escuchen

Sabes que se siente llorar a escondidas en tu habitación, debajo de tus sabanas? sabes que se siente oprimir tu mano contra tu boca para que no se escuchen los sollozos de tu llanto? sabes que se siente llorar hasta que te duela la cabeza, hasta el punto de sentir que te quedas sin aliento y llegando a creer que podrías morir de tanto llorar? Has llegado a golpearte o auto lesionar cada parte del cuerpo, solo para olvidar ese horrible dolor emocional, y enfocarte en el dolor físico, pero sigues sintiendo que el dolor emocional no se va hagas lo que hagas? Has sentido por lo menos en algún momento de tu vida que ya nada te importe? Dime, has experimentado ese momento en que casi mueres por tu suicidio?

Si ni tu sabes lo que quieres, menos yo.

Quieres hablar, pero al estar frente a frente, no sale palabra alguna de tu boca.
Quieres salir, pero buscas excusas para seguir en casa.
Quieres recibir afecto, pero cuando te abrazan estás rigida.
Quieres ser comprendida, pero no permites que te escuchen.
Quieres sentir amor, pero no quieres amar.

Y luego estoy yo, que no le importa nada de lo anterior, intentando aun hacerte creer en la felicidad.

—  J-K
Ayuda a todas las mujeres. Ayuda a aquellas que están pasando por relaciones abusivas, no ridiculicen a las mujeres por su forma de vestirse, respeta las mujeres transexuales, escuchen a las mujeres cuya opinión no es válida por el simple hecho de ser mujer, CREE EN TUS IDEAS Y SIGUE LUCHANDO POR TUS DERECHOS.
Me cansé de ser dulce, de siempre regalarles sonrisas a todos.. ¿Y quién carajos piensa en mi? ¿Quién coño valora eso?. Ahora solo te buscan cuando te necesitan, todos te traicionan, primero te dicen que te quieren para luego decirte ''la última persona con la que quiero hablar es contigo'' como si hubieses hecho algo.. Ahora todos lo único que quieren es algo de ti, y cuando tu pides algo nadie intenta hacer algo por ti, solo te ignoran y ya. Ahora solo lo que quieren es que los escuches, que les des toda tu atención y que los comprendas, cuando tú quieres que te escuchen y que te den un simple consejo nadie te dice nada, nadie te apoya.. Hoy en día cuando necesites de alguien solo estará para ti tu soledad. Me cansé de que todos los que decían ser mis amigos ahora me reemplazaron por otros. Me cansé de siempre ser yo la que busque, la que escuche, la que escriba, la que dé, la que ame, la que se preocupe, la que siempre salude y aún así tengan las bolas de decirte que eres tu quien los ignora, quien los olvida y quien no los toma en cuenta. Pues ahora cambiaré, creo que es tiempo de volver a ser fría, de no prestarle atención a nada ni nadie, así tenga que encerrarme a llorar, así tenga que dejar de ser yo misma, de ser quien soy.. PUES LO HARÉ porque ya no soporto la falsedad de la gente, ya me cansé de ser aquella estúpida a la que todo el mundo le pasó por encima y la trató como la propia mierda cuando ella más necesitaba de alguien.

anonymous asked:

Hi! I'm going to Guatemala soon to teach children there English. Any tips you might have to strengthen my Spanish before I go? Do you have any methods or phrases that are especially good to use when talking/teaching with children? If you have any advice on teaching language I would love to hear it❤️❤️ I love your blog!

¡Hola!
That’s awesome!

If you know already all Spanish tenses including the subjunctive, I think one of the main things you can do to strengthen your Spanish is to learn the Guatemalan slang, which they call it “chapinismo”.
Honestly, I don’t know much about chapinismo. I watched a video about the difference between Mexican and Guatemalan slang, and omg! it’s so different.
But here, I leave you some webpages with a loooot of chapinismo :)

Videos:

(Maybe the second one is a little bit more difficult to understand but maybe it can also be useful to practice listening comprehension hehe)

I also learned that they call themselves (between friends) with “vos”, not “tú”. They use “usted” in formal situations, “tú” in informal situations, and “vos” in even more informal situations. Note!: They use “tú” in conversations between a man and a woman. If a man calls another man “tú” it can be interpreted as the man is homosexual.

