espirituale

Pecado es cualquier cosa que debilite tu razonamiento, altere la sensibilidad de tu conciencia, oscurezca tu apreciación de Dios, o te quite la pasión por las cosas espirituales. En pocas palabras, cualquier cosa que aumente el poder o la autoridad de la carne sobre tu espíritu… eso para ti se convierte en pecado, independientemente de cuán bueno sea en sí mismo
—  Susana Wesley

anonymous asked:

¿que tenés en contra del catolicismo exactamente?

Bueeee…. para empezar no entiendo el porqué debería creer en un dios completamente ajeno de la tierra adonde nací. 

Después… ¿porqué apoyaría una religión que torturó y asesinó a tantas y tantas mujeres? ¿Porqué apoyaría una religión que nunca le ha dado un lugar digno a ninguna mujer?

¿Porqué creería en una religión que cometió genocidio con los pueblos a los cuales pertenezco?

¿Porqué creería en una religión que torturó de forma atroz a quienes no se le sometieron voluntariamente?

¿Porqué creería en una religión que se impuso por la fuerza?

¿Porqué apoyaría a una religión que destruyó monumentos espiritual y socialmente importantes para mi gente para construír sus iglesias?

¿Porqué creería en una religión que lucra con la fe de sus creyentes mientras hay miles de millones de seres humanos viviendo en la miseria?

¿Porqué creería en una religión en donde no hay penas ni castigos por la violación de niños por parte de sus líderes espirituales?

¿Porqué creería en una religión que predica amor y se opone al mismo?

¿Porqué creería en una religión en donde es “normal” ser concebido por una virgen y una paloma pero  es “antinatural” la adopción entre parejas homosexuales?

Como puedes ver, la lista de porqués es larga y extensa, pero quizá se resume en una sola frase: CREO EN LA RESISTENCIA

Estoy convencido de que nada podrá separarnos del amor de Dios: ni la muerte, ni la vida, ni los ángeles, ni los poderes y fuerzas espirituales, ni lo presente, ni lo futuro, ni lo más alto, ni lo más profundo, ni ninguna otra de las cosas creadas por Dios. ¡Nada podrá separarnos del amor que Dios nos ha mostrado en Cristo Jesús nuestro Señor! - Romanos 8:38-39

No todos los senderos conducen a Dios.

Cristo es el único quegarantiza el destino eterno.

El judaísmo ve la salvación como una decisión del día del juicio basada en criterios morales. Los hinduistas anticipan reencarnaciones múltiples en el trasegar del alma por el cosmos. El budismo califica la vida de cada persona según su apego a cuatro verdades nobles y ocho caminos excelentes. Los musulmanes se ganan el favor de Alá cumpliendo los deberes de los cinco pilares de la fe. Los filósofos consideran que la vida de ultratumba es oculta y desconocida.

Aparte de Jesús, nadie nos “abrocha el cinturón de seguridad”. No crea en usted, usted no puede salvarse. Tampoco crea en los demás, ellos no pueden salvarle. Algunos historiadores ponen a Cristo en el mismo grupo de Moisés, Mahoma, Confucio y otros líderes espirituales, pero Jesús rechaza esa clasificación. Él declara “Yo soy el camino, la verdad y la vida. Nadie llega al Padre sino por mí.” (Juan 14:6). Jesús no alude a lo que hace sino a quien es: Yo soy el camino.

Nuestro mundo en donde las culturas se mezclan y las fronteras se borran dicen que “Todos los senderos llevan al cielo.” Pero este famoso lema ha sido útil para programas de opinión, pero ¿Se ajusta a la realidad? ¿Pueden todas las aproximaciones a Dios ser correctas?

El Islam dice que Jesús no fue crucificado. Los cristianos están en desacuerdo. Ambos grupos no pueden tener la razón. El judaísmo rechaza la declaración de Cristo como el Mesías. Los cristianos la aceptan. Alguien está en un error. Los budistas esperan alcanzar el Nirvana tras haber pasado por un mínimo de 547 reencarnaciones. Los cristianos creen en una vida, una muerte y una eternidad dichosa con Dios. Los humanistas no reconocen que la vida haya sido creada, mientras Jesús afirma que es la fuente de la vida. Uno de los dos se equivoca. Los hinduistas perciben la existencia de un Dios impersonal y plural. Los seguidores de Cristo creen “que hay un solo Dios” (1. Co. 8:4). Ambos se contradicen. Por encima de todo, cada religión del mundo dice: “Tú puedes salvarte a ti mismo.” Jesús dice: “Mi muerte en la cruz te salva.”

Nade hace de cuenta que todos los caminos conducen a Londres o que todos los navíos llegan a Australia. Tampoco todos los vuelos aterrizan en Roma. Imagine la reacción que tendría con un agente de viajes que le asegurara lo contrario. Usted le dice que necesita un vuelo a  Roma Italia, y busca la información en su pantalla.

– Bueno, hay un vuelo a Sydney, Australia, que sale a las seis de la mañana.

  • ¿Es el vuelo que va a Roma?

– No, pero incluye cena de lujo y varias películas.

  • Pero yo necesito ir a Roma.

– Permítame entonces sugerirle Líneas Aéreas del Suroeste.

  • ¿Esta aerolínea tiene vuelos a Roma?

– No, pero se han distinguido mucho por su puntualidad

A usted se le está agotando la paciencia.

  • Necesito una aerolínea que lleve a un solo lugar: Roma.

El agente parece ofendido.

– Señor, todos los vuelos van a Roma

Usted sabe que no es así. No todos los senderos conducen a Dios.

Max Lucado [Libro: “3:16 … los números de la esperanza”]

En la INDIA se enseñan las “Cuatro Leyes de la Espiritualidad" 

La primera dice: "La persona que llega es la persona correcta”, es decir que nadie llega a nuestras vidas por casualidad, todas las personas que nos rodean, que interactúan con nosotros, están allí por algo, para hacernos aprender y avanzar en cada situación. 

