escaqueo

Todo ocurrió cuando él dijo... (II)

- ¿Has esperado mucho?
- No, acabo de llegar - le dijo ella, mientras guardaba su móvil-. Entonces, un rato de escaqueo y luego volvemos, ¿no?
- Sí - dijo cogiéndole un mechón de pelo y soltándolo acto seguido-. Total, es la última semana. No hay nada interesante que hacer.
- ¿Y donde tienes pensado ir? - le preguntó ella cuando empezaron a moverse.
- Pues… ni idea. Donde nos lleven las piernas. Venga, vamos por la calle de la piscina- giraron ambos a esa calle, una bastante larga. Comenzó a chispear.
- ¿Es pleno verano y se pone a llover ahora? - se quejó la chica. La lluvia comenzó a caer con fuerza, y ambos salieron corriendo cogidos de la mano.
- Allí, en el parque para niños pequeños. Subamos a la caseta del tobogán- le guió tirando de ella. Una vez arribe, dejaron sus mochilas y se sentaron.
- Tenía que llover el día que hacemos pellas- suspiró ella.
- ¿Pellas? Hace años que no escucho esa palabra.
- ¿Y que dices tú, entonces?
- Me he escaqueado - le contestó riéndose-. Oye, las mochilas se mojan. Levanta y pongamos las mochilas donde esté seco.
- Vale - respondió, levantando al chico también. Solo había dos lugares secos, asi que ellos se tuvieron que quedar de pie, en una esquina de la caseta.
- Estamos muy juntos, ¿no crees? - le sonrió él a ella echándose hacia atras lo mas que pudo, mientras ella apoyaba sus brazos en su pecho.
- Demasiado juntos - señaló la chica, aunque sonriendo también.
- ¿Y si ahora te besase? - le dijo el, sonriendo, buscando su aceptación.
- No eres capaz - le miró a los ojos mientras le decía estas palabras.
- ¿Estás segura? Es día de lluvia encima. Un beso bajo la lluvia - le preguntó con voz socarrona.
- Completamente - aseguró, acercándose más a él. Era el momento. Iba a suceder.
- Tienes razón. Con él, no puedo- suspiró, y la abrazó. Ella, sin saber lo que había ocurrido, le devolvió el abrazo.

youtube

ESCAQUEARSE | PalomaBenitoPlaza

—Lamento ver que, en apariencia, le hemos cargado un poco de trabajo. Estoy seguro de que no ha sido adrede.  
—Yo también estoy seguro, señor. Pocas cosas se hacen adrede por aquí. —Ponder suspiró—. Me temo que la delegación irreflexiva, las evasivas y el escaqueo son la norma.
—  El Atlético Invisible
Terry Pratchett