Now,

phrases that we use at school:

Siéntate - Sit down (singular)
Siéntense - Sit down (plural)
Siéntense en sus lugares. - Sit on your own seats. (plural)

Párate: Stand up (singular)
Párense: Stand up (plural)

¡Silencio! - Slience!
¡No griten! -  Don’t scream/shout!
Escuchen - Listen (plural)
Pórtate bien - Behave yourself (singular)
Pórtense bien - Behave yourself (plural)
No se rían de su compañero/a - Don’t laugh at your classmate
No coman en clase. - Don’t eat in class.
No lleguen tarde. - Don’t be late

Hagan una fila - Make a line (plural)
Fórmense - Make a line (plural)
Hagan una rueda / un círculo - Make a circle (plural)

Repitan - Repeat (plural)
Repite después de mí - Repeat after me (singular)
Repitan después de mí - Repeat after me (plural)

Pongan atención. - Pay attention. (plural)

Alcen la mano - Raise your hand (plural)
Alce la mano quien sepa la respuesta correcta. - Raise your hand if you know the right answer.
Miren/Vean al pizarrón - Look at the blackboard (plural)
Gabriel pasa al frente - Gabriel come to the front
¿Quién quiere pasar al frente? - Who wants to come to the front?

¿Entendiste? - Did you understand? (singular)
¿Entendieron? - Did you understand? (plural)
¿Quién no entendió? - Who didn’t understand?

Hagan/Formen parejas -  Make couples
Trabajen en parejas - Work in couples
Hagan/Formen equipos de 3, 4, 5, etc. - Make teams of 3, 4, 5…
Trabajen en equipos de 3, 4, 5, etc. - Work in teams of 3, 4, 5…
Van a ser dos equipos de 3 y uno de 4. - It’s going to be two teams of 3 and one of 4.
Daniel, vas a trabajar con Laura y con Carlos. - Daniel, you’re going to work with Laura and Carlos.
Escojan sus parejas/equipos. - Choose your couples/teams.
Es individual - It’s individual (work on your own)
Trabajen solitos. - Work on your own (plural)

examen escrito - written exam
examen oral - oral exam

Mañana hay examen - Tomorrow we have exam.
No copien. - Don’t copy.
No volteen a ver a su compañero. - Don’t turn to look at your classmate.
El examen no es en equipos. - The test is not in teams.

tarea - homework
revisar la tarea - to check the homework
calificar - to grade
calificación - grade

correcto: correct, right
mal / incorrecto: wrong (not “equivocado”)

buenas calificaciones - good grades
malas calificaciones - bad grades
sacar buenas calificaciones. - to get good grades

¿Sabías que…? - Did you know…? (singular)
¿Sabían que…? - Did you know…? (plural)

recreo / receso - recess (to go out to have lunch)
descanso - break (just about 5~15 min.)

Junta de padres de familia. - Parents meeting

Things kids say:
Maestra, ¿puedo ir al baño? - Teacher, can I go to the bathroom?
Después de tu compañero/a - After your classmate.
Después de que regrese Sofía. - After Sofía comes back.
Sí, pero no te tardes. - Yes, but don’t take too long.

Maestro, Luis me está molestando. - Teacher, Luis is bothering me.
Luis, deja de molestar a tu compañero/a. - Luis, stop bothering your classmate.
Luis, deja de molestar a Arturo. - Luis, stop bothering Arturo.
Luis, te voy a mandar a la dirección - Luis, I’ll send you to the principal.
Luis, cámbiate de lugar. - Luis, change your sit.

Maestra, me siento mal. - Teacher, I’m feeling sick.
¿Qué tienes? - What’s wrong?
Vamos a la enfermería. - Let’s go to the infirmary.

No traje la tarea. - I didn’t bring my homework.