La segunda ley dice: “Lo que sucede es la única cosa que podía haber sucedido”. Nada, pero nada, absolutamente nada de lo que nos sucede en nuestras vidas podría haber sido de otra manera. Ni siquiera el detalle más insignificante. No existe el: “si hubiera hecho tal cosa hubiera sucedido tal otra…”. No. Lo que pasó fue lo único que pudo haber pasado, y tuvo que haber sido así para que aprendamos esa lección y sigamos adelante. Todas y cada una de las situaciones que nos suceden en nuestras vidas son perfectas, aunque nuestra mente y nuestro ego se resistan y no quieran aceptarlo. 

La tercera dice: “En cualquier momento que comience es el momento correcto”. Todo comienza en el momento indicado, ni antes, ni después. Cuando estamos preparados para que algo nuevo empiece en nuestras vidas, es allí cuando comenzará. 

Cuarta y última: “Cuando algo termina, termina”. Simplemente así. Si algo terminó en nuestras vidas, es para nuestra evolución, por lo tanto es mejor dejarlo, seguir adelante y avanzar ya enriquecidos con esa experiencia. 

Creo que no es casual que estén leyendo esto, si este texto llegó a nuestras vidas hoy; es porque estamos preparados para entender que ningún copo de nieve cae alguna vez en el lugar equivocado.

Las debilidades te hacen fuerte (#wtsedevo #guerrerodeDios)

Pero él me dijo: “Te basta con mi gracia,pues mi poder se perfecciona en la debilidad”.

1 Corintios 12:9 

Hay tres promesas para tener enmente sobre las debilidades:

1. El poder de Dios está presente en nuestras debilidades. No te resistas o te resientas de tus limitaciones. Pablo se convirtió en el más grande erudito y misionero de la iglesia mientras enfrentaba sus enfermedades.

2. Dios trabajó a través de su debilidad. Deja que las debilidades físicas emocionales, psicológicas y espirituales sean parte del plan de Dios para tu vida. Algunos dicen que las cartas de Pablo nunca se hubiesen escrito si él no hubiese estado doblemente limitado, en salud y encarcelado.

3. Dios permite limitaciones para que se conviertan en bendiciones disfrazadas. 2 Corintios 12:10. El dolor físico de Pablo lo hizo completamente dependiente de Dios.

Muchas personas se enfadan con Dios cuando tienen algún tipo de enfermedad.En Diciembre mi tío murió  de cáncer el fue un gran ejemplo para mí, porque a pesar de tener una enfermedad grave, él confío en Dios y en todo momento dejó en sus manos su vida, no se enfado con Dios, si no que le pidió a Dios estar preparado para el día en que Dios le llamará, eso hizo que la muerte de mi tío sea menos dolorosa para mí porque yo también copie el ejemplo de mi tío y ore a Dios, le pedí consuelo y paz en mi vida, porque Dios tiene un propósito con todo lo que sucede en la vida.Hay veces que lo malo te hace más fuerte y eso te ayuda en  el futuro, no debemos enfadarnos con Dios por los momentos malos si no realmente dejar que el obre en nuestras vidas en todo momento.

 ________________________________________

Serie Devocional: Guerrero de Dios (#wtsedevo #guerrerodeDios)

Publicado por: Antonella // Personal // Walk The Same Español

DEVOCIONAL: 17/ ABRIL/ 2015
TEMA: “DIOS NO HABITA EN EL DESORDEN”

Dios, en el principio, creó los cielos y la tierra. La tierra era un caos total,
 las tinieblas cubrían el abismo y el Espíritu de Dios iba y venía
 sobre la superficie de las aguas. (Gesesis 1;1-2)

Narra la biblia en sus primeros versículos que la tierra era una caos y el Espíritu solo iba y venia sobre las aguas. Podemos ver como a Dios no le agradaba el caos ni el desorden que había ne la tierra y por ello comenzó a ordenar y a crear lo que conforme a el agradaba. La pregunta es;
¿Hay alguna área desordenada en tu vida? tal vez muchas veces no vemos la respuesta de Dios o no sentimos su presencia al momento de ir a orar por que hay algo en nuestras vidas en desorden. Mantengamos ordenada nuestras vidas espirituales y seculares para que Dios permanezca con nosotros. Aleluya.

Devocionales diarios. 17 Abril 2015.

Génesis 37.

JOSÉ: Biografía Autorizada.

Edad: 17 años

Relación con su padre Jacob: Ser el hijo preferido.

Relación con los hermanos: No ser soportado.

Ocupación: Chismoso. (¡Ah! también era pastor).

Su regalo predilecto: Una túnica de colores.

Estado civil: Solterito y sin apuro.

Hobby preferido: Contar los sueños espirituales que tenía.

Su pecado: Un corazón lleno de orgullo.

Su mayor virtud: Conciencia de la presencia de Dios.

Su 1º gran humillación: Perder la túnica y ser echado a un pozo.

Su 2º gran humillación: Ser vendido como esclavo. (Él, que era el hijo predilecto).

Por ahora, sólo experimenta estas dos grandes humillaciones ¡pero vendrán más! En los próximos capítulos descubrirás qué otras situaciones difíciles tuvo que enfrentar.

¡Y Ahora… La Pregunta Del Millón!

¿Para qué comerse tantas humillaciones? y ¿quién fue el responsable de ellas (y de las que vendrían): Dios, Satanás, o él mismo? ¿Por qué?

Antes de seguir leyendo trata de pensar las respuestas por ti mismo.

Porque todavía no era el tiempo de Dios para él. Él era el preferido del padre y aprovechaba estos sueños para afirmar ese lugar de “preferido” delante de sus hermanos. Es como si él les dijera: “Vean, también soy el preferido de Dios”. Él debería haber meditado en esos sueños, haberlo hablado únicamente con su padre y haber esperado que llegue su tiempo. Pero no hizo nada de eso, por el contrario, quiso conseguir el reconocimiento y la autoridad en ese momento. Pero aún no era su tiempo.

