esa cara

Qué guapa eres cuando me miras con esa cara de niña, cuando te tocas la nariz sonriendo y ahí inicia el mundo. Qué guapa estás en domingo, toda desarreglada y con esas ojeras de la noche de amor anterior. Qué guapa te ves cuando me coges de la mano y sientes que tu mundo es el mío porque voy de tu lado. Qué guapa estás mi amor, cuando acariciando mi cabello te acercas suavecito al oído a decirme cuanto me quieres. Estás guapa, joder. De aquí hasta la luna y viceversa o hasta enloquecer(nos).
—  Jorge Muñoz
Ella me gusta así, con esa cara de muchachita enojada, que se entrega cuando quiere, no cuando puede. Que cuando tiene ganas de hablar, nadie la calla, pero cuando calla, nadie la hace hablar. Me gusta por sus ojeras y sus labios secos por tantos besos no recibidos, y seré sincero, ya no sé si la rara es ella, o si el raro soy yo por quererla así, tal cual es, tan terca y testaruda.
Mejor Amiga.

¿Te acuerdas de la primera vez que nos conocimos? Eramos extrañas la una para la otra, pero poco a poco nos fuimos dando cuenta de que teniamos cosas en comun, como por ejemplo odiar al mundo, dia a dia nuestro lazo se hizo mas fuerte, eramos dos niñas, intercambiando todo el dia secretos y sonrisas, A partir de ahí han ocurrido cantidad de cosas, siempre has estado ahí para defenderme, para aconsejarme, para levantarme, para tirar de mi cuando todo tiraba en contra, para enseñarme que nuestra locura es la respuesta sana a este mundo enfermo.
Y sí, puede que nuestra amistad haya tenido algunas comas, pero nunca un punto final, pero esque aveces tienen que pasar cosas malas para darnos cuenta de las buenas, al final hemos acabado juntas sin dejar que nada ni nadie nos separe y eso, eso es lo que más importa.
 Se que en lo que venga más adelante quizás las cosas puedan cambiar, pero siempre me tendrás a tu lado toda la vida, espero que cuando seamos dos ancianas sigas poniendo motes a todo el mundo, sigas riendo con esa sonrisa loca, sigas estando borde cada vez que te despiertes de la siesta, sigas saltando y gritando sin pensar en nada ni en nadie, sigas poniendo esas caras de asco cada vez que ves a alguien que te cae mal y yo ahí, a tu lado, riendo o llorando pero siempre a tu lado.
Y nuestro número, el 13#, todo el mundo dice que es el número de la mala suerte, pero nadie sabe que un 13 de Enero de 1969 los Beatles lanzaron su álbum “Yellow Submarine”, que el día 13 de abril es el día mundial del beso, que se necesitan 47 músculos para enfadarse y sólo 13 para sonreir y lo más importante, que el 13# es nuestro día ♡.
Quiero que sepas, que a tu lado las heridas ya no duelen, que una persona como tu, dispuesta ha hacer lo que sea para poner una sonrisa en tu cara, vale la pena mantenerla cerca, y a tu manera me enseñaste a vivir en este mundo de mierda. Siempre me has dicho mis virtudes y mis fallos y siempre sin hacerme daño
He aprendido que es mejor tener pocos amigos de verdad que miles de mentira, que los de verdad son aquellos que conocen tus defectos Y a pesar de ello se quedan a tu lado, aquellos que están cuando nadie más están, aquellos se te hacen reír hasta que duela, que una verdadera amiga se enfada como un padre, se preocupa como una madre, y te defiende como una hermana.
Y aunque más de una vez nos ha dicho que las mejores amigas no existen y que son todas unas falsas, que todo el mundo sepa que se equivoca, se equivoca y mucho, ya que nunca han tenido a alguien como tu.
Por las sonrisas y las lágrimas, por las películas de terror porque yo no quiero mirar las escenas más terroríficas mientras tu no me dejas que me tape los ojos, por las guindillas picantes, por los secretos en la madrugada, por los apodos, por las noches en vela, por nuestras canciones, por los abrazos asi sin mas,por todo, y por todo lo que nos queda por vivir. Gracias.

Pero no puedo.

