No sabia, de tristezas, ni de lagrimas, ni nada, que me hicieran llorar…
Yo jamás sufrí, yo jamás llore, yo era muy feliz, yo vivía muy bien… Yo sabia de alegrías, la belleza de la vida, pero no de soledad…
Hasta que te conocí, vi la vida con dolor no te miento fui feliz, aunque con muy poco amor y muy tarde comprendí, que no te debía amar porque ahora pienso en ti, mas que ayer, mucho más…
Tal vez siempre me odiaste. Tal vez nunca me quisiste como yo te quise. Tal vez nunca te importé en lo más mínimo de la vida. Seguro que todo fue una mentira, seguro que todo fue un sueño tan real que ahora me estoy ahogando en mis lágrimas y nunca te diste cuenta de eso. Caí rendida a tus pies pensando en que sabrías cuidarme, pensando en que me abrazarías con todas tus fuerzas por la noche. Pensé tanto en ti. Pero te fuiste. Te alejaste como un punto negro en el horizonte. No dejé de verte, no quería dejar de hacerlo a pesar de que tú sí. Y aún sigo aquí esperando, esperando a que llegues a darte vuelta, y que vengas a mí corriendo, que me abraces llorando, que me beses y me digas todo lo que alguna vez no quisiste. Me siento mal, pero sé que todo esto pasará, como los segundos y las horas pasan. No creo que te vayas de un lugar de mi corazón tan importante, pero para cuando quieras volver, aquí estaré, levantando mis pedazos del piso, para poder amarte una vez más.
As coisas acontecem, rolam e se despejam na sua frente de supetão. Você toma um susto daqueles mas tem que encarar a realidade, por mais dura que ela seja. As vezes a realidade é um beco sem saída, do qual você tem que cavar um buraco no muro para tentar achar um escape daquilo tudo e isso não é uma tarefa fácil, mas ninguém nunca te disse né ? E é por isso que nas poucas tentativas há tantas lágrimas espalhadas pelo seu rosto. Porém há uma coisa que você esqueceu, as vezes é necessário dar alguns passos pra trás para poder pegar impulso e conseguir fazer uma fenda maior nesse tal buraco. É  assim que você se machuca tanto na vida. E finalmente quando a luz se abre em uma pequena fenda aquela dor de você se presionando na parede já não é mais importante, pois o seu objetivo já está ali na sua frente, prontinho esperando por você.
—  Estrebias
Nadie sabe. Ni sabrá...

¿Por qué ese afán de querer verter cascadas para que sean contenidas, para que sigan un rumbo?


¿Por qué ese afán de querer posar encima de árboles, para sentirse aliviado y creer descansar?


¿Por qué ese afán de querer esconderse entre dos montañas cuando el día termina?


¿Por qué ese afán de descender gotas sobre la tierra para sentirse ligero?


¿Por qué ese afán de impactar el viento contra extensiones firmes para detenerlo un poco?


¿Por qué ese afán de salir de la superficie por un instante para sentir el aire sobre las branquias?

¿Por qué, cuál es el por qué de todo esto?

¿A dónde iría el agua de las cascadas si no fueran contenidas?

¿A dónde volaría la parvada si no descansarán sobre los arboles?

¿A dónde iría la luz del Sol si no se escondiera al anochecer?

¿A dónde viajarían las gotas de lluvia si no descendieran del cielo?

¿A dónde correrían los vientos si no se impactarán contra los cerros?

¿A dónde nadarían los preces si no salieran por un momento a superficie?

¿Cuál es la razón de todo esto?

Se podrían descubrir e inventar una inmensidad de objetos.

¿Pero quién acaso, podrá descubrir la razón, de estos eventos?

¿Por qué se toma un sentido diferente cuando se va de frente?

¿Por qué todos sin importar lo que tengan o no en mente se permiten de manera consciente o inconsciente seguir ese orden?

¿Por qué parece obligado, parte de nuestra esencia a lo largo de nuestra vida?

¿Dónde está nuestra fortaleza de la que tanto alardeamos?

¿Dónde está el conocimiento que como humanidad hemos acumulado?

¿Por qué si no hacemos esto, sentimos la muerte en nuestra venas?

¿Por qué tenemos que fingir por momentos estar aliviados?

¿Qué la naturaleza siga ese orden, significa que nosotros con realidades multicolores debamos hacer lo mismo?

¿Por qué detenerse en estaciones durante toda la vida?

¿Qué es entonces “nuestra” vida?

¿Acaso esperamos a que el viento mueva las piedras que nos aquejan?

¿O tal vez arrojemos rocas al aire a ver cuántas puede llevarse?

¿Por qué debemos ser lo que todos, por qué debemos creer que los cielos se forman solos?

¿Por qué nadie viene del Norte o del Este y me dice cuan equivocado puedo estar?

Porque de manera irónica yo estaría promoviendo todo y sin generar las respuestas.

Esto va más allá de un texto confuso que cualquiera tome, al leer cada palabra.

Sin duda tú puedes leerlo y también tu vecino, y con mucha decepción y orgullo podré saber que no llegan al mismo enfoque…          

Nadie va a responder mis preguntas, porque la mayoría vive ensimismada creyendo y haciendo, lo que todos.

Muy pocos han podido dejar que su mente vuele, que su mente se pregunte, que su mente despegue para buscar respuestas.

¿Acaso somos una broma de la creación?

¿Por qué no podemos sentirnos uno?

¿Por qué demonios vivimos así?

Nadie lo sabe, más sin embargo, nos concretamos a ser todo, menos lo que deberíamos ser…