eruditos

4

Usuário do Tumblr em Destaque: Rodrigo Teodoro

Blog: Lunático Lugar Nenhum

Primeira Postagem: Janeiro de 2011


Rodrigo tem 24 anos, é músico e se prepara para um intercâmbio na Suécia. Antes de encontrar uma de suas paixões, a música, o cartunista goiano passou por aquela fase em que não sabia o que queria fazer de sua vida: fez um semestre de Psicologia, um ano de Física, depois dois anos de História e então decidiu mudar para o curso de Violão Erudito na Universidade de Brasília. Para além disso tudo, ele tem um blog divertidíssimo, em atividade desde 2011. Lá, ele exibe as suas habilidades artísticas. 

Como você começou a fazer as tirinhas?

Eu comecei a fazer as tirinhas no período que ainda cursava História na UnB, há dois anos aproximadamente. Já estudava música em paralelo. Sempre tive vontade de expandir a minha criatividade para além da música, em forma de textos ou quadrinhos. Desde criança, sempre fui um assíduo leitor de quadrinhos, lia de tudo. No entanto, nunca desenhei muito bem. Então, eu conheci Macanudo, as tirinhas do Liniers. Fiquei apaixonado pela simplicidade do seu traço e pela beleza das suas cores. Nessa época, eu tinha um tumblr de textos, mas sempre senti falta da ilustração, afinal cresci lendo quadrinhos. Foi a partir desse contato com o Macanudo que decidi fazer as minhas próprias tirinhas. No final, o Macanudo me impulsionou a criar coragem e começar a desenhar.

Keep reading

[Resenha] A arte de Escrever - Schopenhauer

[Resenha] A arte de Escrever – Schopenhauer

Avaliação: 4 de 5.

Finalmente, terminei “A arte de escrever” do nada menos que arrogante Schopenhauer. Digo isso porque a modéstia passou bem longe do escritor, afinal, ele mesmo coloca a sua obra como uma das melhores do mundo já escritas (beijinho no ombro). Mas isso não quer dizer que o livro não seja ótimo mesmo.

São 5 temas trabalhados: Sobre a erudição e os eruditos, Pensar por si mesmo,…

View On WordPress

Y nos salvaron los eruditos

La pelolita empieza a volar de un culpable a otro. Que la culpa fue de la organización del teatro. No, la culpa es de los reporteros ignorantes. Sí, pero si en un medio hay reporteros de esa clase entonces, no es culpa suya. Es culpa de los dueños de esos medios. Y por último, es culpa de nuestra cultura, porque cuando un ecuatoriano se topa con un extranjero empieza a caerle a preguntas  pensando que se ha maravillado con las particularidades del país.  Hacia allá voy.

Rara vez tenemos visitas de la magnitud del actor estado unidense, entonces, la improvisación criolla empieza actuar. Las ideas afloran y no es raro escuchar que a todo extranjero se le pregunta si ha comido guatita, si puede pronunciar Tungurahua o qué es lo que más le ha gustado del país. No importa si el visitante llegó hace poco. Y lo sorprendente es que,  difícilmente a un visitante del exterior le gusta la gastronomía popular. Me consta.

 A Malkovich se podía hacer mil y un preguntas, especialmente, porque participa en una ópera por primera vez. Nada garantiza que un buen actor de cine tendrá un desempeño formidable en ópera. Pero no es el caso. La participación del actor fue impecable.  

Finalmente,  después de que Malkovich le resaltara a la reportera del programa Así Somos que a él le pagan mucho por hacer comerciales, aparecieron los eruditos, como enviados del Cielo. Los cautos reporteros de cultura, en sus páginas principales siguieron un orden. Primero, mencionar las desatinadas preguntas de la prensa farandulera, por si a alguien ya se le olvidó. Segundo, publicar una entrevista privada con Malkovich en la sí se hicieron preguntas referentes al tema. Tercero, leer más acerca de Malkovich, vida y pasión. Lo malo es que aquí, la prensa se hunde solita.

 

 

Quando ouvi o astrônomo erudito,
Quando as provas, os números foram enfileirados diante de mim, Quando me foram mostrados os mapas e diagramas a somar, dividir e medir, Quando, sentado, ouvia o astrônomo muito aplaudido, na sala de conferências,
Senti-me logo inexplicavelmente cansado e enfermo,
Até que me levantei e saí, parecendo sem rumo
No ar úmido e místico da noite, e repetidas vezes
Olhei em perfeito silêncio para as estrelas.
— 

WHITMAN, Walt. Folhas de Erva.

