espacio abandonado

Mis palabras exigen silencio y espacios abandonados.

Hay palabras con manos; apenas escritas, me buscan el corazón. Hay palabras condenadas como lilas en la tormenta. Hay palabras parecidas a ciertos muertos, si bien prefiero, entre todas, aquellas que evocan la muñeca de una niña desdichada.

—  Fragmento de La noche, el poema por Alejandra Pizarnik en el libro Alejandra Pizarnik. Poesía completa.