escribe una palabra una y otra vez

La Mente

¿Qué es la mente? ¿Qué la crea? Estas dos preguntas abren la puerta a un sin fin de ideas. La mente, por tratarse de una expresión en miniatura del universo, y este en tanto que el todo, no puede ser creado ni destruido, por lo tanto la mente no puede ser creada ni tampoco destruida. Desde el punto de vista del que escribe ahora, la mente es una repruducción fractal de una consciencia superior, que a su vez es producto de una más superior y así sucesivamente hasta llegar a la consciencia toda o única donde todo vuelve a comenzar. No es que la mente sea creada, sino que esta es la que crea a la consciencia.

Somos como un holograma proyectado por la mente que a su vez es una proyección de una mente superior, en otras palabras NO EXISTIMOS.

Todo lo que puede concebir nuestra consciencia, a lo mucho, es una proyección holográfica de algo que de todos modos no existe, y de hecho, la consciencia misma es un holograma que funciona en ambas polaridades, algorítmica y heurística (tema que expondré en otro post).

En resumen, todo lo que creemos que existe, de hecho no existe, ni siquiera esto que estás leyendo, ya que todo lo que “percibes” con los sentidos es una reproducción holográfica fractal de “algo” que no necesariamente está.

Por lo tanto no es sostenible la dualidad bien y mal, correcto o incorrecto, verdadero o falso, lo que existe es un vacío creándose a sí mismo fractalmente.

En “Conversaciones con Dios”, así como en el Dhammapada y en el Tao Te King, se lee “Dios sólo existe para sí mismo”. En la medida de que somos una creación proveniente de la fuente universal, en concreto somos vacío, y más específicamente, vacío fractal.

-Psicología de Alta Consciencia