esperanzador

Signos y Shel Silverstein

*Recopilación del trabajo de Cherry


ARIES

“ALICIA
bebió de una botella que decía
BÉBEME
y creció muchísimo
entonces ella comió de un pastel que decía
CÓMEME
y se volvió pequeñita
y por eso cambió, cuando otros
nunca intentaron nada en absoluto.”


TAURO

“Una vez que habló el lenguaje de las flores,
una vez que entiendió cada palabra que dice la oruga,
una vez que sonrió en secreto a los chismes de los estorninos,
y compartió una conversación con la mosca
en su cama.
Una vez que escuchó y contestó todas las preguntas
de los grillos,
y se unió al llanto de cada caída de moribundos
copos de nieve,
Una vez que habló el lenguaje de las flores… .
¿Como le fue?
¿Como le fue?”


GÉMINIS

Si usted es un soñador, entre,
si usted es un soñador, un simpatizante,
un mentiroso,
un esperanzador, un orador, un comprador
de frijoles mágicos...
Si es un impostor, siéntese aquí
junto a mi fuego
porque tenemos algunas historias doradas
para contar 
¡Entre!
¡Entre!


CÁNCER

“Entonces mañana sólo mira el cielo
y sí la luna no está ahí, tu puedes apostar
a que encontré lo que buscaba, y al fin
atrapé a la luna en mi red atrapalunas.
Pero si la luna todavía brilla ahí, 
mira un poco más abajo y podrás
verme claramente columpiándome en el cielo, libre, 
con una estrella en mi red atrapalunas.”


LEO

“Estoy escribiendo este poema 
desde el interior de un león,
y es bastante oscuro aquí.
Así que disculpen la escritura a mano,
la cual puede no ser tan clara.
Pero esta tarde a la jaula del león
yo me acerqué demasiado.

Y estoy escribiendo estas líneas
desde el interior de un león,
y es bastante oscuro aquí.


VIRGO

“Ayer por la noche, mientras me quedé pensando aquí,
algunos ‘¿Qué sí…?’ se arrastraron dentro de mi oído
y brincaban y festejaban toda la noche
y cantaron la vieja canción ¿Qué sí?:
¿Qué sí soy tonto en la escuela?
¿Qué sí han cerrado la piscina?
¿Qué sí me golpean?
¿Qué sí hay veneno en mi taza?
¿Qué sí me pongo a llorar?
¿Qué sí me enfermo y muero?”


LIBRA

“Debajo de mi apariencia
hay otra cara que nadie puede
ver
Un poco menos sonriente,
un poco menos segura
pero muchísimo más como yo”


ESCORPIO

“Sandra ha visto un duende,  
Eddie tocó un troll,  
Laurie bailaba con brujas,   
Charlie encontró oro de algunos goblins,  
Donald escuchó a una sirena cantar.
Pero toda la magia que yo tengo  
la he tenido que hacer yo mismo.


SAGITARIO

Fui a encontrar una olla de oro
al final del arco iris.
He buscado y buscado y buscado 
y buscado,
y buscado y buscado, y entonces
Estaba ahí, en el fondo de la hierba,
bajo un viejo y revirado árbol.
Es mío, es mío, es mío, por- 
fin … ¿Qué puedo buscar ahora?” 


CAPRICORNIO

“Nunca he sacado a lavar mi sombra
en todo el tiempo que la he tenido. Estaba
como suponía,
así que hoy la quité
de la pared donde se apoyaba
y la metí a la colada
con toda la ropa.
Pongo el jabón, el blanqueador y esas cosas, 
la dejo remojar durante horas,
La exprimí para que se secara… .
Y quién se hubiera imaginado
que se habría ido a encoger
y ahora es mucho más
pequeña que yo.”


ACUARIO

Cada vez que veo al hombre al revés
dentro del agua
lo miro y me echo a reír,
aunque no debería burlarme.
Porque tal vez en otros mundos
en otro tiempo, en otro lugar, 
tal vez él está del lado ‘correcto’
y yo estoy al revés.” 


PISCIS

Mi piel es una especie de color blanco-amarillento 
rosáceo-pardo.
Mis ojos son de color gris-verde-azulado, 
pero me han dicho que se ven de color naranja 
en la noche.
Mi cabello es rubio-rojizo,
pero es plata cuando está mojado.
Y todos los colores que soy en el interior
todavía no se han inventado…” 



