falda flores

Y fue entonces cuando supe que si las paredes hablaran 
le sonreirían antes de pedirle matrimonio.

Bueno,
tal vez esto lo supe
cuando la vi desnuda apoyada de espaldas en una
y aparecieron manchas rojizas en la habitación
como si se estuviese sonrojando
o poniéndose cachonda.


Si os la cruzais rompiendo las aceras
con esa cara de libertad que desea ser pájaro a salvo
con esa ansia de ser amada como ella se ha amado
con esa falda de flores que arrancó con mis propias manos.


Paradla, va armada.
Esos dientes son putas balas.
O sonríe o dispara.

—  Cura 14, Irene X (vía @juntos-en-secreto)