Como si abrir el corazón fuera tan fácil, algo de nada, una sencillez varada, una obra pasada, un simulacro, una broma. Abrir el corazón es como dejar entrar extraños a tu casa, es invitar a bandidos a comer, a políticos a conversar, a violadores a comulgar, a asesinos a fraternar, a penitentes a confesar, a eruditos a blasfemar…
—  Abrir el corazón, Joseph Kapone (Fragmento)

Quem será capaz de prever a tempestade?
O rádio adverte:
A saudade de hoje, acordará como inimizade
Reme, concentre-se e liberte o inerte…

Além da cegueira que lhe detém,
Por quem estás a exibir o teu infinito?
Paixão pelo aflito, toda a unanimidade ao erudito
Trezentos vivas para o amor de três dias…

Deixei o dado rolar, deixei a previsão se assustar
A cartomante leu a mão, eu pedi segredo
Mas o olhar pôde ser lido como livro
E assim soube de todos os passos desde cedo

Semeia-te a colheita
Responda com enderenços a todos as desfeitas
Convite extraviado, desforra a linha, no traço ao laço
O voluntariado fora pescado e exibido na televisão

Transcreva o plano de voo a punho
O precioso tapete persa aterrissará em junho
Temos data e hora ao ocorrido
A pane do sistema já fora reconhecido, o pânico se detém desde que ele fora concebido…

Que pena, os panos nobres não serviram para os ânimos
Hora animados, adormecem em anemia
Calem-se por um instante, perdemos a rota do arquipélago
Doutor arqueólogo, defina-nos o arque-inimigo

O perigo está por um pulso
Compulsivo e sui generis, não sabes mais o sabor da maioria
Modernidade escancarada, times perdedores dissecados
O terno está passado, o discurso repassado e cheio de frases de impacto

Roa as palavras do indecente
Infâmia rende manchetes ao jornalismo
O populismo és severo!
O mercado espera o salvador próspero…

—  Modéstia A Parte, O Pior Dos Piores Está Em Nossos Espelhos (A Rota De Colisão Do Carma) - Pierrot Ruivo
No puedes escribir algo estúpido, porque entonces saltan los eruditos de la palabra y te critican. Bien hecho gente, cada vez somos más detestables.

Cierto erudito definió a la atención plena como <<la llave maestra y el punto de partida infalible para el conocimiento de la mente, la herramienta perfecta y el punto focal para el desarrollo de la mente, la manifestación más elevada y el punto culminante de la libertad mental>>

 

No está mal para algo que básicamente consiste en prestar atención.

 

La atención plena ha sido calificada como el corazón de la meditación budista.

 

Aun así, no hay nada especialmente budista en la atención ni en la conciencia.

 

La esencia de la atención plena es universal y tiene más para ver con la naturaleza de la mente humana que con determinadas ideologías o culturas, y está más relacionada con la capacidad de conocer –o con lo que hemos llamado sensibilidad- que con una determinada religión, filosofía o punto de vista.

 

JON  KABAT  ZINN

 

* * *

Este Jesús de Nazareth sin dinero ni armas, conquistó a más millones que Alejandro, Cicerón, Julio César, Buda, Mahoma y Napoleón juntos; sin ciencia y sin erudición derramó más luz sobre las cosas divinas y humanas que todos los filósofos y eruditos combinados (incluidos los griegos); sin la elocuencia de las escuelas habló tales palabras de vida como nunca antes o después fueron dichas y produjo efectos más allá del alcance de cualquier orador o poeta; sin escribir ni una sola línea puso en movimiento más plumas a favor y en contra de Él e inspiró para más temas de sermones, oraciones, discusiones y obras de arte que el ejercito completo de grandes hombres de todos los tiempos antiguos y modernos juntos. Nacido en un pesebre y crucificado como un malhechor, Él controla el destino del mundo civilizado y rige un imperio espiritual que abarca una tercera parte de los habitantes del mundo.
—  Philip Schaft
-A nadie lo quieren por leer, por apreciar el buen arte, por estos hondos placeres, por ser real, por ser auténtico, por estar ahí leyendo un libro. ¡Es ridículo! porque la gente pasa, te ve y sigue su camino. Así es el mundo. No como la gente o los eruditos lo pintan. Mala suerte para los soñadores, para los imaginativos, para los esperanzados, tienen una visión equivocada.
—  El Diario De Issac, Joseph Kapone (Novela, 2015)
"Esto también pasará"

Hubo una vez un rey que dijo a los sabios de la corte:
- Me estoy fabricando un precioso anillo. He conseguido uno de los mejores diamantes posibles. Quiero guardar oculto dentro del anillo algún mensaje que pueda ayudarme en momentos de desesperación total, y que ayude a mis herederos, y a los herederos de mis herederos, para siempre. Tiene que ser un mensaje pequeño, de manera que quepa debajo del diamante del anillo.
Todos quienes escucharon eran sabios, grandes eruditos; podrían haber escrito grandes tratados, pero darle un mensaje de no más de dos o tres palabras que le pudieran ayudar en momentos de desesperación total…
Pensaron, buscaron en sus libros, pero no podían encontrar nada.

