Existen miles de historias como la de él. Demasiado dolorosas, demasiado irreales. De nuestros perros, nuestra familia. Tal vez el único consuelo de aquellos que han pasado por esto, es saber que hicieron todo lo posible  para que sus mejores amigos tuvieran una hermosa vida. 

Y volveremos a verlos. 

 Algún día. 

Aprendí que la vida es tan, tan frágil. Aprendí que puedes conocer a alguien durante sólo días y nunca olvidar la impresión que dejó en ti. Aprendí que el arte puede ser hermoso y triste al mismo tiempo. Aprendí que si alguien te ama, esperará a que tú le correspondas a ese amor. Aprendí que lo mucho que quieras algo no determina si lo tendrás o no, ese “no” puede no ser suficiente, pero la vida no es justa, que mis padres no pueden salvarme, que tal vez nadie pueda.
—  Shades of earth, Beth Revis.