fallecimiento

Es difícil de creer y difícil de aceptar. Es como estar viviendo en un sueño del que no despiertas nunca, pero que sientes que no es real y que tarde o temprano alguien llegará y te despertará para decirte que nada era real. Pero no. Lamentablemente sí es verdad. Y no estás aquí. A veces pienso que estarás al otro lado de la línea cuando llame a tu teléfono y que responderás tan alegre como siempre, pero luego caigo en la realidad de que sólo escucharé el tono de llamada de espera cuando nadie contesta. A veces quisiera retroceder el tiempo y hacer más largas las llamadas, esas en las que siempre finalizabas con un mensaje de aliento, un consejo sabio o una palabra amorosa que siempre me demostraba lo que eras: el mejor abuelo del mundo. A veces desearía haber aprovechado mejor el tiempo. Haberte escuchado más. Haber hecho más duraderos esos abrazos. Haberte pedido más consejos. O simplemente haberme detenido más tiempo a mirarte. Me habría gustado tener más tiempo, porque creo que te fuiste demasiado pronto de este mundo. Mucho más pronto de lo que yo quería, o esperaba. Quisiera poder ir a tu casa y verte ahí esperándome tan alegre como siempre y escuchar tus historias de vida. Preguntarte mil cosas. Preguntarte si quizá pensabas que estaba tomando buenas decisiones o si tenías algún consejo para darme. Qué esperabas de mí. O simplemente llenarme de inspiración escuchando tu experiencia, con esa misma pasión con la que solías contar toda tu vida, detalle por detalle, siempre haciéndote entender que, aunque la vida puede ser dura, siempre se sale adelante. Sé que siempre estuviste orgulloso de cada uno de mis logros, que siempre estabas dispuesto a apoyarme en lo que sea, porque para ti valía más que yo fuese feliz y que estuviera bien. Hay demasiadas cosas que tengo que agradecerte. Hay tantas cosas que se quedaron en el tintero y que me quedé sin decirte. Hay tantos triunfos en los que no has podido estar presente, pero, aún así, eres a quien siempre le dedicaré cada uno de los logros que tengo y que tendré, porque eres, fuiste y serás siempre el mejor y sé que, aunque me faltó tiempo contigo aquí en la tierra, siempre estarás conmigo donde quiera que estés.
Cuando vemos una nube en el cielo, y luego ya no la vemos, no decimos que ha muerto. La nube continua en otras formas: lluvia, vapor, hielo, nieve, otra nube y uno la reconoce en sus nuevas formas.
Si estas muy encariñado a una hermosa nube y tu nube ya no esta ahí, no deberías estar triste, tu amada nube pudo convertirse en lluvia, llamándote “¡querida! ¡querida! ¿que no me ves en mi nueva forma?”
Tu ser amado continua siempre.
Querida, aun te amo..

En la época donde más feliz fui, era en donde tus ojitos, tu sonrisa, tu cabello blanco y tus arrugas me hacían olvidar todo lo malo. Tus “te quiero” siempre fueron, son y serán mi motivo para seguir adelante. Nunca imagine estar sin ti, mi viejita hermosa. Eres más que una abuela para mi, tú lo eres todo. Ante tu ausencia, no me queda más que recordarte a ratos, como si estuvieses presente, como si nada hubiese cambiado. Te recuerdo a la perfección.. Hermosa de pies a cabeza, una señora inteligente, astuta y perfecta. Viejita chula, querida mía.. Yo aun la amo con todo mi ser ❤️

Es increíble como algunas personas pueden estar sufriendo con toda su alma y, sin embargo, todo el mundo sigue su vida como si nada pasara. Totalmente indiferentes al sufrimiento del otro; es increíble que hayamos llegado a este punto donde nunca nos enteramos de nada y andamos indiferentes ante todo. Creo que todas las personas que están de duelo deberían poder llevar una marca ya sea una pulsera, polo, etc. Que los identifique y así todo puedan guardar un minuto de silencio por ellos.
¿Como te recuerdo?… Te recuerdo en momentos puntuales, días soliados y ninguna tormenta; bajo el cielo y no siendo parte de el. Con las muecas, con la sonrisa, incluso algunas lagrimas de felicidad otras de desahogo por la que pasamos todos. Te recuerdo haciendo los pases con la vida, abordando ausencias, saliendo adelante, portando valores, haciendo feliz a los que te rodean. Te recuerdo indagando, protegiéndome, aconsejando y advirtiendo sobre las verdades. Pero lo mas importante es que te recuerdo amándome. Al final eso es lo mas profundo, trascendente y sincero que puede darte una persona, mas aun cuando la ausencia es demasiado pesada y cuesta levantarse.
—  Luciano Alfonso Ontiveros. 

