espece

Radio Paris N°28-3: Concept; La beauté#2 Animalité

Un concept qui joue sur la beauté intrinsèque des phéromones.

Les êtres humains sont une espèce animale. Celle ci se croit légèrement supérieure aux autres parce qu’elle possède le langage. Bien entendu, ce n’est pas la seule espèce à posséder un moyen de communication. D’autres personnes se sont dit que ce qui faisait la différence, c’est la capacité à créer et utiliser des outils. Manque de bol, les singes créent des outils, certains oiseaux en utilisent.

Certains se sont dit que cette tendance historique qu’à l’être humain à modifier son milieu, à avoir la capacité à modifier son milieu pour son propre gré était la différence. A partir du moment ou l’agriculture s’installe, la domestication d’autres espèces dénotait une grande capacité, la capacité par sa propre culture à défier la nature. L’être humain y arrivant pour son milieu, l’espèce s’est dit que c’était possible pour son corps. L’être humain s’est mis à comprendre son corps et par là à le maitriser en partie. La médecine est l’élément, la gestion contrôlée de sa propre reproduction, l’instrument. Ce pouvoir allant tellement loin, que beaucoup de membres de l’espèce se sont crus intégralement dégagé des conditions naturelles, des liens avec l’animalité. A tel point que beaucoup d’individus ne pensent même plus faire partie d’une espèce…

Et pourtant.

Nous: Les hétérosexuels. Tout ce que nous en sommes, un garçon, une fille, nous sommes attirés par des critères physiques chez l’autre sexe. Un article dans Sciences et Vie de décembre 2014 les énumère. Les Garçons doivent être plus vieux que les filles, et celles ci doivent avoir des hanches…

Vous avez l’impression que je fais dans la caricature, si dans ce billet je fais la liste des critères. D’autant que chaque individu a sa liste de critère, se disant que cette liste est l’expression de ses propres goûts, donc de son libre arbitre. Tout comme les vêtements que cette même personne porte sont exclusivement l’expression de son libre arbitre, sans aucunes influences extérieures, ni de ses connaissances ni de l’industrie de la mode.

Seulement les phéromones agissent, le conditionnement est bien plus vieux que les pauvres 10 000 ans d’agriculture que nous avons. Ainsi tout heureux et tout gentils que nous sommes, nous pensons trouver une personne beau/belle, alors qu’elle correspond justes aux critères intégrés dans notre inconscient. Ces critères ne visent qu’à une seule et unique chose, la reproduction de l’espèce! 

Nous oublions notre conditionnement, notre beauté animale, celle qui nous pousse à aimer. Si seulement, nous pouvions tous et toutes ne pas oublier notre animalité, la beauté de notre espèce! 

Je vous trouve beau, d’un coup…

Deus não permitirá que qualquer dificuldade nos aconteça, a menos que Ele tenha um plano específico pelo qual grandes bençãos possam surgir da dificuldade.
—  Peter Marshall

DES HOMMES ET DES PEUPLES : L'ODYSSEE DE L'ESPECE - LES PREHUMAINS Pour des raisons aujourd'hui encore mal définies, il y a 6 millions d'années, dans l'est de l'Afrique, une espèce de primates fait le choix d'adopter la position debout et de marcher sur ses pieds. C'est une première dans le monde animal, et ce changement va avoir des répercussions considérables sur le devenir de la Terre…

This is where I’ll be for the next two weeks starting this Friday in case you wanted to find and kill me. Come hang out at a show though for real.

W/ Carousel Kings

4/10 Pittsburgh, PA @ Ink Division
4/12 Atlanta, GA @ Under the Couch
4/13 Odessa, FL @ The Goat House
4/14 Sunrise, FL @ Anonymous Guitars
4/15 Orlando, FL @ Backbooth
4/16 Columbia, SC @ New Brookland Tavern
4/17 Asheville, NC @ New Mountain Ashville
4/18 Middle River, MD @ Way Of Life Community Church

W/ Losing Streak

Apr. 19 - Worcester, MA - Club Oasis
Apr. 20 - Vernon, NJ - The VFW
Apr. 21 - Sayville, NY - Soul Sounds Records
Apr. 22 - Philadelphia, PA - Bourbon And Branch
Apr. 23 - Baltimore, MD - Charm City Art Space

2

Moi le cœlacanthe, un fossile vivant ? Quelle hérésie !

Les espèces actuelles présentent de grandes ressemblances morphologiques avec les fossiles datant d'au moins 300 millions d'années. C'est ce qu'on a coutume d'appeler, selon une expression employée par Darwin, un « fossile vivant ». Aujourd'hui, cependant, beaucoup de biologistes rejettent ce terme car les créationnistes l'utilisent pour nier l'évolution. En effet, si l'aspect morphologique des cœlacanthes n'a pas beaucoup changé, il n'en est rien de leur génome, comme en atteste en particulier un article récent. Les auteurs suggèrent que l'absence de prédateurs et un environnement très calme pourraient rendre compte de cet apparent « immobilisme ». 