El rey tenía un anciano sirviente que también había sido sirviente de su padre. La madre del rey murió pronto y este sirviente cuidó de él, por tanto, lo trataba como si fuera de la familia. El rey sentía un inmenso respeto por el anciano, de modo que también lo consultó. Y éste le dijo:

-No soy un sabio, ni un erudito, ni un académico, pero conozco el mensaje. Durante mi larga vida en palacio, me he encontrado con todo tipo de gente, y en una ocasión me encontré con un místico. Era invitado de tu padre y yo estuve a su servicio. Cuando se iba, como gesto de agradecimiento, me dio este mensaje –el anciano lo escribió en un diminuto papel, lo dobló y se lo dio al rey-. Pero no lo leas –le dijo- manténlo escondido en el anillo. Abrelo sólo cuando todo lo demás haya fracasado, cuando no encuentres salida a la situación-

Ese momento no tardó en llegar. El país fue invadido y el rey perdió el reino. Estaba huyendo en su caballo para salvar la vida y sus enemigos lo perseguían. Estaba solo y los perseguidores eran numerosos. Llegó a un lugar donde el camino se acababa, no había salida: enfrente había un precipicio y un profundo valle; caer por él sería el fin. Y no podía volver porque el enemigo le cerraba el camino. Ya podía escuchar el trotar de los caballos. No podía seguir hacia delante y no había ningún otro camino…

De repente, se acordó del anillo. Lo abrió, sacó el papel y allí encontró un pequeño mensaje tremendamente valioso:
Simplemente decía “ESTO TAMBIEN PASARA”.

Mientras leía “esto también pasará” sintió que se cernía sobre él un gran silencio. Los enemigos que le perseguían debían haberse perdido en el bosque, o debían haberse equivocado de camino, pero lo cierto es que poco a poco dejó de escuchar el trote de los caballos.

El rey se sentía profundamente agradecido al sirviente y al místico desconocido. Aquellas palabras habían resultado milagrosas. Dobló el papel, volvió a ponerlo en el anillo, reunió a sus ejércitos y reconquistó el reino. Y el día que entraba de nuevo victorioso en la capital hubo una gran celebración con música, bailes… y él se sentía muy orgulloso de sí mismo.

El anciano estaba a su lado en el carro y le dijo:

-Este momento también es adecuado: vuelve a mirar el mensaje.

-¿Qué quieres decir? –preguntó el rey-. Ahora estoy victorioso, la gente celebra mi vuelta, no estoy desesperado, no me encuentro en una situación sin salida.

-Escucha –dijo el anciano-: este mensaje no es sólo para situaciones desesperadas; también es para situaciones placenteras. No es sólo para cuando estás derrotado; también es para cuando te sientes victorioso. No es sólo para cuando eres el último; también es para cuando eres el primero.

El rey abrió el anillo y leyó el mensaje: “Esto también pasará”, y nuevamente sintió la misma paz, el mismo silencio, en medio de la muchedumbre que celebraba y bailaba, pero el orgullo, el ego, había desaparecido. El rey pudo terminar de comprender el mensaje. Se había iluminado.

Entonces el anciano le dijo:

-Recuerda que todo pasa. Ninguna cosa ni ninguna emoción son permanentes. Como el día y la noche, hay momentos de alegría y momentos de tristeza. Acéptalos como parte de la dualidad de la naturaleza porque son la naturaleza misma de las cosas.

Las personas no son ridículas sino cuando quieren parecer o ser lo que no son.
—  Giacomo Leopardi (1798-1837) Poeta y erudito italiano.
Notas Adhesivas

Hola, mi nombre es Diego Ivan Rodríguez. Tengo 21 años y supuestamente soy inmaduro para mi edad. Bueno, eso dice mi ex-novio con delirios de alcurnia y fama. También que soy indisciplinado. Voy tres horas diarias al gimnasio, tomo clases y me gusta el crossfit, el Kick Box y MMA. Tomo clases de guitarra y teatro. Aún no tomo clases de canto pero me gustaría. Mi ex-novio también dice que no soy suficientemente inteligente y si a mi me preguntan, es estupido decir que alguien no es suficientemente inteligente ¿suficiencia para que cosa?. Estudio Diseño Industrial y en realidad me aburre. Me considero amable y valiente… Y todo lo anterior: ABURRIDO.

Todo esto es para escribir lo que se me de la gana y que lo más probable es que nadie lo lea y si lo leen, que chinguen a su madre.

En realidad estoy cansado de ser amable, apacible y darle la razón a personas como mi ex: un erudito autoproclamando, sin condición física ni estabilidad mental. Un narcisista.

Yo igual no tengo estabilidad mental. Pero eso es algo tan incierto como la felicidad. Nadie es estable mentalmente, por lo menos nadie ambicioso o que se cuestiona el por que de todo. Es claro que la ignorancia es a lo que se le llama felicidad.

Que me crean ignorante por que no alzo la voz lo he llegado a considerar peor. Jugar al estable mentalmente es peor que vivir ignorante, por que ya sabes que tu cabeza esta compuesta de un sistema complicado y difícil pero no haces nada por conocerlo y a su vez explotarlo.

Tal vez sea cierto que no soy muy inteligente. Por ejemplo, antes estudiaba medicina y no fue una decisión “inteligente” dejar ese camino por lo que soy ahora. Un asqueroso desastre. Pero para lo que a mi me importa que me consideren o me considere inteligente pues se va al aire. Lo que yo considero importante es arriesgar y equivocarme, y si por eso me gano el título de “no suficientemente inteligente e inmaduro” me vale verga.