Un año después del fallecimiento de su madre, Zelda empieza a ser agobiada por la presión que emana de su reino, para que lleve a cabo su obligación como Sacerdotisa de Hyrule.

(A year after her mother’s passing, Zelda is starting to feel overwhelmed with the pressure emanating from her kingdom, for her to carry out her obligation as Hyrule’s Priestess). 

No hay nada. No hay sabiduría final ni experiencia reveladora; ninguna jodida cosa. No hay Santo Grial. No hay Satori definitivo ni solución final. Solo conflicto. La única cosa que puede resolver este conflicto es el amor. Amor puro. Lo que yo siento ahora y sentí siempre por mis gatos. ¿Amor? ¿Qué es eso? El calmante más natural para el dolor que existe. Amor.

William Burroughs, días antes de su fallecimiento

Querida Yeya:

Perdón…

Perdón por no haberte dicho lo suficiente que te quiero.

Perdón por todas las veces que hemos discutido.

Perdón por no haber hablado contigo más a menudo.

Perdón por haberte desobedecido cuando era pequeño.

 

Te voy a echar mucho de menos Yeya. Has sido como una madre para mi, me has cuidado, me has mimado. Me has escuchado y me has entendido. Tengo muy bonitos recuerdos tuyos, de mis cumpleaños cuando era pequeño en el Aeroclub, de tus cumpleaños, de las Navidades, de los paseos que dábamos cuando era pequeño por Vigo, de tus conversaciones, tus historias de cuando eras joven. Eso es algo de lo que nunca me olvidaré, como te gustaba hablar. Si había algo que te caracterizaba eso era hablar, te encantaba, y no dejabas de hacerlo cuando tenías ocasión, podías ponerte durante horas a hablar sin parar. Y otra cosa que también adorabas era llamarme “nieto cabrón”, y a mi me gustaba que me tratases con ese cariño.

Perdóname por no haberte dicho tantas cosas en su momento, por no decirte todo lo que te quería y lo importante que eres y serás para mí; perdóname por no haberme despedido en su momento, pero siempre has sido una mujer fuerte, has salido de muchos aprietos con fuerza de voluntad, y pensé que de esta también saldrías tarde o temprano. Eres un modelo a seguir para mucha gente. A tu edad vivías sola, sin nadie vigilándote. Seguiste estudiando las cosas que te gustaban hasta hace unos años, nunca quisiste dejar de aprender y sorprendernos. Tenías un corazón muy jovial, quedabas con tus amigas, dabas largos paseos, te ibas de viaje a Canarias cuando tenías ocasión… Tuviste una vida muy feliz, supiste aprovechar tus oportunidades y eso siempre es digno de admirar.

Soñé contigo el día que me enteré de la noticia. Y estabas guapísima. Ibas con un chaqueta gris, con un broche dorado en la solapa. Sonreías. Se te veía inmensamente feliz. No hablábamos, nadie hablaba. Estábamos todos juntos mirándonos, como si nada ocurriese, como si todo estuviese perfectamente, únicamente sonreíamos. Pienso que fuiste tú, que quisiste que el último recuerdo tuyo que tuviese fuese esa imagen de todos nosotros juntos y tú feliz por estar con toda tu familia. No me voy a olvidar nunca.

Sé que estés donde estés cuidarás de todos nosotros, siempre lo has hecho y siempre lo harás. Rezabas para que todo nos fuese bien en los estudios, en la familia, en las relaciones y ahora sé que seguirás vigilando de nosotros.

No me quiero despedir porque eso significaría no volver a verte y olvidarte. Y yo nunca te voy a olvidar, aunque no nos volvamos a ver.

Siempre te he querido y siempre te querré.

TE SIGO AMANDO: Ahora que he partido…,no te aflijas, me alejo solo por un momento.No llores, ni lleves tu pena a traves de los años.Sé que  eres valiente, y que a pesar de todo, saldrás adelante con una gallarda sonrisa.

Te pido que por consideración a mí y en mi nombre, sigas viviendo. Hazlo todo como siempre te vi hacerlo. No fomentes tu tristeza con días estériles. Empieza cada amanecer con tareas productivas.

Dale la mano al consuelo y al buen ánimo. Y yo, a mi vez, te apoyaré y te sostendré muy cerca. Y jamás tengas temor de partir porque yo….estaré esperando por tí en el cielo.

Para un gran mejor amigo...

