estoy mirando a ti

Es curioso, porque cada que me dejas busco reinventarme, hacer cosas nuevas…
“Voy a viajar sola por primera vez” me dije…
y aquí estoy, en el aeropuerto de la ciudad a las 7 am esperando mi vuelo.
Quizá no quiero viajar sola, quizá solo quiero huir de ti, huir de mi… de mis cuatro paredes, que me tienen postrada en la cama pensando en tu ausencia y anhelando tu regreso.
Pero aquí te pienso más, aquí me dueles más y más… este aeropuerto lleva tu nombre escrito por todos lados. Te estoy necesitando. Me estoy muriendo bien lento. Y estoy deseando mejor morir ya.
Los pasillos y los baños, la comida y la sala de estar… ahí estuvimos hace un mes, hace dos, hace seis.
Aquí fluimos, aquí esperamos y nos besamos y nos amamos y nos miramos, nos teníamos, yendo y viniendo, recolectando momentos que ahora no son más que fríos recuerdos, crudos recordatorios de que ya no estás. Ya no hay más de ti.
Y estoy aquí sola, mirando a todos lados, viendo a toda esa gente tan igual, tan simple… ninguno es tú.
Y veo tantas parejas, pero nadie luce tan bien como nosotros lo hacíamos…
estás en todas partes, no puedo huir de tu recuerdo… pues una parte de ti vive en mi.
—  SS

“Eres todo lo que quiero. Eres divertida, amigable e inteligente. Eres fuerte, hermosa, sexy, eres increíble, lo eres todo para mi. Eres mi primer pensamiento cuando despierto y el último antes de ir a dormir.

Tus ojos son los únicos en lo que me pierdo. No, hablando en serio, aveces tú piensas que solo estoy mirando hacia ti fijamente pero es porque estoy perdida en tus ojos, y tus labios. Es como, ¿que mierda puso Dios en tus labios? Son dulces y suaves. Y cuando están sobre mi, es como si me hubieras derribado, como si flotara.

Tienes mi corazón, me tienes de cualquier manera. Te amo. Realmente lo hago, más que a nada. yo haría cualquier cosa por ti porque tú haces mi mundo estable, tú me calmas, tú haces mi corazón latir como si fuera el motor de un Ferrari.
No tienes nada porque preocuparte, lo prometo. No estoy interesada en ningúna otra chica, no hablo con ningúna otra chica. Eres todo lo que amo.


No hay nadie más que tú.”

xmelomxnia  asked:

“Of course I’m NOT jealous!” (para Nagasone, of course lo he cambiado porque lmao)

     @xmelomxnia


     Bueno, quizá había muchas cosas que ciertamente aún no conocía sobre esto de poseer cuerpo, sentimientos, y todo lo demás que ello conllevaba, pero estaba seguro que esos, eran celos. Sonrió con morigeración y para no hacer más grande el escándalo de Hachisuka, solo le siguió el juego —. Ahh, lo siento entonces. Creo que fue mi error. Pero, si lo estuvieras… No habría razón. Solo te estoy mirando a ti.

Dulce Destino | Sweet Destiny | Capítulo 92 [FINAL]

Camila jugó con la arena, dejándola resbalar entre los dedos. Era calmante, aunque estaba poniéndose más inquieta e impaciente con el paso del tiempo. Había tenido casi un día entero para contemplar el espectro entero de sus emociones y lo único que había logrado deducir era el hecho de que amaba a Lauren. Y apenas era una novedad.

“Encantador encontrarte aquí.”

El corazón de Camila se saltó un latido y ella volvió la cabeza para ver a Lauren yendo hacia a ella. “Hola,” dijo sintiéndose tímida de repente. En su mente, había sabido exactamente lo que le diría a Lauren al instante que llegase a casa. Pero ahora no podía recordar una sola palabra del extenso monólogo que había escrito mentalmente.

Lauren se sentó y Camila notó por primera vez que llevaba un cuenco. “Hola,” respondió Lauren

“¿Qué comes?”

“Un experimento,” declaró Lauren agarrando la cuchara. Apuntó al contenido del cuenco. “Es Cap’n Crunch Berries, Honey Nut Cheerios y Kashi Go Lean.”

Camila frunció la cara con aversión. “¿Estás demente?”

“¿Quieres la primera cucharada?” ofreció Lauren.

Camila negó con la cabeza, aunque ahora se sentía mórbidamente curiosa. “¿De veras planeas comerte eso?”

“¿Por qué no?” preguntó.

“Imagino que, si saben bien por separado, deben saber bien juntos.”

