expresión

Un día con mi psicóloga...
  • Psicóloga: ¿Que es lo más falso que has tenido que hacer en este tiempo?
  • Paciente: Creo que sonreír, cuando en realidad me sentía mal.
  • Psicóloga: Eso no es posible, ¿como podrías sonreír si en realidad no te sentías bien? Aunque intentaras hacerlo, se notaría en tu expresión que no estás bien.
  • Paciente: pero, las personas lo creen...
  • Psicóloga: Las personas que de verdad te conocen sabrán cuando estás mal.
  • Paciente: Entonces creo que nadie me conoce.
No sólo conocía el color de sus ojos,
también conocía su forma,
su manera de verme y expresiones.
Conocimos sólo con mirarnos a los ojos que estábamos enamorados.
Sí, no sólo conocía el tamaño, expresión y color en sus ojos.
También conocí el amor en tan sólo una mirada.
— 

The Lady of the Flowers

No cualquiera puede ser poeta, no por las reglas que se tienen que seguir en un verso, o por la pasión que le puedas poner, sino porque en muchas ocasiones los versos carecen de coherencia, estamos locos pero hasta siendo locos somos un poco coherentes. 
Quien entiende una poema o un verso sin coherencia, se encuentra perdido en un obscuro abismo de ignorancia y poca delicadeza, esto es, porque no creo que vayas a ponerle incoherencias a un ensayo de la escuela o poca coherencia a las decisiones de tu vida. Es claro:
UN VERSO SIN COHERENCIA ES COMO PROTEGER TU CORAZÓN CON SOLO ESPERANZAS, COMO CAMINAR SIN RUMBO, COMO EL POLÍTICO DANDO CONFERENCIAS DE ECONOMÍA, COMO LA GRAVEDAD INVERSA, COMO LA LUNA DE QUESO, COMO LOS MARES AMARILLOS Y LOS ARBOLES MORADOS, COMO LOS ANIMALES HABLANDO.
Seamos sinceros ¿ustedes creen que eso es coherente para tal manejo de este bello arte?
Así pues, sean poetas todos los que quieran, pero escriban con la delicadeza con la que tratan a su amor, pues la poesía es vivo reflejo e inspiración de ella. Claro es, que no creo que vayan por la vida diciendo y haciendo incoherencias, os aseguro, no es cuestión solo de aspecto, sino también de respeto. Todo arte merece respeto, así como su amor, pues quien abusa de ese poder, no es poeta, ni escritor y mucho menos ser humano. Quien vive haciendo incoherencias es igual a vivir faltando el respeto a sus allegados y las personas que le rodeen.
Vivan, sientan, admiren, amen, respeten el arte, pues el arte es suyo, y por lo tanto merece ser expresado de la mejor manera ¿no creen?.
—  Chitose no shinjin
No se enfadaba jamás. Sonreía casi siempre, y de cuando en cuando se ponía triste. Y su faz, que era muy bella cuando sonreía, era incomparablemente más bella cuando se ponía pensativa y melancólica, porque adquiría una expresión nueva que jamás tuvieron los rostros de los ángeles…
—  Amado Nervo, El ángel caído