Hace unos días me enteré de que Paul, mi mejor amigo en toda la vida, el mundo y demás… había fallecido hacía 2 semanas atrás y quizás algunos pensaran “¿Como es que siendo su mejor amigo no se entero enseguida?” Y es que, el y yo, vivíamos lejos el uno de el otro, si, en el mismo país pero en diferentes estados. Realmente no podía creerlo cuando su hermana me lo dijo, creo que es una noticia que nadie se espera en recibir, al leerlo, me solté a llorar y no paraba de hacerlo, me preguntaba una y otra vez “¿Porque, porque Paul?” “¿Porque el, que recientemente había tomado la gran decisión de retomar sus estudios?” “¿Porque el que a pesar de todo era un buen chico?” “¿Porque el que estaba tan joven?” “¿Porque precisamente mi mejor amigo?”, un sin fin de preguntas rodearon mi cabeza, y es que Paul nunca me comento que tenía una enfermedad de el hígado y que ya estaba mal, bueno, lo comento solo una vez y luego nunca más hablo de el tema, no se si fue por falta de confianza o no querer preocupar pero ahora pienso que hubiera preferido que me lo dijera pues, al saberlo yo hubiera disfrutado mucho más cada conversación con el, cada noche que nos desveslabamos platicandonos cosas que nos sucedían, contando chistes, pensando en como sería el día en que nos conocieramos, en fin… El último día que hablamos el tubo que irse rápido por lo cual no se despidió, después de eso el no entro en linea en 2 semanas, al igual que su hermana los dos habían “desaparecido” de todas las redes sociales, se me hizo muy raro, yo día a día le escribía en twitter diciendole que ya le esperaba con ansias porque lo extrañaba y que tenía algunas cosas que contarle, que lo necesitaba y así. Siguieron pasando los días hasta que una noche, que yo llegué de un viaje decidí ponerme un rato en mi ordenador y entré a twitter, gran sorpresa me llevé cuando apareció un tweet de Lorena, la hermana de Paul, enseguida le hable y ella me contesto, por así decirlo, fría y rara y, solo se limitó a decirme “Hola Grecia, ¿Estas en msn?” a lo que yo le dije que no y me pidió que entrará, lo hice y luego yo le pregunte “¿Como estás? ¿Porque te has desaparecido tanto de esto al igual que tu hermano? Les eh extrañado mucho…” Dicho esto me dio la peor noticia de mi vida “El ah fallecido hace dos semanas ya…” y ahí comenzó lo que ya dije, llore sin parar no tenía consuelo alguno, ni siquiera el de mi mamá, es algo que no le desearía nunca a nadie, más cuando yo pensaba darle una sorpresa a Paul, el 27 de febrero sería su cumpleaños #16 y pues iba a mandarle un regalo por ello, en complicidad con su hermana pero, eso ya no será. Me duele tanto su partida, nunca pensé que un chico como el se fuera a ir de esa manera y tan rápido, como ya dije le extraño y le necesito, cada día más, quisiera volver a sentir esa emoción que experimentaba cuando lo miraba en linea ya fuera en Facebook, Twitter o Messenger, de hecho aun entro con la tonta idea de que quizás mirare algo de el y nada… Tal vez una de las peores cosas de esto es que ni siquiera pude despedirme de el aquel último día que hablamos, no pude decirle “Cuídate Paul, te amo” como siempre le hacía yo a el y el a mi. Yo planeaba ir a conocerlo presionaba siempre a mi mamá diciendole “Vamos a donde Paul, quiero conocerlo, junta dinero, aunque sea para estar un día allá conocerlo y regresar a casa” mi mamá claro, siempre me decía que estaba loca y Paul cuando le decía que ya estaba presionando a mi mamá sólo me contestaba “No Grecia, no la presiones, nos conoceremos cuando sea y se de el momento, verás que ya será” Pero… ¿Y ahora, cuando será el momento? Paul se ah ido y no pude conocerlo personalmente, escuchar su voz, mirar lo alto que el decía que era, ver lo guapo que estaba según las fotos (y no con eso quiero decir que sentía algo más por el), darle los besos y abrazos que más de una vez dijimos que nos daríamos el día que nos conocieramos, pasar un bonito rato hablando sobre Inna, Tokio Hotel, Cartel de Santa y Chicas buenas…, Ya nada de eso. Se que el está en un lugar mejor y que desde ahí igual está conmigo espero en que algún día nos encontremos en un lugar hermoso quizás en aquel campo de flores que en broma decíamos que sería el escenario perfecto para conocernos y correr para abrazarnos como en las películas. Pienso que el se fue sabiendo lo mucho que yo lo amaba, lo amo y lo amaré por ser como era serio cuando era el momento y chistoso cuando se daba la ocasión, protector, amoroso, y muchisimas cosas más, siempre le decía que el sería mi mejor amigo por siempre y que si había una persona en este mundo que me conociera tal a como yo soy era el y creo que eso seguirá así a el podía confiarle lo que fuera, siempre iba a escucharme aunque el tuviera sus propios problemas como cualquiera, me sacaba una sonrisa cuando yo me sentía triste por cosas de mi vida, el simplemente era el amigo perfecto, que a pesar de la distancia y algunos que otros problemas, yo le sentía muy cerca de mi y era igualmente muy especial en mi vida. Nunca voy a olvidarlo. Esto lo hago con el fin de que (si es que alguien se toma un poco de su tiempo para leer esto) se de cuenta de que a los amigos realmente hay que valorarlos y hacer que cada momento con ellos sean especiales, porque a como me paso a mi, le puede pasar, por desgracia, a cualquiera. Te amo Paul, siempre siempre vas a estar en mi corazón y en mi mente, serás mi mejor amigo para toda la vida, porque a pesar de la distancia y lo demás siempre te sentí cerca de mi y ahora aunque no estemos el mismo lugar, se que algún día estaremos juntos y de ahí será para la eternidad. ♥