Extrait de l'article THEMA  Moi le cœlacanthe, un fossile vivant ? Quelle hérésie !

Actualité : avec ces dernières images sous-marines  Laurent Ballesta plonge avec les coelacanthes

Crédits photos : Latimeria chalumnae exposé au Muséum de Toulouse cc by-sa Maud Dahlem, Muséum de Toulouse.  Eusthenopteron foordi cc by-sa Farès Ibrahim, Muséum de Toulouse. 

Aqueles que não têm necessidade de prover às suas próprias necessidades, e por isso deixam essa preocupação para os outros, não são geralmente capazes de prover, ou de maneira nenhuma ou então só com enorme dificuldade e de modo menos satisfatório que os outros, a uma necessidade importantíssima, que seja como for têm. Refiro-me à necessidade de ocupar a vida: a qual é muito maior do que todas as necessidades específicas, às quais, ocupando-a, se provê; e é também maior do que a necessidade de viver. Aliás, viver, em si mesmo, não é uma necessidade, porque desacompanhado da felicidade não é um bem. Pelo que, sendo-nos dada a vida, a maior e primeira necessidade é conduzi-la com a menor infelicidade possível. Ora, por um lado, a vida desocupada ou vazia é infelicíssima. Por outro lado, o modo de ocupação com o qual a vida se torna menos infeliz do que com qualquer outro é o que consiste em prover às próprias necessidades.
—  Giacomo Leopardi.

                                                                3

“Todos tomamos decisiones en la vida,

Somos nosotros mismos quienes tomamos

La determinación de seguir o no cuando creemos

Y luchamos, es ahí cuando triunfamos”.

-En realidad no pensamos en eso.

-Sólo queremos un hijo, no tiene mucha importancia si es niño o niña –respondieron.

Su respuesta fue mejor de lo que esperaba. Ahora tenía más oportunidad que antes. Podría ser yo el elegido.

-¿Y buscan alguna edad en específico?

Soltaron una pequeña carcajada al mismo tiempo. No entendía que era tan gracioso.

-No, tampoco tenemos una edad definida.

Una pregunta más quería salir de mi interior pero parecía que se me hubiera atorado en la garganta. “¿Podría ser yo su hijo?” “¿Tenía la oportunidad de serlo?”

-¿Quieres que ellos sean tus padres, Tom? –me preguntó Leonardo con ternura.

Asentí rápidamente varias veces. Las palabras ya no salían de mi boca, nunca me había sentido así. Quería que ellos me eligieran a mí. Que me dejaran ser parte de su familia.

-¿Estás seguro de esto, pequeño Tom?

Christopher caminó hasta ponerse frente a mí y se puso de cuclillas. Sus ojos tan oscuros como el cielo nocturno escrutaban mi rostro con detenimiento.

-Sí… -dije apenas con un hilito de voz.

-Debes de entender que esto es un poco más difícil… no toda la gente lo entiende…. Y…

-Lo sé, lo sé. Muchos niños no entendieron cunado Leonardo nos dijo que dos hombres querían adoptar un hijo… ¡Pero yo si lo entiendo! De verdad, créame, si lo entiendo –repuse angustiado pensando en la probabilidad de ser rechazado.

-Tranquilo, te creo. Por eso estás aquí. Quieres irte con nosotros, ¿verdad?

Asentí enérgicamente otra vez. Se levantó y agitó mi cabello, a diferencia de las otras personas me gustó muchísimo que Chris lo hiciera.

*

Leonardo me explicó que los trámites para la adopción tardaría unos días, que él haría todo lo posible para que no tardara más de dos semanas. Accedí porque no me quedaba de otra pero estaba muy feliz porque ahora tenía una familia. Una hermosa familia formada por dos papás que me amarían y cuidarían.

De los más de trecientos niños que vivíamos en el internado, sólo tres habíamos acudido para ser adoptados por aquellos hombres. Aunque yo sólo había a fisgonear, me sentía afortunado por ser el elegido.

Estaba entre molesto y feliz por el poco interés que habían mostrado mis compañeros. Molesto porque no le dieron la oportunidad a Chris y Alex de poder ser papás, y feliz porque así tuve menos “competencia”.

*

Tuvieron que pasar dos largas semanas para que el tramite pudiera ser aceptado, y en realidad fue un periodo muy corto. Con otras parejas el proceso había durado meses, no, incluso años para que pudieran llevarse a un niño.

En esas dos semanas habían pasado cosas en las que no me gustaría entrar en detalles. Algunas veces fui molestado por compañeros por haber elegido a dos papás, argumentaron que era anormal una familia la que ellos formarían y yo les respondía gritándoles que era más anormal que sus padres los  hubieran abandonado a su suerte en un internado.

