El visitante extraterrestre

Hace unos años, un hombre decía provenir del espacio, nunca se reveló su identidad y no se sabe el porqué. Era un hombre alto y rubio, que no tenía registros de ningún tipo, como si hubiera salido de la tierra. El mismo acudió con distintos investigadores de ovnis y seres extraterrestres, donde expresó ser un ser del espacio, viajó miles de años luz buscando más vida además de todas las especies que el conoce, y llegó a la tierra. Dijo que éramos una raza hermosa, física y emocionalmente, se encariñó de la raza humana dejando mensajes como por ejemplo, que éramos de los seres más perfectos y bellos que había visto, que aunque había maldad en ciertos hombres, conflictos y malas cosas en el pensamiento humano, por dentro, todos éramos conscientes de nuestro potencial, pero que necesitábamos encontrarlos. Sorprendió a todos dando detalles impresionantes acerca del planeta de donde se supone venía. Se le practicó una hipnosis para saber si mentía o no, al hacerla los resultados arrojaron que no mentía, las cosas que él decía, él las decía con honestidad. Durante la hipnosis de le pidió hacer un dibujo de su viaje a la Tierra, mientras dibujaba con los ojos cerrados, describía como buscó las coordenadas de la Tierra, cómo viajaba y cómo hizo para llegar. Las últimas palabras de las que se tiene conocimiento que dijo fueron: “Sólo unos pocos humanos son conscientes de la raza tan poderosa que son, si tan sólo todos supieran lo mismo, evolucionarían tan rápido. Les he mostrado a especies vecinas de mi galaxia a los humanos y se quedaron impactados, todos dijeron, que ustedes eran una raza que debía respetarse y admirarse. Hay una especie que antes de que yo viniera, ya sabía de ustedes, son los Illmunakzter, no son amigables y muchas especies los detestan. Son grises y pequeños, suelen secuestrar”.