*I don’t know about Guatemala, but in México is common to call female teachers “Miss” especially English teachers, and call male English teachers “Teacher”.

I don’t know how old your students will be, but a lot of kids learn English vocabulary with this song: Pollito Chicken 
I also thought these songs where great: Aprender inglés cantando canciones infantiles 


I hope this was useful! If you still have questions well free to ask me again :)
¡Buena suerte en Guatemala! :D

El corazón delator. (Cuento completo) de Edgar Allan Poe.

¡Es cierto! Siempre he sido nervioso, muy nervioso, terriblemente nervioso. ¿Pero por qué afirman ustedes que estoy loco? La enfermedad había agudizado mis sentidos, en vez de destruirlos o embotarlos. Y mi oído era el más agudo de todos. Oía todo lo que puede oírse en la tierra y en el cielo. Muchas cosas oí en el infierno. ¿Cómo puedo estar loco, entonces? Escuchen… y observen con cuánta cordura, con cuánta tranquilidad les cuento mi historia.

Me es imposible decir cómo aquella idea me entró en la cabeza por primera vez; pero, una vez concebida, me acosó noche y día. Yo no perseguía ningún propósito. Ni tampoco estaba colérico. Quería mucho al viejo. Jamás me había hecho nada malo. Jamás me insultó. Su dinero no me interesaba. Me parece que fue su ojo. ¡Sí, eso fue! Tenía un ojo semejante al de un buitre… Un ojo celeste, y velado por una tela. Cada vez que lo clavaba en mí se me helaba la sangre. Y así, poco a poco, muy gradualmente, me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquel ojo para siempre.

Presten atención ahora. Ustedes me toman por loco. Pero los locos no saben nada. En cambio… ¡Si hubieran podido verme! ¡Si hubieran podido ver con qué habilidad procedí! ¡Con qué cuidado… con qué previsión… con qué disimulo me puse a la obra! Jamás fui más amable con el viejo que la semana antes de matarlo. Todas las noches, hacia las doce, hacía yo girar el picaporte de su puerta y la abría… ¡oh, tan suavemente! Y entonces, cuando la abertura era lo bastante grande para pasar la cabeza, levantaba una linterna sorda, cerrada, completamente cerrada, de manera que no se viera ninguna luz, y tras ella pasaba la cabeza. ¡Oh, ustedes se hubieran reído al ver cuán astutamente pasaba la cabeza! La movía lentamente… muy, muy lentamente, a fin de no perturbar el sueño del viejo. Me llevaba una hora entera introducir completamente la cabeza por la abertura de la puerta, hasta verlo tendido en su cama. ¿Eh? ¿Es que un loco hubiera sido tan prudente como yo? Y entonces, cuando tenía la cabeza completamente dentro del cuarto, abría la linterna cautelosamente… ¡oh, tan cautelosamente! Sí, cautelosamente iba abriendo la linterna (pues crujían las bisagras), la iba abriendo lo suficiente para que un solo rayo de luz cayera sobre el ojo de buitre. Y esto lo hice durante siete largas noches… cada noche, a las doce… pero siempre encontré el ojo cerrado, y por eso me era imposible cumplir mi obra, porque no era el viejo quien me irritaba, sino el mal de ojo. Y por la mañana, apenas iniciado el día, entraba sin miedo en su habitación y le hablaba resueltamente, llamándolo por su nombre con voz cordial y preguntándole cómo había pasado la noche. Ya ven ustedes que tendría que haber sido un viejo muy astuto para sospechar que todas las noches, justamente a las doce, iba yo a mirarlo mientras dormía.