~Cetus

A veces el llanto es hacia dentro. ¿Lo has sentido alguna vez? Bajas la mirada, suspiras. De repente un recuerdo aparece y enciende la chispa, se desguaza lo que tenías por escudo y después tus fuerzas se convierten en gelatina. La mayoría de veces no puedes decirle a nadie lo mal que te sientes. Esperas a que te pase, pero lo único que pasa son las horas y tarde o temprano el nudo en la garganta se vuelve demasiado grande que es imposible de deshacer. Alguna voz en tu interior te dice «mañana será otro día», cada noche en la que comprendes que todos los días son los mismos. Echas de menos, por una razón que no entiendes, a alguien que le quita a tu corazón la capacidad de defenderse por su propia cuenta. Cuando llueve sientes ser tú el que se precipita. Días con cielos de plomo te cubren, mientras el resto de personas disfruta de un verano apacible, esperanzador, incapaces de ver el temporal que mantiene inundada tu alma. Buscas refugio en lo que sea, y lo único que quieres es dormir. Lo peor es cuando no puedes hacer ni siquiera eso. Y tienes que aguantar otro día mirando a gente sin rostro, sonriendo por cortesía ante la presión de una vida que no es de tu talla. Finges una tranquilidad tan cálida como el verano, y tus demonios, esos que están acostumbrados al infierno, no dejan de bailar bajo tu tormenta. Justo encima donde tienes el corazón.
—  Heber Snc Nur

PRONTO CITAS

El caos es lo que te hace diferente. Lo que la gente no entiende de ti o lo que desea que cambies. Pero el caos es parte de uno, por ello, cuando alguien no te entienda dile: «Ama mi caos» El mundo azul es la nueva novela de Albert Espinosa; una historia que enlaza con el mundo amarillo y pulseras Rojas y con la que se cierra una trilogía de colores que hablan de vida, de lucha y de muerte. Espinosa nos introduce en una narración de aventuras y emociones sobre un grupo de jóvenes que se enfrentan a un gran reto: rebelarse contra un mundo que trata de ordenar su caos. A través de cinco personajes, una isla y una búsqueda incesante por vivir, el autor vuelve a introducirnos en su particular universo con una historia que se desarrolla en un mundo onírico y fantástico, con un arranque contundente y un desenlace esperanzador y lleno de luz.

¿Qué quieres de mí? No tengo nada para ti. Estoy podrida. No creo que seas tan bueno ¿Por qué tan hermosos sentimientos hacia mí? Promete que si encuentras algo mejor te vas a ir. Aunque expresé mis motivos de quedarme volviendo a las nubes mis aliadas, a los gigantes de las colinas mis compañeros, las flores y a las estaciones testigos inquebrantables de mi promesa; era obvio que no me quería con ella. Pero ¿Si no estaba dispuesta a quererme por qué no simplemente me ignoró? ¿Para qué vino con su rostro disfrazado de chispas y destellos esperanzadores? ¿Para qué me hablo de irse conmigo a la playa? ¿Será que cuando veía que me alejaba quiso probarse a sí misma que podría tenerme?
—  Teoría de la Fragilidad, Quetzal Noah
El final del principio


A solo un día de llamarle fin a un principio, de hacer no solo una maleta si no miles de cajas de recuerdos, cacharros, apuntes y tonterías que uno va acumulando por inercia, me doy cuenta de que el: ¿Te vas ya? de los últimos días de mayo (y si has sido un poco más vaguete, de junio) era un mensaje esperanzador implícito que quería decir “Te vas ya pero nos vemos en septiembre”. 

Y ya no hay “nos vemos en septiembre”.

Dejo una cuidad pero dejo mucho más, dejo millones de horas vividas, un colegio mayor, el piso, el cañas a un euro, hacer el mongolo en clase, la estellesa de las 8, el Out, la discoteca que siempre seguiremos llamando Marengo no importa cuantos nombres ridículos le quieran poner, el Eroski “bonito”, las tardes en yamaguchi comiendo Mcflurrys, o por las noches entre vasos de plástico y novatos, la fiesta, los juevintxos, las tardes de tumbarnos en el campus y pasar de todo. 

Ya no nos echarán la bronca los bedeles por dejarnos el carnet, ni tendrás que entrar en un aula que has reservado a “echar” a la gente, ya no habrá que coger sitio pronto en la biblioteca, ni comeremos pinchos de tortilla en la cafe.



Me voy, sí, me voy. Pero con una mochila llena de gente estupenda que pienso llevar conmigo siempre, y con todos los recuerdos que ya no me va a poder quitar nadie.

Y me voy porque se cierra una etapa, porque sabía desde el principio que se tenía que acabar pero siempre parece que aun queda mucho para ese momento. Me voy con una mezcla explosiva entre nostalgia, buenos recuerdos, incertidumbre hacia el futuro, mucho miedo y sobre todo muchas ganas.

Sí, me voy.

Me voy contenta porque supongo que aún no me lo creo y porque no quiero pensar en la gente que me falta (porque ya voló este curso) y la que me faltará, y agradeciendo cada vivencia; las positivas me han hecho más grande y me han ayudado a tener fe en las buenas personas,y las malas, que no han sido tan malas, las he sabido aprovechar para construirme tal como soy, con mis defectos y mis virtudes, y en muchas ocasiones me han dado la oportunidad de tomar tierra, que es importante. Y los amigos, ¡Benditos amigos! que hubiese sido de todo esto sin ellos (aunque de vosotros no pienso despedirme porque me muevo de lugar pero no me voy del todo).


Oí una vez que todos los finales son principios, así que supongo que el día 23, con nuestras togas, chapelinas, familiares y de punta en blanco va a desdibujar el final y el principio hasta que casi no se van a distinguir. 



