esoterismo

EL AMOR

Amar verdaderamente significa llegar a ser inocente.

Pero al mismo tiempo, la Vida, toda la Vida, nos obliga a no ser inocentes.

Además, amar y sobre todo ser amado, permite ser conocido y, generalmente, nadie quiere ser verdaderamente conocido.

Pero esta necesidad de amar procede del origen mismo del hombre.

El secreto del amor se halla en el ser humano, aunque esto no se debe confundir con el amor en sentido general o simplemente con la devoción o el sentimiento, sino que supone un compromiso total de sí mismo y, sobre todo, algo que parece muy difícil para el hombre: un estado absoluto que –como decían los antiguos místicos- supone estar en las manos de Dios como el cadáver en manos del embalsamador.

A esto se llega progresivamente, porque nuestra necesidad de vivir en el mundo nos lleva a hacer siempre exactamente todo lo contrario.

Para acceder, para llegar a la inocencia del Amor  total, lo que debe ser practicado desde el comienzo es la sinceridad.

Pero muy posiblemente un hombre necesitará toda su vida para llegar a ser completamente sincero, porque si reflexionáis, para ser completamente sincero debéis ponerlo todo en juego.

* * *

I have become my own version of an optimist.
If I can´t make it through one door,
I´ll go through another door or I´ll make a door.
Something terrrific will come no matter how dark
the present.

Rabindranath Tagore
…………………………………………………………………….

Me he convertido en mi propia versión de un optimista.
Si no puedo hacerlo a través de una puerta,
iré por otra puerta o haré una .
Algo grandioso vendrá, no importa cuan  oscuro
sea el presente.

Rabindranath Tagore

“Cuando alguien busca -dijo Siddharta-, suele ocurrir fácilmente que sus ojos sólo ven la cosa que anda buscando; este alguien no puede encontrar nada, no deja entrar nada dentro de él porque siempre está pensando en la cosa buscada, porque tiene un fin, porque está poseído por este fin.

Buscar significa tener un fin. Pero encontrar quiere decir ser libre, estar abierto a todo, no tener fin.”


HERMANN HESSE (“SIDDHARTA”)

I Tarocchi

Appena si parla delle carte dei Tarocchi, si pensa immediatamente alle cartomanti che le usano per predire il futuro.
Immagino che si sappia che le carte degli Arcani maggiori, in realtà, sono un libro: Il libro di Thot (dio o figura mitica dell'antico Egitto), il quale, pare, abbia scritto anche altri libri profetici, oggi dispersi.
Gli Arcani Maggiori, pur rivestendo un'iconografia classica medioevale, mantengono, in loro, gli antichi simbolismi che lo sconosciuto autore volle dare loro.

Essi narrano la storia evolutiva dell'uomo, partendo dal “Bagatto” (l'iniziato, il Giocoliere), per arrivare al “Mondo”, la completa realizzazione nella conoscenza della materia; inoltre vi è la carta del “Matto”, che è senza numero, perchè il suo simbolismo è dubbio, in quanto è l'individuo fuori dal contesto umano e quindi sembra quasi che non debba far parte della storia.

Sicuramente gli Arcani Maggiori contengono una forte carica simbolica, ed è plausibile che questa possa dare adito a interpretazioni sul futuro del richiedente, come lo è qualunque altro mezzo che sia in grado di stimolare la parte più profonda del veggente o del sensitivo.
Però non sono nati per prevedere il futuro degli uomini, piuttosto per raccontare la loro storia, la quale ha delle tappe fisse, previste e prevedibili.
Questa storia viene espressa in simboli archetipi, così che tutti la possano riconoscere come propria, solo se sapranno leggere e decifrare il proprio linguaggio interiore.
Facendo questo, non solo si conosce il destino dell'uomo, ma si colgono anche le proprie pulsioni profonde più vere, svelando le nostre tensioni e guardandoci senza maschere.
Così i Tarocchi diventano un nostro specchio interiore, che focalizza, non il nostro futuro, che è meglio programmare con intelligenza, piuttosto centra il nostro presente nascosto, il quale ben più precisamente determinerà ciò che saremo e cosa dovremo affrontare.