¿Quién fue el responsables de tantas humillaciones?

Creo que el primer responsable fue José mismo. Si él hubiera tenido un corazón humilde y esperado el tiempo, hubiera vivido experiencias muy diferentes. Pero creo también, que detrás de todas esas humillaciones estuvo la mano de Dios corrigiéndolo, formándolo, haciéndolo madurar y mostrándole cosas que, de otra manera, nunca habría aprendido por sí mismo.

Con esas humillaciones y las que aún tendría que vivir, Dios destruía, poco a poco, su pesado orgullo y pisoteaba su soberbia espiritual. Para hacerla más clara: le “bajaba los humitos”. ¿Entiendes?

¿Cuáles son las cosas que interiormente te despiertan esa sensación de orgullo, de superioridad? ¿Tu capacidad intelectual, tus habilidad deportivas, tu belleza física, tu simpatía, estar en un “ministerio importante”, ser visto cuándo participas en las actividades de la iglesia, enseñarle a otros o dirigirlos de alguna manera, tener plata?

¿Cómo reaccionas cuando eres humillado? ¿Lo ves como algo de Dios para mejorar tu vida o reaccionas peor?

¿Estarías dispuesto a agradecerle a Dios cada vez que Él baja tus humitos y te hace pasar por una situación de crisis para hacerte mejor de lo que eres?

Extracto del libro: “Desafíos Para Jóvenes y Adolescentes: Génesis”

Por Edgardo Tosoni

anonymous asked:

Hola, mire que dijiste que estabas leyendo libros espirituales. Me podrías recomendar unos por fa

Ahora estoy leyendo uno que se llama la teoría holotrópica. Es de un científico y los resultados de sus experimentos con las personas, regresiones con LSD y volas D:

Lidiando con el dolor físico: cómo reclamar tu poder


- Jeff Foster

(Ambivalence_by_peewee82)


“El dolor es inevitable. El sufrimiento es opcional”
- Proverbio Budista

Tu dolor, tu malestar presente, no es algo por lo que tengas que avergonzarte. No es señal de tu fracaso, no es un castigo ni una prueba, ni siquiera es ‘mala suerte’. No es ni insignificante ni el sentido de tu vida. Sin embargo contiene gran inteligencia, y poder sanador. Si sabes dónde y cómo mirar.

Comencemos por el principio. Estás experimentando dolor en tu cuerpo. Es intenso e incómodo. Has visitado todo tipo de doctores, sanadores, terapeutas y expertos en auto-ayuda. Has probado la medicina occidental, terapias alternativas, energías sanadoras, meditación, cantos, cambio de dieta, medicamentos, experiencias espirituales alucinantes, transmisiones de gurús, rezos, retiros, hipnosis. Has probado tener un pensamiento positivo, anestesiar el dolor, ignorarlo, decirle 'no’; has intentado ser 'pura presencia consciente’ o un 'testigo libre de apegos’… Pero el dolor sigue aquí, y parece que nadie puede ayudarte en este momento. ¿Qué puedes hacer?

¿Seguirás buscando alguna solución, una terapia que funcione? ¿Depositarás tus esperanzas en un futuro que podría o no llegar a ser? ¿O te darás por vencido ahora, simplemente aceptando que no hay nada que pueda hacerse?

Puede ser que la respuesta se encuentre justo en el medio, como lo hacen la mayoría de las respuestas reales.

Verás, tal vez tu dolor tenga algo que mostrarte, algo que el placer, o la ausencia de dolor, o incluso el hecho de 'conseguir lo que quieres’ jamás podría mostrarte. Tal vez la razón del dolor que hay aquí sea para revelar tu verdadero camino. No para destruirte, sino para centrarte. Para revelar el coraje, la compasión y la ecuanimidad en ti que jamás imaginaste posible. Para hacerte más humilde, para conducirte a un lugar de gratitud, y calma, y verdad. Entonces, se replantea la pregunta de '¿Cómo puedo estar libre de dolor ahora?’, a '¿Hay inteligencia en este dolor? ¿Hay alguna invitación más profunda aquí? ¿Hay alguna lección enterrada en lo profundo de mi dolor? ¿Hay algo que desea ser tomado en cuenta? ¿Algo hasta ahora oculto que quiere darse a conocer? ’

¿Qué es peor, el dolor mismo, o tu exigencia de estar libre de dolor en este momento? ¿Las sensaciones del cuerpo que se dan momento-a-momento, o tu guerra contra ellas? ¿El dolor, o tu frustración y desesperación ante el hecho de que 'siga allí’ y 'que no haya desaparecido aún’? ¿El dolor, o el sentimiento de que estás atrapado dentro de tu cuerpo, que tu organismo te ha traicionado? ¿El dolor mismo, o tus sueños y esperanzas rotos?

Quizás quieras explorar qué es lo que realmente está causando la mayor parte de tu estrés, depresión y miedo. ¿Es el dolor mismo, o tu actitud hacia él? Podrás descubrir que hay un mundo de diferencia entre el dolor corporal y el sufrimiento y la tristeza que rodean ese dolor. Podrás descubrir que te sientes realmente mucho peor cuando piensas acerca de tu dolor, cuando lo rumias, cuando te preocupas y te obsesionas con él. Cuando piensas acerca del dolor de ayer o la ausencia de éste, cuando imaginas un dolor en el futuro, cuando fantaseas acerca de que el dolor jamás desaparecerá, imaginando que terminará matándote; cuando piensas acerca de todas las cosas que hiciste 'mal’ - eso es sufrimiento, y es la parte innecesaria. Todo ello son pensamientos, imágenes, ideas, visiones, perspectivas, obsesiones, recuerdos, fantasías - no la realidad viva del momento presente.