Bueno Pamplona, después de todo esto solo me queda decirte: Gracias y suerte. Voy a echar de menos muchas cosas y estoy de incertidumbre hasta las cejas pero que quieres que te diga… 

ya es tiempo de volar, y a mi ya me han salido las alas.


-Loqelarubiadiga

El tiempo pasa y me cobra de la vida el último sabor dulce que tenía. Uno nunca sabe cuán vacío se encuentra hasta que le mencionan un nombre, y entiende que si no se puede vivir de recuerdos, lo más seguro es que la vida termine por despedirle. Y a veces un adiós es más esperanzador que una promesa. Me he cansado de esperar, debo decir que ni siquiera una sonrisa me tranquiliza. Cuando subo a la azotea de casa descubro que existe un mundo más allá de mis horizontes visuales, que ese mundo no me conoce y que probablemente yo no llegue a conocerle jamás. Que recorreré sus calles, anchas y angostas, y nadie volverá su vista para verme. Que el silencio será mi única compañía, que la espera será mi última esperanza. Siento que he caído dentro de un pozo oscuro y todavía no toco fondo. Las nubes opacan al cielo, lo mismo que un recuerdo desvanece una sonrisa. Hay memorias que duelen, hay personas que son memorias. Lo bonito de cada lágrima es que se llevan una parte de esa memoria. Lo malo es que no disipan por completo el dolor. Me siento aferrado a aquel llanto silencioso que sólo mi almohada conoce. No faltan noches en vela cuando el día ha sido un completo desastre. Las malas horas son las que más se recuerdan. Es una lástima completa que los recuerdos bonitos nunca lleguen en el momento oportuno, pero es peor cuando llegan y uno no les abre la puerta. Se encierra. Ignorando al mundo. Pero el mundo está ahí, afuera, con sus horizontes expectantes a que uno se atreva a pisar su suelo. Sin embargo, optamos por encerrarnos. Así lo he preferido muchas veces. Mi problema es que nunca sigo lo que un día me propuse. No cumplo promesas, ni las que me hecho a mí mismo. Entre cuatro paredes sólo espero que el tiempo me consuma. Sé que me arrepentiré de esto, siempre termino arrepintiéndome de casi todas mis decisiones. Pero hoy sólo quiero tener el placer de hacer, por lo menos una sola vez en mi vida, lo que yo quiero.
—  Cautiva libertad | Heber Snc Nur
@tormentadepensamientos

No hay día en que no escuche tu voz hermosa que encierra tantos sentimientos y sensaciones insondables que representan imágenes, sonidos e historias que demuestran infinidad de cosas. Se me hace imposible no emocionarme tan solo con oírte. Que toda frase hecha, cada tema, cada acorde resulte esperanzador y anímico al alma es algo tan inspirador que nos empuja a hacer lo que mas queremos, el mejor regalo que nos podes dejar.

Pasado nauseabundo

Frágil lamento,
espíritu de cristal,
lágrimas sordas,
paranoia
y muchas noches comido
por la ansiedad.

La vida te viene grande,
tus sueños se han
quedado pequeños,
divagas en busca
de alivio
y sólo quieres olvidar.

Olvidar heridas profundas
de un pasado
nauseabundo que,
lejos de desaparecer y
extinguirse,
te persigue sediento
de sangre,
buscando venganza,
marcándote el paso
y sin dejarte avanzar.

Andar sin mirar de frente
es peligroso, perverso
y tú, pobre diablo,
llevas demasiado tiempo
haciéndolo
con la mirada
siempre puesta
hacia atrás.

De acuerdo, tienes un pasado
nauseabundo, pero
¿quién dice que
el futuro no puede
ser esperanzador?


- Javier López Píriz

No es que te estuviera esperando, así como espero a las brisas de otoño después de un acalorado verano o un esperanzador sábado al finalizar la jornada de un agotador viernes.
No esperaba algo así o al menos no por ahora.
No esperaba encontrarme contigo ni mucho menos que estrenaras mi corazón y que acabara sintiéndose cansado, usado, herido.
Pero llegaste así como mi primer cabello blanco a los 14, como la muerte a quien a penas comienza a vivir, como la lluvia que cae con el sol resplandeciendo y sin rastro de nubes grises en el cielo.
Así llegaste de una manera tan extraña y a la vez tan especial y te fuiste de la manera más común y corriente.
Tu llegada y tu partida fueron tan distintas pero las hiciste de la misma forma, sin que yo las esperara.
—  Un escritor de banqueta - FueUn17deNoviembre (D. Palma León)
Si uno no dejase nunca nada ni a nadie, no tendría espacio para lo nuevo. Sin duda, evolucionar constituye una infidelidad… a los demás, al pasado, a las antiguas opiniones de uno mismo. Tal vez cada día debería contener al menos una infidelidad esencial o una traición necesaria. Se trataría de un acto optimista, esperanzador, que garantizaría la fe en el futuro… una afirmación de que las cosas pueden ser no sólo diferentes, sino mejores
—  Hanif Kureishi, Intimidad.
youtube

Educación.

y añado: esperanzador