Così la storia inizia con “il Bagatto”, un giocoliere che ha davanti a sè tutta l'enorme potenzialità per conoscere e dominare la natura, simboleggiata dal tavolo che si trova davanti, sorretto da solo tre gambe: i pilastri della conoscenza; la quarta gamba è invisibile, perchè l'uomo è ancora immaturo per poterla concepire.
Egli gioca, allegro e forte dei suo io, appena conquistato, e tiene in mano una bacchetta puntata in alto per raccogliere quelle forze spirituali per iniziare la sua avventura. Ma la sua mano destra è rivolta in basso e stringe un denaro, perchè ogni forza spirituale, per lui, può avere solo un valore materiale.

Sul tavolo vi sono sparpagliati diversi oggetti: una coppa, una spada, un bastone e un denaro; simboli che rappresentano i quattro elementi, terra, aria, acqua e fuoco, come le quattro leggi della magia Sapere, Osare, Volere, Tacere.

Il Bagatto, il Mago, il Giocoliere così apre e conduce il gioco; può creare il suo mondo illusorio e divertirsi con gli elementi che ha a disposizione, ma alla fine dovrà conoscerli e saperli dominare.

Ecco che, iniziato il cammino, il giovane Mago incontra una figura misteriosa: la Papessa. Che cosa potrà rivelargli? Quali nuovi segreti gli potrà svelare?

Provate voi a capirlo, a interpretare la storia, a scoprire le tappe di esaltazione, difficoltà, dolore e dramma che raccontano, a sorprendervi di come alla tragedia possa seguire una nuova rinascita, e che l'illusione di una falsa felicità possa insegnare il valore di una serenità conquistata.
E'la storia di ognuno di noi, ed è il nostro destino…scritto.

Buda había estado caminando durante cuarenta años con una luz y miles le habían seguido.

 

Ahora se estaba muriendo.

 

Un día por la mañana dijo:

“Éste es mi último día.

 

Si tenéis algo que preguntar, preguntad”.

El momento había llegado, ahora seguiría su propio camino.

 

Una infinita oscuridad rodeó a los que allí estaban.

 

Ananda, el principal discípulo de Buda, empezó a llorar como un niño, casi enloquecido. Buda le dijo:

“¿Qué haces Ananda?”

Éste le dijo, 

 

“¿Qué vamos a hacer ahora?

 

Estabas aquí, seguíamos tu luz.

 

Estábamos a salvo, nos sentíamos seguros y habíamos
olvidado por completo que existía la oscuridad.

 

Siguiéndote, todo estaba claro.

 

Cuarenta años y ahora nos dejas en una oscuridad completa.

 

¡No nos dejes en la oscuridad! 

 

¿Qué sucederá cuando te hayas ido?

 

Estaremos perdidos para siempre”.

Y empezó a sollozar y gemir de nuevo.

Buda le dijo, “Escucha.

 

 Durante cuarenta años has caminado con mi luz y no has podido alcanzar tu propia luz.

 

¿Crees que si vivo durante cuarenta años más alcanzarás tu propia luz?

 

Ni aunque fueran cuatro mil o cuatro millones de años.

 

Cuanto más te acostumbras a caminar con una luz prestada, más imitativo te vuelves, más te pierdes.

 

Es mejor que me vaya”.

Las últimas palabras en los labios de Buda fueron

 

“Sé una luz en ti mismo”.

Murió diciendo “Sé una luz en ti mismo”.

 

Solitude is strength;
to depend on the presence of the crowd is weakness.
The man who needs a mob to nerve him
is much more alone than he imagines.

Paul Brunton

…………………………..