Cuando te desconectas del momento presente, y te involucras en la historia acerca de tu dolor, podrás descubrir que se empiezan a formar sentimientos de frustración, miedo e ira que incluso llegan a ser abrumadores. Empiezas a enfocarte en tantas cosas que dejas de tener un control directo sobre este instante. Sueñas con el pasado, cuando te sentías libre de dolor y anhelas volver allí (no puedes). Todo estaba tan bien, en ese entonces. Piensas una y otra vez cómo tu dolor evita que hagas lo que te gusta, cómo es que no te está permitiendo vivir la vida que habías planeado. Imaginas un futuro lleno de dolor y desconexión. Y comienzas a sentirte impotente, y terriblemente decepcionado, e incluso lleno de rabia contra la vida, el universo y todo. Esta no es la vida que habías deseado o imaginado, la vida que se te había prometido. Te concentras en todo lo que ya no puedes hacer, en lo que no eres, en lo que has perdido, en lo que jamás ha de volver. Culpas a tu dolor por arruinarte la vida. Te sientes tan alejado del sanar, del amor, de tu verdadera vida; tan desconectado de tu cuerpo, tan aislado, tan solo.

Has probado todo, todo, excepto lo obvio: aceptar tu dolor, estar presente para él, hoy.

Ahora, seamos claros en esto: aceptar no significa renunciar a la posibilidad de que el dolor disminuya o incluso desaparezca mañana, o la siguiente semana, o el siguiente año. Sólo significa que tu paz no depende de si esto se da o no.

Estás reclamando, recuperando tu felicidad, hoy, independientemente de lo que traiga el futuro.

Aceptar tu dolor no significa que te abandones a tu suerte ni que te conviertas una víctima de la vida. ¡Todo lo contrario! Significa salirte de todas tus fastidiosas y aterradoras historias del pasado y futuro, y alinearte con el punto en donde te encuentras hoy. Significa que te hagas aliado de este día, no su víctima. Significa decir SÍ a cómo te encuentras en este momento, incluso si 'donde te encuentras’ no es lo que habías esperado. Significa estar en contacto profundo con este momento, con este cuerpo y con su potencial para sanar, con el suelo en donde te encuentras parado, con el universo entero mientras danza. Significa admitir que no tienes el control de este antiguo cosmos, que hay una profunda inteligencia operando aquí, infinitamente más sabia que el ego humano. Significa admitir que no puedes saber cómo lucirá la próxima escena de tu vida. Significa salirte de la historia del tiempo y el espacio. Significa confiar y actuar desde la confianza. Significa aprovechar la creatividad de cada momento; estar abierto a conexiones, soluciones, respuestas, y sí, alegrías completamente inesperadas.

Cuando luchas con tu dolor, cuando huyes de él, te conviertes en su víctima, porque le estás permitiendo que tenga poder sobre ti, estás permitiendo que tu alegría se vea disminuida por él. Estás dotando de poder al dolor a través de tu resistencia, a través de tu esfuerzo por deshacerte de él, al tratar de escapar, incluso al intentar 'sanarlo’. Ahí hay violencia. Y como te habrás dado cuenta, tu intento de deshacerte de él, hasta este momento, ha fracasado; tu resistencia no te ha llevado hacia una verdadera cura. Sólo te ha separado más y más de tu cuerpo, de tu presencia, de tu paz, de la gente que quieres, de la gratitud, de la inteligencia del momento - la fuente de la verdadera sanación. Y ha terminado agotándote, consumiendo tus reservas de energía. Piensa en toda la energía que se ha invertido en esa lucha - energía que podría utilizarse para nutrirte a ti mismo. Cuando caes en el punto de la aceptación, ves el dolor como un aliado, una guía, un maestro, no una amenaza para tu vida o tu camino. El SÍ es el reclamo, la recuperación de tu poder, no tu pasividad. Estás liberando algo innecesario, sin convertirte en una víctima o tolerar algo que no deseas.

Te sales de la historia que crea el pensamiento: 'el dolor debería haber desaparecido ya’ (no puedes saberlo) o 'el dolor jamás desaparecerá’ (no puedes saberlo). Todo eso es un pensar basado en el pasado y en el futuro, pesadillas y sueños. Dejas de comparar cómo te encuentras ahora con cómo quieres estar, dejas de enfocarte en la distancia cada vez mayor entre ambas situaciones. Dejas de crear la imagen de 'libre de dolor’, y dejas de comparar este momento con esa imagen. Sueltas la historia de 'Debí haber vivido de una manera diferente - yo generé este dolor - soy culpable’. Eso es querer rebobinar la película de tu vida, y tampoco tienes ningún poder en esa dirección. Eliminas la carga del tiempo al hacerte presente para este momento. La Presencia es tu verdadera fuente de poder - y en ultima instancia, tu sanar.

Dejas de enfocarte en todo lo que no puedes hacer en este momento, en todo lo que no eres. El enfoque en la carencia o en 'lo que no está aquí’ sólo te hará sentir más deprimido, impotente y desconectado. Vuelves tu enfoque hacia lo que sí puedes hacer, a lo que eres, a lo que está presente, a lo que no ha sido perdido, a lo que aún es posible, a los regalos de hoy, a todo lo que el dolor no puede tocar. A todas las cosas que hacen que valga la pena vivir. A todo lo que, quizás, finalmente, el dolor te ha hecho recordar. Tal vez todo esto sea un llamado a la simplicidad radical.

Te vuelves curioso por conocer este momento - ésta presente escena en la película de tu vida. Te sientes fascinado con este momento, con todo lo que está vivo aquí. Este aliento. Esas sensaciones. La sensación de la tierra bajo tus pies. El sonido de un pájaro cantando. Un auto sonando la bocina. Y el dolor también está aquí - ves todo eso, sin juicio, y tampoco juzgas ningún juicio que llegue a surgir. Adviertes en ti el deseo de que desaparezca el dolor - pero tampoco haces de eso tu enemigo. Notas la profunda urgencia de estar libre de dolor, de escapar a cualquier otro tiempo o lugar. Notas una frustración, una decepción por el hecho de que el dolor sigue estando allí, que aún no se ha evaporado. No luchas contra esos pensamientos o sentimientos, sino que te mantienes curioso, conectado con el momento. Comienzas a aceptar esos sentimientos dentro de ti. Aceptas, incluso, sentimientos de no-aceptación; aceptas movimientos de no-aceptación. Te sales de tu mente y te alineas con tu cuerpo. Sientes el aliento, su movimiento, el ritmo, su inmediatez, su presencia. Sientes cómo se eleva y cae como una ola en el inmenso océano. Sientes cómo se expande y se contrae tu vientre. Sabes que estás (eres) aquí, en este momento. Firme, vivo. Un valiente explorador. Dispuesto a investigar, y sin prisa por sacar conclusiones.