La muerte en la carta astral

La duración de la vida, al igual que todo lo que se refiere a la salud, es un asunto que debe ser estudiado teniendo en cuenta todo el conjunto de la carta natal, y no sólo un factor en concreto.

Para ello será necesario analizar uno a uno los elementos más importantes de la carta natal: el ascendente y sus aspectos; los planetas salientes o angulares, si los hubiese; el estado cósmico del Sol y la Luna, así como también el del planeta regente del Ascendente. 

Si se da la circunstancia de que todos estos elementos se encuentran bien aspectados, ya sea entre sí o con otros planetas, y en buen estado cósmico, entonces es muy probable que la vida sea larga y la salud buena o relativamente buena.

Originally posted by no-se-lo-digas-a-nadie

 La casa octava de la carta natal es la que se relaciona directamente con la muerte, y nos informará del tipo de muerte que puede tener el nativo, según los planetas y signos que en ella se encuentren.

  Un Sol en octava puede presagiar una muerte por infarto o una enfermedad cardíaca, pero también sugiere la posibilidad de una muerte pública o cuando el nativo se encuentre en la culminación de su vida. Ese fue el caso del presidente John F. Kennedy.

Marte y Plutón en octava casa sugiere muchas posibilidades de  una muerte violenta, en una operación o a causa de una enfermedad agresiva y dolorosa, sobretodo si se encuentra afligido. Adolf Hitler tenía a Marte en esta posición, también Abraham Lincoln.

Saturno en octava puede significar una larga vida, pero también la posibilidad de enfermedades crónicas que consuman lentamente al nativo, salvo que se encuentre dignificado y bien aspectado. Esta posición la tuvo Sigmund Freud, que murió y pasados los ochenta años, aunque de muerte lenta, consumido por el cáncer que padecía. Lo mismo le ocurrió a santa Teresa de Jesús, que alcanzó una edad bastante avanzada para su época.

  Urano en octava favorece una muerte súbita e inesperada, y en algunos casos violenta. Abraham Lincoln y Gandhi tenía a Urano en esta posición.

  El signo donde se encuentre el planeta situado en la casa octava nos informará de la enfermedad que puede llevar a la muerte, o el órgano corporal que resultará afectado. Y cuando no haya ningún planeta en la casa octava, será el signo que la ocupa el que nos informe del tipo de fallecimiento y su posible causa. Así, el rey francés Luis XVI no tenía ningún planeta en su casa octava, sino que ésta se encontraba en el violento signo de Aries. Sin embargo, ese mismo signo informaba con gran exactitud de la causa de su muerte, ya que fue guillotinado por los revolucionarios. Además, el regente de Aries, Marte, se encontraba en la casa primera, que rige la cabeza.

   Finalmente, y con independencia de los planetas que ocupen la casa octava, cuando los maléficos, Marte, Saturno, Urano o Plutón se encuentren en posición angular y afligidos por numerosas disonancias, en especial si están ascendiendo o culminando, hay peligro de que la vida sea corta, o el mejor de los casos, que el nativo se halle en alguna ocasión al borde de la muerte. Ése fue el caso del gran poeta y dramaturgo Federico García Lorca, que tenía un Saturno muy disonante culminando en su nacimiento, y que fue fusilado en plena juventud durante la guerra civil española. Plutón también lo tiene angular en el Fondo del Cielo  y conjunto al Sol y opuesto a Saturno.

Originally posted by no-se-lo-digas-a-nadie

Dato curioso

Luis, o sea, yo, tiene sol en la casa 8.

que buena suerte

-Luis.