“¿Crees que Dios quiere una familia formada por hombres?” me preguntaron una vez. Con una sonrisa e intentando no reírme les respondí “¿Tú sabes lo que quiere Dios? ¿A caso Él te ha hablado y te lo ha dicho? Si dices que Dios no está de acuerdo con esto, estoy seguro que tampoco está de acuerdo con los padres que abandonan a sus hijos y con las personas que juzgan a otras”. Debo admitir que me encantaba ver las caras de los demás en sus intentos por formular argumentos que pudieran derribar los míos… era obvio que no los tenían. Sus cerebros era tan pequeños que me sorprendía que no olvidaran respirar.

Mi último día en el internado Leonardo me citó en su oficina.

-Hola, señor Leonardo –lo saludé al entrar.

-Hola, pequeño Tom –ya me había acostumbrado a que me dijera pequeño. Por más que protestaba lo seguía haciendo así que al final me resigné-. ¿Cómo estás?

-¡Muy feliz! –grité emocionado.

-Me alegro muchísimo por ti –expresó con toda sinceridad-. ¿Puedo preguntarte algo?

-¿Qué? –curioseé al notar el cambio de tono en su voz.

-Te han estado molestando, ¿verdad?

-Ah, eso. Sí, unos cuantos tontos han estado diciendo tonterías. Pero no me importa si quiera un poco.

-Oh, ¿de verdad?

-Ajá. ¿Creen que me harán sentir mal? Pues más tontos aún. Yo he conseguido una hermosa familia y ellos se quedarán aquí encerrados… sin ofender tu proyecto de vida –agregué rápidamente con una sonrisa.

Leonardo soltó una estrepitosa carcajada que al principio me asustó. Luego de varios segundos recobró la compostura, se acomodó la corbata y volvió de decirme:

-Me alegra que lo tomes así, te aseguro que serás el niño más feliz y no lo digo porque sean mis amigos. Ellos son unas personas grandiosas, ya lo verás.

*

Al día siguiente me levanté muy temprano, me bañé, y me puse la mejor ropa que tenía. Todos teníamos al menos cuatro cambios de ropa sin contar los dos uniformes escolares.

Ansioso esperé a que llegara la hora. Según Leonardo, Alex y Chris, mejor dicho, mis padres, llegarían por mí a las cinco. Y ahí estábamos los dos.

-Ya no tardan, deja de moverte o creerán que estás sufriendo un ataque –me dijo, burlándose de mi patética danza “punta, talón”.

Esperamos en la puerta principal del internado, sólo unas pocas veces habíamos salido y era sólo para las excursiones escolares. No podía dejar de moverme, los nervios me consumían y ahora tenía ganas de ir al baño.

-Ya, ya llegaron, vamos –anunció Leonardo viendo un mensaje de su celular.

Me tomó de la mano y salimos del internado. Christopher y Alexander bajaron de una hermosa camioneta y caminaron hacia donde estábamos nosotros. Justo antes de llegar, se tomaron de la mano y sonrieron. Eso hizo que algo dentro de mí empezará a palpitar, y no, no era el corazón, porque el corazón está en el pecho y lo que palpitaba estaba dentro de mi cabeza.

-¿Listo? –preguntaron los dos al mismo tiempo y se rieron al percatarse de ello.

-¡Sí, sí, sí! –respondí muy feliz.

Christopher me tendió la mano y camine hasta él. Me detuve de golpe al darme cuenta de que aun agarraba a Leonardo. Regresé rápidamente y lo abracé, lo abracé con todas mis fuerzas. Se agachó hasta quedar a mi altura y me revolvió el cabello. Lo volví a abrazar y falto poco para derribarlo.

-Adiós, señor Leonardo.

-No, esto no es un adiós, Tom. Es un hasta luego, nos veremos pronto.

Me soltó y ahora si tomé de la mano Christopher. Me llevo hasta la camioneta y abrió la puerta trasera. Me ayudó a subir y me abrochó el cinturón de seguridad.

-¿Estás bien? –preguntó con el mismo tono que aquella vez que caí por la ventana.

-Sí –respondí al mismo tiempo que afirmaba con la cabeza.

-¿Y por qué lloras?

¿Llorar? ¿Yo estaba llorando? Me llevé las manos al rostro y me sorprendí al sentir mis mejillas húmedas. ¿Lo que sentía palpitar eran las lágrimas dentro de mis ojos?

-No sé, ni siquiera me había dado cuenta que estaba llorando –respondí sin convicción.

Con toda la ternura del mundo, retiró las lágrimas de mis ojos y agregó:

-Espero que esas lágrimas sean de felicidad –sonreí como respuesta y él asintió-. Regreso en un momento, debo despedirme de Leo y después te mostraremos una sorpresa.

-No me moveré de aquí –aseguré.

Cerró la puerta con cuidado y caminó hasta donde estaba Leonardo. Desde ahí pude ver como lo abrazaba  y agradecía. Definitivamente haberlos elegido como padres fue la mejor decisión que haber tomado.


Historia en Wattpad: http://www.wattpad.com/story/36741098-yo-no-veo-la-diferencia?utm_source=web&utm_medium=tumblr4&utm_content=share_myworks&ref_id=18201582