Camila sonrió. “Lamento decir que tu lógica no está muy meditada. Que hay de la pizza con helado.”

Lauren pareció pensativa. “Sabes, no tiene mala pinta.”

“¿Estás embarazada?” exigió Camila.

“No lo sé, supongo que depende de cuan hábil seas besando,” replicó Lauren con un guiño.

Camila quiso sonreír, pero el comentario le recordó todo sobre que aun no habían hablado. “¿Cómo te fue el día?”

Lauren se quedó mirando su cuenco de cereal surtido. “Estuvo bien,” dijo jugando con el cereal y la leche. Alzó una cucharada. “¿Crees que sabrá bien?”

“No, ni una chispa,” replicó Camila y no pudo evitar sino sonreír.

Lauren puso el cereal en su boca y masticó pensativamente. “Mmmm,” dijo una vez hubo tragado. “No está mal.”

Camila era escéptica. “No hay forma de que sepa bien.”

“Delicioso,” dijo Lauren entre bocados. “Debo mezclar más a menudo.”

“¿Y qué te llevó a este nuevo descubrimiento culinario?” preguntó Camila.

Lauren sonrió. “Bueno, esta mañana noté que no tenía cereales. Así que me detuve de regreso a casa para cómpralos. Y no podía decidir entre tus favoritos y los míos. Así que cogí uno de cada. Y después no podía decidir cuál comer. Así que pensé probarlos todos a la vez.” Sonrió. “¿Es tan raro?”

“Mucho,” confirmó Camila. Pero también era encantador. Miró a lo lejos, sabiendo que tenían que hablar sobre lo que había pasado. “¿Qué vamos a hacer?” preguntó.

Lauren la miró. “Sentarnos en la playa.”

Camila no esbozó una sonrisa, ni miró a Lauren. Lauren lo tomó como indicación para ser seria. “Creo que actuamos como idiotas. Pero yo, más que tú, porque debí hacer algo mejor que tener pánico.”

“¿Pánico?” preguntó Camila.

Lauren apartó el cuenco de cereal y se giró para encarar a Camila. “¿Tiene idea de cuánto tiempo he estado enamorada de ti?“

Camila se paralizó ante las palabras.

“Desde siempre,” dijo Lauren. “Desde antes de conocernos en Nueva York. Desde antes de comprarte esa segunda pintura. Todo ese tiempo había estado tan convencida de que jamás podría pasar nada entre nosotras que nunca me permití preguntarme que ocurriría si algo pasase. Y anoche pasó algo. Y tuve pánico porque no sabía qué significaba para mí estar enamorada de ti.”

Camila pensó durante un momento sobre lo que Lauren había dicho. Había demasiadas cosas ante las que reaccionar y era difícil decidir en cual concentrarse. Pero decidió ir a por la que realmente importaba. Todo lo demás podría resolverlo luego, a solas. “Bueno, ¿ahora sabes lo que significa estar enamorada de mí?” Las palabras le sonaban irreales. aun no comprendía realmente cómo había llegado al punto dónde podía estar diciéndole tales cosas a otra persona, a Lauren Jauregui, de toda la gente.

“Sé lo que siento,” dijo Lauren. “Pero no sé lo que sientes, o lo que deseas.”

Camila la miró fijamente. “¿Qué deseas tú?”

“A ti,” dijo Lauren.

Camila deseaba llorar de felicidad y temor, pero logró no hacerlo. aun quedaba demasiado de que hablar. “Realmente aun no he aceptado lo que deseo. Quiero decir que sé lo que siento por ti. Pero, ¿qué significa en lo que respecta a nosotras? Todavía eres Lauren Jauregui. Todavía eres famosa y siempre en el punto de mira público. Tendríamos que esconderlo todo. Ni siquiera sé qué decirles a mis padres. Y tu carrera… ¿y si la gente lo averigua? Estará en todas las noticias. Todos lo sabrán. ¿Estás dispuesta a arriesgarte?”

“¿Y tú?” preguntó Lauren suavemente.

“No tengo tanto que perder como tú, Lauren,” declaró Camila. Suspiró. “Pero, pensar en que mis padres lo sepan. Sabiendo cómo reaccionaron con Harry…”

Lauren asintió, pero se quedó callada.

“No quiero cometer un error,” continuó Camila sintiendo romperse su corazón. ¿A dónde iba con esto? ¿Realmente deseaba romper con Lauren antes incluso de tener algo que romper?

Lauren no respondió en seguida. Finalmente, preguntó, “¿Lamentas lo que pasó anoche?”

