escila

youtube

Escila.

Vidal García Martín

Le encontraréis siempre aquí: La Tapadera . Salamanca.

5

‘Old’ post from my previous blog II

1 - Gemini Saga (Tenimyu photo reference)

2 - Scylla Io HB sketch

3 - Virgo Shaka sketch

4 - Milo & Camus chibi

5 - Wyvern Rhadamanthys with tattoo ♥ + towel

Privado || Bad idea is bad

[En la última emisión de… La Dueña La Matriarca, Shaina de Ofiuco solicitó los servicios del león dorado, Aioria de Leo, comprometiéndolo en lo que sólo reveló como una peligrosa misión suicida, guiada ciegamente por la sed de venganza. ¡Venganza contra el chileno pelirosado, el general marino Eo de Escila! Venganza por su sospechoso acercamiento y dudosas intenciones para con la joven aprendiz, Kypris Ioannou. Venganza disfrazada sutilmente de amistosa broma y que ejecutaría tras interceptar convenientemente una carta de la víctima indicando su localización exacta]

21 de marzo, 12 pm, cabo Sunion.

Con Aioria como su mano derecha, hacia allá se enfilaba llevando una botella de cloroformo en una mano y un costal en la otra]

Traes suficientes cuerdas, ¿verdad?

Relato corto a dos tiempos

He visto las mejores mentes de mi generación extinguirseante el abismal monstruo que llamamos olvido; los he visto desvanecerse en el mundodel hachís, del tabaco, del opio; los he visto desfallecer ante el sinuoso canto de las sirenas en Escila; los he visto perecer una y otra vez, un sinfín de veces. He visto imperios caer, como caen los castillos de naipes; he visto a los más poderosos reyes rendirse ante los pies de la muerte; he visto a dioses heridos derramar sangre; he visto a los ángeles ceder ante el enervante perfume del pecado; he visto a una sociedad pedir a gritos su extinción.

Lo he visto, me han visto. Sin embargo, esta mirada tan mía —así como la de ellos— no será más que una mirada vacía en el efímero instante del tiempo; una mirada perdida en el ínfimo espacio del universo. Y en el silencio de nuestro grito, sabremos que somos el último eco de alguna risa pérdida; que somos el todo y la nada dentro del orden de las cosas, y nuestro destino será recorrer el mismo sendero ya recorrido y repetir los mismos errores de siempre, pues al final del día seguiremos siendo humanos.

Seguiremos vagando entre la maleza del futuro, como lo que verdaderamente somos, unas bestias salvajes que, por el simple hecho de poder conjugar ideas y escribirlas sobre papel, negamos la pradera que nos vio nacer, pradera que bien podemos llamar Edén. Andaremos revolcándonos uno sobre otro en el fango que nos vio nacer, y nos presentaremos como lo que en verdad somos, caníbales carroñeros que esperan al más débil perecer.

Lo he visto, lo han visto, lo hemos visto. Todo esto y un poco más; generaciones morir; ideas desgastarse o corromperse; bombas estallar; plumas ingeniosas suicidándose; doctrinas evaporase; emporios fracasar; culturas extinguiéndose; en  fin, un mundo pudriéndose lentamente desde su interior, con una plaga que sólo Nadie sabe hasta cuándo se morirá.

Y sólo queda preguntarnos una vez más, ¿a dónde vamos los olvidados por Dios? ¿En dónde podremos refugiarnos cuando el presente se nos derrumbe ante nuestras pérfidas miradas? ¿En dónde pisar cuando el piso ya no sea firme? ¿A quién llorarle si todos se han marchado? ¿A quién rezarle si a todos los dioses los han asesinado?

Escila

Escila

Quisiera pedirte perdón
con la fuerza con la que la verdad golpea a la razón
Con el cuerpo erguido
la mirada arrepentida
con miedo a perder tú aroma

Y contarte
que entre tantas historias
y tanto canto
en medio de la utopía de vivir sabiendo
que al mediodía te irás
y me iré
ambas
con la breve promesa de volver
que nunca conocimos
el destello solar al amanecer
sobre nuestros pechos
ni el sonido de las olas rompiendo la brisa
del mar viviente

Que desde ya hace mucho
he dejado de soñar con la mejor historia
resumiendo mi vida al impecable decreto que rijan tus labios
he buscado menos
he amado menos
he deseado menos
he recorrido menos
y fue mejor
para los lugares (en los que me odian)
para todo aquello (que intenté amar)
para aquellas cosas (que me empeñé en desear)
para todos los caminos (en los que mi huella no es bienvenida)

Desde muy adentro, en lo más pequeño
nació la incertidumbre
la pregunta definitiva
si todo esto es realmente lo que quiero
si el calor de tu cuerpo
es suficiente para el invierno de la lejanía
Que he sido injusta
inconforme
petulante
indecente
infiel
si el amor era el caprichoso producto de una situación precisa
de un momento inadecuado
el tamaño de sus cejas
o el color de sus ojos
no acepto
que todo esto
sea amor.