Podría hacer borrón y cuenta nueva. Enterrar cada recuerdo que creamos en común, tus sonrisas, aquel tímido primer te quiero. Podría eliminar del calendario el maravilloso día en que llegaste a mi vida, para cambiarlo todo, para romper, sin saberlo, todas mis expectativas, para hacerlo todo mejor. Podría desenredar todos los nudos de estómago que siento cada vez que me cruzo con tu nombre, con tu foto, con cualquier cosa que me lleve a ti. Podría decirle al corazón que no insistiera en latir tan fuerte cada vez que abro tus mensajes, y veo que, de nuevo, te acuerdas de mí. Podría evitar quedarme con esa cara de idiota cada segundo que escucho tu voz, o cada batalla, historia o anécdota que decides compartir conmigo. Podría recoger todo lo bueno, abrazarlo, quedarme con ello y aceptar que eso ha sido todo, que fue bonito mientras duró, que no debería soñar con volver a repetirlo. Podría mentir y decir que he conocido a alguien tan especial como tú, que me aporte tanto con tan poco, que me haga sentir de un modo en que ni siquiera yo sé exactamente qué pasa. Podría imaginar que, cuando te fuiste, lo hiciste para siempre, que no ha habido vuelta atrás, que no ha sido más que una ilusión creada por la necesidad de tenerte de vuelta. Podría levantar la cabeza y negar que, en el fondo, siempre has estado presente en cada momento importante, en cada canción especial, en cada letra y rincón de mi memoria. Podría inventarme cualquier excusa que sonara un poco convincente para ocultar que, en verdad, jamás he dejado de preocuparme por ti, voluntaria o involuntariamente, casi desde el primer minuto que me di cuenta de que serías alguien a quien querría siempre. Podría hacerte creer que ya no muero de ganas de abrazarte, que las cenizas no siguen ardiendo en fuego, que el tiempo ha clavado una estaca de hielo en la delgada línea que unía nuestras almas. Podría fingir que ya no eres parte de mí, ponerme una coraza de piedra y hacer como si no pasara nada, como si no fuéramos más que dos conocido que, un día, fueron algo más que amigos. Podría embriagarme de desinterés, sumergirme en el silencio, fusionarme con la distancia y dejar que, todo ello, me ayudara a desprenderme de ti. Podría obligar a la nostalgia a que dejara, de una vez por todas, de llamar constantemente a mi puerta. Podría no tenerte tan presente. Podría buscar, por mi cuenta, respuesta a todas y cada una de las preguntar que, por miedo, no me atrevo a formularte. Podría ser la espalda, y no el abrazo. Podría intentar construir algo que no soy. Podría dejarte atrás, irme para siempre, seguir mi camino en una dirección completamente opuesta. Podría intentar olvidarte. Podría tratar de dejar de quererte. Podría. Pero no puedo.

Sé que hay momentos en los cuales desearías tener a una persona a tu lado. Aquella que nunca te dejará solo, ni en tus peores momentos te abandonará. Esa que siempre buscará como hacerte feliz. Sé que muchas veces desearías tener a una persona que se preocupe por tí, que pregunte cómo estuvo tu día, o el porqué de esa cara de tristeza. Aquella que quiera saber absolutamente todo de tí, desde tu color favorito hasta tu mayor miedo. Pero no desesperes, la mayoría de las personas están acostumbradas a buscar a las otras, sin saber que mientras más apresures las cosas, menos se darán. Deja de buscar, permite que lleguen por sí solas, no apresures nada. Las mejores cosas son las que suceden sin planearlas. Ten paciencia, si esa persona tan esperada no ha llegado a tu vida, es porque algo mejor de lo que pensabas vendrá.

Littlegirl

De viaje...  ||One Shot Wigetta||

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Willy tecleaba hábilmente la pantalla de su teléfono escribiendo el mensaje, para finalmente presionar el botón de enviar 

- ¡Guille! ¡Ahí estás! Le tomó por sorpresa la voz de la chica, quien se acercaba animada y con su sonrisa habitual. 