Sales de la historia de tu dolor, del relato del dolor de ayer y del de mañana, del recuerdo del dolor pasado y la anticipación del dolor futuro. Toda esa historia resulta ser muy desagradable. Dejas de pensar acerca de tu dolor en este momento, y te comprometes a entrar en comunión con él en este momento presente. Vuelves a poner atención a las sensaciones en el cuerpo. Por un momento, haces a un lado la palabra 'dolor’ (una palabra sumamente pesada y sólida que proviene del pasado) y exploras y sientes directamente las crudas sensaciones que constituyen tu experiencia presente de dolor. ¿Se sienten tensas, contraídas, suaves? ¿Pesadas, calientes, frías, punzantes, sordas? Ahora, deja de lado incluso esas palabras y vuelve a poner atención a las sensaciones reales, sin etiquetarlas, con un espíritu curioso y abierto.

Recuerda, no estás tratando de deshacerte de esas sensaciones, ni interrumpirlas, o desaparecerlas o incluso sanarlas. Te estás manteniendo muy cerca, ofreciendo tu amorosa atención y la calidez de tu presencia a esa parte del cuerpo que pide a gritos tu atención. Continúa explorando. ¿Puedes identificar un 'centro’ en tu dolor? ¿Tu dolor tienen algún contorno? ¿Palpita, late, vibra? Experimenta tratando de cambiar tu atención hacia el punto central de tu dolor. Si las sensaciones comienzan a moverse, síguelas a través de tu cuerpo. Si se intensifican, está bien - mantén tu curiosidad. Si comienzan a desvanecerse, a expandirse, a suavizarse, maravilloso - mantente cerca. No esperes ningún resultado en particular, pero permite que surja cualquier expectativa y obsérvala. Cualquier expectativa mantenida demasiado tiempo puede conducir a la decepción a la hora de ver la realidad. Advierte eso también. Cualquier cosa que aparezca, acógela - incluso acoge tu incapacidad de acoger la realidad.

Si lo deseas, puedes jugar a experimentar con la respiración. Conforme inhalas, siente o imagina el aliento fluyendo hacia el área en donde se siente la molestia, imbuyéndola de vida y oxígeno. Estarás dignificando esa parte sensible en ti. Recordarás que eso tiene derecho a estar allí, también; el derecho de ser incluido en la respiración y en el cuerpo, y no ser excluido. Resulta muy amoroso brindar un aliento al dolor, evaporar la división ilusoria. En lugar de generar contracción alrededor del dolor, contraerte tú alrededor de él, le ofreces un aliento, imbuyéndolo de amor, de inspiración y vida. Estarás honrando la presencia del dolor en este momento, en lugar de esperar su desaparición en el tiempo. Estarás recordando una profunda aprobación en el corazón de la experiencia. No estarás tratando de que el dolor desaparezca, sino explorando la naturaleza de su aparición.

Podrás comenzar a notar que, como todo en la vida, el dolor no es sólido, sino una amorfa masa de sensaciones que bailan, cambiando momento-a-momento. A veces descubrirás que el dolor no está realmente ahí. A veces, con una gentil y amorosa atención, un dolor intenso se suavizará, se disipará, se relajará, se hará menos punzante, más difuso. Algunas veces el dolor podrá tomar más fuerza. Algunas otras veces te concentrarás en otros asuntos - una pieza musical, una conversación, una caminata al aire libre, una meditación, o en una hermosa ensoñación - que te hará olvidar que el dolor estaba allí. (¿Está el dolor presente cuando no estás consciente de él?). Podrás aprender a valorar esos momentos. Tu experiencia real de dolor está cambiando constantemente, evolucionando, modificándose, nunca es la misma. La historia 'siento dolor’ o 'el dolor es constante’ a menudo no es capaz ni de comenzar a describir la realidad del dolor: completamente viva, de momento-a-momento. Recuerda, desde el punto de vista del momento presente, no hay tal cosa como 'siempre’, 'nunca’, ni siquiera un 'constante’. No hay ayer, no hay mañana. Sólo hay Ahora. El Ahora es con lo único que estás tratando.

Puedes ver tu dolor como un enemigo, esencialmente 'malo’ o 'erróneo’ o como un 'error’, o puedes verlo como un aliado en tu valiente exploración de la vida. Muchos han despertado del sueño del sufrimiento no a pesar del dolor, sino debido al dolor. El dolor les ha enseñado a bajar su ritmo, a prestar atención a partes de sí mismos que de otra manera no habrían sido atendidas. Les ha enseñado a salir de las historias del pasado y futuro, y confiar, descansar en el momento. Les ha enseñado a respirar, a explorar, a sentirse agradecidos por las cosas más simples. A suavizarse pero adquiriendo un gran poder. A enfocarse en lo que realmente importa en la vida. A valorar y apreciar el día, descubrir lo precioso de cada encuentro, de cada momento de alegría, de cada momento de tristeza, de hacer amistad con todo - incluso con sus decepciones, miedos, y momentos de desesperación. Soltar los sueños de 'lo que pudo haber sido’, y despertar a la realidad de 'lo que es’. Para muchos, el dolor les ha enseñado la humildad; les ha penetrado el ego, ha roto en mil pedazos sus viejos sueños de espiritualidad y los ha llevado a un lugar de entrega y amor. Los ha forzado a tomar su verdadero camino, a patadas y gritos. Irónicamente, les ha enseñado el verdadero significado del sanar.