Al llegar la octava noche, procedí con mayor cautela que de costumbre al abrir la puerta. El minutero de un reloj se mueve con más rapidez de lo que se movía mi mano. Jamás, antes de aquella noche, había sentido el alcance de mis facultades, de mi sagacidad. Apenas lograba contener mi impresión de triunfo. ¡Pensar que estaba ahí, abriendo poco a poco la puerta, y que él ni siquiera soñaba con mis secretas intenciones o pensamientos! Me reí entre dientes ante esta idea, y quizá me oyó, porque lo sentí moverse repentinamente en la cama, como si se sobresaltara. Ustedes pensarán que me eché hacia atrás… pero no. Su cuarto estaba tan negro como la pez, ya que el viejo cerraba completamente las persianas por miedo a los ladrones; yo sabía que le era imposible distinguir la abertura de la puerta, y seguí empujando suavemente, suavemente.

Había ya pasado la cabeza y me disponía a abrir la linterna, cuando mi pulgar resbaló en el cierre metálico y el viejo se enderezó en el lecho, gritando:

-¿Quién está ahí?

Permanecí inmóvil, sin decir palabra. Durante una hora entera no moví un solo músculo, y en todo ese tiempo no oí que volviera a tenderse en la cama. Seguía sentado, escuchando… tal como yo lo había hecho, noche tras noche, mientras escuchaba en la pared los taladros cuyo sonido anuncia la muerte.

Oí de pronto un leve quejido, y supe que era el quejido que nace del terror. No expresaba dolor o pena… ¡oh, no! Era el ahogado sonido que brota del fondo del alma cuando el espanto la sobrecoge. Bien conocía yo ese sonido. Muchas noches, justamente a las doce, cuando el mundo entero dormía, surgió de mi pecho, ahondando con su espantoso eco los terrores que me enloquecían. Repito que lo conocía bien. Comprendí lo que estaba sintiendo el viejo y le tuve lástima, aunque me reía en el fondo de mi corazón. Comprendí que había estado despierto desde el primer leve ruido, cuando se movió en la cama. Había tratado de decirse que aquel ruido no era nada, pero sin conseguirlo. Pensaba: “No es más que el viento en la chimenea… o un grillo que chirrió una sola vez”. Sí, había tratado de darse ánimo con esas suposiciones, pero todo era en vano. Todo era en vano, porque la Muerte se había aproximado a él, deslizándose furtiva, y envolvía a su víctima. Y la fúnebre influencia de aquella sombra imperceptible era la que lo movía a sentir -aunque no podía verla ni oírla-, a sentir la presencia de mi cabeza dentro de la habitación.

Después de haber esperado largo tiempo, con toda paciencia, sin oír que volviera a acostarse, resolví abrir una pequeña, una pequeñísima ranura en la linterna.

Así lo hice -no pueden imaginarse ustedes con qué cuidado, con qué inmenso cuidado-, hasta que un fino rayo de luz, semejante al hilo de la araña, brotó de la ranura y cayó de lleno sobre el ojo de buitre.

Estaba abierto, abierto de par en par… y yo empecé a enfurecerme mientras lo miraba. Lo vi con toda claridad, de un azul apagado y con aquella horrible tela que me helaba hasta el tuétano. Pero no podía ver nada de la cara o del cuerpo del viejo, pues, como movido por un instinto, había orientado el haz de luz exactamente hacia el punto maldito.

¿No les he dicho ya que lo que toman erradamente por locura es sólo una excesiva agudeza de los sentidos? En aquel momento llegó a mis oídos un resonar apagado y presuroso, como el que podría hacer un reloj envuelto en algodón. Aquel sonido también me era familiar. Era el latir del corazón del viejo. Aumentó aún más mi furia, tal como el redoblar de un tambor estimula el coraje de un soldado.