La soledad es fuerza;
depender de la presencia de la multitud es debilidad.
El hombre que necesita de la muchedumbre para darse ánimo
está mucho mas solo de lo que imagina.

Paul Brunton

CENTROS ENERGÉTICOS

El sistema de chakras.

Los chakras son los que guían y median la energía que circula y atraviesa nuestro cuerpo. Ayudan a distribuir las expresiones de energía, a su vez que conectan con los campos sutiles que rodean al cuerpo físico. Según la medicina occidental, se miden más vibraciones electromagnéticas donde la tradición indica que se encuentran los chakras. Son 7: coronilla, tercer ojo, laríngeo, corazón, plexo solar, bazo y raíz o base. 

CHAKRA RAÍZ

Venciendo el miedo con terapias de vibración.

El chakra raíz o base es un centro energético que se encuentra cerca del coxis, en la base de la columna vertebral. Se vincula a funciones del sistema circulatorio, reproductor y piernas. Es el centro de fuerza vital, promotor de la vida. Estimularlo puede ayudar a enraizarnos, controlar impulsos negativos, vencer temores, materializar ideas. Su color es el rojo, podés visualizarlo para conectar con él.

CHAKRA ESPLÉNICO

Creatividad y fertilidad.

El segundo centro energético es el chakra del bazo influye en el sistema reproductor y muscular del organismo. Se ubica en el centro del abdómen y se relaciona con las sensaciones y emociones. Está ligado a la conciencia de creatividad, al estimularlo trabajamos para expandir las ideas, que florezcan en todas las direcciones. Su color es el naranja y podemos visualizarlo en meditación para activarlo.

CHAKRA PLEXO SOLAR

Conexión con el poder personal.

El tercer está ubicado en el plexo solar. Es el centro por donde pasa la energía de nuestra identidad, la autoestima y la sensación de felicidad. Al estimular este chakra, tomamos conciencia del deseo que nos mueve, o de lo que nos mueve hacia los deseos. Es una puerta al empoderamiento, la determinación de llegar hacia eso que queremos. Si necesitás tomar el control de tu vida podés trabajarlo con terapias vibracionales.

CHAKRA CORAZÓN

Aprender a perdonar.

El chakra corazón es el centro del amor en nuestra vida. Al estimularlo nos abrimos a la emoción, con los brazos abiertos como alas de un pájaro en vuelo. Sus colores son rosa y verde. Si tenés tendencia a juzgar y necesitás cambiarlo, conectarte con este chakra puede ayudarte. También si queres conectar con tu poder de sanación para vos o para los demás, este es el centro que trabaja la empatía de expansión y amor puro.

CHAKRA LARÍNGEO

La verdad interior.

Es el centro de la expresión y también de la comunicación sin palabras: la telepatía. La resistencia al cambio, el apego a la tradición y la rigidez pueden indicar desequilibrios en este centro. Al equilibrarlo tendremos acceso a nuestra propia verdad, a saber escuchar y a la vez independizarnos. Podés visualizar una espiral azul que va y vuelve para conectar con él.

CHAKRA FRONTAL

El despertar de la intuición.

Este chakra es llamado también “tercer ojo”, ya que es el centro de la clarividencia superior y del magnetismo del cuerpo, que serían los aspectos receptivos/femeninos. Su color es el índigo y nos abre a una percepción intuitiva, a un plano más claro. Es útil trabajar con él para devolver la concentración, por ejemplo, aplicando una amatista en el entrecejo al meditar.

CHAKRA CORONA

El vínculo con la divinidad.

En este chakra se encuentra una puerta con nuestra esencia espiritual, con los maestros guías y vidas pasadas. Las funciones del sistema nervioso también se relacionan con este centro. Para visualizarlo imaginamos que tenemos una flor de loto de mil pétalos blancos y violetas, que gira en nuestra coronilla. Unidad con el todo, con la vibración más elevada y sutil.