Si tan sólo dejaras de compararte, amigo, podrías encontrar regalos y enseñanzas escondidas en tu extraordinaria experiencia de dolor. Y tu intención podría cambiar - del intento de deshacerte del dolor, a escucharlo, estando presente a su apariencia, preguntándote qué es lo que está pidiendo. Te podrías mover de la violencia y la desesperación hacia la gentileza, la aceptación, la calma y la paciencia. Podrías iniciar una conversación amistosa con tu dolor.

El dolor puede destruirte o puede centrarte. Puede sumergirte en el sueño y la depresión, o puede despertarte. Te puede convertir en una víctima, o puede ayudarte a sentir más poderoso, más alineado, más conectado que nunca con tu vida verdadera.

No estoy diciendo que debas intentar que te guste tu dolor. Eso es poco realista. No estoy diciendo que te conviertas en un masoquista o en un intrépido guerrero. Eso es innecesario. No estoy diciendo, incluso, que debas dejar de ir con el doctor o con el sanador, con el terapeuta o con algún amigo que pueda ayudarte, que te ofrezca otro punto de vista con respecto a la razón de tu dolor. Te estoy pidiendo - que por mientras, por lo menos por hoy - escuches tu dolor para encontrar la inteligencia que hay allí. Que salgas de todas esas complicadas historias basadas en el miedo que envuelven tu dolor. Que dejes de pensar tanto en tu dolor, y optes por un poco de dulzura, y exploración. La aceptación no puede hacer que tu dolor empeore. Sólo te puede llevar hacia lo más profundo del inmenso misterio del sanar.

Y algún día, no muy lejano, podrás ver en retrospectiva y agradecer a tu dolor por haber tenido la capacidad de mantenerte firme, curioso, abierto. Podrás darte cuenta que tu dolor no era un obstáculo en tu camino - que era realmente tu camino, y tu más grande maestro.


(Traducido por Tarsila Murguía)

I Encuentro del Taller Hacer La Vista Gorda

Programa:

TALLER > Hacer la vista gorda. Taller de lectura y reflexion sobre políticas gordas y corporalidades impropias.

8 encuentros mensuales para hacer lecturas comunes - sin verticalismos ni guías espirituales.

Lugar: La Sala de Caballito (pedir dirección por privado)

Fechas: Sábados a las 17 hs. UN SABADO POR MES

COMPLETAMENTE GRATUITO

Ejes de trabajo del taller :

* Activismo gordo. Afinidades, alianzas y modos de acción: 

- I Encuentro: Historias del activismo gordo. Frentes de liberación de la norma corporal. Encuentros y desencuentros con el feminismo.

- II Encuentro: Decolonializando el activismo gordo. Cuerpos impropios sudakas.

- III Encuentro : Interseccionalidad. Alianzas activistas en la lucha contra la eugenesia social.

* Cuerpos - Neoliberalismo – Heterocisexismo:

- IV Encuentro: Sociedad eugenesicas: Biopolitica y diseños corporales.

- V Encuentro: Somatécnicas, somatecas, patologización y ética encarnada en tiempos de biocapitalismo y sociedades de control.

- VI Encuentro: La gordura entra en la Academia: los Fat studies y su relación con los activismos gordos. Otras maneras de pensarlo gordo: orgullo, liberación, fat admirers heterocisexuales, diversidades corporales.

* Cuerpos gordos y politicas de la representación. Reflexiones y estrategias sobre la dimension politica de nuestra visualidad.

- VII Encuentro: Politicas de la mirada: Representacion globalizada del cuerpo gordo.

- VIII Encuentro: Prácticas artisticas y politicas visuales de la desmesura.

■ La Divina Comedia: el noveno y último círculo ( traición ).

Según la Divina Comedia de Dante Alighieri, el infierno, como el paraíso y el purgatorio, se dividía en círculos, cada cual más oscuro y profundo que el anterior. El noveno y último círculo era exclusivo para un solo tipo de persona: traidores. Rodeado de gigantes clásicos y bíblicos, quienes quizás simbolizan el orgullo y otros defectos espirituales que se esconden detrás de los actos de traición, se encuentra el tormento sin final. Antes de llegar a él, hay un pozo rodeado de criaturas abismales, y justo en el centro de la tierra, entre hielos que envuelven las sombras, está Lucifer con medio cuerpo fuera de la superficie glacial, masticando a Judas Iscariote entre sus mandíbulas. Éste noveno círculo sería el habitáculo que Demién Allamand disfrutaría durante el resto de su eternidad, sufriendo en carne propia el llevar el distintivo al resto como traidor. Se lo tenía merecido, eso era lo que pensaba Avna mientras expulsaba a Hellicé de su vivienda y se proponía a cometer en silencio y soledad el acto final que pondría la guinda en el pastel.

Los traidores se diferenciaban de los simples fraudulentos por el hecho de que sus acciones envolvían el engañar a alguien con quien se tenía una relación especial. Según Dante, son cuatro las zonas concéntricas de traidores, correspondientes, en orden de seriedad, a las traiciones hacia algún familiar, hacia alguien con lazos de comunidad, hacia los huéspedes, y hacia el señor feudal. En contraste con la imagen popular del infierno como ardiente, los traidores están congelados en un lago de hielo conocido como Cocito, en donde cada grupo está encajado a profundidades cada vez mayores. La búlgara cerró los ojos, y se imaginó los gritos del francés, aunque ahogados, audibles para ella. Demién sufriría en la zona concéntrica número cuatro: la Judeca, en honor a Judas, el traidor de Cristo. Ahí están los traidores a sus benefactores. Todos los castigados en ese lugar están completamente inmersos en el hielo, distorsionados en todas las posiciones imaginables. 

El cuerpo recientemente martirizado y muerto del demonio, ya había sido bajado de la cruz, y después de que la morena se cerciorarse de su estado implacable de defunción tras introducir un cuchillo en uno de sus costados con el objetivo de comprobar si se movía, supo que Demién ya no estaba en ese mundo. El desgraciado había desaparecido. El madero de la cruz fue quitado del soporte sobre el suelo, y ésta ahora reposaba acostada contra una de las paredes más oscuras de la estancia, al lado de una jaula que contenía un varón vivo, con brazos y piernas amputadas.