Pero, incluso entonces, me contuve y seguí callado. Apenas si respiraba. Sostenía la linterna de modo que no se moviera, tratando de mantener con toda la firmeza posible el haz de luz sobre el ojo. Entretanto, el infernal latir del corazón iba en aumento. Se hacía cada vez más rápido, cada vez más fuerte, momento a momento. El espanto del viejo tenía que ser terrible. ¡Cada vez más fuerte, más fuerte! ¿Me siguen ustedes con atención? Les he dicho que soy nervioso. Sí, lo soy. Y ahora, a medianoche, en el terrible silencio de aquella antigua casa, un resonar tan extraño como aquél me llenó de un horror incontrolable. Sin embargo, me contuve todavía algunos minutos y permanecí inmóvil. ¡Pero el latido crecía cada vez más fuerte, más fuerte! Me pareció que aquel corazón iba a estallar. Y una nueva ansiedad se apoderó de mí… ¡Algún vecino podía escuchar aquel sonido! ¡La hora del viejo había sonado! Lanzando un alarido, abrí del todo la linterna y me precipité en la habitación. El viejo clamó una vez… nada más que una vez. Me bastó un segundo para arrojarlo al suelo y echarle encima el pesado colchón. Sonreí alegremente al ver lo fácil que me había resultado todo. Pero, durante varios minutos, el corazón siguió latiendo con un sonido ahogado. Claro que no me preocupaba, pues nadie podría escucharlo a través de las paredes. Cesó, por fin, de latir. El viejo había muerto. Levanté el colchón y examiné el cadáver. Sí, estaba muerto, completamente muerto. Apoyé la mano sobre el corazón y la mantuve así largo tiempo. No se sentía el menor latido. El viejo estaba bien muerto. Su ojo no volvería a molestarme.

Si ustedes continúan tomándome por loco dejarán de hacerlo cuando les describa las astutas precauciones que adopté para esconder el cadáver. La noche avanzaba, mientras yo cumplía mi trabajo con rapidez, pero en silencio. Ante todo descuarticé el cadáver. Le corté la cabeza, brazos y piernas.

Levanté luego tres planchas del piso de la habitación y escondí los restos en el hueco. Volví a colocar los tablones con tanta habilidad que ningún ojo humano -ni siquiera el suyo- hubiera podido advertir la menor diferencia. No había nada que lavar… ninguna mancha… ningún rastro de sangre. Yo era demasiado precavido para eso. Una cuba había recogido todo… ¡ja, ja!

Cuando hube terminado mi tarea eran las cuatro de la madrugada, pero seguía tan oscuro como a medianoche. En momentos en que se oían las campanadas de la hora, golpearon a la puerta de la calle. Acudí a abrir con toda tranquilidad, pues ¿qué podía temer ahora?

Hallé a tres caballeros, que se presentaron muy civilmente como oficiales de policía. Durante la noche, un vecino había escuchado un alarido, por lo cual se sospechaba la posibilidad de algún atentado. Al recibir este informe en el puesto de policía, habían comisionado a los tres agentes para que registraran el lugar.

Sonreí, pues… ¿qué tenía que temer? Di la bienvenida a los oficiales y les expliqué que yo había lanzado aquel grito durante una pesadilla. Les hice saber que el viejo se había ausentado a la campaña. Llevé a los visitantes a recorrer la casa y los invité a que revisaran, a que revisaran bien. Finalmente, acabé conduciéndolos a la habitación del muerto. Les mostré sus caudales intactos y cómo cada cosa se hallaba en su lugar. En el entusiasmo de mis confidencias traje sillas a la habitación y pedí a los tres caballeros que descansaran allí de su fatiga, mientras yo mismo, con la audacia de mi perfecto triunfo, colocaba mi silla en el exacto punto bajo el cual reposaba el cadáver de mi víctima.

Los oficiales se sentían satisfechos. Mis modales los habían convencido. Por mi parte, me hallaba perfectamente cómodo. Sentáronse y hablaron de cosas comunes, mientras yo les contestaba con animación. Mas, al cabo de un rato, empecé a notar que me ponía pálido y deseé que se marcharan. Me dolía la cabeza y creía percibir un zumbido en los oídos; pero los policías continuaban sentados y charlando. El zumbido se hizo más intenso; seguía resonando y era cada vez más intenso. Hablé en voz muy alta para librarme de esa sensación, pero continuaba lo mismo y se iba haciendo cada vez más clara… hasta que, al fin, me di cuenta de que aquel sonido no se producía dentro de mis oídos.

