espejo de mano

xime5677  asked:

Los signos + amor a primera vista ( Como reaccionan, que dicen y que piensan) 💕💕

Cool 💖

Aries: *Se le queda mirando* “Yeah, para gobernar el mundo se necesitan dos”

Tauro: *Se queda mudo**Tres horas después* “¿Cómo es que me llamo?”

Géminis: *En su mente* “¿Qué? ¿Enamorarme yo? ¿De ese ser odioso e insoportable? Espera…¿Por qué es tan adorable y hermoso? ¡Que asco!”

Cáncer:  “Esto no me está pasando, esto no me está pasando…”*Una hora después*”Esto no me está pasando, esto no me está pasando”*Una semana después* “Esto no me está pasando, esto no me está pasando…”

Leo: “¡Es hermoso!”*Saca su espejo de mano* “No más que yo, obvio”

Virgo: *Horrorizado*”¡¿Qué enfermedad mortal es esta?! ¡Alguien detenga a ese ser horroroso transmisor de enfermedades!”

Libra: “Uhy, que sexy”*En su mente: Pero no debo decirle*”Espera… ¿Lo dije o lo pensé?”

Escorpio: *Se retuerce dolorosamente* “¿Qué cosa demoníaca pasa? Ugh… ¿Qué… es… esto?”*Toma un cuchillo y se libera el solito de la agonía*

Sagitario: “¡Qué cool!”*Dos minutos después* “¿Y ahora?… Ya me aburrí…”

Capricornio: *Oculta cuidadosamente su billetera* “Vienen tiempos difíciles para mi economía…”

Acuario: “Estoy seguro de que no es de este planeta… Digo, ¿Cómo podría serlo? Ningún humano puede ser tan genial… ¿O si?”

Piscis: *Sonríe dolorosamente* “Aquí vamos otra vez…”


> Ofiuco <

miyumotou  asked:

Si esa es la voz de Rurik .... ya sé por que es tan ... Rurik (??) De navidad le regalo un espejo de mano y ya , se que le va a encantar ver su reflejo :V

Hahahaha!!! Se nota que lo conoce bien,eso le subirá su narcisismo xD

Mirror Syndrome.

Here in better quality, (on Giphy).

Made by David de La Mano and Pablo S. Herrero.

Montevideo 2012, Av Dr Juan Carlos Blanco.

Original photo, (by Pablo S. Herrero and David de la Mano).

More info about the artists:

Pablo S. Herrero: | Official Blog | | Facebook | | Twitter |

David de la Mano: | Official Web | | Facebook | | Twitter | | Tumblr |

PREGUNTA Y RESPUESTA 17

« ¿Cómo sanar un corazón roto?”
No puedo decirte como sanar “un” corazón roto: no hay soluciones generales. Pero, aunque no sea terapeuta, puedo sugerirte cómo, quizás, sanar el tuyo.
Compra semillas de una flor que te guste y un pequeño espejo de mano. En una maceta que pintarás de negro, planta las semillas con los pedazos del espejo que antes habrás roto dentro de una tela roja con un martillo. Riega la tierra lo necesario para esa flor y cuando aparezca el primer brote, pinta la maceta de dorado. Cuando florezca, vístete elegante y ve a un jardín público. Ahí, siéntate en un banco, pon la maceta al lado tuyo y cómete un dulce observando a la gente que te rodea. Cuando se acabe el dulce, vete dejando ahí la maceta, sin mirar hacia atrás.
Abrazo.

El tiempo sigue arañando mi corazón sincero. Y no me apetece soltar más lágrimas que se sequen cuando se rompen en el suelo. No quiero sufrir más por estos sentimientos que me empujan a un vacío desconsolador, sin besos. Estás en cada uno de mis sueños y en cada uno de mis anhelos. Estás en mis ilusiones y estás en mis miedos. Estás al final de mi camino, en el horizonte de mi deseo. Sin embargo yo  quiero que estés aquí, en este momento. Y en todos los momentos. Y no te veo. No, no te veo. ¿Por qué es tan difícil? ¿Por qué no me atrevo a ir más allá de estos estúpidos textos? Tú sigues con tu vida y yo continúo mi paseo por la orilla de mi sombra que ocultan mi verdadero secreto. Me encantaría que cogieras cada uno de los pedazos de mi corazón y los acariciaras haciéndolos tuyos. Quiero ser para ti y que me quieras tanto que duela al dolor. Un agridulce dolor. Ojalá fuera así. Ojalá me atreviera a robarte un beso y mirar el futuro en un mismo espejo. Un futuro de la mano, sin miedos. No sé qué hacer, cómo hablarte, qué decirte. Si me atreviera a contarte como pienso, como amo, como deseo, como quiero... Si me atreviera a buscar en tus ojos lo que tanto y tanto y tanto causa mi sufrimiento. Da lo mismo, porque esto seguirá así porque soy cobarde. Soy incapaz de atreverme a revelar mi auténtico yo. Soy como una tortuga pequeña en medio del desierto. Sin agua, sin fuerzas, sin seso. Dentro de un caparazón demasiado pequeño del que no sé salir, en el que poco a poco me muero. Necesito razones y tu mano para tirar de mí y demostrar al mundo que existo. Que existimos. Aunque siga en pleno desierto. Ojalá tuviera poderes mágicos y pudiera concederme a mí misma un deseo. Me conformo con un deseo. Pedir un beso tuyo. Y es que necesito un beso para saber que todo por lo que me estoy muriendo merece la pena. Porque tú lo eres todo y, sin ti, no me quedará el más mínimo recuerdo.
Me encantaría que tomaras cada uno de los pedazos de mi corazón y los acariciaras haciéndolos tuyos. Quiero ser para ti y que me quieras tanto que duela al dolor. Un agridulce dolor. Ojalá fuera así. Ojalá me atreviera a robarte un beso y mirar el futuro en un mismo espejo. Un futuro de la mano, sin miedos. No sé qué hacer, cómo hablarte, qué decirte. Si me atreviera a contarte como pienso, como amo, como deseo, como quiero.