— Silencio. Silencio, silencio, silencio. — Avna se llevó los dedos a la boca, siseando en cuanto sus monstruos agonizaron de dolor que les evocaba la empatía del estado del mártir. — SILENCIO. — vociferó, y el silencio se hizo, obediente, sumergiendo al ruido en una espesa capa de reverberación auditiva.

Se movió deprisa por la pequeña habitación exhausta de luces tintineantes y olor putrefacto, llegando hasta el epicentro en donde guardaba el “instrumentario quirúrgico”: un armario de metal que gruñó violento cuando lo abrió. Sacó del interior unos alicates, una sierra mecánica y otra manual, y luego lo depositó todo sobre la mesa de madera mugrienta en donde Demién yacía cadavérico. Lo admiró con asco. Estaba desnudo, cubierto de su vómito y su sangre, y lo más sorprendente era que sus genitales aún parecían en estado de erección tras la seducción a la que había sido sometido hacía unas horas. ¿Cómo podía durar tanto? Pero era perfecto. Asió entre los dedos el alicate, y abrió las pinzas sobre el lugar que pretendía machacar: el glande. Se dispuso a ello, respiró hondo, y exhaló una gran cantidad de oxígeno que no necesitaba.

— Está muerto, tu cometido ha finalizado. Detente. — de repente, una voz celestial inundó al completo su receptor del sonido. Una palabra hizo saltar su alarma: ángel. El apelativo resonó con furia en su materia gris. Avna la vio como una luz con rostro, la búlgara se encontraba frente a la pureza en todo su esplendor. No tenía cuerpo humano, flotaba e inundaba el cuarto con sus rayos celestiales que cegarían a cualquier mortal que la mirara por demasiado tiempo. Y por último, algo que no podía faltarle: tenía desplegadas sus alas, sin duda era lo segundo más destacable… enormes, blancas y elegantes. — No necesitas seguir con esto. —  la sorpresa de su llegada la hizo reaccionar instintivamente: sus dedos se cerraron, las pinzas apretaron el glande y lo reventaron. El esputo sangriento mezclado con el semen le llenó la palma y el dorso de la mano, y salpicó en su boca, justo en el momento en el que el ángel sin nombre se posicionaba encima del varón, cubriéndolo con sus alas y con su luz, haciéndolo desaparecer de forma fácil, rápida y sencilla. 

Aquella fue la vez primigenia en más de trescientos cincuenta años que Avna Salem estuvo tan cerca de Dios.

Los monstruos amputados gritaban ante la luz cerrando con fuerza los ojos, no podían ni cubrirse el rostro pues no tenían brazos. Gabrielle no se pensó dos veces la decisión y volvió a su apariencia humana. Se mostró tal y como se había marchado de la Academia en cuanto la luz la hubo llamado con total desesperación hasta aquel lugar sobrecogedor: con uno de sus muchos trajes chaqueta de material exquisito, tacones y el cabello rubio recogido. En su apariencia real estaba mucho más segura de la bruja pero su moral no le permitía dejar a esos pobres ciegos aumentando la tortura que vivían. 

— Nadie se merece lo que les estás haciendo pasar. — se posicionó tras la morena, lentamente, para no espantarla y su voz se convirtió en un susurro. Destacaba su acento francés al pronunciar palabra, su voz había cambiado, ahora no era atronadora sino dulce, capaz de tranquilizar a cualquier bestia. — Permíteme dejarlos en un lugar donde podrán descansar.

— ¿A qué has venido? Has llegado demasiado tarde. No existe redención posible para mí. No permitiré que saques de aquí a mis monstruos. Son míos. Sin nombre, sin identidad. Me pertenecen. 


7

Bueno, aqui les presento otro fangame del Yume Nikki que me ha gustado mucho! :D Se llama “Answered Prayers”, y a pesar de que solo tenemos disponible la versión 0.3 (hasta ahora, claro), este fangame promete mucho en cuanto a escenarios y graficos, se me hizo muy original~ :3 Ademas hay un detalle importante a tener en cuenta, en este juego “Fluorette” (la prota) se refugia en un templo de una tormenta, y ella no “duerme” como lo hacen la mayoria de l@s protas de otros fangames, sino que medita y realiza viajes espirituales o.o (o eso entendi xD) La cosa es que en ese aspecto es distinto a otros fangames, y creo que eso le da muchos puntos a favor, aunque al igual que el Yume 2kki, para mi deja de ser simplemente un fangame cuando supera las espectativas de ser (justamente) un simple fangame, para convertirse en algo mas propio por parte del creador (aun asi conservando ciertos elementos del Yume Nikki, que es la base de estos fangames). Que quiero decir con esto, bueno, muchos fangames no solo toman los elementos basicos del yume nikki (cosas fundamentales como que el/la prota posea un arma, el hecho de que no quieran salir de su cuarto, buscar los efectos y demas…) sino que copian personajes y escenarios, y ahi es cuando siento que pierde la gracia… Si han jugado al Yume Nikki, notaran la presencia de esto que les digo, detalles minimos como personajes basados en Masada-sensei o Uboa (a veces Poniko tambien), escenarios de nieve, coloridos entre otros muy recurrentes, y mas cosas innumerables (son varios los items a tener en cuenta). Ya se que no todo en los fangames es copia, hay personajes y escenarios muy originales en algunos de ellos, pero aun asi “la copia” sigue presente… Yo creo que si se basan en el Yume Nikki deben tomarse solo los elementos básicos para poder crear algo nuevo, un claro ejemplo de ello es Answered Prayers! :D Y si, lo digo con total entusiasmo porque me gusto este juego, y pensar que todavia NO ESTA COMPLETO Y NO TIENE FINAL! ¿Entonces como sera el juego cuando este completamente TERMINADO? o.o Ha tener paciencia se ha dicho, y a esperar!!! >:3 Pero les vuelvo a repetir, este juego promete mucho, tenganlo en cuenta a los que les gusta jugar fangames del Yume Nikki~ ;3;

Otra cosa muy raraaaaaaaaa, es que LA PROTAGONISTA SI COME! En otros fangames l@s protas solo beben cosas, y encima en sus sueños :v Pues ella come en su viaje espiritual, pero COME! XD Come su sandwich!!! O3O

Y bueno… sin nada mas que decir les dejo un link para que puedan descargar la version 0.3 del juego~ :3 —–> http://www.mediafire.com/download/vtxl1e5jm1xl8bx/AnsweredPrayers_v0.03.rar

¿Es Real el Cuerpo?