Sin duda, debí de ponerme muy pálido, pero seguí hablando con creciente soltura y levantando mucho la voz. Empero, el sonido aumentaba… ¿y que podía hacer yo? Era un resonar apagado y presuroso…, un sonido como el que podría hacer un reloj envuelto en algodón. Yo jadeaba, tratando de recobrar el aliento, y, sin embargo, los policías no habían oído nada. Hablé con mayor rapidez, con vehemencia, pero el sonido crecía continuamente. Me puse en pie y discutí sobre insignificancias en voz muy alta y con violentas gesticulaciones; pero el sonido crecía continuamente. ¿Por qué no se iban? Anduve de un lado a otro, a grandes pasos, como si las observaciones de aquellos hombres me enfurecieran; pero el sonido crecía continuamente. ¡Oh, Dios! ¿Qué podía hacer yo? Lancé espumarajos de rabia… maldije… juré… Balanceando la silla sobre la cual me había sentado, raspé con ella las tablas del piso, pero el sonido sobrepujaba todos los otros y crecía sin cesar. ¡Más alto… más alto… más alto! Y entretanto los hombres seguían charlando plácidamente y sonriendo. ¿Era posible que no oyeran? ¡Santo Dios! ¡No, no! ¡Claro que oían y que sospechaban! ¡Sabían… y se estaban burlando de mi horror! ¡Sí, así lo pensé y así lo pienso hoy! ¡Pero cualquier cosa era preferible a aquella agonía! ¡Cualquier cosa sería más tolerable que aquel escarnio! ¡No podía soportar más tiempo sus sonrisas hipócritas! ¡Sentí que tenía que gritar o morir, y entonces… otra vez… escuchen… más fuerte… más fuerte… más fuerte… más fuerte!

-¡Basta ya de fingir, malvados! -aullé-. ¡Confieso que lo maté! ¡Levanten esos tablones! ¡Ahí… ahí!¡Donde está latiendo su horrible corazón!

FIN

Tienes que escuchar tu intuición. ¿Sabes por qué?  porque los momentos más amargos en mi vida han sido cuando he mirado atrás y yo sabía cómo tenía que hacer las cosas, pero escuché a alguien más y las cosas no salieron bien.  No lo hagan, sólo escuchen su corazón y busquen la mejor respuesta, ustedes son los artistas, sólo ustedes saben lo mejor.
lo que los signos odian

Aries: gente lenta, pereza, ignorancia, que se les ordene, personas ridiculamente sensibles (los que les da por llorar sin buenos motivos), de hecho también les molesta llorar, quedarse en la cama todo el día, que los callen,  que no los respeten, las personas que no pueden pensar por ellas mismas, estupidez, las conversaciones que no llevan a ningún lado (en las que hay muchos rodeos para evadir el punto). 

Tauro: que los apresuren/ presionen, que los molesten cuando están concentrados en algo, que perturben su tiempo privado (cuando quieren estar solos),  ruido constante, que no respeten su espacio personal, que los obliguen a salir de su zona de confort, que les pregunten lo mismo una y otra vez, la gente que se queja de todo (gracioso, porque ellos siempre están quejándose también), a los cobardes, inconstancia, personas demasiado escandalosas, cuando no hay comida (ni siquiera es broma lol), gente sin compasión y brusca. 

Géminis: La espera (weones taaan impacientes), que los ignoren, la rutina diaria, cuando tienen que dar explicaciones de su comportamiento, a las personas que prefieren estar todo el tiempo en sus casas, mentes cerradas, expectaciones falsas o poco realistas, que les digan que se calmen, estar estancados en algún lugar, cuando no hay wifi, no poder hablar con alguien que extrañan, malos entendidos, no saber como reaccionar cuando alguien los necesita, cuando los llaman volubles o egocéntricos, cuando confunden su falta de atención/interes con estupidez (les molesta mucho que les llamen tontos). 