“No,” dijo Camila rápidamente. “¿Y tú?”

“Jamás podría lamentar algo contigo,” contestó Lauren.

Camila no sabía qué interpretar de ese comentario. “¿Qué quieres hacer?”

“Quiero estar contigo,” contestó Lauren sinceramente. “Pero no a riesgo de complicarte más la vida.”

“¿Que hay de tu vida?”

Lauren sonrió. “Mi vida ya es complicada. Eres más importante que mis banales miedos.”

Camila se sentía triste. Si Lauren no fuera famosa probablemente no sería tan complicado. “Sigue siendo tu vida, Lauren. Será tu vida la que estará constantemente bajo el microscopio.”

“También te arrastrarán.”

“No tengo nada que perder,” dijo Camila.

Lauren suspiró. “Bueno, ¿qué estás diciendo?”

Camila vaciló, insegura de cómo proceder. “Estoy diciendo que, pese sentirme completamente aterrada por lo que significaría para nuestros futuros, no cambia el hecho de que estoy totalmente enamorada de ti.”

Lauren se le quedó mirando. “Anoche le dije a mi madre que estaba enamorada de ti.”

“¿Qué?” preguntó Camila, más que conmocionada. “¿Cuándo?”

“Cuando estabas esperando fuera,” contestó Lauren. “Realmente le dije la palabra "tortillera” a mi madre.”

Camila se rió, aun no superada la sorpresa del anuncio de Lauren. “¿Qué dijo?”

“Nada, todavía,” Lauren contestó. “Le solté la bomba y me marché. No he tenido noticias de ella, así que puede estar aun allí con la boca abierta.”

“Uau,” dijo Camila. No podía imaginar saliéndole del armario a su madre. Pero, pensar en lo que amar a Lauren significaba sobre su sexualidad era totalmente asunto aparte. Uno que no estaba completamente preparada para afrontar. De algún modo, el amor parecía mucho más fácil de tratar cuando no se pensaba en todos los detallitos que lo acompañaban.

“Estoy realmente cansada de vivir una mentira,” explicó Lauren. “Estoy cansada de fingir cada día de mi vida. Sólo quiero ser yo.”

Camila sonrió. “Parece bueno en teoría.”

“Lo sé,” admitió Lauren. “Pero estoy dispuesta a intentarlo.”

Camila asintió preguntándose cuánto intento precisaría. “¿Crees que el amor es suficiente para hacer funcionar las cosas?”

“¿Quieres averiguarlo?”

Ahí estaba, la pregunta que había estado haciéndose todo el día. ¿Quería averiguarlo? Sí. Pero también tenía miedo. Así que realmente se reducía a ver qué era más importante: ¿miedo o amor? Miró a Lauren, que estaba mirándola a la expectativa. “Sí,” dijo.

Lauren sonrió. “¿Crees que estamos dementes?”

“Con certificado,” concedió Camila con una sonrisa, sintiéndose emocionada de nuevo. Iba a salir con Lauren Jauregui. ¿En que rayos estaba metiéndose? ¿Y por qué no parecía importar en lo más mínimo?

Lauren miró el océano por un momento.

“Bueno, ¿quieres ir a ver una película o algo?”

Camila empezó a reírse. “¿Eso es todo?”

“¿Esperabas fuegos artificiales o algo así?” preguntó Lauren con una sonrisa. “Podría pasar otra hora profesando mi eterno amor por ti, si lo prefieres.”

Camila lo consideró. “¿No recibo algún tipo de premio por ser quien finalmente te ganó?”

“Um,” Lauren fingió pensarlo. “Compartiré mi creación contigo.” Sostuvo el cuenco del ahora empapado cereal.

Camila lo tomó y se quedó mirando la gran masa de babosidad . “Que asco.”

Lauren sonrió. “Eres hermosa incluso cuando estás totalmente disgustada.”

El corazón de Camila se saltó un latido. aun no estaba acostumbrada a oír decir cosas así a Lauren. “Va a costar un tiempo acostumbrarse a esto, ¿verdad?”

“Bueno, no tienes que comerlo si no quieres,” bromeó Lauren. “Parece un poco blandengue.”

“Me refiero a nosotras,” dijo Camila con una sonrisa.

“Probablemente,” dijo Lauren.

Camila atrapó la mirada de Lauren y decidió que deseaba algo además del cereal. “¿Puedo cambiarlo por otra cosa?” preguntó levantando el cuenco.