- Joan Tollifson

(Eduardo Angelini)


Las personas cargadas de ideas espirituales a menudo me dicen: “Sé que no soy el cuerpo.” Y yo les digo: ¡Tú ERES el cuerpo! No es todo lo que eres. No estás limitado al cuerpo o encapsulado dentro del cuerpo. ¡Tú eres todo! Y nada. ¿Y qué es el cuerpo, exactamente? Mira con cuidado y descubrirás que ‘el cuerpo’ es sólo una imagen mental, un concepto, una abstracción.

Todo está cambiando, entonces eso a lo que llamamos 'un cuerpo’ (o 'un río’ o 'una silla’ o 'una montaña’) no es realmente la misma 'cosa’ de un instante a otro. No existe ninguna forma continua y tampoco se trata de algo separado de todo lo demás en el universo. Todo es un indiviso e ilimitado evento.

Sintonízate con el sentir, más que con el pensar, e inmediatamente te quedará claro que el así llamado 'cuerpo’ no es una cosa sólida, duradera en absoluto. Es una masa de sensaciones y actividades siempre cambiantes, vibrando. En el mundo de las sensaciones, en realidad uno no puede distinguir donde comienza y donde termina ese cuerpo. Ninguna frontera entre 'tu cuerpo’ y 'la habitación en la que estás sentado’ puede ser ubicada en la sensación. Ese límite o frontera es conceptual…

Cuando PENSAMOS acerca del cuerpo, parece sólido y persistente y separado de todo lo demás. Cuando, en cambio SENTIMOS el cuerpo, descubrimos una siempre cambiante e indivisa ausencia de forma, o un flujo.

La diferencia entre el pensar y el sentir es como la diferencia que hay entre un libro de anatomía y una persona viva. Corta y abre a una persona viva y todo se mueve, y es pulsante y resbaladizo y cambiante en cuanto a forma. No se trata de algo nítido, ordenado, fijo y delimitado como lo es el libro de anatomía, y no se mantiene quieto, ¡porque está vivo! El mundo creado por el pensamiento es como el libro de anatomía. Es abstracto y sólido. Las sensaciones están vivas, son efímeras, vibrantes, móviles, siempre cambiantes, inasibles. Pero incluso pensar, la cruda REALIDAD de ello tal y como está ocurriendo, es algo igualmente vivo, efímero, móvil, siempre cambiante e inasible - cada pensamiento es un flash energético que desaparece casi antes de llegar. Pero el CONTENIDO que despliega el pensamiento en la imaginación, la imagen de la historia que el pensar pinta, ESO es lo que PARECE sólido y fijo, aunque, si miras con cuidado, te darás cuenta que incluso eso no es otra cosa más que flujo. Tus historias, creencias, opiniones, ideas e imágenes de ti mismo siempre están cambiando…

El apuntador 'Yo no soy el cuerpo’ que escuchamos en diversas enseñanzas espirituales es un intento de señalar más allá de la ilusión de encapsulación y separación. Es el intento de cuestionar la identificación exclusiva con el cuerpo como lo que 'yo’ soy y la tendencia de tomar al cuerpo (su condición, apariencia, tendencias, comportamientos, y habilidades) personalmente. El apuntador 'Yo no soy el cuerpo’ es el intento de señalar que 'el cuerpo’ es un concepto que hemos aprendido, NO nuestra real experiencia del momento presente, que es realmente ilimitada, sin fisuras, un flujo siempre cambiante…

Trabajar CON el cuerpo ha sido una de las formas más poderosas que he encontrado para comprender lo ilimitado…

Nuestro sufrimiento es mental y conceptual - todo ello gira en torno a las historias en nuestras cabezas - al mapa del mundo y no al propio territorio. Cualquier cosa que nos saque de nuestras cabezas, fuera de nuestro disco mental hacia la vitalidad de la presencia sin conceptos, hacia la presencia consciente, es potencialmente muy liberadora.

Profundiza en el cuerpo y no encontrarás ningún cuerpo en absoluto. En todos los sentidos.


(Traducido por Tarsila Murguía del libro 'Nothing to Grasp’: http://www.joantollifson.com/books-joan-tollifson.html)

6

Dusan Djukaric

Es un Artista, pintor de acurela que vive y trabaja en Belgrade. Es miembro de la Asociación de Artes Aplicadas Artisticas y Diseñadores de Serbia.

Su principal caracteristica en sus trabajo es que pinta todo lo que pasa a su al rededor, como gente, calles, o simples escenas cotidianas. Nos introduce en una de las diciplinas mas dificiles en la artes, Acuarela. 

En una de sus conferencias que mantuvo el 4 de febrero de 1957 en la Universidad Nacional Kolarac , habló sobre “Asia Material” , donde explicó que los chinos creían que la acuarela era una valiosa y díficil técnica en las artes a lo cual se le mantiene gran respeto. 

Sus trabajos mantienen paisajes espirituales. Su gran simpatia y destreza muestran las grandiosas escenas que ha podido crear a lo largo de su carrera.

Se cree que este artista marivilloso, define su capacidad para expresarse de una manera rudimentaria.


Vease tambien:

  • James Douglas.
  • Robert Anning Bell.
  • Tito Aguiari.
  • De Scott Evans.