Cáncer: drama que se sale de control (ellos lo inician usualmente, nunca saben como detenerlo), que los culpen, confrontación, gritos, personas indiferentes, deshonestidad, ser utilizados, cuando tragiversan lo que dicen, cuando necesitan privacidad y no se las dan, discusiones/peleas, cuando no pueden controlar lo que dicen/hacen porque sus emociones los tienen en otro lado. 

Leo: Personas demasiado pegajosas/melosas, desalentar a otros, la gente dependiente, tener que explicar sus emociones, aceptar fracasos, seguidores, la gente habladora, hablar sin actuar, desmotivación, cuando los cuestionan, pesimismo, cuando no confían en ellos, vulnerabilidad, sentirse cohibidos, personas falsas (lol, ellos lo son a veces), limites, planes no unificados, cuando son puestos en duda, sentir que le deben algo a alguien. 

Virgo: falta de respeto hacia los demás, no tener tiempo privado, gente desordenada, desorganización, malas notas/calificaciones, pereza, egoismo, sentirse quebrantado, la gente que se emociona muy rapido/fácil, cuando saben que pudieron hacerlo mejor, cuando no saben como expresar como se sienten, la presión, que los llamen quisquillosos (demasiado picky, picky, picky, picky lol), que los busquen solo cuando necesitan algo de ellos. 

Libra: personas que se alteran demasiado argumentando, drama, personas que son rencorosas, su indecisión, gente negativa, no tener a nadie con quien hablar, gente poco entusiasta, cuando les piden consejos que luego no utilizan, cuando saben que están siendo egocéntricos, que los llamen mentirosos, cuando no pueden hacer las cosas como ellos quieren, que los culpen por lo que otros hicieron, injusticias en general, personas que no saben apreciar, la gente demasiado timida, personas que perturban la paz por ningún motivo. 

Escorpio: tener que confiar en la gente, sentir que están perdiendo el control, amigos no leales, cuando les dicen que superen algo, codicia, deshonestidad, las personas que no pueden tomar una broma, sentirse aburridos, sentirse enfadados, la gente que toma ventaja de la generosidad/inocencia de otras personas, inflexibilidad en la manera de tratar, cuando tienen que explicar sus emociones, personas cerradas, fracaso, amantes fríos/poco entusiastas, cuando le hacen daño a alguien que quieren.

Sagitario: pesimismo, gente sin imaginación, mentes cerradas, inflexibilidad, sentir que los superan, que los remplazan,  vivir en el pasado, preguntas cerradas, la gente sin sentido del humor, aburrirse, personas que no saben perdonar, estar estancado, sentirse oprimido/confinado, que los culpen de cosas sin ninguna razón, las personas demasiado presumidas/poco modestas (gracioso nuevamente porque algunos sagi suelen ser así, pero en otras personas les molesta, lol), la gente falsa. 

Capricornio: desorganización, no estar a cargo, sentir que no toman en cuenta sus ideas, tener el segundo lugar, irresponsabilidad, gente sin sentido de la estructura/disciplina propia, pereza, que les digan que no son suficiente buenos, cuando se esfuerzan mucho por algo pero no consiguen su objetivo, la gente incapaz de responsabilizarse por sus actos, que jueguen con ellos (en el sentido de ser manejados o manipulados en alguna situación), cuando los presionan para que se abran, ser inmiscuidos en algo que no querían, cuando les dicen que son fríos o indiferentes.

Acuario: conducir sin rumbo, gente sin motivación, consejos sin potencial, cuando ven que alguien desperdicia su talento/potencial por prejuicios sociales, actuar sin tener un plan, las personas que hablan sin saber nada, ser menospreciados, cuando los obligan a mostrar que sienten algo (tener que pretender cosas para no lastimar a otros), tomar ordenes, sentirse aislado o poco comprendido, estereotipos. 

Piscis: sentirse perdidos, cuando no pueden decir ‘”no”, ser rechazados, que se aprovechen de ellos, no ser la prioridad de alguien que aman, confrontación, enfrentar la verdad, que no los escuchen, que los aparten, que la gente los cuestione demasiado, que sean acusados/culpados, cuando la gente confunde sus intenciones, presión.