fachadas

Richard Estes - “People’s Flowers” (1971, óleo sobre lienzo, 162 x 92 cm, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid)

Los paisajes neoyorquinos del pintor norteamericano Richard Estes son tan perfectos que atrapan. En cuanto empezamos a fijarnos en sus detalles, es imposible quitarles los ojos de encima. A pesar de que su obra se relaciona frecuentemente con el fotorrealismo, no es tan realista como podría parecernos a simple vista. Richard Estes compone sus escenas a partir de fotografías tomadas por él mismo, pero muchas veces combina diferentes imágenes en un mismo cuadro creando una realidad que, aunque parece verídica, es en parte inventada. Aunque un tipo de perspectiva tradicional, no suele crear puntos de referencia que dirijan nuestra mirada a un lugar concreto, de forma que podamos vagar libremente por toda la superficie del cuadro, saltando de un elemento a otro. Es un pintor extraordinario, pero en lo que verdaderamente destaca es en la representación de los reflejos. Su tema favorito son las fachadas y escaparates de las tiendas, o las superficies de metal pulido de los coches, donde podemos ver reflejada esa parte de la ciudad que quda fuera del encuadre de la escena. No suele dejarnos ver lo que sucede en en interior de estas tiendas y locales, ya que intensifica el reflejo al máximo, dándole la misma importancia visual que al objeto representado.

El escaparate de esta floristería es un ejemplo extraordinario de la maestría de Richard Estes, ya que estamos viendo al tiempo el interior de la tienda, la calle de la izquierda transparentándose a través de la esquina del cristal y los reflejos de los coches y edificios que están a nuestra espalda. Las plantas y las dos señales de neón de “People’s Flower” están dentro de la floristería. Los coches que vienen hacia nosotros pertenecen a la calle de la izquierda (se transparentan a través del cristal), y los que circulan de derecha a izquierda son un reflejo de lo que tenemos detrás. Pero lo que ya no tenemos tan claro es dónde están situados los edificios del fondo, el cielo azul y el poste con la señal de “One Way”, ¿los estamos viendo a través del cristal o reflejados en él? ¿Y dónde estamos nosotros? ¿Por qué no aparece nuestro reflejo en el escaparate?