“No sé,” dijo Lauren. “Me costó mucho dártelo.” Se dio golpecitos en la barbilla pensativamente. “Bueno, pero sólo esta vez.” Tomó el cuenco de vuelta y lo sostuvo protectoramente.

“¿Qué te gustaría a cambio?.”

“No sé, otra cosa,” dijo Camila acercándose.

Lauren echó una mirada alrededor. “¿Arena?”

“Um, no,” dijo Camila, su rostro a centímetros del de Lauren.

Lauren la miró a Camila mordiéndose los labios, después a la cara. “Es muy distrayente cuando haces eso.”

“Bien,” dijo Camila con una sonrisa.

“Te daré agua del océano,” susurró Lauren. “Pero es mi oferta final.”

“Entonces supongo que tendré que aceptarlo,” contestó Camila rozando sus labios ligeramente contra los de Lauren, un beso suave, tierno pero a la vez tentador. “A menos que desees cambiar tu oferta final.”

“Es muy dura negociadora, Srta. Cabello.”

“Mejor que te acostumbres.”

“Va a oscurecer pronto” dijo Lauren mirando al cielo

“Qué vamos a hacer ahora?”

Lauren pensó en la noche por delante y todos los días que estaban por venir, y donde una vez había visto una sucesión de días vacíos, sin vida, ahora se veía el placer de un sin fín de posibilidades. Tomó la mano de Camila, y dijo: “Todo lo que querramos”.

———————————————————————

Ojalá les haya gustado!, espero sus comentarios al ask :) tengo varias cosas que comentarles/preguntarles

• Lo primero es sobre la siguiente fic, estoy haciendo una traducción de “If They Only Knew” es una de mis fics favoritas porque aparte de Camren trata de temas muy comunes de nuestra juventud y es como una auto-ayuda. Hoy subiré el primer capítulo en unos minutos y espero lo lean :)

• El siguiente punto es que, hay una segunda versión de lo que sería Dulce Destino, Lauren y Camila interactuan más personalmente, aparecen más personajes y los segundarios participan más, entonces quisiera saber si les gustaría que la publique, podría poblicar 2 capítulos largos por día de esta versión y un capítulo de la nueva fic, que les parece?

• Este ultimo punto sería un regalo y una gran noticia…

Dulce Destino tendrá 2da parte! y será publicado el próximo año (no me pregunten cuando, porque no lo sé) La historia no podía terminar simplemente así, y por su gran éxito la segunda parte está en proceso de escritura.

Además, el trailer ya está disponible! por favor compartanlo en las redes sociales y sigan recomendando la fic, es de gran ayuda ♥

Dulce Destino - Camren fanfiction Trailer

Espero sus mensajes :)  publicaré el primer capítulo de “If They Only Knew” en unos minutos

Cada día al levantarme tengo el curioso hábito de mirarme en el espejo y decirme: -Estoy orgulloso de ti, sí, te lo digo a ti, que te estoy mirando y me miras extrañado. Y espero seguirlo haciendo aún cuando sea un viejo lleno de arrugas. Porque cada que me lo digo, me lo creo.
—  El duelo frente al espejo, Joseph Kapone

(Es mi juego preferido)
¿Qué negocio podemos hacer? | Wigetta

-O sea quieres que te dé mi fragmento para que tengas… uhm una estrella del wither

-ajá

-Eso te va a costar… uff, trabajos extra

-Exacto entonces… ¿Qué negocio podemos hacer?

-uhm no sé, he sido muy valiente enfrentándome al wither

-bueno, tampoco te creas, porque tenías las cabezas

-Si tú… No sé. Déjame pensármelo

Una sonrisa pervertida pintó mi rostro, esta oportunidad era una que casi nunca se daba. Si bien no solemos mezclar el trabajo con nuestra pseudo-relación en la vida real, no dejaría que esta propuesta quedara al aire.

-Vegetta, creo que ya sé que quiero – sonreí por mi tontería.

-Anda amigo, que se te ocurrió – sonaba curioso. Fliparía con lo que estaba a punto de decir de seguro, más porque estábamos grabando y habíamos decidido “ser discretos”

-Te quiero a ti… – dije seguro y aguantándome la risa.

-¡¿Pero qué dices?!- una risilla nerviosa se dejó escuchar mientras yo seguía tratando de contener mi risa – Es que es tonto el pobre…

-Lo que oíste cariño… pero no me dejaste terminar, te quiero a ti pero en mi cama – okey, quizá con eso me había pasado un poco y de seguro él se estaría sonrojando por lo que le había dicho.

