ex enamorado

Me gusta lo que tenemos. las miradas, las sonrisas, los momentos, los abrazos, las conversaciones, las madrugadas, los recuerdos y todo lo que tu y yo estamos construyendo
—  carisma (cartas a mi novia)
Él era un perro que estaba listo para una relación seria. Ella siempre había tenido relaciones serias y estaba lista para ser una perra.
—  Confesiones de un corazón de reloj
Pase todo esté tiempo culpandote a ti por abandonarlo todo, por qué habías decidido ponerle punto final en nuestra historia. No te lo niego me rompió en pedazos qué pensarás qué no era la mujer para ti, qué creyeras qué no era la indicada qué no era suficiente, cuando me habías dicho antes qué era todo lo qué tú habías soñado en una mujer, qué era el amor de tu vida, qué querías pasar el resto de tú vida conmigo, qué querías qué solo fuera tuya para siempre. Me dolió no te imaginas cuánto, porqué más qué yo luchaste mil veces por nosotros, contra todo problema, contra todos los qué no querían que fuéramos felices y estuviéramos juntos, incluso tú familia pero nuestro amor era indistructible, todo conmocionaba cuando estábamos juntos a centímetros del otro no existía nadie más, eramos solo tú y yo. Estába locamente enamorada jamás lo creí, porqué al principio no creí enamorarme así de ti, porqué te veía tan loco por mi, tan enamorado qué a veces me hacía la difícil pero cuando menos me lo imagine me solté, me deje ir y me entregue completamente a ti. Sé que cometí errores amor, te falle tanto, hay cosas qué tú nunca supiste y probablemente nunca las sabrás, sé qué no lo leerás qué nunca podré decírtelo pero espero que me perdones, aguantaste tanto por mi amor, hiciste demásiadas cosas por mi qué se qué nadie más haría, estába en una situación muy difícil de mi vida, no entendía demásiadas cosas, era algo caprichosa, difícil, complicada pero me amabas cómo era y aúnque no te encantará tratabas de ayudarme, se qué te cansaste de tantas discusiones, tantas peleas, de qué hiciera todo más difícil. Lo lamento tanto, estába tan segura de ti jamás pensé qué algúna vez decidieras alejarte. Tantas veces fui yo la qué me aleje pero jamás dejaste qué lo hiciera, Dios mio, ¿cómo pude? ¿Cómo pude pensar qué jamás te cansarias, qué me amabas tanto qué soportarias cualquier cosa? Mi peor error fue pensar qué te tenía seguro, no valore tantas cosas amor, solo pude vislumbrar cuánto te amaba la madrugada qué me dejaste, cuando me sentí tan rota, cuando mis lágrimas no paraban, cuando me ahogaba en dolor y sentía mi corazón romperse en mil pedazos, tenía la necesidad de que se detuviera mi mundo para entenderlo, creí qué solo era un sueño, qué volveríamos a estár juntos de nuevo, qué te darías cuenta de tú error y correrías a recuperar lo nuestro, pero no, desde ese día nada ha sido igual.
—  Cartas de olvido para él.
Que te ofrezcan amistad después de terminar una relación no siempre significa madurez. En su mayoría quien lo ofrece es quien menos siente, porque no entiende lo doloroso que es llamar “amigo/a” a quien amas.
Me emociona saber que te tengo.
Y que nos tenemos. Al mirarte puedo ver un millón de constelaciones brillando en tus ojos y es hermoso. Puedo sentir tu amor, y hasta lo puedo palpar con mis propias manos al estar cerca de ti, te lo prometo, puedo anhelar el despertar más glorioso y sé que será siempre a tu lado… se que a veces tenemos días negros.. Pero que va, la vida es así, no todo es color de rosa, y algun dia siempre abra un tono gris, pero gracias a Dios que tengo a la persona correcta a mi lado, osea tú, que me entiendes y apoyas, me respetas, me soportas, me aguantas y por sobre todo me amas… y eso me encanta… Y dejame decirte que tú eres mi persona favorita, sin ti, no habría canciones, ni poemas, ni versos, ni películas, ni cafes, ni momentos, ni frases, ni nada, no habría nada si no te tengo. Pero sí, te tengo, y tú me tienes a mí. Y espero, de verdad, que siempre nos tengamos, Porque te espero en esta vida, y en las próximas si es necesario… y te amo, de verdad que te amo con todo el corazón…
—  Carisma (cartas a mi novia)
He decidido tomarmelo con calma,
No te llamaré, ni me mentiré diciendome que ya eres pasado, porque aunque quería que fueras futuro solo eres un presente que sabe como no estar. No divagaré en ideas semejantes a escenas de cine para poder reconquistarte, y no, no usurparé el insomnio de otras camas para olvidarte. Esta vez he decidido tomarmelo con calma, tomar tu partida lentamente, beberla de dos tragos y poner el vaso boca abajo cuando la ultima sílaba de tu nombre termine de pasar por mi garganta, escribirte cuatrocientos poemas de ser necesario, vendar y cuidar la herida que dejaste hasta que sane, y por ultimo archivar las fotos hasta que pueda verlas de nuevo y entonces si, poder deshacerme de ellas sin pensar que a los diez minutos volvere como desquiciado a sacarlas de la basura. Decidí tomarmelo con calma, dejarte ir de mi como quien paga un empeño, de poco en poco hasta ver de vuelta mi corazón.
—  Tito Anaya (via-El diástole)
Yo elegí amarte, Elegí tus sonrisas, elegí tu olor como mi aroma favorito, yo elegí tus besos, elegí también tu voz aunque a veces sea del otro lado del teléfono, elegí tus abrazos, elegí que no quería otras manos agarradas a las mías, elegí nuestro mes y nuestro día del año, elegí que tú fueras mi locura y mi cordura, también elegí pasar contigo cada momento, elegí darte todo lo que tenía, elegí quedarme con tus manías y defectos, elegí derretirme únicamente con tus caricias.. Ante todo te elegí a tí y lo volvería a hacer mil veces más y sé que nunca me voy a arrepentir de ello. Eres lo mejor que me ha podido pasar y te doy las gracias por estar cada día conmigo.
—  Carisma (cartas a mi novia)
Sé que en el mundo no hay alguien como tú, tan especial y tan única, con tu tan sonrisa tan hermosa que me enamora perdidamente cada vez que la veo. Eres sinceramente de esa clase de personas que solo se encuentra una vez en la vida, y quiero que sepas que encuentro maravillosas cada una de tus virtudes y amo la clase de persona que eres. Tengo que darte las gracias por haber estado a mi lado todo este tiempo y por enseñarme a querer sinceramente, con el corazón, como pocas personas lo saben hacer.
—  Ismael R. (Cartas a mi novia)