¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

Comienzo a creer que me estoy quedando sola, y no, no es un sentimiento en base a mi depresión, es una realidad.

He descubierto a lo largo de mis pocos años de vida, que la gente cambia constantemente. Sobre todo los adolescentes(bueno,es algo normal, estamos en la búsqueda de nosotros mismos).

Es curioso como a lo largo de todo ese proceso de cambios, prometemos cosas que al final no cumplimos o decimos amar algo o a alguien y luego nos damos cuenta que no lo amabamos demasiado.

Tengo un problema, suelo ser muy sentimal por dentro, pero no lo demuestro.

Así que en mi caso, cuando amo a alguien, y lo digo, va en serio, y eso no cambia a través de los años.

Para mí el hecho de amar a alguien es no olvidarlo,es regalarle tu tiempo, es estar ahí siempre, es preocuparte por esa persona todos los días. Y me aferro a esa persona volviendola una parte de mí. Creo un lazo casi familiar.

Sí, así son las cosas conmigo. Y aunque sé que muchas personas no son como yo, me sigo desilusionando y me sigue doliendo cuando no recibo lo mismo.

Puedo ser alguien bastante dependiente,tal vez, pero no hay nada que me alegre más el día, que un mensaje de un amigo o un familiar diciendo : “¿cuándo nos vemos? ” “¿Venís hoy? ” “¿Cómo estás? ” “te extraño ” “¿qué haces, flaca? ¿Ya volviste? ”. Me da alegría, me siento importante para alguien, tengo esa sensación de que alguien se preocupa por mí y me lo hace saber.

Pero últimamente, las cosas no están yendo muy bien.

Varios de mis amigos con los que comencé el año, ya no están, se alejaron de mí por motivos que desconozco. No digo que no tengan razón, porque tal vez las tienen. Soy una persona bastante difícil de tratar,de carácter fuerte (justiciera, diría una ex profesora, ahora amiga) y como humana, cometo mis errores. Lo que me duele, me preocupa y me molesta es el que no me digan por qué tomaron aquella decisión. Eso me hace sentir culpable,y preguntarme que fue lo que hice mal. Si pudiera saberlo, intentaría arreglarlo.

Por otro lado, tengo amigos que han cambiado con el paso de unos pocos meses, que ya no quieren estar cerca de mí, no porque sea yo el problema,sino porque su vida no la quieren en ésta ciudad. Que les parece más interesante una charla amena con otra clase de personas. Eso me hace sentir que los aburro y que los obligo a estar conmigo. De a poco, aún así, se van alejando, en busca de otras amistades. Y cuando antes recibía una respuesta rápida, ahora es muy extraño que la reciba.

También, están los que inician sus proyectos de vida. En busca de un trabajo o de el ingreso a una universidad. Es ahí cuando ya no hay tiempo ni siquiera para amigos. Es entendible. Pero, no estaría de más un mensaje diciendo “Hola, te extraño ” o una respuesta a los míos.

Y finalmente, esos amigos que están con su pareja, iniciando una relación (la mayoría lo hace para no sentirse solos). Dejan de lado a las amistades y su mundo gira en torno a su pareja actual. Yo me pregunto, ¿qué será de la vida de ellos cuando esa relación termine y se encuentren sin amigos?, creo que voy a ser la única idiota esperando contenta,algo de atención.

Actualmente, esto pasa, me siento sola. No hay nadie que yo ame más que mi familia y amigos. Son los eslabones fundamentales en mi vida. Y uno de esos eslabones, se está quebrando y pronto se volverá añicos.

Aún así, me siento culpable al decir lo que siento, porque yo también cometo errores y puedo hacer sentir mal o solo a alguien. Entonces, tengo esa sensación de que no soy quien para hablar, porque yo también hago daño.

No soy perfecta, pero necesito amor constante de los que amo.

Nunca has sido la “princesa de papa”, la “niña de sus ojos”, al contrario, parece que eres un problema constante en su vida, y te recuerda que si no estuvieras con él su vida sería más fácil y mejor.
Tienes un papá agresivo, cambiante, que te humilla, duda de ti y nunca ha sabido lo que es respetarte.
Al final te acostumbras.