- Te desapareciste, me distraje un momento y ya no estabas - le dijo con una sonrisa mientras lo rodeaba con sus brazos 

- Esque quería tomar unas cuántas fotos, el lugar es muy bonito en realidad  

- ¿Verdad que si? Sabía que te gustaría - la chica se puso de puntas para darle un beso al pelinegro Willy correspondió el beso, le gustaba estar con ella, podían hablar de cualquier cosa e incluso compartían el gusto por los viajes, que mejor compañía podía haber escogido que esa… ¿No es así? 

- Estaré por allá ¿Nos alcanzas? - le dijo mientras se separaba de él - Si, solo voy a llevarme unos huevillos de por aquí y los alcanzo 

- Está bien, te veo ahí - se dio media vuelta y se fue, dejando a Willy en medio de una plaza rodeada de gente. 

La miró alejarse, ella era lo que siempre había querido… ¿Entonces por qué sentía que faltaba algo? 

El aviso de un nuevo mensaje lo sacó de sus pensamientos, tomó el móvil entre sus manos y desbloqueo la pantalla 

Una sonrisa se dibujó en sus labios de forma inevitable, guardó el móvil en el bolsillo de su pantalón y miró a su alrededor… 

- “A Vegetta le hubiera encantado ver esto” - pensó Willy Recorrió las muchas pilas de cajas con huevos decorados a su alrededor, pensando las mil y un formas en las que su compañero se hubiera emocionado como niño pequeño, aquello le provocaba una que otra sonrisa. 

Willy se encontró a sí mismo sonriendo por el recuerdo de su compañero… ¿Por qué no podía dejar de pensar en él? 

La chica miraba a Willy mientras iban en el taxi de regreso al hotel 

- Tu siempre en el móvil Guille - le dijo con una mirada tierna - A veces parece que no estás aquí 

Willy se percató del comentario de su acompañante y la miró 

- De verdad? Lo siento, no es mi intención - dijo Willy con una sonrisa mientras guardaba su teléfono 

- No te preocupes, yo sé que el mundo de hoy exige estar siempre comunicado y aún más por tu trabajo 

La chica tomó su mano como gesto de comprensión, a lo que Willy respondió dándole un beso en la frente, miró por la ventana del automóvil y vio pasar las calles y los edificios, ella era tan comprensiva, era todo lo que él quería… Aún así siempre tenía a Samuel en su mente… 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

- ¿Listo? Bajemos a desayunar 

- ¡Pues claro que si! Mi parte favorita del día - dijo el pelinegro con una sonrisa

Después del desayuno, quedaron de reunirse en el lobby del hotel para hacer un recorrido por la ciudad, de nuevo Willy tecleaba con habilidad en la pantalla de su teléfono… 

- Una fotito de Willy… en el móvil - dijo la chica riéndose 

- Déjame verla… Bueno bueno, me hago el interesante - le dijo Willy - me gusta para Instagram 

- Te la enviaré entonces, de verdad que sólo piensas en eso, igual me encanta pasar tiempo contigo - la chica se acercó a él y le alboroto el cabello, seguido de un beso en la frente 

Al cabo de un rato todos salieron en grupo a recorrer la ciudad, por lo que al regresar al hotel, Willy cayó rendido en la cama hasta el día siguiente… 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

La tarde caía ya, Samuel no respondía el mensaje de Willy y la expresión de decepción en su rostro lo demostraba. ¿Acaso estaría molesto?

- ¿Con quién te mensajeas Guille? - le preguntó la chica mientras tomaba asiento a su lado 

- Con Vegetta, hoy es su cumpleaños, pero no me ha contestado en todo el día 

- Tranquilo, seguro salió por ahí con los demás - colocó su mano en su cabello y jugueteo con él 

- Si, seguro que si - respondió aunque no muy convencido de sus palabras, Samuel no salía mucho, menos si no estaba él… 

- Anda, quita esa cara, mejor vamos a cenar - le dijo tomándole la mano 

Ella siempre tenía esa sonrisa, siempre buscaba animarlo, era todo lo que él quería… 

^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

-“¿Vegetta de fiesta?” - pensó Willy  

No podía dormir, por lo que había entrado a Twitter, aquella publicación le dejó sentimientos encontrados… Por una parte sentía alegría de que Samuel se hubiera animado a pasar su cumpleaños con sus amigos, por otra, se sintió culpable al no estar allí festejando con él, incluso le dieron celos… 

Giró la vista a la chica que dormía a su lado, se preguntó si eso sentiría también Samuel cuando él se iba de viaje o salía con ella, no tenía sentido pensarlo. Se acercó más y la rodeó con sus brazos, ella se removió y abrió un poco los ojos

- ¿Que pasa Guille? 