-Willy – dijo alargando, no demasiado, la “y”. – No te la juegues chaval, anda que estás grabando

-¿Y eso qué? Solo digo lo que quiero, además puedo editar esta parte solo estoy yendo a por la misión –Si, lo reconozco, quizá no era solo una broma. Extrañaba nuestros juegos, nuestras insinuaciones y por sobre todo extrañaba tenerlo cerca.

-Anda ya, ¿Tanto me extrañas que haces esto en medio de una grabación mi chiqui?

-Si – dije sin pensarlo mientras mis mejillas se tornaban rojas a más no poder. Él no me estaba viendo pero si me estaba escuchando y yo había sido demasiado directo para mi gusto.

-Mira que me haces sonreír como un bobo enamorado. Yo también te extraño Willy, más de lo que piensas. Joder… si cuando estaba en París solo quería estar contigo, poder abrazarte y besarte a los pies de la torre – Si bien había dicho muchas cosas solo me quedé con eso de “bobo enamorado” jamás me había dicho algo así y no se iba a salvar de mi pregunta.

-Vegetta…- dije casi en un susurro… mis palabras no querían salir de mi garganta aunque deseaba con todo mi corazón preguntarle. Al fin después de unos segundos pude articular esa frase - ¿E estás… ¿Estás enamorado de mí?

-Willy…

-No ¿sabes qué? No necesito que lo digas…– Suspiré- ¿puedes salir del juego y poner la cámara un segundo? Por favor.

-Claro chiqui, espérame – Vi su rostro aparecer en la pantalla. Estaba malditamente guapo hoy, definitivamente esa barba me volvía loco. –Hola guapo, te ves bien

-Gra-gracias… tú también te ves muy bien-

-¿Qué pasó? ¿Por qué querías que pusiera la cámara?

-Este… bueno yo… -Tragué saliva mientras miraba directamente a la cámara. No quería ver su reacción, quería que el sintiera que le estaba mirando a los ojos – Yo si estoy muy enamorado de ti. Muero por ti Vegetta, y sé que nuestra relación, si se le puede llamar así, no nos vincula de ninguna manera y que solo hacemos algunas cosas de vez en cuando… pero me fue imposible no enamorarme de tu sonrisa, de tus palabras, de tu forma de ser conmigo… Samu, yo te amo.

No sé cómo no vacilé en ninguna de mis palabras. No sé cómo fui tan valiente para decir aquello pero mi minuto de valentía había acabado y estaba aterrado de ver su rostro… su expresión. Él estaba en silencio y yo miraba mis manos que jugaban nerviosas en mi regazo.

-Mírame… bueno mira la pantalla – Con temor lentamente subí mis ojos para encontrarme con su rostro sonriente a más no poder. Mi cuerpo se relajó. Por lo menos no se lo había tomado mal…

-¿Sí? – mi voz aun temblaba y eso hizo que soltara una suave carcajada.

-Mira que quería que esto fuera distinto Willy – su rostro se puso serio. No sabía si eso era bueno o malo – Una cena, velas, flores y todo súper romántico, pero mi corazón y mi boca que delataron… Yo también te amo chiqui, demasiado y desde hace mucho tiempo… Y bien, con respecto al negocio… Ve pensando en otra cosa porque en tu cama terminaré con o sin fragmento de estrella. – Sonrió para luego guiñar un ojo y lanzarme un beso.

-Pringao’ – Dije con una sonrisa más grande de la que podría imaginar.

-Ya pilluelo, ahora anda, ponte a grabar de nuevo que hay una misión que completar y oye… como no edites con cuidado este video la que se va a liar

-Si, ya sé, tendré cuidado

-Te amo Guillermo – dijo para apagar la cámara y volver al juego al igual que yo.

Sin duda tendría que disimular mucho mi sonrisa para que se entendiera cualquier cosa que quisiera decir…

Solo espero que este corte pase desapercibido como cualquier otro aunque yo jamás lo olvidaré.

*-*-*-*-*

En mi cabeza eso pasó en ese corte (Min 14:40), no me juzguen como una loca

Y ojala disfruten.

Abracitos cariñositos<3

Es simplemente otra noche,
Y estoy mirando la luna,
Vi una estrella fugaz y pensé en ti.
Cantando una canción de cuna,en la orilla del agua y sabia que si estuvieras aquí te la cantaría.
—  Ed Sheeran
Es sólo otra noche y estoy mirando la luna, vi una estrella fugaz y pensé en ti. Canté una canción de cuna y supe que si estuvieras aquí te la cantaría a ti. Tú estás al otro lado, a medida que el horizonte se divide en dos, estoy tan lejos de verte.