- Nada, sólo que no puedo dormir, lamento haberte despertado 

- No te preocupes, anda duerme un poco que tenemos que salir temprano por la mañana

- Lo haré - le dijo mientras se acomodaba - tenías razón, Vegetta está de fiesta con los demás 

- ¿Enserio? Te lo dije, Samuel merece divertirse y ser feliz 

“Merece ser feliz” pensó Willy, si que lo merece… Tal vez así debia ser, ahora las cosas eran distintas, él había tomado la decisión de estar con alguien, Samuel no tenía porqué pagar las consecuencias, tal vez eso era lo mejor, lo quería demasiado como para negarle la felicidad… 

- Si, lo merece - susurró al tiempo que cerraba los ojos 

Ella era todo lo que él siempre había querido y aún así, siempre querría más a Samuel… Por eso se alejaría de él… 

///////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////////

Tengo mi kokoro roto, lo siento… 

¡Eh! igual las imágenes son con fines ilustrativos para darle contexto a lo que sale de mi cabeza, no se aloquen por favor xP

He vuelto, han sido días difíciles pero que sepan que no me voy del fandom!! (ahre a quien le interesa xD) seguiré por aqui

Seamos sinceros pequeña, él no te merece. Él no merece que te preocupes por él o le preguntes cómo le fue. Él no merece que te pongas nerviosa cada vez que lo tengas cerca. Él no merece que lo mires con esa cara de enamorada. Él no merece que le escribas cartas con tus sentimientos plasmados en ellas. Él no merece que lo ames así, tan inocentemente. Él no merece que llores por él. Él no merece tus besos ni tus abrazos. Él sencillamente no te merece.
ADIÓS La persona que prometió amarme por el resto de sus días se fue sin darme explicaciones, me mostró su última cara, esa en la que todas las hojas están caídas, consumidas por un otoño sentimental.
— 

yougreek14

Por qué los signos tienen arrugas

Aries: Por hacer demasiadas caras. En serio, su expresividad es de otro mundo
Tauro: Seguro por sus cachetes (mejillas) o por masticar tanto pinCHE PENDEJ@ PARA DE COMER
Géminis: Por sonreír tanto con esa sonrisa que tiene aish
Cáncer: Por llorar tanto 💔 re emo pero bueno
Leo: Por hacer tanto la cara de pato en sus selfies, o sí es hombre, por hacer tanto esa cara de Jaiden Smith
Virgo: No tiene, como siempre perfect@
Libra: No tiene porqué es demasiado hermos@ para tenerlas ahre (los admiro mucho sorry)
Escorpio: No tiene, pero porque nunca le cambia esa cara de orto al mundo en si, ahre mentira los amo no se ofendan
Sagitario: Por reírse tanto de él, de los demás, con los demás, de hasta una piedra
Capricornio: De fruncir tanto el ceño, amigo tú vida es estrés calmate 😂💕
Acuario: De poner esa cara de emocionad@ por todo lo que ve
Piscis: Por poner esa carita de tímido con la gente

Sarah ♉💋

EL GLADIADOR!!
Willy y Vegetta
EL GLADIADOR!!

V: No sé por qué esa cara me esta mirando así con esa cara, Willy, no entiendo la verdad.

W: Porque me dabas con el ala o algo así o porque estabas un poco flipao´

V: *Ríe* Te voy a dar con…Si, si.Vale, vale, vale, como flipado ¿No? En plan de… Te estaré contando algunas de mis historias y dirás..

W: Ya y yo diré: “Madre mía”…

_________________

Vegetta al principio también mal entendió la mirada de Willy en el dibujo como cualquiera de nosotras 7w7

Quisiera volver a besarte, pero esta vez con más tiempo, y esta vez, sin temores ni miedo. Quiero verte siendo tú, real, sincero, quiero mirarte y besarte y luego volver a reflejarme en esos ojos. Y ver esa mirada en tu cara, como si de verdad me quisieras.
—  La sinfonía del alma.